Esperando y Permaneciendo

Posted on

ESJ_BLG_20211025_01

Esperando y Permaneciendo

Por John MacArthur

Ahora, hijitos, permanezcan en él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza y no nos alejemos de él avergonzados por su venida. (1 Juan 2:28)

Cuando Jesús aparezca, queremos enfrentarlo con confianza. No queremos encogernos de vergüenza y miedo. Y la manera de asegurarnos de que eso no ocurra es ésta: permanecer en Él.

El verbo griego para "permanecer" es menō. Significa permanecer o quedarse. Así que Juan está diciendo básicamente: "Permanezcan en Él. Permanece fiel". Este término es uno de los favoritos de Juan, y es quizás el más famoso utilizado en Juan 15:

4 Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. 5 Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. 6 El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden. 7 Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho. 8 En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos. 9 Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado; permaneced en mi amor. 10 Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor. (Juan 15:4-10)

Permanecer es la marca de la verdadera salvación.

A lo largo de los años, esta idea de permanecer en Cristo ha sido mistificada, interpretada como si se refiriera a alguna experiencia espiritual de alto nivel. No es eso. Sólo significa sostener tu fe en el evangelio y en el Dios del evangelio. Esto es un requisito para evitar la condenación, como reitera Juan:

Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros. (1 Juan 2:19)

¿Cómo permaneces en Cristo? ¿Cómo permaneces en relación con Dios? Permaneces allí permaneciendo comprometido con la verdad. Eso es lo que está diciendo.

No creas ni por un momento que el asunto de la salvación soberana no involucra la voluntad del que se salva, porque eso no es cierto. Lo es. Estamos llamados a permanecer. Nuestra esperanza está asegurada al permanecer.

Juan sabe que hay personas que se van a identificar con el evangelio pero que no van a permanecer fieles a él. Y surge la pregunta: "¿Se salvaron alguna vez y luego se perdieron? ¿Qué pasó? ¿Cómo sabemos quién es un creyente?". Y Juan da una respuesta muy sencilla. La vida eterna permanece en la persona que cree en la verdad y permanece fiel al Dios de la verdad. Los verdaderos cristianos se identifican por permanecer. Si alguien no permanece, sino que llega a negar la verdad, demuestra que nunca fue de los nuestros en primer lugar.

Esta es una de las grandes maravillas de la verdad bíblica: Estamos seguros en la promesa eterna y el propósito y el plan de Dios, pero no aparte de nuestra propia fidelidad. Y las advertencias y los llamados a los creyentes a ser firmes, inamovibles, fieles, leales e inquebrantables impulsan al corazón a obedecer esos llamados y, energizados por el Espíritu Santo, se convierten en el medio por el cual estamos asegurados.

Es lo mismo que lo que creemos sobre la salvación. Por un lado, creemos en la salvación por la soberanía de Dios. Por otro lado, sabemos que Dios sólo salva a los que creen, y que todas las invitaciones y llamados en la Escritura son llamados a creer, no llamados a resignarse a la predestinación.

Todas las grandes doctrinas de la Biblia tienen este tipo de realidad inescrutable en ellas, desde la justificación hasta la santificación y la glorificación. Todo depende del poder y el propósito de Dios, pero no aparte de nuestra fe y nuestra permanencia y nuestro comportamiento piadoso. Usted fue salvado un día, si es que lo es, porque creyó. Estás siendo santificado porque obedeces. Y en la gloria, la recompensa que Dios ha preparado para ti será un reflejo de tu nivel de fidelidad en esta vida.

Así que, por un lado, Dios puede decir: "Te he dado vida eterna, y permanecerás". Por otro lado, Él puede decirnos una y otra vez: "Sé fiel. Permanece. Persevera. No abandones la verdad. Mantente firme".

Esta es una batalla continua en el corazón de cada creyente. A veces nos resistimos a los mandatos de Dios o dudamos de sus promesas. Pero los verdaderos creyentes saldrán victoriosos del otro lado de esa guerra. Y lo hacen viviendo no a la luz de esta vida presente, sino a la luz de la vida futura. Esta esperanza sostiene nuestra permanencia, y también es sostenida por nuestra permanencia.

No puedes vivir en esta esperanza si no permaneces en Cristo. Si has abandonado a Cristo, no tienes derecho a esta esperanza. No tienes ninguna razón para esperar la aparición de Jesucristo, porque traerá la condenación final a los incrédulos.

Eso es lo que dice 1 Juan 2:28: Tu capacidad de estar con confianza ante un Cristo que regresa depende de que permanezcas fiel hasta el final. Nunca estarás ante el Señor cuando regrese, teniendo una esperanza justa, a menos que mantengas una fe permanente en Cristo y en el evangelio.

Pero para aquellos que se mantienen firmes, tenemos una magnífica esperanza. Cuando Cristo aparezca, no tendremos que acobardarnos y tratar de escondernos de Él. Estaremos de pie con valentía, y entraremos en el gozo del Señor.

En el próximo artículo, quiero exponer exactamente lo que sucederá en aquel día – cómo termina exactamente la historia – para que sepas cuál es esa esperanza a la que te aferras.

Este artículo está basado en un sermón que el Dr. MacArthur predicó en 2003, titulado "La Esperanza Purificadora, parte 1".

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s