¿Necesita tu Sermón del Antiguo Testamento ser Salvado?

Posted on

ESJ-blog 20200708_01

¿Necesita tu Sermón del Antiguo Testamento ser Salvado?

POR MATT WAYMEYER

En su nuevo libro, Your Old Testament Sermon Needs to Get Saved (Moody Publishers, 2021), David King defiende lo que él llama un "enfoque centrado en Cristo" para interpretar y predicar el Antiguo Testamento. Según King, el Antiguo Testamento sólo puede interpretarse y aplicarse correctamente cuando se hace a la luz de la revelación del Nuevo Testamento de la persona y obra de Jesús. Por esta razón, King sostiene que debemos predicar a Cristo a partir de cada pasaje del Antiguo Testamento. Su libro presenta "una guía sencilla y práctica" para este tipo de exposición centrada en Cristo, y sugiere varias maneras diferentes en que los predicadores pueden proclamar fielmente a Jesús como el cumplimiento de cada texto del Antiguo Testamento.

El enfoque de King contrasta con los que creen en la suficiencia de la hermenéutica gramatical-histórica, que afirma la necesidad de descubrir el significado comunicado al público original interpretando cada pasaje en su propio contexto histórico y literario, sin consultar la revelación posterior. King no rechaza el método gramático-histórico, pero sí la suficiencia de esta hermenéutica, al menos para el Antiguo Testamento. Según King, el intérprete fiel no ha completado su tarea cuando ha averiguado cómo habría entendido el público original un pasaje del Antiguo Testamento; en cambio, debe determinar cómo se ha cumplido ese pasaje en Cristo, lo que sólo puede hacerse fielmente cuando se lee a la luz del Nuevo Testamento.

Como alguien que no está de acuerdo con la hermenéutica cristocéntrica y que afirma de todo corazón la suficiencia del método gramatical-histórico para interpretar toda la Escritura -incluyendo el Antiguo Testamento-, me gustaría ofrecer una breve crítica de la base exegética de la posición de King, específicamente sus apelaciones a Lucas 24 y Juan 5. Pero primero permítanme hacer una breve observación sobre el enfoque polémico adoptado por King al argumentar su hermenéutica centrada en Cristo.

Subiendo las Apuestas del Debate

En medio de su tono, por lo demás amistoso y desenfadado, King utiliza un lenguaje fuerte para describir a quienes rechazan su enfoque cristocéntrico. Según King, tales predicadores son torpes (9), obtusos (9), negligentes (42), sin amor (42) e infieles a Jesús (39). Predican en la oscuridad (39); y sus sermones son inseguros (42), subcristianos (9, 10, 55), espiritualmente mortales (24-25), sin Cristo (81), moralistas (81), impuros (127), y adecuados para la sinagoga y la mezquita (9, 10, 32, 41, 55). Sus sermones deshonran a Jesús (116); conducen a la gente por el mal camino (116); frenan el crecimiento de la Iglesia (128); perpetúan una noción del Antiguo Testamento sin Cristo (116); conducen al moralismo, al deísmo, al materialismo, al nacionalismo y al liberalismo (127); dirigen a los oyentes a confiar en sí mismos aparte de Cristo (116); y les privan de su único medio de acceso a Dios (10). En opinión de King, un predicador así "no está preparado para predicar" y "no debería [predicar]" (59).

Tomando estas palabras al pie de la letra, uno sólo puede concluir que King cree que cualquiera que rechace su enfoque hermenéutico simplemente no es apto para el púlpito, al menos no en una iglesia cristiana. Se trata de una afirmación bastante seria. A la luz de tales acusaciones condenatorias de los hermanos en Cristo que rechazan su punto de vista, uno esperaría que King proporcionara una sólida base exegética para su enfoque hermenéutico del Antiguo Testamento. Este es, de hecho, el propósito del primer capítulo de su libro, y es aquí donde me gustaría centrar mi crítica. Después de todo, si King no puede establecer que la propia Escritura requiere su punto de vista cristocéntrico de la interpretación del Antiguo Testamento, entonces tal vez sea necesario retractarse.

Una Evaluación de la Base Exegética

Al argumentar la “necesidad exegética” de su enfoque hermenéutico, King destaca un puñado de pasajes del Nuevo Testamento que se dice que requieren el método cristocéntrico que defiende en su libro. Entre ellos están Lucas 24:25-27, 44 y Juan 5:39-47, dos pasajes que suelen citar los defensores de una hermenéutica centrada en Cristo. Según Richard Hays, por ejemplo, Lucas 24 y Juan 5 exigen “una relectura retrospectiva de la Escritura de Israel, una lectura hacia atrás que reinterpreta la Escritura a la luz de una nueva revelación impartida por Jesús y centrada en la persona de Jesús mismo” (Reading Backwards, 77). Este es también el punto de vista de King. Sin embargo, en contraste con esta afirmación, un examen cuidadoso de estos dos pasajes revela que no proporcionan ningún apoyo exegético para la hermenéutica cristocéntrica que se defiende en este libro.

El Argumento de Lucas 24

El argumento exegético de King comienza en Lucas 24, del que se dice que contiene “dos de las declaraciones más conocidas de Jesús sobre la interpretación del Antiguo Testamento” (21). En la primera afirmación, el Cristo resucitado se encuentra con dos discípulos en el camino de Emaús y les reprende por no haber aceptado la enseñanza del Antiguo Testamento de que el Mesías debía sufrir y morir: "¡Hombres insensatos y lentos de corazón para creer en todo lo que han dicho los profetas! ¿No era necesario que el Cristo padeciera estas cosas y llegara a su gloria?" (vv. 25-26) A esto le sigue la descripción que hace Lucas de lo que ocurrió después: "Entonces, comenzando por Moisés y por todos los profetas, les explicó las cosas escritas sobre Él en todas las Escrituras" (v. 27).

En la segunda declaración conocida, Jesús dice a los once discípulos: “Es necesario que se cumplan todas las cosas que están escritas sobre mí en la Ley de Moisés, en los Profetas y en los Salmos” (v. 44). Según King, estas dos afirmaciones de Lucas 24 proporcionan una base exegética para insistir en que “todo el Antiguo Testamento habla de [Jesús]” (22) y, por tanto, todo pasaje del Antiguo Testamento debe interpretarse a la luz de Él.

En respuesta, hay dos dificultades principales con el argumento de King. El primer problema es que Lucas 24 no llega a demostrar que todos los pasajes del Antiguo Testamento tienen su cumplimiento en Jesús. Un simple recordatorio de los propios versículos deja esto muy claro. Lucas 24:27 dice que Jesús explicó “les explicó lo referente a Él en todas las Escrituras,” pero no dice que todo en el Antiguo Testamento fue escrito acerca de Jesús. Asimismo, Lucas 24:44 dice que “que era necesario que se cumpliera todo lo que sobre mí está escrito en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos,” pero no dice que todo lo que está escrito en la Ley de Moisés y en los Profetas y en los Salmos sea acerca de Jesús. El hecho de que King no reconozca esta simple pero importante distinción hace que su argumento exegético de Lucas 24 carezca por completo de sentido.

Cuando Lucas escribe que Jesús explicó los pasajes del Antiguo Testamento que contienen "las cosas que se refieren a Él" (Lucas 24:27, eso significa simplemente que Él explicó esos pasajes que en efecto hablan de Él; y cuando dijo que “que era necesario que se cumpliera todo lo que sobre mí está escrito en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos” (Lucas 24:44), eso significa simplemente que todas esas cosas que en efecto fueron escritas acerca de Él dentro de estas tres secciones principales del Antiguo Testamento ciertamente se cumplirán. Una aplicación fiel del método gramatical-histórico es suficiente para identificar y entender estos pasajes mesiánicos, y por tanto no hay nada en Lucas 24 que sugiera ni remotamente (a) la insuficiencia del enfoque gramatical-histórico del Antiguo Testamento o (b) la necesidad de una lente interpretativa centrada en Cristo al leer las Escrituras hebreas.

El segundo problema es que Lucas 24 en realidad indica exactamente lo contrario de lo que King argumenta a partir de este pasaje. Según King, el Antiguo Testamento sólo puede entenderse correctamente si se lee a la luz de la revelación del Nuevo Testamento de su cumplimiento en Jesús. Pero en respuesta a la incapacidad de los discípulos para entender que el Mesías debía sufrir y morir, Jesús no afirmó que Él era la clave hermenéutica para desentrañar el significado del Antiguo Testamento, que de otro modo estaría oculto: ¡les reprendió por no creer todo lo que los profetas habían escrito sobre Él (Lucas 24:25)!

En otras palabras, la clara expectativa de Jesús era que estos hombres podían leer y entender -y por lo tanto debían creer– todo lo que el Antiguo Testamento enseñaba sobre Él, aparte de la revelación posterior. ¿Por qué les reprendería Jesús por no creer lo que habría sido inaccesible para ellos (según el punto de vista de King) sin la necesaria luz del Nuevo Testamento? Lucas 24 no socava la suficiencia del método gramatical-histórico para interpretar el Antiguo Testamento en sus propios términos; de hecho, argumenta a favor de él. Lucas 24 no proporciona ningún apoyo exegético para el enfoque cristocéntrico defendido por King.

El Argumento de Juan 5:39-40

El segundo pasaje que King cita como apoyo exegético para la predicación cristocéntrica es Juan 5:39-40, donde Jesús dice a los judíos: “Examináis las Escrituras porque vosotros pensáis que en ellas tenéis vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; y no queréis venir a mí para que tengáis vida.” Según King, la afirmación de Jesús de que las Escrituras del Antiguo Testamento “dan testimonio de mí” proporciona evidencia de que los predicadores “deberían sentirse obligados a relacionar cada texto con Jesús, no sólo los textos que son obviamente sobre Él” (p. 23; énfasis original).

El primer problema con el argumento de King es que la afirmación “las Escrituras dan testimonio de mí” simplemente no equivale a “todos los pasajes de las Escrituras dan testimonio de mí.” King insiste en que el lenguaje de Jesús en este versículo “sugiere que Él tiene en vista más que los textos mesiánicos obvios” (24; énfasis añadido), pero en ninguna parte proporciona ningún apoyo para esta afirmación. ¿Dónde exactamente en las palabras de Jesús – “las Escrituras dan testimonio de mí”- encuentra King la sugerencia de que se está refiriendo a algo más que a textos mesiánicos sobre Él mismo? ¿En qué parte de las palabras de Jesús encuentra el requisito de que los predicadores “relacionen todos los textos con Jesús, no sólo los textos que son obviamente sobre Él” (p. 23)? Si Jesús hubiera dicho que las Escrituras dan testimonio de la creación del universo por parte de Dios, ¿significaría eso que cada pasaje del Antiguo Testamento da testimonio de su obra de creación y debería ser de alguna manera el centro de cada sermón? Juan 5:40 simplemente no dice lo que King dice que dice.

El segundo problema con el argumento de King requiere una mirada más cercana a Juan 5:39-47. En el contexto de Juan 5, Jesús está respondiendo a los líderes judíos que buscaban apedrearlo por su afirmación de ser el Hijo de Dios (v. 18). En respuesta a los judíos, Jesús apela a cuatro testigos para verificar su identidad como el Mesías prometido: Juan el Bautista (vv. 33-35), sus obras milagrosas (v. 36), Dios Padre (v. 37-38) y el propio Antiguo Testamento (v. 39-47). Al apelar a las Escrituras en Juan 5:39-47, el propósito de Jesús no era proporcionar una clave hermenéutica para interpretar el Antiguo Testamento, sino diagnosticar el corazón de incredulidad que había detrás del rechazo de los judíos a Él como el Mesías prometido:

39 Examináis las Escrituras porque vosotros pensáis que en ellas tenéis vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; 40 y no queréis venir a mí para que tengáis vida. 41 No recibo gloria de los hombres; 42 pero os conozco, que no tenéis el amor de Dios en vosotros. 43 Yo he venido en nombre de mi Padre y no me recibís; si otro viene en su propio nombre, a ese recibiréis. 44 ¿Cómo podéis creer, cuando recibís gloria los unos de los otros, y no buscáis la gloria que viene del Dios único? 45 No penséis que yo os acusaré delante del Padre; el que os acusa es Moisés, en quien vosotros habéis puesto vuestra esperanza. 46 Porque si creyerais a Moisés, me creeríais a mí, porque de mí escribió él. 47 Pero si no creéis sus escritos, ¿cómo creeréis mis palabras? (Juan 5:39-47)

Según este pasaje, la razón por la que los judíos no recibieron a Jesús como el Hijo de Dios no es por falta de claridad en el Antiguo Testamento, y no porque les faltara la lente interpretativa necesaria para entender correctamente las Escrituras hebreas. La razón por la que rechazaron a Jesús como Mesías es porque su orgullo, su incredulidad y su falta de amor a Dios les hizo “no querer” venir a Él (v. 40). Según Jesús, si los judíos hubieran creído realmente en lo que enseñaba el Antiguo Testamento -en sus propios términos, en su propio contexto y sin la luz posterior del Nuevo Testamento- habrían creído en su afirmación de ser el Mesías, porque eso es lo que se revelaba claramente en todo el Antiguo Testamento: “Porque si creyerais a Moisés, me creeríais a mí, porque de mí escribió él. Pero si no creéis sus escritos, ¿cómo creeréis mis palabras?" (vv. 46-47). ¿Cómo pueden entonces King y otros afirmar que el Antiguo Testamento sólo puede entenderse correctamente cuando se lee a la luz del Nuevo Testamento?

Conclusión

Al final, King y otros defensores del cristocentrismo deben reconocer que no basta con citar estos pasajes como textos de prueba. Por el contrario, deben estar dispuestos a volver a examinar esta cuestión y responder con más cuidado a una pregunta absolutamente fundamental: ¿En qué parte exacta de Lucas 24 o Juan 5 dicen Jesús o los escritores de los Evangelios que todos los pasajes del Antiguo Testamento se refieren en última instancia a Cristo? ¿Dónde dicen que cada pasaje del Antiguo Testamento debe interpretarse a la luz de la revelación del Nuevo Testamento sobre la persona y la obra de Jesús? Hasta que los defensores del enfoque cristocéntrico del Antiguo Testamento estén dispuestos a abordar esta cuestión con más cuidado, los que afirman la suficiencia del método gramatical-histórico encontrarán sus argumentos exegéticos poco convincentes.


Para un estudio más profundo, véase “Una Evaluación Hermenéutica de la Hermenéutica Cristocéntrica” de Abner Chou y “¿Es ininteligible el Antiguo Testamento sin el Nuevo? Consideraciones importantes sobre la relación entre los Testamentos” de Brad Klassen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s