Porque Contiendo: 2ª. Parte

Posted on

ESJ_BLG_20230109_02 - 1Porque Contiendo: 2ª. Parte

Por John MacArthur

El libro de Judas se abre con las palabras: “a los llamados, amados en Dios Padre y guardados para Jesucristo.” Judas abre su carta asegurando a los creyentes que no sólo son guardados por Jesús, sino para Él. La carta termina de manera similar:

Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída y para presentaros sin mancha en presencia de su gloria con gran alegría, al único Dios nuestro Salvador, por medio de Jesucristo nuestro Señor, sea gloria, majestad, dominio y autoridad, antes de todo tiempo, y ahora y por todos los siglos. Amén. (Judas 24, la cursiva es mía)

Entre estos sujetalibros tranquilizadores hay una carta aterradora. Judas advierte de la presencia y el poder de los falsos maestros. Es casi como si supiera que necesitaba dar seguridad a los creyentes al principio y al final de la carta para que no perdieran el corazón y la fe. La epístola, con todo lo que tiene que decir sobre los falsos maestros, está entre corchetes con estas firmes afirmaciones sobre la seguridad del creyente como alguien llamado, amado y guardado.

El versículo 3 es un pasaje muy interesante: “Amados, por el gran empeño que tenía en escribiros acerca de nuestra común salvación…”

Judas comienza diciendo a los creyentes que tenía otra cosa en mente cuando empezó a escribir esta carta. Anhelaba escribir una carta alentadora sobre la salvación. Quería celebrar lo que Cristo había hecho. Pero no pudo. Algo se lo impedía.

Continúa: “he sentido la necesidad de escribiros exhortándoos a contender ardientemente por la fe que de una vez para siempre fue entregada a los santos” (Judas 3b, la cursiva es mía). Aunque Judas deseaba escribir sobre las glorias de la salvación, sabía que estaba obligado a otra tarea. Sintió la necesidad de hacer otra cosa.

Parece que hubo ocasiones en que los escritores bíblicos tenían algo que deseaban decir, pero el Espíritu Santo se lo impidió. Del mismo modo, en 1 Corintios 9, Pablo escribió: “pues estoy bajo el deber de hacerlo” (1 Cor. 9:16). Este era el peso tangible de la inspiración. El Espíritu Santo guiaba a los escritores bíblicos para que escribieran exactamente como Él quería.

La palabra que se usa para necesidad es un verbo que tiene la noción de compresión, de estar presionado, encerrado, incluso bloqueado. Judas no tenía otra opción que escribir lo que el Espíritu le estaba presionando. El mensaje que el Espíritu quería que escribiera era claro: exhortar a los creyentes a contender ardientemente por la fe que de una vez para siempre fue entregada a los santos. La palabra que Judas usó para contender es la palabra griega agon; se usaba comúnmente para referirse a un anfiteatro o estadio. El término español agonía se deriva de agon, porque era en estos estadios de tipo anfiteatro donde los gladiadores luchaban, se celebraban juegos y combates de lucha.

Cuando Judas dice a los creyentes que necesitan contender por la fe, quiere que los creyentes visualicen el polvo de la arena. Quiere que los creyentes se vean a sí mismos como en una especie de combate de gladiadores espirituales. Y el tiempo del verbo que usa Judas indica que esta sería una lucha de por vida. Esto es similar a las palabras de Pablo en 1 Timoteo 6 cuando exhorta a Timoteo a pelear la buena batalla de la fe (6:12).


No se pretende que los creyentes se deslicen fácilmente por la vida. Su vida ha de ser una lucha sin fin, un combate de gladiadores espirituales durante toda la vida.


Pablo escribió a los gálatas que agonizaba (agon) en su ministerio tanto por la perfección de los santos como por la verdad (Gal. 1:28-29). Un pastor debe luchar por la edificación de los creyentes, por un lado, y por la verdad, por otro. No estoy seguro de cómo obedecer estos mandamientos más que luchando cuando la verdad, en cualquier punto, está bajo ataque.

La primera batalla pública en la que participé dio como resultado mi libro Los Carismáticos. Había una institución asociada en aquellos días que vino a mi lado para ayudarme a contender por la verdad. Esta institución tomó cada capítulo del libro y reimprimió cada capítulo individualmente en su revista mensual. Hace algunos años, transmitimos esa misma serie de enseñanzas a través de nuestro programa de radio, Grace to You. Esa misma institución ahora se negó incluso a reproducir el contenido a través de sus estaciones de radio. Ya no me apoyaban. La batalla se había vuelto demasiado candente, el costo demasiado alto.

Ese fue mi primer combate público.

La siguiente batalla formidable fue sobre El Evangelio Según Jesucristo. En ese libro intenté defender el señorío de Cristo. Defendía que Jesús es el Señor y debe ser reconocido como tal. Sin embargo, hace poco leí un tuit de uno de los graduados de mi propio seminario. El graduado tuiteó: “Busco liberar a tantos como sea posible de los errores de la salvación del señorío que esclavizan el alma, matan la libertad, afligen la conciencia, destruyen la seguridad y confunden la ley con el evangelio.” Este graduado aparentemente se ha cansado en la batalla.

Judas escribe que “algunos hombres se han infiltrado encubiertamente” (Judas 4). Estas “algunos hombres” podrían ser cualquiera: profesores en seminarios, maestros de escuela dominical, escritores, teólogos, incluso pastores. Pero Judas deja claro que se colarán y se sentarán en las bancas y predicarán en los púlpitos, actuando como representantes de Dios. Pero los reconoceremos cuando se alejen de nosotros.

El objetivo de esta herejía era convertir la gracia en libertinaje. La palabra griega para “libertinaje” significa vicio desenfrenado. Esta palabra se encuentra en la lista de vicios de Pablo en Gálatas 5: es inmoralidad de la más repugnante naturaleza. Antinomianismo es otro nombre para el libertinaje. Cuando alguien está ansioso por negar el Señorío de Cristo, es probable que sea porque está creando una teología para acomodar su pecado. La triste verdad es que siempre habrá quienes quieran usar la gracia como una cubierta para el pecado.

Tito aborda este tema. Escribe: “Porque la gracia de Dios se ha manifestado, trayendo salvación a todos los hombres, enseñándonos, que negando la impiedad y los deseos mundanos” (Tito 2:11).


La verdadera gracia no nos enseña a pecar para que la gracia abunde, sino a negar la impiedad.


La verdadera gracia nos enseña a huir del pecado. Pero la inmoralidad, en cambio, exige una teología acomodaticia; la gracia torcida es su exigencia. Aquellos que abogan por esta gracia pervertida son aquellos que fueron marcados de antemano para la condenación.

No es popular hablar de perversiones de la gracia en el clima evangélico actual. La cultura actual quiere aceptar y abrazar a todo el mundo en nombre del “amor abundante” y la “gracia gratuita,” pero eso no es lo que la Palabra de Dios nos ordena. Los falsos cristianos creen que la “gracia” permite una libertad desenfrenada. Estar en contra de eso te hará impopular, pero así es como los creyentes están llamados a contender por la fe.

Me encuentro luchando las mismas batallas una y otra vez: por la pureza de la Palabra de Dios, por su autenticidad, integridad, suficiencia y perspicacia. Me encuentro luchando por el Evangelio, por el arrepentimiento y por la fe en Cristo.

La parte más difícil de la lucha es no llegar a estar tan hastiado de la batalla que pierdas el amor, la compasión y el gozo con las personas que pastoreas semana tras semana. Lo maravilloso de un ministerio a largo plazo es que estás rodeado y apoyado por tantas personas fieles y amorosas que son la prueba viviente de un cristianismo genuino y floreciente. Los pastores harían bien en permanecer en una iglesia el tiempo suficiente para verlo.

La Iglesia de la Gracia es donde he vivido mi vida, y es una vida gozosa. Estoy muy agradecido de ser amado por la gente de esta iglesia; es verdaderamente una gracia para mi alma. Si estoy resentido, es por aquellos que no han estado conmigo en las trincheras. Pero estoy muy agradecido de haber tenido una esposa amada y muchos amigos que han estado a mi lado en esta batalla.

Fuente


John MacArthur es canciller y profesor de ministerio pastoral en The Master’s University and Seminary. También es el pastor-maestro de Grace Community Church, autor, conferenciante y profesor destacado de Grace to You.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s