Consuelo Navideño Para Familias Con Una Silla Vacía

Posted on

ESJ-blog 20201223_03

Consuelo Navideño Para Familias Con Una Silla Vacía

Por Jesse Johnson

La Navidad tiene una forma de magnificar el sentido de pérdida familiar. Debido a que hay tantas tradiciones en las celebraciones navideñas, un ser querido desaparecido no sólo se nota, sino que se amplifica. La silla en la que se esperaba que se sentara un abuelo podría estar vacía, o un padre que se alejó de su familia podría dejar algo más que una silla vacía.

Recientemente he hablado con algunas familias donde el 2020 será su primera Navidad desde la inesperada muerte de un hijo.

¿Hay consuelo navideño para tales familias?

Lo hay, y creo que se puede encontrar en un lugar inesperado… Mateo 2:16-18:

16 Entonces Herodes, al verse burlado por los magos, se enfureció en gran manera, y mandó matar a todos los niños que había en Belén y en todos sus alrededores, de dos años para abajo, según el tiempo que había averiguado de los magos. 17 Entonces se cumplió lo que fue dicho por medio del profeta Jeremías, cuando dijo: 18 Se oyó una voz en Ramá, llanto y gran lamentación; Raquel que llora a sus hijos, y que no quiso ser consolada porque ya no existen.” Mateo 2:16-18

Es horrible tratar de imaginar este evento. Belén habría sido un pueblo de alrededor de 1.000 personas. Estaba a cinco millas de la casa de Herodes en Jerusalén. Los soldados habrían llegado con cierta rapidez, y probablemente sabrían a qué casas se dirigían.

Debido a la forma en que los judíos miden la edad, "dos años para abajo" (Mateo 2:16) es lo que los angloparlantes llaman "un año de edad" o menos. Menciono eso sólo para que entiendan la inocencia de estos niños. Eran bebés. La mayoría no podía caminar. No podían hablar. Habrían estado en sus camas o en sus pisos.

Probablemente había unos 20 bebés de esa edad en Belén. Ya que fueron los niños los que fueron asesinados, probablemente fueron diez o más los que fueron asesinados. Diez familias devastadas, diez familias llorando el nacimiento de Cristo.

Cuando leí el pasaje, casi puedo oír los cascos de los caballos descendiendo sobre Belén, la voz áspera de los soldados, seguida de los gritos de padres y hermanos por igual; los cuerpos de esa docena de bebés dejados en la calle mientras Belén yacía aturdida e indignada, pero impotente para hacer algo al respecto.

¿Por qué Dios permitió que ocurriera este evento? Mateo responde a esta pregunta diciendo que sucedió para cumplir las palabras de Jeremías en Jeremías 31:15 . Y eso tiene sentido; imaginando el dolor que esas espadas romanas infligieron, una comparación con el llanto en el exilio babilónico parece adecuada. Pero limitar nuestra respuesta al cumplimiento profético trata la cuestión sólo desde una perspectiva teológica, lo cual es útil (escribí ya sobre eso), pero no es completo.

Pero hoy quiero preguntarlo pastoralmente, o prácticamente. ¿Por qué Dios diseñó el nacimiento de Cristo para que ocurriera de esta manera?

A menudo idealizamos la Navidad. Cuando pensamos en la Navidad existe la tentación de imaginar el árbol perfecto, los regalos perfectos, la familia perfecta. La mesa que está bien puesta, las castañas están en el fuego, o lo que sea.

Pero ese no es el mundo al que vino Jesús. No vino al mundo perfecto con familias perfectas que abren regalos perfectos.

En cambio, vino a un mundo roto. Vino a un mundo donde los abuelos se pierden. Donde los padres dejan atrás a su familia, donde las parejas casadas tienen aventuras, y donde las familias son destruidas.

Vino a un mundo donde los padres tienen que enterrar a sus hijos.

Sabemos que esto es cierto porque leemos sobre la matanza de los inocentes, y se nos rompe el corazón al imaginar a esos pequeños bebés brutalmente asesinados sin otra razón que su fecha de nacimiento.

Entonces, ¿de dónde viene la esperanza? La esperanza viene de dos lugares:

1. Jesús Conoce El Dolor De La Navidad.

Jesús vino a este mundo rodeado por el sufrimiento del pecado. Como el villancico de Navidad declara, "Lágrimas y sonrisas como la nuestras Él conoció". Las conocía porque nació justo en medio de ellas. Conoce el dolor de la pérdida que las familias pueden sentir, y lo lleva con él a través de su vida en la tierra hasta el cielo, donde permanece intercediendo por nosotros (Hebreos 7:25).

2. Jesús Corregirá Los Errores En Su Segunda Venida

Cuando Mateo registra la matanza de los niños, lo relaciona con el rastro de lágrimas de Raquel y la profecía de Jeremías 31:15 . Allí Raquel llora metafóricamente por sus hijos, José y Benjamín, que fueron llevados al exilio desde el mismo lugar donde fueron enterrados sus huesos. Sería difícil pensar en un pasaje más triste en toda la Biblia que Jeremías 31:15 , y por eso tiene sentido que Mateo conecte el asesinato del bebé con ello.

Pero cuando los bebés fueron asesinados, Jesús todavía tenía todo su ministerio frente a él, incluyendo su vida sin pecado, su muerte sustitutiva y su resurrección corporal.

Y, aún hoy, todavía tiene su segunda venida delante de él también.

Ahí es donde Jeremías 31:16 da esperanza a la Navidad:

Así dice el Señor: Reprime tu voz del llanto, y tus ojos de las lágrimas; hay pago para tu trabajo —declara el Señor—, pues volverán de la tierra del enemigo.” – Jeremías 31:16

Después de describir el llanto de una madre por sus hijos que iban a ser sacrificados, en el siguiente versículo Jeremías anima a esas mismas madres a secar sus lágrimas y cesar sus lamentos, porque el Salvador va a volver a la tierra, y corregir esos males.

Mateo también lo sabe. Es como si le dijera a las madres que lloran: "¡Sigan leyendo, hijas de Belén, sigan leyendo!" Se acerca el día en que sus pequeñas resucitarán de la tumba. Sus bebés, cuyo último momento terrenal estuvo en manos del carnicero romano, tendrán otra vida en Belén. Puede que fueran demasiado jóvenes para caminar cuando murieron, pero sus pies seguirán caminando en Jerusalén. De hecho, Jeremías dice que en el futuro, en la segunda venida, su madre bailará (!) al ver a sus pequeños en la Tierra Prometida (Jeremías 31:4 , 13 ).

Si te encuentras junto a una silla vacía en tu casa esta Navidad, déjame animarte a que saques el consuelo navideño de estas verdades. Jesús está familiarizado con tu dolor, porque nació en él. Pero más que eso, llegará el día en que tus lágrimas se secarán, y en la resurrección Jesús reinará sobre un mundo donde nuestras lágrimas se han secado.

Si las madres de Belén pudieron derramar las lágrimas de Raquel, y aún así encontrar consuelo en las promesas mesiánicas, nosotros también podemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s