La Contribución de los Reformadores Protestantes

Posted on

ESJ-blog 20200613_02

La Contribución de los Reformadores Protestantes

(Siempre Reformándose: La Teología Dispensacional y la Culminación de la Reforma Protestante)

POR ANDY WOODS

Dios preparó soberanamente a los reformadores para las funciones que iban a desempeñar.

La mayoría de la gente data el comienzo de la Reforma con Martín Lutero el 31 de octubre de 1517. Aunque probablemente él tuvo la mayor influencia, también hubo otros que Dios levantó antes que él para sentar las bases de los acontecimientos posteriores.

John Wycliffe (1320—1384)

Este es un nombre que probablemente haya escuchado, ya que su influencia llega hasta nuestros días. Participó en algunos de los primeros intentos de traducir la Biblia al inglés.

El objetivo de Wycliffe era poner las Escrituras en el lenguaje del hombre común, lo que contradecía todo lo que la Iglesia Católica Romana defendía durante la Edad Media.

Debido a su temprana influencia, Wycliffe ha sido llamado La Estrella de la Mañana de la Reforma.

John Huss (1369—1415)

Huss intentaba básicamente hacer lo mismo que Lutero, pero fue martirizado como resultado, y no se le permitió llevar la vida influyente que tuvo Lutero. Pero fue un gran predicador y pastor, y otra de las primeras luces de la Reforma.

La Llegada de la Imprenta

La imprenta comenzó a utilizarse ampliamente en Europa durante el siglo XV, menos de 100 años antes de Lutero.

Una vez que esta innovación se generalizó, la gente pudo tomar las ideas de los reformadores -y las palabras de la propia Escritura- e imprimirlas para un público masivo.

Claramente, Dios puso la innovación en su lugar para permitir a los reformadores vencer la negatividad de la Edad Media.

La invención de la imprenta fue, en muchos sentidos, comparable a la aparición de Internet en los últimos años. Ahora bien, hay muchas cosas malas en Internet, pero también hay muchas cosas estupendas. Por ejemplo, la pequeña iglesia que pastoreo puede tomar mensajes y enviarlos a todo el mundo. Hace unas décadas, sólo las grandes iglesias con grandes presupuestos podían hacer este tipo de cosas. Ahora está abierto a prácticamente todo el mundo. Internet ha igualado el terreno de juego.

De forma similar, gracias a la innovación de la imprenta, Dios preparó el terreno para la rápida transmisión de las ideas que sustentaban la Reforma Protestante.

El Principio de la Preparación

Dios siempre prepara sus instrumentos. Antes de que Dios utilice a alguien para algo, siempre hay un tiempo de preparación.

Lo vemos en la vida de Moisés. Vivió hasta los 120 años de edad-desde 1526 hasta 1406 a.C. Durante los primeros 40 años de su vida, fue entrenado en el palacio del Faraón. Recibió la mejor educación -formación natural- que se podía dar (cf. Hechos 7:20-22). Más tarde utilizaría esta formación para escribir el Pentateuco, o Torá, los cinco primeros libros de la Biblia hebrea.

Muchos de nosotros estamos familiarizados con los últimos 40 años de la vida de Moisés, cuando fue utilizado por Dios para guiar a los hijos de Israel en el Éxodo de Egipto y a través del desierto. Dios lo utilizó para dar a Israel la Ley durante este tiempo, también (cf. Hechos 7:30-38).

¿Pero qué hay de esos 40 años intermedios? Están cubiertos en la sinopsis de Esteban sobre la vida de Moisés en Hechos 7:23-29. ¿Qué estaba haciendo Dios con la vida de este hombre durante este período de tiempo? Curiosamente, comenzó con Moisés matando a un hombre.

Moisés tenía una educación humana, pero aún no había tenido una educación espiritual. Moisés se dio cuenta de su vocación, así que cuando vio a un egipcio abusando de un hebreo, tomó medidas. Tomó el asunto en sus propias manos y cometió un asesinato.

Moisés en este punto era muy carnal, y pensaba que podía hacer la obra de Dios a través del poder humano. Por lo tanto, Dios lo llevó a una fase de su vida en la que pasó 40 años pastoreando ovejas, como preparación para pastorear al pueblo de Dios más adelante. Tenía toda la educación disponible en Egipto, pero necesitaba una educación espiritual en Madián, donde aprendería la humildad y la dependencia de Dios. Y la recibió allí mismo, donde tendrían lugar muchos de los acontecimientos de los últimos 40 años.

De hecho, necesitó tanto tiempo en cada una de esas dos primeras fases de su vida como el que le quedaría para pastorear al pueblo de Dios durante el tercer y último segmento. Esos 40 años centrales de su vida lo vaciarían de sí mismo. Observa el contraste entre el hombre de 40 años y el de 80 en Éxodo 2:12 y 3:11, respectivamente. En Éxodo 2:12, Moisés estaba tan seguro de sí mismo que incluso cometió un asesinato en nombre de Dios. Sin embargo, en Éxodo 3:11, se consideraba indigno de ser el libertador de Israel. Este cambio de actitud y carácter es directamente atribuible a los 40 años que pasó entre estos versículos en Madián, donde se vació de sí mismo.

En otras palabras, Moisés no se convirtió en el legislador y líder hasta que Dios preparó su instrumento.

Y así es como debemos mirar también a los reformadores protestantes. ¿Cómo los preparó Dios para sus tareas?

La Preparación Lutero

Lutero se consagró a sus creencias religiosas desde una edad temprana. Atrapado en una tormenta eléctrica y temiendo la muerte, Lutero clamó a Dios (posiblemente a Santa Ana) y prometió servir a Dios toda su vida si le protegía.

Lutero, al igual que Calvino más tarde, ya tenía experiencia en el estudio del derecho. [41] La escuela de derecho forma a los abogados en el método de interpretación literal, histórico y gramatical. Eso es lo que enseñó Antioquía con respecto a las Escrituras durante los dos primeros siglos de la Iglesia. Y ese es el método que Lutero y Calvino usarían para rescatar a la iglesia de la interpretación alegórica, en ciertas áreas. Esa formación jurídica es parte de lo que fueron los reformadores protestantes a través de la preparación divina.

Tras el incidente de la tormenta, Lutero hizo un voto de pobreza para entrar en el monasterio. Pero aquí comenzó a cuestionar por qué la Iglesia Católica Romana vivía a un nivel material tan alto cuando él y sus compañeros monjes vivían a un nivel tan bajo, supuestamente por necesidad en su servicio monástico a Dios.

Lutero ingresa en un monasterio agustino, la orden más estricta que existe. Sólo podía hablar una vez al día. Tenía que llevar un irritante y erizado jersey. Y acudía a confesar sus pecados cuatro veces al día, a veces durante dos horas o más, con lo que prácticamente agotaba a los sacerdotes, a los que confesaba regularmente sus pecados.

Pero descubrió que, por mucho que tratara su cuerpo con dureza, no servía de nada para aliviar su alma torturada. Y seguía siendo un hombre muy enfadado.

Lutero estaba descubriendo lo que el apóstol Pablo dijo a la iglesia de Colosas:

Pues si habéis muerto con Cristo en cuanto a los rudimentos del mundo, ¿por qué, como si vivieseis en el mundo, os sometéis a preceptos tales como: No manejes, ni gustes, ni aun toques (en conformidad a mandamientos y doctrinas de hombres), cosas que todas se destruyen con el uso? Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, en humildad y en duro trato del cuerpo; pero no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne. (Col. 2:20-23)

No importa el tipo de privación monástica a la que sometas tu cuerpo, tu naturaleza pecaminosa sigue estando ahí. No lo sabes realmente hasta que te sometes al monacato y ves su total incapacidad para controlar la naturaleza pecaminosa. Lo que necesitas para controlar la naturaleza pecaminosa es ser bautizado espiritualmente en Cristo y recibir los nuevos recursos que proporciona el Espíritu Santo.

La mano de Dios estaba trabajando para preparar a Martín Lutero. Y esto pronto condujo a la conversión de Lutero.

Sus superiores trataron de redirigir de manera más productiva la aparentemente ilimitada energía del joven Lutero, poniéndolo a trabajar en la traducción del Nuevo Testamento griego y en la enseñanza de los estudiantes más recientes del monasterio. Y eso lo llevó a descubrir el libro de Gálatas.

Comenzó a leer cosas como ésta:

sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado. (Gal. 2:16)

Esto era contrario a todo lo que Lutero había experimentado. Pero había más:

Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. (Gal. 2:20)

¿Tan necios sois? ¿Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora vais a acabar por la carne? (Gal. 3:3)

Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. (Gal. 5:16)

Lutero estaba comprendiendo que el monasticismo, la depravación y otros tratamientos duros del cuerpo no ayudarán a nadie a controlar la naturaleza pecaminosa. Sólo el Espíritu Santo puede hacerlo.

Este tiempo de estudio, traducción y enseñanza fue revolucionario en la vida de Lutero. Comenzó a llamar al libro de Gálatas meine frau -¡mi esposa! Estaba casado con el libro de Gálatas debido a la revolución que estaba experimentando. Por eso se volvió tan partidario de las Escrituras en sus posteriores debates con la iglesia católica. Veía en las Escrituras cosas opuestas a todo lo que experimentaba en el monacato.

La Reforma comenzó cuando Lutero clavó sus 95 tesis en la puerta de la iglesia del castillo de Wittenberg, Alemania, el 31 de octubre de 1517.

En ese momento, Lutero no intentaba iniciar un movimiento protestante. Intentaba, como profesor, iniciar una conversación. Su intención era seguir siendo católico romano. Nunca quiso separarse y comenzar algo nuevo, aunque al final se vio obligado a hacerlo por las acciones de la Iglesia Católica Romana. Lo cuestionaron como hereje. Sin embargo, encontró una corriente de apoyo de los pobres y la clase trabajadora, que habían sido reprimidos y abusados por el sistema católico romano existente a través de la venta de indulgencias, entre otras cosas.

El Énfasis en la Interpretación Literal

William Tyndale, un contemporáneo de Martín Lutero que vivió de 1494 a 1536, declaró

La Escritura sólo tiene un sentido, que es el sentido literal. [42]

Esto es exactamente lo contrario de lo que la Iglesia Católica Romana había estado enseñando, basándose en el fundamento que se remonta a Alejandría, Egipto, durante más de 1.000 años.

Hay una sola interpretación de la Escritura, aunque puede haber muchas aplicaciones. Encontramos este tema en todos los sermones y escritos de Lutero. Él decía:

[Las Escrituras] deben ser retenidas en su significado más simple posible, y ser entendidas en su sentido gramatical y literal a menos que el contexto claramente lo prohíba. [43]

Este es el método literal de interpretación: tomar las palabras y las ideas de la Biblia en su sentido ordinario, a menos que haya algo en el contexto que nos indique que los escritores de las Escrituras están usando figuras retóricas.

La Biblia utiliza figuras retóricas como la hipérbole, los símiles, las metáforas y la personificación (cf. Sal. 98:8; Isa. 55:12). Pero éstas son evidentes en el propio texto. Por lo demás, debemos tomar la Biblia por lo que dice. Este es el método que utilizó Lutero para devolver a la iglesia la doctrina adecuada, que se había perdido durante más de 1.000 años.

El afirmó:

He observado que todas las herejías y errores se han originado, no por las simples palabras de la Escritura, como se afirma universalmente, sino por descuidar las simples palabras de la Escritura, y por el afecto de tropos e inferencias puramente subjetivos.

En las escuelas de teólogos es una regla bien conocida que la Escritura debe entenderse de cuatro maneras: literal, alegórica, moral y anagógica. Pero si queremos manejar la Escritura correctamente, nuestro único esfuerzo será obtener unum, simplecum, germanum, et certum sensum literalem.

Cada pasaje tiene un sentido propio, claro, definido y verdadero. Todos los demás no son más que opiniones dudosas e inciertas. [44]

Lutero está volviendo a la verdad objetiva de la Palabra de Dios, que todos pueden entender. Todos los conceptos que la interpretación alegórica impone a la Escritura son simplemente una opinión subjetiva.

Pero Lutero, con tales afirmaciones, está desbaratando más de 1.000 años de autoridad eclesiástica.

Peters registra:

Así, Lutero (Table Talk , "Sobre la Palabra de Dios", 11) señala: "He basado mi predicación en la palabra literal; el que quiera puede seguirme, el que no quiera puede quedarse". [45]

Fíjate en que Lutero sigue utilizando esta palabra literal Según el Oxford English Dictionary, el significado de literal es básicamente por las letras. Eso significa que se interpreta lo que está ahí, en lugar de arrastrar ideas externas al pasaje.

Calvino y la Interpretación Literal

Calvino dice casi lo mismo que Lutero sobre la interpretación literal. Zuck señala:

Calvino escribió en el prefacio de su comentario sobre Romanos "el primer asunto de un intérprete es dejar que el autor diga lo que dice, en lugar de atribuirle lo que creemos que debería decir." [46]

Puede que demos esto por sentado, pero después de 1.000 años de alegorización -cuando la gente no tenía Biblias para leer en absoluto- estas eran afirmaciones revolucionarias. Y Dios las estaba usando para redirigir a la iglesia lejos del catolicismo romano, el agustinianismo y el alejandrismo y dirigir el camino de vuelta a Antioquía.

Zuck observa de nuevo:

Calvino escribió en su comentario sobre Gálatas "Sepamos, pues, que el verdadero sentido de la Escritura es el natural y obvio; y abracemos y acatemos decididamente." [47]

Calvino nos dice que tomemos las palabras y frases de la Biblia literalmente en su contexto. Sus significados son los que normalmente tendrían en el habla, la escritura y el pensamiento ordinarios. No hay que asignar a las palabras significados que normalmente no tienen. Si no estás dispuesto a hacerlo, entonces la autoridad en la interpretación cambia. Se desplaza del texto bíblico a la mente subjetiva del intérprete. Así, toda la cuestión de la interpretación literal consistente es simplemente una batalla de autoridad. ¿Se impondrá la Palabra de Dios escrita, o será la mente del alegorista?

El historiador de la Iglesia Philip Schaff escribe:

Calvino es el fundador de la exégesis gramatico-histórica. Afirmó y puso en práctica el sólido principio hermenéutico que los escritores bíblicos, como todos los escritores sensatos, deseaban transmitir a sus lectores: un pensamiento definido en palabras que pudieran entender. Un pasaje puede tener un sentido literal o figurado; pero no puede tener dos sentidos a la vez. La Palabra de Dios es inagotable y aplicable a todos los tiempos, pero hay una diferencia entre explicación y aplicación, y la aplicación debe ser coherente con la explicación. [48]

Creo que Calvino se describe más bien como el recuperador de la exégesis literal, histórica y gramatical. Sin embargo, la cita de Schaff señala cómo Calvino y los reformadores llevaron a la iglesia de vuelta al estudio de las leyes del lenguaje, utilizando la comprensión adecuada de la sintaxis y la estructura gramatical de las oraciones. Recordemos que Dios se ha revelado en el lenguaje. Él es el autor del lenguaje y creó las leyes que lo rigen.

La Biblia fue escrita en un contexto histórico específico. Debemos interpretar las palabras basándonos en cómo se utilizaban comúnmente en la época en que se escribieron.

Ateniéndose a las propias letras de la Escritura (literal ), Lutero y Calvino practicaron la exégesis. Durante los 1.000 años anteriores, la Iglesia había practicado la eiségesis. De nuevo, era una cuestión de autoridad.

Los reformadores restauraron este método en algunas áreas de la Biblia. Como veremos más adelante, lamentablemente no lo hicieron en otras áreas. Pero al menos nos dieron un comienzo.

Los reformadores, en esencia, derribaron una ficha de dominó. Y una vez que cayó, el Espíritu Santo levantó a otros que pudieron ir aún más lejos y derribar más fichas de dominó, utilizando el mismo método que los reformadores protestantes recuperaron de Antioquía.

Observe bien el principio que los Reformadores nos devolvieron: La interpretación es una, las aplicaciones son muchas. El primer objetivo del intérprete es comprender el significado del texto. Una vez que lo entiende, lo siguiente es aplicar ese significado a las necesidades de la audiencia. Se puede aplicar el mismo texto de muchas maneras diferentes, pero nunca fuera de su significado establecido.

No se puede utilizar este método de interpretación, a través de la predicación expositiva, en bocados de sonido. Se necesita tiempo para estar en el púlpito y establecer el significado del texto. La gente de hoy sólo quiere aplicación. El problema con esto es que la gente se va con una maravillosa aplicación, pero no saben de dónde vino. Los hará sentir mejor por un corto tiempo, pero cuando llegue la primer prueba, simplemente se disolverá como el algodón de azúcar.

La aplicación es un paso importante en el proceso, pero es un paso secundario. La gente necesita entender, ante todo, el significado del texto. La aplicación sólo es tan buena como el significado del que procede.

Condenación de la Alegorización

Los reformadores enfatizaron la interpretación literal y condenaron la alegorización.

Farrar declaró:

Lutero denunció el enfoque alegórico de las Escrituras con palabras fuertes. Dijo: “Un intérprete. . . debe evitar en la medida de lo posible la alegoría, para no vagar en sueños ociosos ". "Las alegorías son especulaciones vacías y, por así decirlo, la escoria de la Sagrada Escritura". “Las alegorías de Orígenes no valen tanto”. “Alegorizar es hacer malabares con las Escrituras”. "La alegoría es una especie de hermosa ramera, que demuestra ser especialmente seductora para los hombres ociosos". "Alegorizar puede degenerar en un mero juego de monos". “Las alegorías son torpes, absurdas, inventivas, obsoletas, harapos sueltos. . . simples lentejuelas y bonitos adornos, pero nada más ". [49]

Puede ver en esta cita por qué la jerarquía católica romana reaccionó a Lutero de la manera en que lo hizo.

Encontramos el mismo tipo de denuncia agresiva de la alegorización en los escritos de Calvino. Según Zuck:

Calvino rechazó de manera similar las interpretaciones alegóricas. Los llamó "juegos frívolos" y acusó a Orígenes y otros alegoristas de "torturar las escrituras, en todos los sentidos posibles, desde el verdadero sentido". [50]

En otras palabras, los alegoristas ignoran las leyes que gobiernan todos los idiomas. Dado que Dios se ha revelado a Sí mismo en el lenguaje, debes comprender esas leyes para poder comprenderlo. Ignorar esas leyes sería tan tonto como ignorar las leyes de la gravedad.

Rechazo de la Tradición de la Iglesia como Guía

Debido a su enfoque en la interpretación literal, los reformadores comenzaron a rechazar la autoridad de la tradición de la iglesia como guía. Siguieron las palabras de Jesús, quien enfrentó esta misma batalla con los fariseos.

Los fariseos habían enterrado las Escrituras bajo muchas capas de tradición hecha por el hombre. Leer los escritos detallados que siguen, la Mishná y el Talmud, es simplemente agotador. Originalmente fue bien intencionado, pero después de un tiempo sus regulaciones comenzaron a superar el proceso interpretativo. El texto en sí ya no se interpretaba, sino que se filtraba a través de capas de regulaciones farisaicas. Por lo tanto, el texto ya no era su máxima autoridad y, en última instancia, las regulaciones llevaron a la pérdida del significado del texto.

Jesús reprendió a los fariseos, diciendo:

invalidando la palabra de Dios con vuestra tradición que habéis transmitido. Y muchas cosas hacéis semejantes a estas. (Marcos 7:13)

Enfatizó la autoridad de las Escrituras, y eso es básicamente lo que los reformadores tuvieron que hacer también. Jesús se opuso a las tradiciones de los fariseos; Lutero y Calvino se opusieron a la jerarquía católica romana y sus tradiciones.

Lutero hizo muchas declaraciones contra el uso de la tradición eclesiástica como guía. La más famosa es esta, que hizo en la Dieta de Worms:

A menos que esté convencido por las Escrituras y la simple razón —no acepto la autoridad de los papas y concilios, porque se han contradicho entre sí— mi conciencia está cautiva de la Palabra de Dios. No puedo ni me retractaré de nada porque ir en contra de la conciencia no es ni correcto ni seguro. Dios me ayude. Amén. [51]

Lo interesante de las tradiciones creadas por el hombre es que frecuentemente se apartan de la Palabra de Dios. Así, cuando se apartaron de la Palabra escrita de Dios, Lutero (como Jesús) se apartó de ellas.

Hoy nos enfrentamos a esta misma situación. La gente todavía desea seguir las tradiciones. La cuestión es: ¿Está esta tradición en armonía con la Escritura? Usted no podrá responder a esa pregunta a menos que haya leído y comprendido la Escritura.

He aquí una de mis citas favoritas de Lutero, en su debate con el Dr. Johann Eck:

Yo pido la Escritura, y Eck me ofrece los Padres. Pregunto por el sol, y él me muestra sus linternas. Le pregunto: "¿Dónde está la prueba de las Escrituras?" y me aduce a Ambrosio y Cirilo. . . . Con el debido respeto a los Padres, prefiero la autoridad de la Escritura. [52]

Eck buscaba su autoridad en concilios eclesiásticos, credos, confesiones, monjes, sacerdotes y papas. Pero Lutero buscó a un padre de la iglesia que supera a cualquier otro padre de la iglesia, que es el Apóstol Pablo. Sigue citando a Romanos y Gálatas, y rechaza la tradición eclesiástica como guía.

Eso incluye el rechazo al papado. En el sistema católico romano, el papa tiene la capacidad de hablar ex cathedra – "desde la silla". Tales proclamaciones se colocan con la misma autoridad que la Palabra de Dios. Ellos trazan el linaje del papado hasta Pedro, quien creen que es el primer papa.

Cuando usted habla con un amigo católico romano, debe entender que usted está operando por una base de autoridad diferente a la de ellos. Es por eso que no estamos de acuerdo en muchas cosas. Ellos tienen una autoridad adicional fuera de las Escrituras.

En Mateo 16:18, Jesús se dirige a Pedro y le dice:

Yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán.

Los católicos romanos enseñan que Jesús edificó la iglesia sobre Pedro, el primer papa. Sin embargo, esto es un problema, porque leemos cinco versículos más adelante que la boca de Pedro estaba a punto de ser utilizada como instrumento de Satanás. Cristo dijo:

Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: !!Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres. (Mat. 16:23)

Como ya hemos señalado, en el original griego está muy claro que Jesús está edificando la iglesia, no sobre el propio Pedro, sino sobre su confesión exacta de la verdad sobre Cristo:

El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.” (Mat. 16:15-17)

Los reformadores protestantes rechazaron audazmente la tradición eclesiástica como guía y volvieron a interpretar la Biblia a través de la lente de la interpretación literal, en lugar de hacerlo a través de la lente del papado.

Las Cinco Solas

Sola es una palabra latina que significa "por sí mismo". De la Reforma Protestante surge un énfasis en cinco verdades principales:

Sola Scriptura-Sólo la Escritura

Solus Christus-Sólo Cristo

Sola Fide-Solo Fe

Sola Gratia-Sólo la Gracia

Soli Deo Gloria-Sólo para la Gloria de Dios

Utilizando el método literal de interpretación, los reformadores encontraron estos importantes conceptos en la Biblia. Examinemos cada uno de ellos.

Sola Scriptura

La Escritura, por sí misma, es nuestra autoridad. Por eso Lutero puede hablar como lo hizo en Worms, como hemos visto:

A menos que me convenza la Escritura y la razón lisa y llana -no acepto la autoridad de los papas y los concilios, pues se han contradicho entre sí-, mi conciencia es cautiva de la Palabra de Dios. [53]

Todo su pensamiento se basaba en la Escritura por sí misma.

Esta verdad está siendo borrada hoy en día por la iglesia emergente, que está volviendo a la Edad Media de la pre-reforma. Considere esta cita del defensor de la iglesia emergente Brian McLaren:

Los anglicanos han demostrado este "ambos" maravillosamente en relación con la Escritura. La Escritura es siempre un factor en el pensamiento anglicano. En los mejores momentos de los anglicanos, es su factor principal, pero nunca es… el único factor. Más bien la Escritura está siempre en diálogo con la tradición, la razón y la experiencia. Ninguna de ellas "sola" puede ser la fuente última de autoridad. . . . [54]

McLaren nos dice que la tradición, la razón y la experiencia ocupan un lugar inestimable para establecer nuestra autoridad. ¿Pero es esto realmente cierto?

La Biblia aborda la debilidad y las posibles trampas que conlleva cada una de estas categorías:

Tradición-Marco 7:13; Col. 2:8

Razón-Prov. 3:5; 14:12; Isa. 55:8-9

Experiencia-2 Tes. 2:9

Ninguna de estas cosas puede colocarse al mismo nivel que la Biblia en términos de nuestra autoridad. Observe lo que dice el apóstol Pablo:

Así que, hermanos, estad firmes, y retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra.. (2 Thess. 2:15)

La tradición no siempre es mala; puede ser algo muy útil si es coherente con la Biblia. Pero la Biblia condena hacerla más importante que la propia Escritura. Cuando la tradición se aparta de la Escritura, debemos apartarnos de la tradición.

Además, si la depravación total es cierta, entonces incluso mi capacidad mental está contaminada por el pecado, y tampoco puedo confiar plenamente en mi razón.

Por muy brillante que sea la mente humana con las capacidades que Dios le ha dado, nuestro razonamiento también puede extraviarse. Por eso se nos dice repetidamente que pongamos a prueba nuestras conclusiones intelectuales con la Palabra de Dios. Dios también puede hacer cosas que están más allá de mis capacidades mentales para entenderlas. Por lo tanto, la razón humana debe estar siempre subordinada a las declaraciones claras de la Escritura. El teólogo Louis Berkhof articula bien este principio cuando dice:

Desde la entrada del pecado en el mundo, el hombre sólo puede obtener un verdadero conocimiento de Dios a partir de su revelación general si la estudia a la luz de la Escritura, en la que se publican, corrigen e interpretan los elementos de la autorrevelación original de Dios, que fueron oscurecidos y pervertidos por la plaga del pecado. … Algunos se inclinan a hablar de la revelación de Dios como una segunda fuente; pero esto no es correcto, ya que la naturaleza sólo puede ser considerada aquí interpretada a la luz de la Escritura. [55]

Nuestra experiencia tampoco puede ser nuestra guía; no es igual a la Biblia. De hecho, vemos a lo largo de la Escritura cómo a Satanás y a sus demonios se les da autoridad para realizar ciertos milagros (cf. Ex. 7-8; Deut. 13:1-3; Mat. 7:21-23; 24:24; Hch. 8:9; 16:16; Gal. 1:6-9).

Algunas personas piensan que cualquier experiencia que hayan tenido debe ser de Dios. Pero esto no es cierto: el diablo también puede darnos experiencias. De hecho, el mayor movimiento de señales y maravillas predicho en las páginas de la Palabra de Dios es el movimiento de señales y maravillas falsas del anticristo (Apocalipsis 13:3, 13; 16:13-14).

La experiencia no puede ser una prueba de la verdad a menos que la experiencia se alinee con las Escrituras. Debemos sostener todas las demás cosas sin la autoridad de las Escrituras, y usarlas en un sentido ministerial, no en un sentido magisterial. No se sientan a juzgar a la Biblia, sino que tienen un papel subordinado, sirviendo para explicar e ilustrar las realidades bíblicas.

Para los reformadores, la base de autoridad es la Biblia, y sólo la Biblia.

Solus Christus

La salvación se encuentra sólo en Cristo. Añadir la palabra sola aquí es lo que puso a los reformadores en guerra con la jerarquía católica. Si hubieran omitido esa palabra, todos habrían estado contentos. Pero su énfasis iba en contra de 1.000 años de tradición en la Edad Media.

Juan 14:6 dice:

Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí.”

Hechos 4:12 revela:

Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.

1 Timoteo 2:5 registra:

Porque hay un solo Dios, y también un solo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús hombre.

Cristo es el único que puede mediar entre Dios y el hombre, porque el suyo es el único que es tanto Dios como hombre.

Los reformadores rechazaron así la mariolatría. María fue la madre virgen de Jesús, habiendo sido utilizada por el Espíritu Santo en la concepción de Jesús para traerlo al mundo. La respetamos y la honramos, pero no le rezamos. Ella no era Dios, por lo que cualquier oración que se le ofrezca no tiene ningún poder ni validez. Es una tradición vacía. Nunca debemos elevarla a un lugar que la Biblia no le otorga.

Los reformadores rechazaron la noción católica romana de la perfección sin pecado de María. María no era impecable (cf. Rom. 3:23). En cambio, su propio testimonio se ve en este pasaje en el que María misma indicó su necesidad de un Salvador:

Entonces María dijo:

Mi alma engrandece al Señor,

y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador.” (Lucas 1:46-47; italicas añadidas)

Los reformadores también rechazaron la idea de la virginidad perpetua de María. La Biblia nos dice que, efectivamente, ella y José tuvieron otros hijos además de Jesús (cf. Mateo 13:55). Dos de ellos, Santiago y Judas, escribieron libros del Nuevo Testamento. Nos referimos a ellos como los medio hermanos de Cristo, ya que compartían la misma madre que el Salvador, pero no el mismo padre biológico.

Al nacer de una virgen, Jesús no heredó una naturaleza pecaminosa humana, sino que se calificó de forma única para ser nuestro sacrificio sin pecado, que Dios aceptaría (cf. Éxodo 12:5; Juan 1:29).

Sobre la base de la sola Scriptura, los reformadores comprendieron y enseñaron la verdad del solus Christus.

Sola Fide

Sola fide es la idea de que uno se salva por el poder de Cristo sobre la base de una sola condición, que es la fe solamente en Cristo. La Biblia enseña esto más de 160 veces.

Abraham fue justificado por la fe (cf. Génesis 15:6). No es la contrición, el arrepentimiento por el pecado personal, caminar por un pasillo o dar dinero a una causa lo que justifica a uno ante Dios. Sólo hay un mandato que el pecador perdido debe cumplir para estar bien con Dios (cf. Juan 3:16; Hechos 16:30-31), y éste es creer en aquel (Jesucristo) que "Él ha enviado" (Juan 6:28-29).

Considere estas importantes Escrituras:

Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríes. (Efes. 2:8-9)

Y sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios(A) crea que Él existe, y que es remunerador de los que le buscan. (Heb. 11:6)

Sola Gratia

Este siguiente sola significa que somos salvados sólo por la gracia. La gracia es un favor inmerecido que viene de Dios a un pecador perdido, que no trabajó para ello y no lo merece.

La justicia se transfiere a la cuenta del pecador creyente en el momento de la fe. Lutero llamó a esto "el gran intercambio", en el que la injusticia del pecador se cambia por la justicia de Cristo en un solo instante, y Dios te mira como si fueras tan justo como Jesús.

¿Se da cuenta de esto? Si usted está en Cristo, entonces cuando Dios el Padre lo mira, ve su posición como si fuera tan justo como Jesús (cf. 2 Cor. 5:21; Fil. 3:9).

Pero usted dice: "¡No merezco esto! Fracaso todo el tiempo". Ah, pero por eso se llama gracia -el mejor trato del universo.

¿Ves cómo estas solas están vinculadas? Observe en Romanos 4:4-5:

Pero al que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda; mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia. (italics added)

Creer -ejercer la fe- es lo único que un pecador perdido puede hacer ante un Dios santo para ganar su favor. Pero la fe no es una obra. Y ya que recibimos todas estas grandes bendiciones sólo por la fe, por lo tanto vienen a nosotros sólo por gracia (favor inmerecido)..

Soli Deo Gloria

La quinta y última "sola" es "soli deo gloria", para la gloria de Dios.

Johann Sebastian Bach es famoso por incluir las letras SDG en sus obras musicales, mostrando que las escribía únicamente para la gloria de Dios.

Si la salvación es una operación de gracia de principio a fin, y lo único que has hecho para acceder a ella es algo no meritorio (ejercer la fe), entonces ¿quién se lleva la gloria por todo ello? Dios.

Esto muestra el peligro de mezclar sutilmente las obras con el evangelio. Sin embargo, esto está en la naturaleza del hombre, por lo que debemos esforzarnos por mantener siempre puro el evangelio.

Muchos cristianos desarrollan un método para compartir el evangelio que puede tener varios pasos. Pero en el momento en que usted agrega un solo paso aparte de la fe, usted está agregando cosas a la Palabra de Dios que simplemente no están allí.

Dios convence al pecador por Su Espíritu Santo, y educa a la persona en Su verdad para hacerla consciente de que es un pecador. En ese punto, lo único que Dios le pide al pecador perdido es que crea. Esto es todo lo que se requiere para ser justificado. Debemos tener cuidado de nunca añadir cosas que Dios no ha requerido. Los reformadores protestantes entendieron esto muy claramente.

Si la salvación se basa sólo en la gracia, sólo a través de la fe, sólo en Cristo, entonces mi mano no puede ser levantada para compartir parte de la gloria. Toda la gloria es para Dios solamente. Si se añadiera algo a esa fe, entonces un ser humano podría compartir esa gloria. Pero eso no es posible. Dios lo ha establecido de tal manera que no hay derechos humanos de jactancia.

Isaías 42:8 dice:

Yo soy el Señor, ese es mi nombre;

mi gloria a otro no daré,

ni mi alabanza a imágenes talladas.

Siempre hay una lucha por mantener el evangelio claro, porque el hombre orgulloso quiere añadirle algo para poder obtener parte del crédito.

Pero Efesios 2:9 concluye con las palabras: "para que nadie se jacte". Si la salvación es una operación de gracia desde el principio hasta el final, no da al ser humano ningún derecho de jactancia. Por eso Gálatas 5:11 habla del "tropiezo de la cruz". Mi orgullo me hace querer contribuir a mi propia salvación. Pero Dios ha dispuesto todo para que la jactancia, que surgiría de cualquier esfuerzo de este tipo, sea eliminada.

Como el Apóstol Pablo declaró de nuevo:

¿Dónde está, pues, la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿La de las obras? No, sino por la ley de la fe. Porque concluimos que el hombre es justificado por la fe aparte de las obras de la ley. (Rom. 3:27-28)

El Sacerdocio de Todos los Creyentes

Además de las cinco solas, hay otra gran área que los reformadores comenzaron a restaurar en la iglesia.

En el sistema católico romano, uno confiesa sus pecados a un sacerdote, un intermediario entre uno y Dios. Esta era otra razón, se le decía a la gente, que no podía entender la Biblia. Ese era el papel del sacerdote.

Pero los sacerdotes estaban abusando mucho de este papel a través de cosas como la venta de indulgencias.

Los sacerdotes romanos en realidad no tenían ninguna autoridad bíblica para lo que estaban haciendo, debido a pasajes como este que fueron escritos a la iglesia:

e hizo de nosotros un reino y sacerdotes para su Dios y Padre, a Él sea la gloria y el dominio por los siglos de los siglos. Amén. (Apoc. 1:6)

Todo verdadero creyente es un sacerdote durante esta era de la iglesia.

En el Antiguo Testamento de Israel, no todo el mundo era sacerdote, o podía llegar a serlo. Los sacerdotes venían de la tribu de Leví, y tenían que ser descendientes del linaje de Aarón.

Pero durante la era de la iglesia, comenzando en Hechos 2, hay una enseñanza diferente para esta dispensación.

Creyente, ¿sabías que eres un sacerdote? ¡Este es un descubrimiento sorprendente para hacer! Cada creyente tiene la capacidad de entender la Biblia por sí mismo.

Sin embargo, a veces los creyentes de hoy en día todavía pueden llevar algunos restos del pensamiento católico romano, como asignar a un pastor algo parecido a la condición de sacerdote.

Aunque hay diferentes roles, ya que Dios da a algunos los dones para ser pastores-maestros, cada creyente es un sacerdote y posee la misma posición de autoridad ante Dios.

Todo cristiano tiene acceso a Dios y puede entender la Biblia. Como afirma Pedro:

Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido para posesión de Dios, a fin de que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; pues vosotros en otro tiempo no erais pueblo, pero ahora sois el pueblo de Dios; no habíais recibido misericordia, pero ahora habéis recibido misericordia. (1 Ped. 2:9-10)

Pronto empezarían a caer también otras fichas de dominó.

Nuevas Traducciones de la Biblia

Si todos los creyentes son sacerdotes, y la Biblia es literalmente verdadera, y Dios nos dio un libro para que lo entendiéramos, entonces se deduce naturalmente que es necesario traducir la Biblia al lenguaje del hombre común.

Esto nos resulta difícil de prever, porque la Biblia es totalmente accesible para nosotros hoy en día. Pero en la época de los reformadores, no había sido accesible durante 1.000 años.

Lutero tradujo el Nuevo Testamento en 11 meses, no del latín al alemán, sino del griego al alemán. La Vulgata latina había estado disponible desde los días del siglo IV y Jerónimo. Pero Lutero no confiaba en la versión católica romana. Quería dar al pueblo una Biblia en su propio idioma, pero traducida del idioma original.

Más tarde, Lutero pasó 11 años traduciendo el Antiguo Testamento del hebreo al alemán.

Tyndale hacía lo mismo en inglés, y su trabajo se ha convertido en la base de todas las traducciones al inglés desde entonces, por lo que debemos estar muy agradecidos.

Un Énfasis en la Alfabetización

Pero toda esta traducción no sirve de nada si la gente no sabe leer. Los reformadores se enfrentaron a una población afectada por el analfabetismo rampante y, en consecuencia, tuvieron que elevar el nivel de alfabetización.

Los reformadores comenzaron a hacer hincapié en la alfabetización para que la gente pudiera leer la Biblia por sí misma. Esto se basaba en la rúbrica teológica del sacerdocio de todos los creyentes.

Esto requería la creación de escuelas. Y esto nos lleva a otra gran cita de Martín Lutero, que fue casi profética.

Me temo que las escuelas serán las mismas puertas del infierno, a menos que trabajen diligentemente en la explicación de las Sagradas Escrituras y las graben en el corazón de la juventud. . . . No aconsejo a nadie que coloque a su hijo en un lugar donde las Escrituras no sean lo más importante. Toda institución en la que los hombres no estén incesantemente ocupados con la Palabra de Dios debe corromperse. [56]

Este énfasis se vive en nuestros días en los movimientos de la escuela cristiana y la educación en casa. Si pudieran resucitar de entre los muertos hoy en día, los Reformadores serían los más entusiastas animadores de estos movimientos.

Las siguientes generaciones de aquellos que fueron impactados por la Reforma vinieron de Europa a América. Este país fue, de hecho, fundado por los hijos, los descendientes espirituales, de la Reforma Protestante.

Llegaron aquí con la misma mentalidad, y esto condujo al establecimiento del sistema escolar público estadounidense.

Vemos la herencia de los reformistas en leyes como ésta, que constituyeron el inicio de las escuelas públicas en este país:

Siendo uno de los principales proyectos de ese viejo delator, Satanás, alejar a los hombres del conocimiento de las Escrituras, como en tiempos anteriores… Por lo tanto, se ordena… que después de que el Señor haya aumentado el asentamiento… . . . nombren a uno dentro de su ciudad, para que enseñe a leer a todos esos niños . . . establecerán una escuela de gramática para instruir a los jóvenes . . . . [57] (cursiva añadida)

El tiempo anterior es la Edad Media, cuando las Escrituras eran inaccesibles para el hombre común, en gran parte debido al analfabetismo. No se quería volver a ellas. Eso requería tener gente alfabetizada, lo que requería maestros de lectura que pudieran enseñar las leyes del lenguaje a los jóvenes. Este es el origen de la educación pública en los Estados Unidos. Hemos perdido tanto de vista esta historia que hoy no podemos ni siquiera ver a través de las mentiras de aquellos que buscan secularizar nuestras escuelas públicas frente a nuestras propias caras. En resumen, la doctrina de los reformadores sobre el sacerdocio de todos los creyentes condujo a la necesidad de traducciones de la Biblia en el idioma del hombre común, pero también tuvo el efecto de elevar el nivel de alfabetización de toda la población. Así, lo que tenemos hoy en día en términos de traducciones de la Biblia, así como de educación pública, se debe en gran medida a la influencia positiva de los reformadores protestantes.

El Impacto Sobre Estados Unidos

¡Qué herencia tenemos en la Reforma! Si la Reforma Protestante no hubiera ocurrido, no creo que el sistema de gobierno que tenemos en los Estados Unidos existiría. El modo por defecto de los gobiernos a lo largo de la historia de la humanidad es el totalitarismo, y eso es probablemente lo que tendríamos en este país si no fuera por nuestra herencia en la Reforma.

Nuestro sistema de gobierno es totalmente único, y nuestros documentos fundacionales nos han permitido disfrutar de la libertad política durante un largo período de tiempo. Pero estos documentos no tienen sentido a menos que los veamos a través de la lente de la Reforma Protestante.

El libro más importante que se ha escrito es la Biblia. El segundo documento más importante que se ha creado, en mi opinión, es la Constitución de los Estados Unidos, incluyendo la Carta de Derechos. Nuestra Constitución ciertamente no es de inspiración divina en el sentido bíblico, pero ha dado a la gente más libertad política y económica que cualquier otro documento en la historia de la raza humana.

Nuestro sistema de gobierno divide el poder y crea controles y equilibrios para cada rama del gobierno, por lo que ninguna rama puede obtener el control de todo. El ex juez del Tribunal Supremo Antonin Scalia (1936-2016) explica muy bien la singularidad de la Constitución estadounidense:

Todos los dictadores con cuernos de hojalata del mundo actual, todos los presidentes vitalicios, tienen una Carta de Derechos… Eso no es lo que nos hace libres; si así fuera, preferirías vivir en Zimbabue. Pero no querrías vivir en la mayoría de los países del mundo que tienen una Carta de Derechos. Lo que nos ha hecho libres es nuestra Constitución. Piensa en la palabra "constitución"; significa "estructura". Por eso los artífices de Estados Unidos no debatieron la Carta de Derechos durante la Convención Constitucional de 1787 en Filadelfia… sino la estructura del gobierno federal. La genialidad del sistema constitucional estadounidense es la dispersión del poder. Una vez que el poder se centraliza en una persona, o en una parte [del gobierno], una Carta de Derechos no es más que palabras sobre el papel. Una constitución trata de establecer una estructura; no se trata de escribir las preferencias de grupos de intereses especiales. [58]

Nuestros Padres Fundadores no sólo dividieron el poder de esta manera, horizontalmente, sino que también lo dividieron verticalmente, creando múltiples gobiernos estatales, en oposición a un único gobierno nacional. De hecho, si se estudia el material de nuestra fundación, se encontrará que la verdadera fuente de poder es realmente descansar en estos gobiernos estatales.

Si nuestro gobierno hubiera sido creado por personas que creyeran que los seres humanos son natural e intrínsecamente buenos de corazón, nunca habrían establecido este tipo de sistema ineficiente. La razón por la que tenemos este sistema deliberadamente engorroso es debido a una creencia que proviene de la Reforma Protestante llamada depravación total.

Esto, por supuesto, es el primer punto del TULIP – los cinco puntos del sistema calvinista. [59]

Uno no tiene que respaldar necesariamente todos los puntos de este sistema para entender y apreciar estas verdades y cómo impactaron en el establecimiento de nuestro gobierno en los Estados Unidos.

Los descendientes de la Reforma no creían en la perfectibilidad de la naturaleza humana. Más bien, por depravación total, querían decir que el pecado ha corrompido cada parte de mi ser, incluso mi intelecto y mi capacidad de pensamiento.

Lutero creía firmemente en La Esclavitud de la Voluntad -el título de su libro más importante-. Creo que algo de lo que escribió en ese libro fue exagerado. Pero lo que Lutero creía es que el pecado no sólo ha corrompido a la humanidad de cuello para abajo, sino que el efecto del pecado es tan penetrante que ha afectado a nuestra forma de pensar.

El apóstol Pablo afirmó en Romanos 3:11 (citando el Salmo 14:2 y 53:2):

no hay quien entienda,
no hay quien busque a Dios.

También nos recordó la influencia que se le ha permitido al diablo:

en los cuales el dios de este mundo ha cegado el entendimiento de los incrédulos, para que no vean el resplandor del evangelio de la gloria de Cristo, que es la imagen de Dios[. (2 Cor. 4:4)

Esta verdad se remonta al libro del Génesis:

Y el Señor percibió el aroma agradable, y dijo el Señor para sí: Nunca más volveré a maldecir la tierra por causa del hombre, porque la intención del corazón del hombre es mala desde su juventud; nunca más volveré a destruir todo ser viviente como lo he hecho. (Gen. 8:21; itálicas añadidas)

Desde el momento de la concepción, la naturaleza pecaminosa se transmite a cada ser humano:

He aquí, yo nací en iniquidad,

y en pecado me concibió mi madre. (Sal. 51:5)

Tanto los gobernantes, como las masas, poseen esa naturaleza pecaminosa. Si usted cree eso, esto da forma a su visión del gobierno. Como dijo Lord Acton:

Todo poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente. [60]

En el sistema griego, las personas que dirigían el gobierno eran vistas como semidioses. Pero la Biblia enseña que todos han sido corrompidos por esta naturaleza pecaminosa. Por lo tanto, lo último que se quiere hacer es centralizar el poder en las manos de una persona.

Vemos esto ilustrado en el libro del Génesis. Siguiendo la declaración de Génesis 8:21, encontramos en Génesis 11 la torre de Babel, y el intento de consolidar el poder bajo Nimrod, quien intentaba apoderarse del mundo. Dios lo desbarató confundiendo el lenguaje de los pueblos, lo que creó un sistema de control y equilibrio:

Así los dispersó el Señor desde allí sobre la faz de toda la tierra, y dejaron de edificar la ciudad. Por eso fue llamada Babel, porque allí confundió el Señor la lengua de toda la tierra; y de allí los dispersó el Señor sobre la faz de toda la tierra. (Gen. 11:8-9)

Lo que creas sobre la naturaleza humana controlará tu filosofía de gobierno. Podemos ver esto en los escritos llamados The Federalist Papers, que se escribieron para la gente común, al nivel de lectura del agricultor medio (las capacidades intelectuales de la gente eran mucho mayores en la época de nuestra fundación). Fueron escritos con el propósito de convencer al pueblo de Nueva York de que ratificara la Constitución, y arrojan luz sobre las bases de nuestro gobierno.

James Madison, “el principal arquitecto de la Constitución de los Estados Unidos,” escribió en el Federalista nº 51:

Pero, ¿qué es el gobierno sino el mayor de los reflejos de la naturaleza humana? Si los hombres fueran ángeles, no sería necesario ningún gobierno. Si los ángeles gobernaran a los hombres, no serían necesarios los controles externos ni internos del gobierno. La gran dificultad para crear un gobierno administrado por los hombres sobre los hombres estriba en que, en primer lugar, hay que hacer que el gobierno controle a los gobernados y, en segundo lugar, obligarle a controlarse a sí mismo. [61]

En resumen, sin el énfasis de los reformadores en la doctrina bíblica de la depravación total, no existiría la estructura de gobierno estadounidense de separación de poderes, que nos ha permitido evitar el totalitarismo. Una de las pocas personas que he visto que han desarrollado esta idea es Loraine Boettner, que cita a muchos historiadores para establecer este punto:

Bancroft “. . . simplemente llama a Calvino ‘el padre de América’ y añade: ‘Quien no honre la memoria y respete la influencia de Calvino no sabe nada del origen de la libertad americana.’” [62]

Sin duda, los propios reformadores no se dieron cuenta de todo lo que en realidad estaban poniendo en marcha a través del movimiento que iniciaron, que devolvió el centro de atención a la Sagrada Escritura. Entre otras cosas, originaron una filosofía de la ciencia política de la que somos beneficiarios. Por supuesto, Dios siempre estuvo en el fondo de la historia, conectando soberanamente los diversos eslabones de la cadena.

Si usted disfruta de sus libertades en Estados Unidos, debería dar gracias al Señor por Martín Lutero y Juan Calvino.

Rechazo del Celibato para los Ministros

Antes de este punto, e incluso en la tradición católica romana actual, si realmente deseas servir a Dios debes permanecer soltero. No puedes estar casado.

Recuerde que la Iglesia Católica Romana llamó a Pedro el primer papa, basándose en una mala interpretación de este versículo:

Yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. (Mat. 16:18)

Pero Pedro no fue el primer papa, como hemos visto anteriormente. Cristo no edificó la Iglesia sobre Pedro, el hombre que negó al Señor tres veces (cf. Mateo 26: 69-75). Llegó a ser un gran hombre de Dios, pero ciertamente tenía los pies de barro.

También sabemos que el propio Pedro estaba, efectivamente, casado. Según Mateo 8:14, Pedro tenía una suegra, algo que sería imposible si no fuera por su condición de casado.

Al llegar Jesús a casa de Pedro, vio a la suegra de este que yacía en cama con fiebre. (Mat. 8:14)

El apóstol Pablo incluso utilizó a Pedro como ejemplo de que los ministros cristianos tienen la libertad de casarse:

¿Acaso no tenemos derecho a llevar con nosotros una esposa creyente, así como los demás apóstoles y los hermanos del Señor y Cefas? (1 Cor. 9:5)

Curiosamente, Cefas es el nombre arameo de Pedro. En Primera de Corintios 9:5 Pablo está hablando de Pedro, que efectivamente tenía "una esposa creyente".

La Iglesia Católica había intentado ocultar la Biblia al pueblo durante siglos, porque sabía que las cosas que enseñaban iban directamente en contra de la Palabra de Dios. Sin embargo, tras la Reforma, esto ya no fue posible.

Por un lado, descubrieron que es posible servir a Dios y estar casado, como el propio Lutero puso en práctica. Lutero se casó con una antigua monja católica llamada Katharina von Bora.

El Máximo Sacrificio

Como resultado de sus esfuerzos, en muchos casos los reformadores pagaron el máximo sacrificio para darnos los grandes regalos que nos dieron. Sí, muchos de ellos fueron martirizados por su fe.

Uno de los contemporáneos de Lutero fue Guillermo Tyndale (1494-1536), que compartía su pasión por poner la Biblia en el idioma del pueblo, en este caso del pueblo inglés.

Creó una versión de la Biblia, que lleva su nombre, tomada directamente del hebreo y del griego. Por ello, pagó con su vida. Su última oración fue: "Señor, abre los ojos del rey de Inglaterra". Y estaba dispuesto a morir por esta causa justa.

Muchos de estos reformadores sufrieron mucho por lo que nos dieron, cosas que muchos de nosotros simplemente damos por sentado. Dios ha hecho avanzar la verdad en su iglesia a costa de grandes sacrificios.

¡Regocijaos!

Como se ha explicado en este capítulo, las contribuciones de los reformadores protestantes tienen un valor inestimable. Dichas contribuciones incluyen el retorno a la interpretación literal y a la autoridad de las Escrituras, la articulación de las cinco solas y el énfasis en el sacerdocio de todos los creyentes, lo que, a su vez, tuvo un impacto positivo en la accesibilidad de las traducciones de la Biblia, así como en las normas de alfabetización, la base del sistema de gobierno estadounidense y el rechazo del celibato ministerial. Por lo tanto, al recordar a los reformadores protestantes, que en algunos casos pagaron el precio máximo del martirio para promover su causa, nuestra mentalidad debería ser de regocijo por estos hombres y por lo que Dios hizo a través de ellos.


41 Alan W. Gomes, Reformation & Modern Theology and Historical Theology Survey Course Syllabus (La Mirada: Biola Bookstore, 1999), p. 23; Justo L. Gonzáles, The Story of Christianity: The Reformation to the Present Day(San Francisco, CA: Harper Collins, 1985), p. 62; Dave Hunt, What Love Is This? Calvinism’s Misrepresentation of God , 4th ed. (Bend, OR: Berean Call, 2013), p. 40.

42 William Tyndale, “Obedience of a Christian Man,” in Doctrinal Treatises and Introductions to Different Portions of the Holy Scriptures , ed. Henry Walter (Cambridge: Cambridge University Press, 1848), p. 304.

43 Martin Luther, Luther’s Works , 6:509; Quoted by Roy B. Zuck, Basic Bible Interpretation: A Practical Guide to Discovering Biblical Truth (Colorado Springs, CO: Victor, 1991), p. 45.

44 Martin Luther, quoted in Frederic W. Farrar, History of Interpretation (Grand Rapids: Baker, 1961; reprint, 1886), p. 327.

45 Martin Luther, Table Talk , “On God’s Word,” 11; Citado por George N. H. Peters, The Theocratic Kingdom , 3 vols. (New York: Funk & Wagnalls, 1884; reprint, Grand Rapids: Kregel, 1952), 1:47.

46 John Calvin; Citado por Zuck, Basic Bible Interpretation , 47.

47 John Calvin, Commentary on the Epistle of Paul to the Galatians , p. 136; Citado por Gerrit H. Hospers, The Principle of Spiritualization in Hermeneutics (East Williamson, NY: Author, 1935), p. 11.

48 Philip Schaff; Quoted by Hospers, The Principle of Spiritualization in Hermeneutics , p. 12.

49 Martin Luther; Quoted in Farrar, History of Interpretation , p. 328.

50 John Calvin; Quoted by Zuck, Basic Bible Interpretation , p. 47.

51 Martin Luther, Luther at the Imperial Diet of Worms (1521).

52 Martin Luther; Quoted in Farrar, History of Interpretation , p. 327.

53 Martin Luther, Luther at the Imperial Diet of Worms (1521).

54 Brian McLaren, A Generous Orthodoxy (Grand Rapids: Zondervan, 2004), p. 210.

55 Louis Berkhof, introductory volume to Systematic Theology (Grand Rapids: Eerdman’s, 1946), pp. 60, 96.

56 Martin Luther, Luther’s Works: The Christian in Society , ed. James Atkinson, vol. 44 (Philadelphia, PA: Fortress, 1966), p. 207.

57 Old Satan Deluder Law: 1642 Massachusetts, Church of the Holy Trinity v. U.S ., 143 U.S. 457, 467 (1892).

58 Kevin Mooney, “Supreme Court Justice Scalia: Constitution, Not Bill of Rights, Makes Us Free,” May 11 2015, http://dailysignal.com/2015/05/11/supreme-court-justice-scalia-constitution-not-bill-of-rights-makes-us-free/; Internet; accessed 20 January 2016.

59 Los otros puntos son: elección incondicional, expiación limitada, gracia irresistible y perseverancia de los santos.

60 Lord Acton, “Letter to Bishop Mandell Creighton,” April 5, 1887, publicado en Historical Essays and Studies , edited by J. N. Figgis and R. V. Laurence (London: Macmillan, 1907). ESta carta puede accesarse en https://history.hanover.edu/courses/excerpts/165acton.html.

61 Alexander Hamilton, James Madison and John Jay, The Federalist Papers , trans. Clinton Rossiter (New York: Penguin, 1961), p. 322.

62 Loraine Boettner, The Reformed Doctrine of Predestination (Philipsburg, NJ: Presbyterian and Reformed, 1932), pp. 398-390.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s