Acercados por la Sangre de Cristo

Posted on

ESJ-blog 20210225_01

Acercados por la Sangre de Cristo

"Fundamentos de la Adoración Corporativa "

Por Scott Aniol

La semana pasada examinamos dos imágenes que las Escrituras utilizan para describir el templo del Antiguo Testamento y que deberían aplicarse igualmente a la Iglesia del Nuevo Testamento: el templo-santuario y la casa de Dios. A partir de estas imágenes, podemos reconocer un poco más claramente la naturaleza de lo que somos y de lo que debemos hacer como iglesia reunida: somos una morada santa y apartada para Dios, y cuando nos reunimos, no nos limitamos a realizar tareas, expresar alabanzas o tener una experiencia; cuando nos reunimos como iglesia, nos encontramos con Dios.

Sin embargo, cuando consideramos estas dos imágenes juntas, surge un problema: si la iglesia es el templo de Dios, la morada de Dios, el santo santuario de Dios, ¿cómo pueden entrar los pecadores? Este es exactamente el problema que aborda Efesios 2. A partir del versículo 11, conecta específicamente la condición de los incrédulos con los incircuncisos que no podían entrar en el santuario de Israel. A través de estos versículos contrasta a los que están "cerca" -un término utilizado para indicar a los que pueden entrar en el santuario- con los que están "lejos" -refiriéndose a los que tienen prohibida la entrada-. “Pero ahora,” dice en el versículo 13, “en Cristo Jesús, vosotros, que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido acercados por la sangre de Cristo.” Este es un lenguaje que describe el evangelio, no sólo en el sentido de que nos perdona el pecado, aunque ciertamente lo hace, sino en el sentido de que nos permite acercarnos a Dios, entrar en su presencia, entrar en su santuario. Cristo vino, dice Pablo en el versículo 17, “y anunció paz a vosotros que estabais lejos, y paz a los que estaban cerca.”

Y aquí está la declaración crítica (versículo 18): “porque por medio de Él los unos y los otros tenemos nuestra entrada al Padre en un mismo Espíritu.” Este es el mensaje central del evangelio: nosotros, los pecadores que estábamos lejos, tenemos ahora acceso a la presencia de Dios en un solo Espíritu por la gracia mediante la fe en la expiación sacrificial de Jesucristo. Este es el evangelio, pero no te pierdas la conexión esencial entre este mensaje del evangelio y la adoración de la iglesia. ¿Ves el flujo del pensamiento de Pablo aquí? Los pecadores estábamos lejos, no podíamos acercarnos al santuario de la presencia de Dios. Pero ahora, en el Espíritu, por medio de Cristo, tenemos acceso, podemos acercarnos. "Así pues,” versículo 19, “ya no sois extraños ni extranjeros, sino que sois conciudadanos de los santos y sois de la familia de Dios.” Ahí está de nuevo esa frase que describe el templo, y observe cómo sigue construyendo esta imagen del templo del NT, la iglesia: “edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular, en quien todo el edificio, bien ajustado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor, en quien también vosotros sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.”

¿Ves la conexión esencial entre el evangelio y la adoración? Sí, el evangelio nos perdona la pena del pecado, pero el énfasis aquí en Efesios 2 es tener acceso a la presencia de Dios. El objetivo del evangelio es permitirnos acercarnos a la presencia de Dios, en su casa, en su templo, donde podemos entonces tener comunión con él, tener comunión con él. Esa es la naturaleza de lo que hacemos cuando nos reunimos como iglesia para la adoración corporativa.

Esto me recuerda uno de mis pasajes favoritos del Nuevo Testamento, Hebreos 10:19-22:

19 Entonces, hermanos, puesto que tenemos confianza para entrar al Lugar Santísimo por la sangre de Jesús, 20 por un camino nuevo y vivo que Él inauguró para nosotros por medio del velo, es decir, su carne, 21 y puesto que tenemos un gran sacerdote sobre la casa de Dios, 22 acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, teniendo nuestro corazón purificado de mala conciencia y nuestro cuerpo lavado con agua pura.

También aquí el autor utiliza deliberadamente el lenguaje de adoración veterotestamentaria para describir la naturaleza del Evangelio: lugares sagrados, cortina, sumo sacerdote, y dice que gracias al sacrificio de Jesús, y a que él es nuestro sumo sacerdote, podemos "acercarnos"; ahí está de nuevo esa frase que significa entrar en la presencia de Dios para tener comunión con él.

Esta es la conclusión: el objetivo del evangelio es formar un templo donde el pueblo de Dios se reúna con él, y eso es lo que hacemos principalmente cuando nos reunimos para la adoración corporativa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s