El Reino de Dios en Lucas (1ª. Pte.)

Posted on

ESJ-blog 20200506_04

El Reino de Dios en Lucas (1ª. Pte.)

Por Paul Henebury

Estoy publicando los primeros borradores de mi libro ‘The Words of the Covenant, Vol. 2 – NT Continuity’.

Según Richard Hays, "el diseño general de la obra en dos volúmenes de Lucas… destaca el propósito de Dios de cumplir la promesa de redención para su pueblo Israel"[1] No cabe duda de que este propósito se concentra en el Reino de Dios, pues más de la mitad de los usos del término en el NT se encuentran en Lucas/Hechos[2]. Por lo tanto, es fundamental para su propósito. Pero, ¿qué es el Reino de Dios? Parece que la opinión mayoritaria es que el “reino de Dios” es el reino prometido del pacto Davídico, pero de alguna manera ha cambiado de un pacto basado en los judíos/israelíes a un pacto basado en la Iglesia. A menudo se presume que, dado que Lucas-Hechos es una obra de dos volúmenes y que Hechos trata de la Iglesia, significa que se ocupa de la teología eclesiológica en todo momento. El resultado de esta postura es que el tema del Reino de Dios en el Evangelio de Lucas se lee a la luz de la Iglesia, y no en su contexto original de pacto israelita.[3] Podríamos empezar con una definición básica del Reino. El Reino de Dios puede definirse como el ámbito de la actividad de Dios en Jesús que se desarrolla hacia su consumación. Junto a ello está el aspecto crucial de la consumación misma. Estos dos aspectos los pondré de manifiesto a medida que avancemos.

Comenzaré en Lucas 4:14 y siguientes:

14 Y Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea, y se difundió su fama por toda la tierra de alrededor. 15 Y enseñaba en las sinagogas de ellos, y era glorificado por todos.

16 Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer. 17 Y se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito:

18 El Espíritu del Señor está sobre mí,

Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres;

Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón;

A pregonar libertad a los cautivos,

Y vista a los ciegos;

A poner en libertad a los oprimidos;

19 A predicar el año agradable del Señor. 20 Y enrollando el libro, lo dio al ministro, y se sentó; y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en él. 21 Y comenzó a decirles: Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros.” – Lucas 4:14-21.

La providencia suministra la lectura correcta de Isaías en manos de Jesús. Pero en Isaías 61:1-2a se nos dice que en medio del énfasis de Lucas sobre la obra del Espíritu después del bautismo de Cristo, obtenemos una cita que habla del Espíritu del Señor. Aunque en Isaías la "venganza" de la que habla el profeta en Isaías 61:2b se funde con el pasaje que le precede. Sin embargo, al comienzo del ministerio público de Jesús le encontramos deteniendo deliberadamente la lectura, cerrando el libro (rollo) y anunciando que lo que se acaba de leer se está cumpliendo. Si hubiera seguido leyendo, no habría podido afirmar que se había cumplido. Todo lo que se leyó en la sinagoga de Nazaret se estaba cumpliendo o estaba a punto de cumplirse. Pero Jesús es consciente de una división en la profecía. El doble acontecimiento de la venganza sobre los enemigos de Dios y el consuelo para los que lloran aparecen en la segunda venida, no en la primera.

Al omitir la segunda parte de la cita de Isaías 61:2, no sólo Jesús se refería a la división del pasaje, sino también Lucas. Esto debe tenerse en cuenta al leer el libro. Está claro que Cristo tiene más trabajo que hacer en este mundo, y está relacionado con el pacto.

También debemos prestar atención al hecho de que se apela al sentido llano de Isaías 61:1-2a para el cumplimiento de las palabras de Dios. En el entorno original queda claro que aún queda mucho por hacer. Fijémonos, por ejemplo, en Isaías 61:3, que desarrolla el lado del consuelo de la predicción del segundo advenimiento:

para conceder que a los que lloran en Sión

se les dé diadema en vez de ceniza,

aceite de alegría en vez de luto,

manto de alabanza en vez de espíritu abatido;

para que sean llamados robles de justicia,

plantío del Señor, para que Él sea glorificado.”

– Isaías 61:3.

La consolación de la que se habla se refiere en primer lugar a "Sión", que indica Jerusalén. La mención de la “alegría en vez de luto” y la “justicia” recuerdan el Nuevo Pacto de Dios con Israel. Al final de Lucas 4 encontramos a Jesús acosado por admiradores, a los que respondió,

“Pero él les dijo: Es necesario que también a otras ciudades anuncie el evangelio del reino de Dios; porque para esto he sido enviado.” – Lucas 4:43.

Difícilmente puede ocurrir que lo que predicaba Jesús en Nazaret de Galilea fuera muy diferente de lo que enseñaba en las demás ciudades de Galilea (Lc. 4:44). Así pues, la predicación del Reino de Dios al comienzo del ministerio público de Jesús incluía una separación del cumplimiento de la expectativa del AT según se tratara del cumplimiento de la primera o de la segunda venida. Pero el significado literal del Reino no debe cambiar (de lo contrario existiría un error en Isaías y también un error implícito en la enseñanza de Jesús). Las profecías de la segunda venida también se refieren al Reino de Dios.

En el siguiente capítulo encontramos a Jesús perdonando los pecados del hombre paralítico que fue bajado por el techo (Lc. 5:17-20). La pregunta que surge es: ¿sobre qué base del pacto podía Jesús perdonar los pecados de este hombre? Se podría objetar que he planteado la cuestión de esta manera. Pero cuando uno recuerda que es por la sangre de Jesús que los pecadores son salvados (en ambos Testamentos), y que Jesús se refirió claramente a su sangre como "la sangre del nuevo pacto" (Lc. 22:20), parece obvio que Jesús ve su misión en términos de pacto.

En Lucas 12:31 Jesús declara “buscad el Reino de Dios.” El Reino de Dios aquí es futuro. Si fuera presente, no habría necesidad de buscarlo. En la parábola de la semilla de mostaza en Lucas 13 el Señor pregunta,

“Entonces decía: ¿A qué es semejante el reino de Dios y con qué lo compararé? Es semejante a un grano de mostaza que un hombre tomó y echó en su huerto; y creció y se hizo árbol, y las aves del cielo anidaron en sus ramas..” (Lucas. 13:18-19).

Exploraré las parábolas de Mateo 13 (que se reflejan aquí) con más detalle, pero sólo porque Lucas está muy preocupado por el Reino, quería notar el hecho obvio de que una semilla de mostaza crecerá hasta convertirse en un árbol o planta de mostaza. Ese será siempre el resultado esperado. No se convertirá en una planta inesperada. Así, la nota de que la expectativa está en línea con el cumplimiento se ilustra para nosotros. Sólo habrá una transformación natural como se esperaba. Del mismo modo, la expectativa del AT y el cumplimiento del NT serán predecibles. Así, el Reino escatológico está a la vista en la descripción que hace Jesús de la exclusión del pueblo judío de la compañía de los santos piadosos “cuando veáis a Abraham, a Isaac, a Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, pero vosotros echados fuera.” (Lc. 13:28). El reino al que aspiraban Abraham, Isaac, Jacob y los profetas era geográfico, centrado en Jerusalén y en el pacto.

Pero Jesús continúa hablando de los piadosos de más allá de Israel:

Y vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y se sentarán a la mesa en el reino de Dios. (Luc. 13:29).

           Este futuro en el que los de todos los rincones del mundo serán incluidos en el Reino muestra que los santos vendrán de todos los puntos de la brújula. El contexto no nos da suficiente información para decidir si se trata de judíos o gentiles, pero no sería exagerado contar con gentiles entre su número. Esto coincide exactamente con la expectativa pactual basada en los pactos de Abraham (Génesis 12:3) y del Nuevo (Isaías 49:6-8).


[1] Richard B. Hays, Echoes of Scripture in the Gospels, Waco. TX: Baylor University Press, 2016, 191.

[2]  En el Evangelio de Lucas, el “reino de Dios” aparece 32 veces, y otras 7 en los Hechos.

[3] Un buen ejemplo de ello es el libro Reading Luke: Interpretation, Reflection, Formation, edited by Craig G. Bartholomew, et al, Grand Rapids: Zondervan, Scripture and Hermeneutics, Volume 6, 2005.  Aunque este volumen es perspicaz, todos sus ensayos sobre interpretación teológica presuponen que el "reino de Dios" del Evangelio se cumple en la Iglesia. El enfoque de este libro es dejar que el texto "se desarrolle" y ver lo que dice.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s