La Hermenéutica del Dispensacionalismo 2ª. Parte

Posted on

ESJ_BLG_20230106_01 - 1

La Hermenéutica Del Dispensacionalismo (2ª. Parte)

(HERMENEUTICA DISPENSACIONAL)

POR MICHAEL VLACH

Las Profecías del Antiguo Testamento que no se Repiten en el Nuevo Siguen Siendo Relevantes

La cantidad de material del Antiguo Testamento es considerablemente mayor que la del Nuevo Testamento. Alrededor del diez por ciento del Antiguo Testamento se cita o alude en el Nuevo Testamento, pero gran parte del Antiguo no se reafirma ni se repite en el Nuevo. Lo mismo ocurre con las profecías del Antiguo Testamento. Muchas profecías y promesas del Antiguo Testamento no se repiten en el Nuevo. Además, hay profecías y promesas del Antiguo Testamento que aún no se han cumplido literalmente.

Entonces, ¿qué hacemos con las profecías y promesas no repetidas y/o no cumplidas? ¿Qué hay de la predicción de Isaías 2 de que las naciones de la tierra acudirán a Jerusalén en busca de instrucción durante una época de paz y armonía internacional? ¿Cómo entendemos Isaías 11:6-10 y su predicción de que el reino animal será restaurado? ¿Qué hay de la predicción de Deuteronomio 30 de que el Israel nacional será salvado y restaurado permanentemente a su tierra con un corazón nuevo después de haber sido dispersado por las naciones? ¿Cómo entendemos el mensaje de Zacarías 14 de que tras un ataque internacional a Jerusalén el Señor volverá a la tierra y reinará sobre todas las naciones?

¿Cómo debemos considerar estas profecías en la actualidad? ¿Asumimos que siguen siendo relevantes y que se cumplirán en el futuro? ¿O asumimos que la falta de reafirmación en el Nuevo Testamento significa que ya no son significativas o que se han cumplido espiritualmente? El Dispensacionalismo afirma que las profecías no repetidas y no cumplidas del Antiguo Testamento todavía son relevantes y todavía se cumplirán-literalmente. Las profecías del Antiguo Testamento no tienen que repetirse en el Nuevo Testamento para que su relevancia permanezca. La expectativa de cumplimiento sigue existiendo. Las profecías incumplidas del Antiguo Testamento se cumplirán en algún momento en el futuro. Si Dios ya se reveló sobre algo en el Antiguo Testamento, su importancia permanece aunque el Nuevo Testamento no lo repita explícitamente. Como afirma Saucy:

En resumen, las predicciones del Antiguo Testamento sobre los tiempos futuros del Mesías hasta la recreación cósmica total deben entenderse como todavía válidas a menos que el Nuevo Testamento indique positivamente lo contrario. En lugar de hacerlo, veremos que los escritores del Nuevo Testamento, a grandes rasgos, dan pruebas positivas de su creencia en la validez continua de las predicciones del Antiguo Testamento. [1]

Varias razones apoyan la continua relevancia de las profecías no repetidas y no cumplidas del Antiguo Testamento. La primera es el carácter de Dios. El hecho de que Dios diga o prediga algo una vez debería bastarnos para aceptar su relevancia continua, a menos que las Escrituras digan lo contrario. Si Dios lo predijo, entonces debe suceder como Él dijo. Segundo, Jesús dijo que todo lo que está en la Ley y los Profetas (es decir, el Antiguo Testamento) debe «cumplirse» (ver Mateo 5:18). Tercero, ningún pasaje del Nuevo Testamento afirma que sólo los pasajes del Antiguo Testamento que se repiten en el Nuevo deben seguir considerándose relevantes. En cuarto lugar, la falta de mención en el Nuevo Testamento no significa que las afirmaciones del Antiguo Testamento queden revocadas o dejen de ser relevantes. Como afirma John Feinberg: “Si el NT rechaza explícitamente una institución del AT, etc., queda anulada. Pero si Dios afirma un punto una vez (el AT), ¿por qué debe repetirlo en el NT para que siga siendo cierto y operativo? Si Dios no rechaza explícita o implícitamente la enseñanza del Antiguo Testamento, ¿por qué suponer que queda anulada sólo porque el Nuevo Testamento no la repite? [2] No es un argumento del silencio afirmar que las promesas del Antiguo Testamento a Israel siguen vigentes “porque Dios ya rompió el silencio en el AT y nos dio su pensamiento.” [3]

Paul Feinberg también afirma este principio y dice que nuestra opinión por defecto debería ser que las promesas y profecías anteriores siguen vigentes a menos que el Nuevo Testamento diga explícitamente lo contrario. Utilizando a Israel como ejemplo, afirma:

El hecho de que Israel no tenga una posición más central [en el Nuevo Testamento] se debe a que la Iglesia pasa a ser central en la historia de la salvación. Pero más allá de eso, ¿por qué algo que es claramente un asunto de la revelación del Antiguo Testamento tiene que repetirse en el Nuevo Testamento para que siga teniendo validez? ¿No debería ser justamente lo contrario? ¿No debería considerarse que las promesas del Antiguo Testamento siguen vigentes a menos que el Nuevo Testamento diga lo contrario? [4]

Aplicando también este principio a Israel, Arnold Fruchtenbaum señala que la falta de reafirmación en el Nuevo Testamento podría significar simplemente que no es necesario decir nada más sobre el asunto:

Aunque Jesús hubiera guardado silencio total, eso no refutaría una restauración nacional. Podría significar simplemente que no había nada que añadir a lo que ya se había revelado sobre el tema. Una doctrina importante del Antiguo Testamento, como la restauración nacional de Israel, no puede descartarse simplemente basándose en un argumento del silencio. [5]

En quinto lugar, los escritores del Nuevo Testamento asumieron la veracidad de las enseñanzas y profecías del Antiguo Testamento, que era su Escritura. Cuando Pablo dijo que toda la Escritura es inspirada, se refería principalmente a las Escrituras del Antiguo Testamento (véase 2 Tim. 3:16). Saucy señala que los escritores del Nuevo Testamento asumieron la relevancia de las profecías del Antiguo Testamento: “Por tanto, cuando nos encontramos con el argumento hermenéutico del silencio, debemos recordar que las profecías del Antiguo Testamento estaban en las Escrituras y en la mente de los escritores del Nuevo Testamento y de su audiencia. Si ese es el caso, ¿por qué deberíamos pensar que es necesario que las profecías se reiteren en el Nuevo Testamento?.” [6]

En sexto lugar, el Nuevo Testamento reafirma las profecías del Antiguo Testamento y su significado. Aunque no se cumplió con la primera venida de Jesús, tanto Jesús como Pablo se refieren al acontecimiento de la abominación desoladora predicho por Daniel (véase Mateo 24:15; 2 Tesalonicenses 2:3-9; cf. Daniel 9:27). Además, el Nuevo Testamento ofrece una amplia validación de las promesas y los pactos. En Romanos 9:3-5 Pablo declaró que las “promesas” y los “pactos” seguían perteneciendo a Israel. En cuanto al papel del Israel nacional, Pablo declaró que «los dones y la vocación de Dios son irrevocables» (Rom. 11:29). Como observa Saucy, “las declaraciones de validación de Pablo en Romanos 9:3-5 y 11:26, 29-implican que estas promesas conservan su significado del Antiguo Testamento a menos que se indique lo contrario.” [7]

Debemos estar abiertos a que el Nuevo Testamento nos instruya que ciertos asuntos del Antiguo Testamento ya no permanecen. [8] Este es el caso del Pacto Mosaico, incluyendo sus sacrificios y leyes alimentarias. Pero cuando se trata de promesas y pactos incondicionales, debemos aceptar lo que Dios reveló sobre estos asuntos y no exigir que se repitan antes de aceptar su continua relevancia. El punto de vista dispensacional es resumido por Saucy: “El hecho de que las predicciones del Antiguo Testamento no sean todas reiteradas con la misma prominencia en el Nuevo Testamento no significa que ya no sean válidas y que no quepa esperar que se cumplan.” [9]

Las Expectativas Escatológicas Del Antiguo Testamento Se Reafirman En El Nuevo Testamento

Este punto puede clasificarse mejor como una observación que como un principio hermenéutico específico, pero es importante para el pensamiento dispensacional. Gran parte del Nuevo Testamento aborda el ministerio del Siervo Sufriente de Jesús: su muerte, sepultura y resurrección, y lo que esto significa para la Iglesia. Pero el Nuevo Testamento también contiene muchas secciones dedicadas a la escatología y los eventos asociados con el reino venidero de Dios, Israel, el Día del Señor, el anticristo, el rapto, la Segunda Venida de Jesús, etc. La mayoría de los sistemas no dispensacionalistas se centran en el papel salvador de Jesús y en la salvación humana individual. Pero el dispensacionalismo también tiene en cuenta otras cosas importantes. Como sistema dedicado a comprender los propósitos históricos multidimensionales de Dios, el dispensacionalismo considera seriamente las reafirmaciones neotestamentarias de la escatología del Antiguo Testamento.

A continuación se examinan los capítulos del Nuevo Testamento en los que la escatología ocupa un lugar destacado:

· Mateo 24-25 y Marcos 13: Acontecimientos relacionados con el regreso de Jesús

· Lucas 17: Segunda venida de Jesús

· Lucas 21: Acontecimientos relacionados con la destrucción de Jerusalén en el año 70 d.C. y el regreso de Jesús

· Romanos 8: Restauración de la creación

· Romanos 11: Salvación del Israel corporativo

· 1 Corintios 15: Orden de la resurrección y naturaleza del cuerpo resucitado

· 1 Tesalonicenses 4: Rapto

· 1 Tesalonicenses 5: Día del Señor

· 2 Tesalonicenses 1 : Segunda venida de Jesús

· 2 Tesalonicenses 2: Acontecimientos del Día del Señor

· 2 Pedro 3: Día del Señor

· Apocalipsis 6-18: Acontecimientos en el periodo de la tribulación

· Apocalipsis 19: Segunda Venida de Jesús

· Apocalipsis 20: Reino Milenario de Jesús y los Santos

· Apocalipsis 21:1-22:5: Estado Eterno

A continuación se presentan algunos ejemplos en los que el Nuevo Testamento reafirma las expectativas de la escatología del Antiguo Testamento. Estos ejemplos revelan una gran continuidad entre las expectativas del Antiguo Testamento y la interpretación que de ellas hace el Nuevo Testamento. El Nuevo Testamento anticipa el cumplimiento literal de las expectativas del Antiguo Testamento, aunque dicho cumplimiento se produzca en el futuro.

El Mesías Gobernará Israel Desde el Trono de David

El Antiguo Testamento predijo que el último descendiente de David, el Mesías, se sentaría en el trono de David y gobernaría sobre Israel para siempre. Esto se afirma en Lucas 1:32-33 cuando Gabriel le dijo a María acerca de Jesús: “el Señor Dios le dará el trono de su padre David; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.”»

Israel Liberado de sus Enemigos

Tanto el pacto Abrahámico como el Davídico prometían a Israel la liberación de sus enemigos. Esto se reafirma en Lucas 1:69-74a

69 y nos ha levantado un cuerno de salvación
en la casa de David su siervo,
70 tal como lo anunció por boca de sus santos profetas desde los tiempos antiguos,
71 salvación de nuestros enemigos
y de la mano de todos los que nos aborrecen;
72 para mostrar misericordia a nuestros padres,
y para recordar su santo pacto,
73 el juramento que hizo a nuestro padre Abraham:
74 concedernos que, librados de la mano de nuestros enemigos. (énfasis añadido)

Restauración de las Doce Tribus de Israel

Algunas secciones proféticas del Antiguo Testamento predijeron la restauración de las doce tribus de Israel (véase Ezequiel 37:19). Varios pasajes del Nuevo Testamento afirman esta expectativa. En Mateo 19:28 Jesús afirma que los doce apóstoles “juzgarán a las doce tribus de Israel” en relación con el hecho de que Jesús se sentará en el trono de Su reino y el cosmos será restaurado. Lucas 22:29-30 reafirma esto: “y así como mi Padre me ha otorgado un reino, yo os otorgo que comáis y bebáis a mi mesa en mi reino; y os sentaréis en tronos juzgando a las doce tribus de Israel.” Así que en dos ocasiones Jesús afirmó la expectativa del Antiguo Testamento de una restauración de las doce tribus de Israel. [10]

Con Hechos 26:6-7a Pablo dijo que estaba “Y ahora soy sometido a juicio por la esperanza de la promesa hecha por Dios a nuestros padres: que nuestras doce tribus esperan alcanzar.” Incluso después de la ascensión de Jesús, un apóstol sigue hablando de la importancia de las doce tribus de Israel. También, Apocalipsis 7:4-8 menciona la importancia de 144,000 de las doce tribus de Israel, con cada tribu enumerada. [11] La mención de cada tribu en el último libro del Nuevo Testamento reafirma esa importancia de las doce tribus literales de Israel.

La Abominación de la Desolación

El profeta Daniel predijo una próxima abominación desoladora que afectaría al templo de Jerusalén (véase Daniel 9:27; 11:31). Jesús apeló a Daniel en relación con este acontecimiento venidero: “Por tanto, cuando veáis la abominación de la desolación, de que se habló por medio del profeta Daniel, colocada en el lugar santo (el que lea, que entienda),” (Mt. 24:15). Esto demuestra que Jesús esperaba que las profecías del Antiguo Testamento sobre Israel y el templo se cumplieran literalmente.

Señales Cósmicas

La referencia de Jesús a los señales cósmicas (sol, luna, estrellas) en Mateo 24:29 se basa en las expectativas declaradas en Isaías 13:10 y Joel 2:10 con respecto a las señales cósmicos en el Día del Señor.

La Peor Época de la historia

La afirmación de Jesús de que la “gran tribulación” venidera será la peor época de la historia de la humanidad (véase Mateo 24:21) se corresponde con Daniel 12:1b: “Será un tiempo de angustia cual nunca hubo desde que existen las naciones hasta entonces.”

La Reunión de Israel

Isaías 27:12-13 predijo que el pueblo de Israel sería reunido en relación con una trompeta después de un período de intensa prueba. Esto se reafirma en Mateo 24:31: “Y Él enviará a sus ángeles con una gran trompeta y reunirán a sus escogidos de los cuatro vientos, desde un extremo de los cielos hasta el otro.”»

El Juicio de las Naciones

Joel 3 predijo un juicio de las naciones gentiles a favor de Israel después del juicio del Día del Señor. Mateo 25:31-46 reafirma un juicio venidero de las naciones gentiles justo después de un tiempo de tribulación cuando Jesús regrese y se siente en Su glorioso trono Davídico. Como dice 25:31-32a “Pero cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los ángeles con Él, entonces se sentará en el trono de su gloria; y serán reunidas delante de Él todas las naciones; y separará a unos de otros.” Los que superen este juicio entonces “heredarán el reino preparado para vosotros” (véase Mateo 25:34). Mateo 25 reafirma la expectativa del Antiguo Testamento de que a la tribulación seguirá la venida del Señor a la tierra para juzgar a las naciones y comenzar Su reino.

El Restablecimiento del Reino de Israel

El Antiguo Testamento predijo que la nación de Israel sería salvada y restaurada con las bendiciones del reino. El día de la ascensión de Jesús, los apóstoles reafirmaron esta expectativa: “Entonces los que estaban reunidos, le preguntaban, diciendo: Señor, ¿restaurarás en este tiempo el reino a Israel?” (Hechos 1:6). Así pues, tras cuarenta días de instrucción sobre el reino de Dios por parte de Jesús resucitado (véase Hechos 1:3), los apóstoles reafirmaron la expectativa del Antiguo Testamento de un reino restaurado para el Israel nacional.

Restauración de Todas las Cosas

Varios pasajes del Antiguo Testamento predicen que el reino del Mesías restaurará la creación (véase Isaías 11; 65). En Hechos 3:20-21 Pedro afirmó que se avecinaba un “período de restauración de todas las cosas” predicho por los profetas del Antiguo Testamento que ocurriría con la segunda venida de Jesús. El término “restauración” es el mismo que se utiliza en Hechos 1:6 en relación con la “restauración” del reino a Israel. Así, la restauración de todas las cosas incluye la creación y la restauración del Israel nacional.

El Mesías Gobernará las Naciones

El Salmo 2:9 predijo que el Mesías gobernaría las naciones de la tierra con “vara de hierro.” Apocalipsis 19:15a indica que Jesús cumplirá este texto en su segunda venida a la tierra: “De su boca sale una espada afilada para herir con ella a las naciones, y las regirá con vara de hierro.” Apocalipsis 2:26-27 también afirma que la iglesia compartirá este reinado sobre las naciones. Así, el Antiguo Testamento predijo que el Mesías reinaría sobre las naciones y el Nuevo Testamento reafirma esta expectativa.

Anticristo

Daniel ofreció varias profecías sobre una persona anticristo que viene en secciones como Daniel 7:8-9; 9:27; y 11:36-45. En 1 Juan 2:18 el apóstol Juan declaró: “Hijitos, es la última hora, y así como oísteis que el anticristo viene.” Así, Juan afirmó un anticristo personal venidero. Segunda de Tesalonicenses 2:3 predice la venida de un «hombre de pecado» que entra en el templo de Dios declarándose Dios. Apocalipsis 13 predice una figura anticristo que exige la adoración de sí mismo. Estas predicciones concuerdan con Daniel 9:27 y 11:36. El Nuevo Testamento revela una gran continuidad con el Antiguo Testamento sobre el anticristo.

Israel y el Nuevo Pacto

Isaías 59 es un capítulo del Nuevo Pacto que revela que la confesión de pecado de Israel tendrá como resultado que el Libertador venga a Sión y que el Espíritu de Dios sea puesto sobre Israel (59:20-21). La mención que hace Isaías de “Mi Espíritu que está sobre vosotros” pone de relieve que se trata de un texto del Nuevo Pacto. En Romanos 11:26-27 Pablo declaró que “todo Israel será salvo” y luego citó Isaías 59:20-21 para mostrar la incorporación de Israel al Nuevo Pacto cuando venga el Libertador. Así pues, la salvación de Israel y su entrada en el Nuevo Pacto es una predicción del Antiguo Testamento reafirmada por Pablo.

El Día del Señor

El Día del Señor es uno de los temas principales del Antiguo Testamento. Implica un tiempo venidero de gran angustia para Israel y de juicio para los incrédulos de todo el mundo (véanse Isaías 13; Joel 2-3). El Día del Señor es futuro y llega cuando nadie lo espera. Estas ideas del Antiguo Testamento se reafirman en el Nuevo Testamento. Pablo, escribiendo en los años 50 d.C., dijo que el Día del Señor “vendrá como ladrón en la noche,” trayendo destrucción sobre los incrédulos (véase 1 Tesalonicenses 5:1-3). Este Día era a la vez futuro y llega inesperadamente según Pablo. Pedro también declaró que el Día del Señor era futuro: “Pero el día del Señor vendrá como ladrón, en el cual los cielos pasarán con gran estruendo, y los elementos serán destruidos con fuego intenso, y la tierra y las obras que hay en ella serán quemadas” (2 Pe. 3:10).

El Día del Señor también implica la “apostasía” venidera y la revelación del “hombre de pecado” que entrará en el templo de Jerusalén y se declarará Dios (2 Tesalonicenses 2:3-5). Esto se relaciona con el acontecimiento de la abominación descrito en Daniel 9:27. Se podría decir mucho más sobre este tema, pero tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento presentan el Día del Señor como un futuro evento cataclísmico para Israel y el mundo que llegará de forma inesperada.

El Cielo y la Tierra Sacudidos

Hebreos 12:26 afirma que todavía tiene que ocurrir el temblor de la tierra predicho en Hageo 2:6: “Porque así dice el Señor de los ejércitos: «Una vez más, dentro de poco, yo haré temblar los cielos y la tierra, el mar y la tierra firme.” Lo que Hageo predijo con respecto a otro temblor de la tierra todavía tiene que suceder.

El Templo Estructural de Dios

Las profecías del Antiguo Testamento predijeron la importancia de un templo estructural en Jerusalén (véase Dan. 9:24, 27). Al predecir acontecimientos futuros en el Día del Señor, Pablo se refirió al «templo de Dios» en 2 Tesalonicenses 2:4. Apocalipsis 11:1-2 también se refiere al «templo de Dios y el altar» en Jerusalén. Así, el Nuevo Testamento reafirma la importancia de un templo estructural venidero de Dios.

Para resumir, el Dispensacionalismo cree que hay mucha continuidad entre las expectativas proféticas del Antiguo Testamento y cómo los escritores del Nuevo Testamento vieron estas expectativas. El Nuevo Testamento espera el cumplimiento literal de las profecías del Antiguo Testamento. El Nuevo Testamento no reinterpreta ni transforma las expectativas del Antiguo Testamento. Las predicciones del Antiguo Testamento relativas a la “recreación cósmica” se mantienen y afirman en el Nuevo Testamento. Como afirma Saucy:

En resumen, las predicciones del Antiguo Testamento sobre los tiempos futuros del Mesías hasta la recreación cósmica total deben entenderse como todavía válidas a menos que el Nuevo Testamento indique positivamente lo contrario. En lugar de hacerlo, veremos que los escritores del Nuevo Testamento, a grandes rasgos, dan pruebas positivas de su creencia en la validez continua de las predicciones del Antiguo Testamento. [12]

El Progreso de la Revelación no Anula ni Transforma las Promesas Incondicionales a la Audiencia Original

Otro principio de la hermenéutica dispensacional tiene que ver con los destinatarios originales de las promesas del Antiguo Testamento. Los destinatarios originales son importantes. El dispensacionalismo cree que el cumplimiento de las profecías y promesas involucra a las personas a quienes las profecías y promesas fueron originalmente dadas. Esto es cierto para las promesas a individuos y entidades corporativas como Israel y otras naciones. Por tanto, el Dispensacionalismo afirma que las promesas y profecías deben cumplirse con las audiencias a quienes las promesas y profecías fueron hechas. Si una promesa o profecía del Antiguo Testamento se hace incondicionalmente con una persona o grupo específico, entonces debe cumplirse con esa persona o grupo. Aunque otros también puedan beneficiarse de ella, una promesa o profecía debe cumplirse con el pueblo al que fue hecha. Si una promesa involucra al Israel nacional, entonces el cumplimiento debe ocurrir con el Israel nacional. Los gentiles y la iglesia, a veces, se beneficiarán de las promesas hechas a Israel, pero Israel debe ver el cumplimiento de las promesas que se la han hecho.

El dispensacionalismo también se toma en serio la integridad de Dios y sus promesas. Las promesas a un público específico contienen un componente ético e implican la credibilidad del prometedor. Cuando se hace una promesa, se crea una expectativa que conlleva una obligación. Blaising señala:

Una promesa conlleva una obligación. Cuando alguien hace una promesa, no se limita a afirmar algo, sino que hace algo. Está estableciendo una relación y creando una expectativa que conlleva una obligación moral. No cumplir una promesa es faltar a la palabra dada. Es un asunto serio. Una vez hecha la promesa, se ha establecido una relación y se ha creado una expectativa basada en la integridad personal. [13]

Como muestra esta cita, las promesas y las personas a las que se hacen promesas están inseparablemente unidas. Las promesas transmiten al público una expectativa que conlleva una obligación moral. Gálatas 3:15 afirma que los pactos no pueden alterarse una vez que se han hecho: “Hermanos, hablo en términos humanos: un pacto, aunque sea humano, una vez ratificado nadie lo invalida ni le añade condiciones.” Pablo presenta aquí un argumento de menor a mayor. Incluso con pactos humanos no se puede alterar con razón un pacto una vez que se ha hecho. Hacerlo sería una violación del pacto. ¡Cuánto más sería una violación cambiar los pactos de Dios! Paul Feinberg pregunta con razón: “¿Cómo puede Dios ser veraz y cambiar el significado de sus promesas?” [14] Darrell Bock observa: “Dios mantiene sus compromisos con aquellos con quienes los hace originalmente.” [15]

Puesto que Dios es un Dios cumplidor de promesas, cumple sus promesas incondicionales en la forma en que las reveló. Esto se aplica a Israel, como explica John Feinberg:

Si una profecía o promesa del Antiguo Testamento se hace incondicionalmente a un pueblo determinado y todavía no se cumple para ellos, incluso en la era del Nuevo Testamento, entonces la profecía todavía debe cumplirse para ellos. Mientras que una profecía dada incondicionalmente a Israel tiene un cumplimiento para la iglesia si el NT la aplica a la iglesia, también debe cumplirse para Israel. El progreso de la revelación no puede cancelar las promesas incondicionales. [16]

La incondicionalidad de las promesas a Israel garantiza que el NT ni siquiera retira implícitamente esas promesas a Israel. [17]

El dispensacionalismo afirma lo que George N. H. Peters afirmó sobre las expectativas relativas a Israel: “Si no se pretendía ninguna restauración; si todo debía entenderse de forma típica, o espiritual, o condicional, entonces sin duda el lenguaje estaba eminentemente calculado para engañar a los oyentes. . . .” 18

Pablo afirma la vigencia de las promesas de Dios a Israel. En Romanos 11:28-29 Pablo declaró que Israel “son amados por causa de los padres” y que “los dones y el llamamiento de Dios son irrevocables.” Los “dones” probablemente implican las grandes bendiciones de Romanos 9:4 que incluyen “los pactos . . . y las promesas.” El significado de estos versículos es sorprendente. Un apóstol del Nuevo Testamento afirma que los pactos y promesas del Antiguo Testamento todavía pertenecen a Israel.

En resumen, el Dispensacionalismo cree que las promesas incondicionales deben cumplirse con el pueblo al que se le hicieron las promesas.

Los Cumplimientos se Producen con las dos Venidas de Jesús

El cristianismo tradicional afirma dos venidas corporales de Jesús a la tierra: una pasada desde nuestra perspectiva y otra futura. Pero las implicaciones de esta realidad no siempre se han tenido suficientemente en cuenta. ¿Cómo se relacionan las dos venidas de Jesús con los pactos, promesas y profecías de la Biblia? ¿Se cumplieron todas con la primera venida de Jesús? ¿Se cumplirán todas con su segunda venida? ¿O el cumplimiento implica ambas venidas? Sabemos que Jesús dijo que todas las cosas de la Ley y de los Profetas se cumplirán y se cumplirán (ver Mateo 5:17-18). Y en Jesús todas las promesas de Dios son “Sí” (ver 2 Cor. 1:20). Entonces, ¿cómo aborda el Dispensacionalismo las dos venidas de Jesús y el cumplimiento de los pactos, promesas y profecías de la Biblia?

Como se dijo anteriormente, las promesas, profecías y pactos de la Biblia cubren una amplia gama de asuntos, incluyendo al Mesías, Israel, las naciones, la tierra, el Día del Señor, el reino, las bendiciones físicas, las bendiciones espirituales y muchas otras áreas. Pasajes como Deuteronomio 30, Levítico 26, Isaías 60-66, Jeremías 30-33, Ezequiel 36-48, y los Profetas Menores combinan muchos de estos elementos al igual que otros pasajes. Pero, ¿cuándo se cumplirán?

Los teólogos no dispensacionalistas a veces enfatizan el cumplimiento de la primera venida de Jesús sobre el cumplimiento de la segunda venida cuando se trata de las promesas de Dios. Supuestamente, la mayoría o toda la profecía bíblica se cumplió con la primera venida de Jesús. Por ejemplo, Goldsworthy dice: “Quiero afirmar categóricamente que TODA la profecía se cumplió en el evento evangélico de la primera venida de Jesús….” [19] El dispensacionalismo, sin embargo, enfatiza el cumplimiento tanto de la primera como de la segunda venida. Muchas profecías y promesas se cumplieron con la primera venida de Jesús, en particular las relacionadas con el sufrimiento y la resurrección de Jesús (véase Hechos 3:18). Sin embargo, muchas profecías sobre el reino terrenal de Jesús esperan su cumplimiento con el regreso de Jesús. A la vez que acepta las muchas profecías que se cumplieron con la primera venida de Jesús, el Dispensacionalismo también tiene en cuenta las profecías bíblicas que aún deben cumplirse.

Tiene sentido que si Jesús viene a la tierra dos veces, entonces el cumplimiento de las profecías bíblicas se relacionaría con ambas venidas. No tenemos que forzar todos los cumplimientos en una de Sus venidas. Tampoco tenemos que elegir cuál de las dos venidas de Jesús es más importante. Ambas son infinitamente significativas. Las dos venidas de Jesús pasarán a la historia como los acontecimientos más importantes de la historia. La primera venida es el clímax de la redención y expiación de Jesús. Mientras que la segunda venida trae el Día del Señor y el reinado de Jesús. Ambas venidas armonizan perfectamente. [20]

Para profundizar un poco más, la historia bíblica revela tres etapas de cumplimiento de las promesas y profecías del Antiguo Testamento: (1) cumplimiento pasado en los tiempos del Antiguo Testamento; (2) cumplimiento de la primera venida de Jesús; y (3) cumplimiento de la segunda venida de Jesús. La interpretación exacta de la Biblia implica discernir cuándo se han cumplido o se cumplirán ciertas profecías.

En primer lugar, algunas promesas y profecías se cumplieron en la historia del Antiguo Testamento. Las profecías sobre Abraham teniendo un hijo, Israel convirtiéndose en una nación, la posesión inicial de Israel de la tierra prometida, y las promesas de dispersión y cautiverio por desobediencia se cumplieron (al menos parcialmente) en tiempos del Antiguo Testamento antes de Jesús. En segundo lugar, las profecías relativas a la llegada del Mesías, el ministerio del Siervo Sufriente, la inhabitación permanente del Espíritu Santo y la salvación mesiánica que se extiende a los gentiles se cumplieron con la primera venida de Jesús. Y en tercer lugar, algunas profecías esperan su cumplimiento futuro con la segunda venida de Jesús. La abominación desoladora que predijo Daniel sigue siendo futura (véase Mateo 24:15). Jesús consideró futuras las señales cósmicas del Día del Señor (véase Mateo 24:29). El regreso de Jesús a la tierra aún está por venir según Mateo 24:30-31. La venida del Anticristo aún no se ha producido (2 Tesalonicenses 2:3). En Lucas 19:11-27 Jesús dio una parábola para mostrar que el reino de Dios no iba a aparecer inmediatamente (ver v. 11). Los detalles relativos al Día del Señor en 1 Tesalonicenses 4-5 y 2 Tesalonicenses 1-2 esperan su cumplimiento en el futuro. Así pues, aunque muchas profecías se han cumplido en la historia del Antiguo Testamento o con la primera venida de Jesús, otras esperan su cumplimiento en el futuro.

Por tanto, el Dispensacionalismo afirma que el cumplimiento de las profecías, promesas y pactos ocurre con ambas venidas de Jesús. Todo lo que no se cumplió con la primera venida de Jesús se cumplirá en Su segunda venida. No hay necesidad de forzar todos los cumplimientos en la primera venida solamente o en la segunda venida solamente. Ambas son significativas.

En Hechos 3:18-21 se encuentra apoyo bíblico para el cumplimiento tanto de la primera como de la segunda venida. Con respecto a la primera venida de Jesús, Pedro dijo: “Pero Dios ha cumplido así lo que anunció de antemano por boca de todos los profetas: que su Cristo debería padecer” (Hechos 3:18). Así que Jesús “cumplió” las profecías del Antiguo Testamento relativas al sufrimiento del Mesías. Este es el primer cumplimiento. Pero luego con Hechos 3:20-21 Pedro enfatizó el cumplimiento de la segunda venida. Mencionó la “restauración de todas las cosas” asociada con la segunda venida de Jesús: “y Él envíe a Jesús, el Cristo designado de antemano para vosotros, a quien el cielo debe recibir hasta el día de la restauración de todas las cosas, acerca de lo cual Dios habló por boca de sus santos profetas desde tiempos antiguos.” El futuro envío de Jesús trae la “restauración de todas las cosas” también predicha en los profetas del Antiguo Testamento. Esta restauración es el reino de Dios en su plenitud sobre la tierra (véase Mateo 19:28). Así pues, la restauración venidera de todas las cosas espera el regreso de Jesús.

Esto tiene implicaciones prácticas para entender el cumplimiento de las profecías del Antiguo Testamento. Si una promesa o profecía del Antiguo Testamento no ha ocurrido todavía, no tenemos que espiritualizar la promesa para hacerla encajar con la primera venida de Jesús. Como explica J. C. Ryle:

Creo que hemos acariciado un hábito arbitrario y temerario de interpretar los textos del primer advenimiento literalmente, y los textos del segundo advenimiento espiritualmente. Creo que no hemos entendido correctamente “todo lo que los profetas han dicho” sobre el segundo advenimiento personal de Cristo, como tampoco lo hicieron los judíos sobre el primero. [21]

Un oponente del Dispensacionalismo, Oswald Allis, admitió que “las profecías del Antiguo Testamento, si se interpretan literalmente, no pueden ser consideradas como cumplidas todavía o como capaces de cumplirse en esta era presente.” [22] Allis tiene razón. El dispensacionalismo enfatiza ambas venidas de Jesús para el cumplimiento completo de las promesas, profecías y pactos de Dios. Vemos la gloria de Dios y de Cristo con el cumplimiento de la primera y la segunda venida. Celebramos a Jesús como Siervo Sufriente (primera venida) y Rey Reinante (segunda venida).

______________________________

1 Saucy, “The Progressive Dispensational View,” 161.

2 John Feinberg, “Systems of Discontinuity,” 76.

3 Ibid. Énfasis en el original.

4 Paul Feinberg, “Hermeneutics of Discontinuity,” 124. Énfasis en el original.

5 Arnold G. Fruchtenbaum, Israelology: The Missing Link in Systematic Theology (Tustin, CA: Ariel, 1994), 203.

6 Saucy, The Case for Progressive Dispensationalism , 34.

7 Ibid., 35.

8 Hebreos 8:8-13 revela que el Pacto Mosaico fue sustituido por el Nuevo Pacto. Además, Jesús y Pedro revelaron que las leyes alimentarias del Antiguo Testamento ya no se aplican a esta época (ver Marcos 7:19; Hechos 10:15).

9 Saucy, “The Progressive Dispensational View,” 160–61.

10 Se han añadido los énfasis de este párrafo.

11 Los énfasis de este párrafo se han añadido.

12 Saucy, “The Progressive Dispensational View,” 161.

13 Blaising, “Israel and Hermeneutics,” en The People, the Land, and the Future of Israel , 160.

14 Paul Feinberg, “Hermeneutics of Discontinuity,” 120.

15 Darrell Bock, “How Should the New Christian Zionism Proceed?” in The New Christian Zionism: Fresh Perspectives on Israel & The Land , ed. Gerald R. McDermott (Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 2016), 311.

16 John Feinberg, “Systems of Discontinuity,” 76. Énfasis en el original.

17 Ibid.

18 George N. H. Peters, The Theocratic Kingdom of Our Lord Jesus, the Christ as Covenanted in the Old Testament , vol. 2 (Grand Rapids: Kregel, 1988), 51.

19 Graeme Goldsworthy, Preaching the Whole Bible as Christian Scripture (Grand Rapids: Eerdmans, 2000), 93. “TODO” está en el original.

20 Creemos que la segunda venida de Jesús implica la Tribulación de siete años, que es el Día del Señor, y el reino que Jesús trae.

21 Ryle, Are You Ready for the End of Time? , 46.

22 Oswald T. Allis, Prophecy and the Church (Phillipsburg, NJ: Presbyterian and Reformed Publishing, 1947), 238.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s