Demonios

Guerra Espiritual (1a Parte)

Posted on Actualizado enn

Guerra Espiritual (1a Parte)

Gar E. Gilley

(Abril de 1995 – Volumen 1, Número 6)

Según Dickason, Dios olvidó incluir en Su Palabra las instrucciones para la victoria sobre uno de los enemigos más poderosos del cristiano.

Parece que los cristianos no se cansan de tratar de encontrar una nueva manera de tratar con la vida. Se nos recuerda de los atenienses en el Areópago, que, “Porque todos los atenienses y los extranjeros residentes allí, en ninguna otra cosa se interesaban sino en decir o en oír algo nuevo.” (Hechos 17:21). Dentro del cristianismo evangélico de hoy, hay un desfile constante de nuevos enfoques para tratar con nuestros pecados y problemas. Uno de ellos es lo que algunos llaman la “guerra espiritual”. La guerra espiritual se ha vuelto muy de moda en muchos círculos cristianos, a pesar de la falta de apoyo bíblico. Esto se debe a varios factores: la experiencia mística y la orientación de la iglesia moderna, la influencia de elementos carismáticos, el pragmatismo, la entrega de la iglesia a la psicología en los últimos veinte años, y la aprobación de teólogos respetados. Pero la pregunta es, como siempre, se adapta este nuevo movimiento con la Palabra de Dios. Vamos a descubrir que no sólo no se adapta con la Escritura, sino que el movimiento de guerra espiritual es anti-bíblico.

Leer el resto de esta entrada »

Echar Fuera Demonios

Posted on Actualizado enn

clip_image002Echar Fuera Demonios

John Macarthur

Pregunta

¿Qué piensa usted sobre las personas que echan fuera demonios hoy? ¿Fue esto solamente para la era Apostólica? ¿Pueden los cristianos hacer eso hoy?

Respuesta

Buena pregunta. Escribí un libro llamado Equipados para la Batalla y eso le dará más detalles acerca de ello. Déjeme explicarle en una manera breve y condensada si puedo. 

No tenemos el poder de ordenar a los demonios – ese es un poder que le pertenece a Jesucristo. No hubo nadie en el Antiguo Testamento que alguna vez haya exhibido ese poder, ni un profeta, ni un sacerdote, nadie. Esto no es algo que esté relacionado a pertenecerle a Dios – para tener mando sobre el reino de la oscuridad. 

Lo que sucedió cuando Jesús vino al mundo es que el reino de las tinieblas “echó a andar” su principal asalto para obviamente frustrar el propósito de Dios, y el conflicto se elevó a un tono de fiebre. Así que como dije la otra noche, los demonios fueron entonces, pienso, se hicieron más agresivos intentando aferrarse a las almas que estaban dentro de la audiencia a la cual Jesús predicaba, y el conflicto fue enormemente mayor. Pero eso fue sólo una parte de eso; el asunto real fue que, el Mesías, si él iba a salvar almas, a salvar pecadores, tendría que sacar a las personas fuera del reino de oscuridad hacia el reino de Su amado Hijo, como Pablo lo dijo. De esta manera, el Mesías no solamente tenía que demostrar el poder sobre la enfermedad, y poder sobre la naturaleza, sino que El tenía que demostrar poder sobre Satanás y los demonios, no sólo en Su propio nombre, como en su tentación, sino en el nombre de otras personas.

Leer el resto de esta entrada »

¿Pueden los Cristianos Ser Poseídos por Demonios?

Posted on Actualizado enn

¿Pueden Los Cristianos se Poseídos por Demonios?

Tomado de Pulpit Magazine
Can Christians Become Demon-Possessed?

Posted: 23 May 2008 01:47 AM CDT

clip_image001(Por John MacArthur)

Debemos recordar, primero que nada, que la Palabra de Dios es nuestra única fuente confiable de verdad acerca de Satanás y los demonios.

El erudito y teólogo de Princeton Dr. Charles Hodge correctamente advirtió:

Ninguna cantidad de aprendizaje, ni superioridad de talento, ni aun la pretensión a la inspiración, puede justificar un alejamiento de… las verdades enseñadas por hombres cuya inspiración Dios ha testificado. Todos los maestros deben ser llevados a este estándar; y aun si un ángel del cielo enseñare algo contrario a las Escrituras, este debe ser considerado anatema, Gal. 1:8. Es un asunto de gratitud constante que tengamos tal estándar mediante el cual probar a los espíritu si son o no de Dios (Comentario sobre la Epístola a los Romanos [Grand Rapids: Eerdmans, 1972], p. 395).

¿Que dice la Palabra de Dios, la piedra de toque de la verdad? ¿Pueden los demonios habitar o morar espacialmente en un verdadero creyente? ¿Pueden pasar a través de una puerta abierta y convertirse en un ocupante ilegal? Los proponentes de hoy del movimiento de guerra espiritual dicen que sí, pero ellos basan sus respuestas sobre experiencias subjetivas, y no de la Palabra de Dios. La Biblia deja en claro que tal afirmación no tiene base justificable.

No hay ningún ejemplo claro en la Biblia donde un demonio haya alguna vez habitado o invadido a un verdadero creyente. Nunca en las epístolas del Nuevo Testamento son advertidos a los creyentes acerca de la posibilidad de ser habitados por demonios. Ni vemos a ninguno reprendiendo, obligando, o echando demonios fuera de un verdadero creyente. Las epístolas nunca instruyen a los creyentes a echar fuera demonios, ya sea de un creyente o de un incrédulo. Cristo y los apóstoles fueron los único quienes echaron fuera demonios, y en cada ejemplo las personas posesionadas por demonios fueron incrédulos.

La enseñanza colectiva de la Escritura es que los demonios nunca pueden morar espacialmente dentro de un verdadero creyente. Una clara implicación de 2 Corintios 6, por ejemplo, es que el Espíritu Santo no puede cohabitar junto con demonios:

¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, Y seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo” (vv. 15-16).

En Colosenses 1:13, Pablo dice que Dios “el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo”. La salvación nos lleva a una verdadera liberación y protección de Satanás. En Romanos 8:37, Pablo dice que conquistamos de forma aplastante a través de Cristo. En 1 Corintios 15:57, él dice que Dios nos lleva en victoria. En 2 Corintios 2:14, el dice que Dios siempre nos lleva en triunfo. En 1 Juan 2:13, Juan dice que hemos vencido al maligno. Y en 4:4, el dice que el Espíritu Santo que esta en nosotros es mas mayor que Satanás. ¿Cómo puede alguien afirmar estas verdades gloriosas, y aun cree que los demonios pueden morar dentro de un creyente genuino?

POSESION DEMONIACA Y LA VERDADERA CONVERSION

Muchas de las voces principales dentro del movimiento de guerra espiritual de hoy son muy rápidas en granizar cada profesión de fe en Cristo como prueba de la salvación. Esto refleja la creencia-fácil que ha barrido esta generación.

Una comprensión cuidadosa de la doctrina de la conversión deja en claro que los demonios no pueden habitar nunca o poseer a un creyente. Jonathan Edwards escribe acerca de la verdadera conversión:

La Escrituras describen la conversión en términos que implican o significan un cambio de naturaleza: nacer de nuevo, ser nuevas criaturas, levantándose de los muertos, ser renovados en el espíritu de la mente, morir al pecado y vivir para la justicia, dejar al antiguo hombre y vestir se del nuevo, ser participantes de la naturaleza divina, etc..

Continúa diciendo que si no hay un verdadero cambio duradero en las personas que creen que son convertidas, su religión es vana, no importa la experiencia que haya tenido. La conversión es un volverse de todo el hombre del pecado a Dios. Dios puede refrenar a gente inconversable pecado, claro, pero en la conversión el se vuelve de corazón y naturaleza del pecado a la santidad. La persona convertida se vuelve enemigo del pecado.

¿Qué, entonces hace que una persona que dice que ha experimentado la conversión, peor cuyas emociones religiosas pronto mueran, dejándolo en la misma persona que era antes? El parece tan egoísta, mundano, insensato, perverso y poco cristiano como nunca. Esto habla fuerte en contra de él que cualquier experiencia religiosa que pudiera hablar por el.

En Cristo Jesús, ni la circuncisión o la incircuncisión, ni una experiencia dramática ni reservada, ni un testimonio maravilloso o embotado cuenta para nada. La única cosa que cuenta es una nueva creación (The Experience That Counts! p. 99).

En Mateo 12, Cristo reprendió a aquellos quienes le seguían solo por presenciar grandes señales y prodigios:

Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo, y no lo halla. Entonces dice: Volveré a mi casa de donde salí; y cuando llega, la halla desocupada, barrida y adornada. Entonces va, y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero. Así también acontecerá a esta mala generación (vv. 43-45).

En lugar de responder con señales y prodigios espectaculares, Cristo señaló su necesidad de salvación. Muchas personas aparentan tener sus vidas en orden. Pero en realidad, no han confiado en Cristo como Salvador y Señor. Sus almas aun están “desocupadas” –esto es, el Espíritu Santo aun no mora en ellos. Aun están abiertos a una invasión demoníaca. Esto no puede ser cierto en aquellos cuyos cuerpos son templos del Espíritu Santo (cf. 2 Cor. 6:16)

De acuerdo a 1 Pedro 1:5, cuando Cristo reina en la vida personal, esa persona es guardada por el poder de Dios. Como resultado: “el maligno no lo toca” (1 Juan 5:18). Cuando el Espíritu Santo habita en una persona, ningún demonio puede establecer la casa como ocupante. El morar de los demonios es solo una evidencia de una falta de salvación genuina.

(Para más acerca de lo que La Biblia dice acerca de Satanás y los Demonios, ve el libro de John Macarthur Equipados Para la Batalla .

¿Conoce Satanás Nuestros Pensamientos?

Posted on Actualizado enn

Nuevo Artículo de Pulpit Magazine

¿Conoce Satanás Nuestros Pensamientos?

Does Satan know our thoughts?
Tomado de: www.sfpulpit.com

Posted: 23 May 2008 06:05 PM CDT

(Por John MacArthur)

Adaptado de Grace Church Q&A session.

¿Puede Satanás escuchar lo que dicen y conocen nuestros pensamientos? ¿Debemos evitar orar en voz alta debido a que Satanás nos puede escuchar?

No hay nada en la Biblia que indique que Satanás sea omnisciente. No hay versículos que digan que el conozca todo o que el pueda leer nuestros pensamientos. Pero el es experto en predecir la conducta humana debido a que la ha visto por mucho tiempo como opera. El puede anticipar lo que usted haga en una situación dada sin conocer sus pensamientos por causa de su conocimiento sobre la humanidad y porque el tiene una mente sobrenatural.

Pero en términos de ser omnisciente y de ser capaz de leer nuestros pensamientos (como Dios puede), la Biblia no da ningún apoyo a esa idea. Nunca nos dice que los ángeles son omniscientes. Y si un santo ángel no es omnisciente, tampoco lo es un ángel caído. Así que, Satanás no puede leer nuestros pensamientos, aún cuando él sea hábil en predecir la conducta humana por causa de que el la ha observado mucho.

Estuve platicando en una conferencia acerca de este problema. Las personas me hacían preguntas como: “¿Cómo trata usted con los demonios?” y “¿Necesitamos un exorcismo para deshacernos de los demonios?” Bueno, hay muchas personas hoy que dicen que sí. Una vez leí un libro sobre liberación en el cual el autor relata de un doctor quien supuestamente liberó de un demonio de sinusitis. Y en este enfoque, siempre que usted piense que tenga un demonio, hay una formula mágica que usted dice o un “implorar de la sangre” –cualquier cosa que la frase quiera decir, no es algo que provenga de la Escritura. La sangre ya ha sido implorada a su beneficio en aquel momento de su salvación y ella cuida de ello.

Hay personas que recomiendan practicas de sesión espiritistas y pequeñas formulas con una connotación cristiana, afirmando que pueden echar fuera demonios, etc. Pero cuando usted va a la Biblia, usted encuentra que el tratar con el diablo es realmente tan simple como ir a Efesios 6 y ponerse la armadura de Dios. Verá, en Efesios 6 dice: “No tenemos lucha contra carne y sangre, sino contra principados y potestades”, ¿cierto? Estamos luchando en contra de demonios y contra Satanás.

Pero ¿Qué debemos hacer acerca de esto? El mejor lugar para averiguarlo es este mismo capítulo, ¿no es cierto? Note que no dice: “Vaya a exorcizar demonios con un exorcismo cristiano”. Ni tampoco dice: “Vaya y busque echar fuera demonios”. Dice: “Vestíos de toda la armadura de Dios”, y lo que realmente consiste esa armadora es la justicia. El corazón de ella es “la coraza de justicia”. La clave es entonces, el vivir en justicia, una vida llena del Espíritu y confiar en el poder soberano de Dios.

Así que, no hay nada en la Biblia que diga que Satanás pueda leer nuestros pensamientos. Ciertamente los demonios pueden escuchar lo que decimos. Ellos pueden entender lo que decimos. Y como lo mencioné antes, ellos son buenos en predecir las respuestas comunes del hombre debido a que ellos han estado en eso por mucho tiempo.

Pero ¿no se preocupe sobre eso! Una mujer me dijo una vez: “Nosotros susurramos”, debido que ella tenia miedo de que los demonios escucharan sus oraciones. Mi respuesta fue: “Bueno, ¡esa es una tontería!” Usted puede acudir tranquilamente ante el trono de la gracia. En el Antiguo Testamento, no dice: “Y David susurró al Señor”, dice: “Y David dijo al Señor” y el fue. Usted nunca escuchará en ningún momento al apóstol Pablo instruirnos acerca de la oración cuando dice: “No hable en voz alta”. Cuando el quería orar, el solo oraba y Satanás no lo molestaba cuando lo escuchaba porque el estaba viviendo en una manera en que Satanás no podía hacerle nada de todos modos. Ese es el punto.