Cristo, Fuente de Purificación

Posted on

ESJ_BLG_20220621Cristo, Fuente de Purificación

Por Mike Riccardi

 “Y aconteció que estando Jesús en una de las ciudades, he aquí, había allí un hombre lleno de lepra; y cuando vio a Jesús, cayó sobre su rostro y le rogó, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme. Extendiendo Jesús la mano, lo tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante la lepra lo dejó.” Lucas 5:12-13

La vil enfermedad de la piel de la lepra fue diseñada por Dios para ser una imagen o una parábola del pecado humano. John MacArthur la llama una «analogía irresistible» del pecado. La lepra del pecado ha infectado a toda la humanidad hasta el núcleo de nuestro ser. Todas nuestras facultades -nuestras mentes, nuestros corazones, nuestras voluntades, nuestras conciencias- han sido enfermas por la lepra espiritual. Por eso, todos necesitamos la limpieza de esa gran fuente que es la sangre del Señor Jesucristo. Por lo tanto, debemos acudir sólo a él para que nos limpie, y debemos acudir a él precisamente de la forma en que acude este leproso.

Consideremos cinco observaciones de la escena de Lucas 5.

1. La Contaminación del Pecador

Un leproso, impuro y potencialmente peligroso para los demás, llevaba mucho tiempo obligado a vivir aislado según la ley. Por ello, un leproso era a menudo ajeno a las comodidades y los placeres de cualquier tipo de compañía. En algunos casos, le costaba recordar lo que se sentía al tocar a otro ser humano. El hombre de Lucas 5 que se acercó a Jesús habría sido un marginado, un náufrago. La lepra no sólo era contaminante y aislante, sino también eminentemente vergonzosa. La impureza de un leproso se convertía en su identidad, ya que debía gritar «¡Inmundo!», señalando su impureza a cualquier transeúnte.

Al considerar la horrible corrupción de la lepra, debemos vernos a nosotros mismos en este leproso. Qué apropiada es la imagen de la lepra de la corrupción del pecado que nos aflige a cada uno de nosotros por naturaleza. Al igual que la lepra, el pecado ensucia. Isaías 64:6: “ Todos nosotros somos como el inmundo, y como trapo de inmundicia todas nuestras obras justas; todos nos marchitamos como una hoja, y nuestras iniquidades, como el viento, nos arrastran.” Como la lepra, la contaminación del pecado es totalizadora. Toda nuestra constitución está infectada por el pecado. Como la lepra, el pecado aísla. Hace que el hombre no sea apto para la comunión con Dios. Si la impureza física no podía habitar junto a la manifestación de la presencia de Dios y del pueblo en Israel, ¿cuánto más nuestra impureza espiritual nos aleja de la presencia misma de Dios?


La vergüenza de nuestro pecado, si pudiéramos verlo realmente como lo ve Dios, es insoportable. Nuestro pecado es una abominación. Es aborrecible y repulsivo. Es un hedor en la nariz de la santidad.


En nuestro pecado, hemos menospreciado su gloria. Hemos preferido la suciedad a la belleza. Nadie debería querer tener nada que ver con nosotros, y mucho menos el Dios tres veces santo del universo. Somos marginados, sólo aptos para las profundidades del mismo infierno. Si tuviéramos algún sentido de nosotros mismos, gritaríamos de dolor por nuestra traición y pediríamos misericordia a Aquel a quien traicionamos.

2. La Contrición del Pecador

No podemos hacer nada para librar la lepra de nuestros cuerpos. Menos aún pueden nuestros trapos sucios librar la pecaminosidad de nuestras almas. Pero el leproso de Lucas 5 ve a Jesús. Y cuando lo vio, el versículo 12 dice: «Se postró sobre su rostro y le imploró».

Esto es un quebrantamiento total, una humillación total. Este hombre sabe quién es. Sabe que no lo merece, y por eso adopta la postura de humildad, de reverencia, incluso de adoración, como dice en la siguiente palabra: «Señor». Este hombre no trata de suavizar su condición. No dice «Sí, claro. Tengo un poco de lepra, pero en general, creo que soy una persona bastante sana». Ciertamente escuchamos mucho de esa mentalidad hoy en día, cuando los pecadores se halagan y engañan a sí mismos, convencidos de que su pecaminosidad no es tan sucia y vil como la Biblia dice que es.

El leproso viene en plena confesión y reconocimiento de su impureza, al igual que el pecador verdaderamente arrepentido debe venir a Cristo, no poniendo excusas por su pecado, sino confesando abiertamente que está totalmente corrompido, reconociendo que no tiene ninguna esperanza de perdón aparte de la misericordia de Dios. Y así se postra, inclinado en abyecta humildad, y suplica a Dios la gracia inmerecida.

3. La Confianza del Pecador

Pero en un sentido, esto no debería ocurrir. Según la ley de Moisés, este leproso no debería acercarse a nadie, y mucho menos a un rabino. ¿Qué impulsa su santa imprudencia? Considera la confianza de los pecadores. Versículo 12: “Se postró sobre su rostro y le imploró diciendo: ‘Señor, si quieres, puedes limpiarme.’”

Este hombre sabe que es un marginado. Sabe que no debe estar cerca de Jesús. Siente intensamente el dolor de su profanación, su aislamiento y su vergüenza. Reconoce que es totalmente indigno. Está desesperado.

Las personas que son verdaderamente conscientes de su necesidad, cuyas aflicciones las han postrado en el polvo, tienen esta santa desesperación, este santo abandono, que dice: “¡Sé que no debo hacerlo! ¡Sé que no tengo derecho a su misericordia! Pero tengo que ir a él. Tengo que llevarle mi impureza.”

Amado pecador, tú y yo debemos venir de la misma manera. Tal vez te hayan enseñado a pensar que la suciedad de tu inmundicia debería impedirte venir a Jesús. Pero no, si vienes a él con humilde contrición, postrado en el polvo, y movido por una santa desesperación, alimentada por la fe confiada en que Jesucristo es el Hijo de Dios nuestro Salvador, ¡deja que toda costumbre y toda precaución sean arrojadas al viento! Ven a Cristo para limpieza.

4. La Limpieza del Salvador

¿Cómo responde el Señor a la contaminación del pecador, a la contrición del pecador y a la confianza del pecador? En la perfecta limpieza del Salvador, versículo 13, «extendió su mano y lo tocó».

Ni una sola persona en Israel, y ciertamente ningún rabino se habría acercado a la distancia de un leproso (Lv 5:3), pero Jesús no retrocede. Jesús extiende su mano y toca a este hombre.

Gracias a la santidad, pureza y limpieza de Jesús, cuando toca al leproso, éste queda limpio. La impureza del leproso no contamina la pureza de Jesús. Jesús infecta a este hombre con el contagio del cielo, y el toque de la limpieza del Salvador supera la impureza del pecador.

A Jesús no le repele la impureza, no de alguien como este leproso, que está destrozado por los efectos de la caída, que está humillado por ello y que pide misericordia por ello. No, a Jesús le repele más el leproso arrogante que no siente su vergüenza, que no viene a pedir la limpieza, sino que confía en su propio poder para limpiarse. ¿Pero al pecador desesperado y consciente de su incapacidad? Jesús se acerca a él. Incluso en su contaminación.

Y así, si sientes el dolor y la vergüenza de tu pecado, ¡está bien! Deberías hacerlo. Pero no dejes que eso te aleje de Jesús.


Deja que el dolor y la vergüenza de tu pecado te lleven a Jesús, porque la limpieza de su justicia supera la impureza de tu pecado.


En eso consiste el Evangelio. Jesús toma sobre sí tu contaminación (2 Cor 5:21) y luego se instala en tu interior (Ef 3:17). Dios Hijo atraviesa ese abismo infinito entre el cielo y la tierra, entre lo divino y lo humano, asumiendo para sí una naturaleza humana plena y genuina. Vive la vida perfecta de obediencia que a ti se te ordenó vivir, pero que no viviste. Luego va a la cruz para cargar con tu impureza en su propio cuerpo (1 Pe 2,24).

Este Salvador no elimina tu lepra espiritual de los puertos espirituales seguros del cielo. No, él arriesga su propia piel. Literalmente. Se acerca. Te abraza a ti, pecador, y a tu pecado, en sus propios brazos. Te pone como una oveja sobre sus hombros, y él mismo sufre el terrible castigo de la ley por tu impureza, de tal manera que él -y tú también, unido a él- sale limpio del otro lado.

¡Qué Salvador tenemos! Se entregó a sí mismo por nosotros para redimirnos de todo acto ilícito y para purificar -limpiar- a un pueblo de su propiedad.

5. La Compasión del Salvador

Cuando este leproso se acerca a Jesús, suplicándole que lo limpie, Jesús podría haber sanado a este hombre desde una distancia segura con el mando de su voz. ¿Por qué lo toca? Lucas no lo menciona aquí, pero el relato paralelo de Marcos 1:41 dice: «Movido por la compasión, Jesús extendió la mano y lo tocó».

Este pecador cae de bruces ante la fuente de toda limpieza, aquel que este hombre cree que puede limpiarlo, si tan solo estuviera dispuesto. En una hermosa muestra de compasión, Jesús inicia el contacto humano que este hombre habría deseado.

Y el Señor expresa esa compasión no sólo con un toque, sino también con esta gloriosa respuesta: «Quiero, se limpio». Y ¡qué ternura debió de haber en el rostro de Jesús al decir eso! Piensa en cómo tu propio corazón, por muy pecador que sea, se hincha de compasión por los afligidos. Imagina, entonces, qué compasión brotó en el santo corazón del Salvador cuando miró a esta miserable criatura, y sonrió, y dijo: «Estoy dispuesto».

Los creyentes no tienen por qué dudar de la voluntad de Cristo de rescatarnos de nuestra impureza. Él está dispuesto; está lleno de compasión por los pecadores. Si te acercas a él como lo hizo este leproso, humillado, desesperado, avergonzado de tu pecado, pero confiado en su poder para salvar, te recibirá.

Y así, al incrédulo, al leproso espiritual, a ti que todavía trabajas bajo las cargas de tu pecado, te invito a venir a Cristo, la fuente de la limpieza, para tu salvación. La lepra de tu pecado requería tu aislamiento, tu destierro de la presencia de Dios. Jesús soportó ese destierro en lugar de su pueblo, para que pudiéramos ser aceptados, acogidos y restaurados. Todavía mira a los pecadores a los ojos y sonríe, y dice: «Estoy dispuesto». Todavía habla y toda la creación obedece. ¿Qué podría alejarte de un Salvador tan amable, compasivo y glorioso? Trae tu pecado al que está dispuesto y es capaz de limpiarte.

Y al creyente, a ti que sabes que tu lepra ha sido limpiada pero que, como yo, vuelves tan a menudo a tu impureza: Os invito a venir a Cristo, la fuente de la limpieza, una y otra vez cada día. Al pecar de nuevo, debemos acudir a Cristo de nuevo. Y, alabado sea Dios, él nos recibe.

Se acercó a ti cuando estabas lleno de lepra. ¿Cuánto más ahora que sólo traes los restos del pecado? ¿Cuánto más dice: «Estoy dispuesto», cuando ya se ha producido la limpieza definitiva? Este es el Salvador que acoge a los pecadores.

Por eso, acude a él, cada mañana, con pleno reconocimiento de tu lepra, y dile: «Señor, aquí estoy de nuevo. Me he vuelto a manchar, me he vuelto a avergonzar, pero Señor, si tú quieres, puedes limpiarme». Nuestro Cristo, no es sólo benevolente. No es sólo compasivo. Está dispuesto y es capaz.

Y esa compasión sin límites -enraizada no en ningún sentimentalismo, sino en su propia cruz manchada de sangre- debería hacer que quisiéramos arrancar de raíz todo vestigio de pecado restante en nuestras vidas. No podemos vivir en el pecado del que él murió para liberarnos. Debemos ser impulsados, por su propia belleza, a hacer la guerra a nuestro pecado. ¡Qué motivación para la santidad es un Salvador compasivo!

Fuente


Mike Riccardi es profesor asociado en el departamento de teología de The Master’s Seminary. También es el pastor de los ministerios de alcance local y pastorea el grupo de confraternidad GraceLife en Grace Community Church.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s