He Aquí el Cordero: La Trinidad Testifica

Posted on

ESJ-2020 0908-001

He Aquí el Cordero: La Trinidad Testifica

Por Clint Archer

Quinto Septimio Florens Tertuliano, más conocido como Tertuliano, vivió alrededor del 160 al 240 d.C. Este erudito y escritor cristiano se hizo famoso por defender la fe cristiana primitiva contra los ataques heréticos y por acuñar uno de los términos teológicos más importantes del cristianismo.

A principios del siglo III, un sacerdote llamado Sabelio comenzó a enseñar que Dios tenía tres formas o “modos” diferentes entre los que se movía: Padre, Hijo o Espíritu. Describió a Dios como si tuviera tres máscaras, que Dios seleccionó, dependiendo de lo que intentaba revelar a la humanidad.

Este fue un intento heroico de explicar por qué a veces se llama a Dios Padre, mientras que otras veces se le llama Hijo y también Espíritu Santo. Pero este intento de Sabelio no le sentó bien a Tertuliano, quien lo contrarrestó con su propia explicación, más bíblica.

En ese momento no había ni una palabra que existiera para las tres naturalezas de Dios. Así que Tertuliano se inventó una. Llamó a su concepto la Trinidad. Como estoy seguro de que te das cuenta… el nombre se quedó.

Para refutar la “teoría de las tres máscaras” de Sabelio, Tertuliano invocó una dramática ocasión en la Biblia donde los tres miembros de la Trinidad se manifiestan simultáneamente, que encontramos en el capítulo 1 de Juan.

El evangelista Juan llamará a los testigos que se presenten en tres días consecutivos. en el artículo anterior nos encontramos con el primer testigo: Juan el bautizador.

Hoy vemos al testigo tres en uno de la Trinidad…

1. LA LLEGADA DEL CORDERO

Juan 1:29-34 “29 Al día siguiente vio a Jesús que venía hacia él, y dijo: He ahí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. 30 Este es aquel de quien yo dije: «Después de mí viene un hombre que es antes de mí porque era primero que yo». 31 Y yo no le conocí, pero para que Él fuera manifestado a Israel, ….34 Y yo le he visto y he dado testimonio de que este es el Hijo de Dios.”

Toda la vida y el ministerio de Juan fue validado en ese momento. Misión cumplida.

El no declara: “¡He aquí el rey que gobierna y reina y conquista a los romanos!

El no dice: “He aquí tu Dios, que creó el universo por la palabra de su poder”.

El no dice: “He aquí que el Verbo se hace carne para habitar entre nosotros”.

No, él dice: “He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”.

Para Juan, Jesús es el Salvador de la humanidad, la propiciación por nuestros pecados, el cordero de sacrificio que expiará nuestra culpa.

Esta fue la representación de Isaías en Isaías 53:7 Fue oprimido y afligido, pero no abrió su boca; como cordero que es llevado al matadero, y como oveja que ante sus trasquiladores permanece muda, no abrió Él su boca.

Esta ocasión es la primera vez que Jesús es llamado el Cordero en el Nuevo Testamento, pero no es la última. En el Apocalipsis, Jesús es representado como el Cordero veintisiete veces. El Cordero será su identidad desde este momento y hasta la eternidad.

2. LA APARICIÓN DEL ESPÍRITU

Juan 1:32 Juan dio también testimonio, diciendo: He visto al Espíritu que descendía del cielo como paloma, y se posó sobre Él..

El Espíritu descendió, no en forma de paloma, sino a la manera de una paloma. El griego es específico aquí. Descendió como lo haría una paloma, o una paloma, o algún otro descenso suave.

Y este es un momento histórico. Aquí se nos presenta al tercer miembro de la Trinidad.

Siempre ha habido tres entidades en la “categoría de Dios”, a saber, el Padre, el Hijo, a quien el Padre generó eternamente, y el Espíritu, que procede eternamente del Padre y el Hijo (sí, “y el Hijo” es importante si aterrizas en el lado occidental del debate filioque).

El Padre existe como Padre porque está generando un Hijo.

El Hijo existe porque es generado por el Padre.

El Espíritu existe porque procede del Padre y del Hijo como una persona distinta.

El Espíritu estaba presente en la creación: Génesis 1: 2 Y la tierra estaba sin orden y vacía, y las tinieblas cubrían la superficie del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas.

El Espíritu está activo en la regeneración de la salvación… Juan 3:8 El viento sopla donde quiere, y oyes su sonido, pero no sabes de dónde viene ni adónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.

El Espíritu es responsable de mantenernos salvos (2 Corintios 1:21-22 ), ora por nosotros (Romanos 8:26-27 ), y responde a nosotros, incluso a nuestro pecado (Efesios 4:30 ).

Es algo realmente misterioso. Pero por ahora, el punto principal que hace Juan es este: el Espíritu Santo estuvo en el bautismo de Jesús como una entidad distinta. Lo siento Sabelio, tu teoría de la máscara no funciona.

Y eso no es todo…

3. LA APROBACIÓN DEL PADRE

Juan 1:31-34 31 Y yo no le conocía, pero para que Él fuera manifestado a Israel, por esto yo vine bautizando en agua. 32 Juan dio también testimonio, diciendo: He visto al Espíritu que descendía del cielo como paloma, y se posó sobre Él. 33 Y yo no le conocía, pero el que me envió a bautizar en agua me dijo: «Aquel sobre quien veas al Espíritu descender y posarse sobre Él, este es el que bautiza en el Espíritu Santo». 34 Y yo le he visto y he dado testimonio de que este es el Hijo de Dios.”

Juan el Bautista aquí se refiere a una tercera persona distinta que no es ni el Hijo ni el Espíritu.

Dios le habló a Juan de manera audible y le dio instrucciones sobre cuál sería su ministerio: bautizar, ser la voz de Isaías 40:3 , y que habría confirmación del Cristo por el descenso visible del Espíritu Santo.

Pero sabemos por Mateo que el testimonio del Padre era público…

Mateo 3:16-17 16 Después de ser bautizado, Jesús salió del agua inmediatamente; y he aquí, los cielos se abrieron, y él vio al Espíritu de Dios que descendía como una paloma y venía sobre Él. 17 Y he aquí, se oyó una voz de los cielos que decía: Este es mi Hijo amado en quien me he complacido..”

Este evento es la muestra más clara de la triunidad de Dios; los tres están presentes en este evento. Por eso nos referimos a la Divinidad como la Trinidad.

Pero no perdamos de vista lo que Juan está tratando de decir: primero, Juan el Bautista testificó que Jesús era el Cristo, luego Jesús se presentó para cumplir toda justicia como el Cristo, luego el Espíritu se presentó y confirmó que es el Cristo de Dios, luego el Padre anunció audiblemente que Jesús es el Hijo de Dios.

El Evangelio de Juan fue escrito para convencerte de que Jesús es el Hijo de Dios y que confiando en él puedes tener la vida eterna (Juan 20:30-31 ). No tienes que entender completamente la Trinidad, pero debes creer que hay un Padre que te ama, un Hijo que murió por ti, y un Espíritu que te hace nacer de nuevo.

La semana que viene Juan llama a otra cohorte de testigos: los discípulos.

Un comentario sobre “He Aquí el Cordero: La Trinidad Testifica

    Un Arranque Espiritual: Los Discípulos Como Testigos « escribió:
    14 septiembre 2020 en 10:21 am

    […] de las afirmaciones de Jesús. Primero, vimos el testimonio de Juan el Bautista y luego el de la Trinidad. Ahora, Juan nos presenta una nueva cohorte de testigos: los primeros […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s