El Problema con la Levadura

Posted on

El Problema con la Levadura

Por Gary E. Gilley

(Octubre de 2000 – Volumen 6, Número 10)

El autor de Underserving, Yet Unconditionally Loved, escribe:

Para muchas personas, la gracia no es más que algo que se tiene que decir con la cabeza inclinada antes de la cena. Pero esa idea, tan sencilla y hermosa como pueda ser, está a años luz de la profundidad del significado presentado en la Escritura acerca de la gracia. Este concepto bíblico de la gracia es profundo, y sus tentáculos son tan de largo alcance y como altamente impactante. Lo estudiaríamos durante toda una década y no nos acercaríamos a sondear en sus profundidades.

No sabía que Lewis Sperry Chafer, fundador del seminario al cual he asistido. Había muerto unos años antes de empezar mis estudios de teología en 1959. Algunos de mis mentores y profesores, sin embargo, le conocían bien. Sin excepción, aún lo recuerdan como un hombre de gran gracia. Fue un defensor de articular la doctrina y un auténtico modelo de su aplicación en toda su vida adulta, especialmente durante sus últimos años. Sinceramente, nunca se arrepienten de haber conocido al Dr. Chafer.

Me encanta la historia que uno de mis mentores me contó de la época en que este querido hombre de Dios llegó a la conclusión de su conferencia final sobre la gracia. Era una tarde calurosa en Dallas, Texas, aquel día de primavera en 1952. El profesor ya de edad (que enseñaba ese semestre en particular desde una silla de ruedas) se enjugó el sudor de su frente. Nadie en la clase se movía hasta que terminó la sesión. Era como si los jóvenes teólogos disfrutaban de lo que habían oído, asombrados con las ideas de su profesor y su entusiasmo acerca de la gracia incomparable de Dios. El caballero canoso puso la silla a la puerta, y cuando encendió la luz, la clase de manera espontánea estalló en aplausos. Cuando el teólogo amado se secó las lágrimas, la cabeza inclinada, levantó una mano, señalando que se detengan. Tenía un comentario final al mirar a través de la sala con una dulce sonrisa. Entre el silencio ensordecedor, el habló en voz baja: “Señores, por más de la mitad de mi vida he estado estudiando esta verdad… Y yo estoy empezando a descubrir de lo que trata la gracia de Dios.”

En cuestión de tres cortos meses, el imponente campeón de la gracia fue conducido a la presencia de su Señor a la edad de ochenta y un años (pp. 57-58).

Tal es el testimonio de los hombres de la gracia – Pablo gritaría un cordial “Amén”. Pero el pueblo de la gracia había estado siendo atacado por personas de la ley. La gente de la libertad había estado siendo atacada por gente de la esclavitud. Esto no debe sorprendernos. Lo que debe y nos sorprende es la frecuencia con que la gente de la gracia puede ser persuadida por la gente de la ley para negociar su libertad por una camisa de fuerza espiritual.

A fin de comprender la gravedad y el horror de este intercambio, Pablo en Gálatas 5, identifica lo que la gente de la gracia pierde en este tipo de intercambio:

  1. Libertad (versículo 1)
  2. Los beneficios de Cristo (versículo 2)
  3. Su esperanza de la justicia (versículo 3)
  4. Relación con Cristo (v. 4 bis)
  5. La vida de la gracia (v. 4b)

Con esto como telón de fondo, el apóstol ahora progresa en sus pensamientos con el uso de dos argumentos:

El contraste entre el cristianismo basado en la ley y la gracia basada en el cristianismo

(Gálatas 5:5,6 Pues nosotros por el Espíritu aguardamos por fe la esperanza de la justicia; 6porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la incircuncisión, sino la fe que obra por el amor.)

äCómo difiere el verdadero cristianismo basado en la gracia del basado en la ley y su primo pervertido legalista? De cuatro maneras:

(1) Es una vida vivida por el Espíritu y no de la Ley
(5:5a …Pues nosotros por el Espíritu…)

El apóstol va a describir en detalle en 5:16-26 lo que significa vivir por el Espíritu. Allí afirma que la vida cristiana no es simplemente una vida de disciplina, buenos hábitos y una vida limpia. Por el contrario, el cristiano debe vivir bajo el poder del Espíritu Santo. El “simplemente decir no” de la marca del cristianismo es prácticamente indistinguible de su contraparte secular y modificación de conducta. La vida bíblica verdadera es muy superior a esta mutación. Además, en otras epístolas, Pablo ha enseñado la inferioridad de la vida legalista. For example: Por ejemplo:

La Ley produce muerte (Romanos 7:10; 8:2), pero el Espíritu produce vida (Gálatas 4:29, Romanos 8:2-4,10; comparar con Juan 3:5).

La Ley produce miedo y miseria, (Romanos 8:15), pero el Espíritu produce esperanza y seguridad (Romanos 8:15 b-16, Efesios 1:13).

La ley esclaviza (Gálatas 3:23; 4:24,25), pero el Espíritu produce libertad (Gálatas 4:29-5:1).

Los Gálatas se habían convencido de que la vida bajo la Ley era superior, Pablo está demostrando que no es así.

(2) Es una vida que se vive por la fe, no por obras
(5:5b por la fe…)

Aquí está el ingrediente perdido en la experiencia cristiana de muchos – hemos perdido el ingrediente de la fe, y los remplazamos con el principio del esfuerzo. La mayoría de los cristianos creen que son salvos por gracia (a través de la fe) pero crecen por el sudor, el trabajo duro y la disciplina.

No hay duda de que el cristiano que está en un progreso espiritual será dedicado y disciplinado. Nadie va a leer la Biblia por nosotros, o nos obligará a orar, o nos hará centrar nuestra mente para adorar. Sino que la imagen del Nuevo Testamento es el de una persona de fe, cuyos esfuerzos surgen de una profunda confianza en un Dios soberano. Nuestro crecimiento en Cristo tendrá lugar en proporción directa a nuestra fe en El.

Es por ello que nos coloca en una variedad de experiencias, incluidos los valles profundos y los hornos calientes. Los cristianos legalistas pierden esta vida de fe. Ellos creen que crecen a medida que asisten a rituales externos: asistencia a la iglesia, el diezmo, memorizar la Biblia, etc. Dios dice que crecer a través de la fe, estas otras cosas surgen de la fe. La observancia del Antiguo Pacto podría hacer de una persona externamente y legalmente limpia, pero no puede cambiar su corazón, la fe en Dios si puede y lo hace.

(3) Es una vida de esperanza más que una vida de ansiedad e incertidumbre
(5:5c aguardamos por fe la esperanza de la justicia)

El cristianismo basado en la ley puede producir personas moralistas, buenos vecinos, excelentes padres, iglesias llenas de gente, pero no puede producir la esperanza de los cristianos. Cuando la eternidad se basa en el rendimiento, siempre hay dudas. Nunca podemos estar seguros de que hemos hecho lo suficiente para agradar a Dios.

Como pastor he observado dos extremos andantes aquí. Por un lado está el arminiano que niega la seguridad eterna y por lo tanto carece de seguridad. Hace poco hablé con un joven que está estudiando para el pastorado en un colegio bíblico arminiano. En nuestra discusión dejó en claro que ni él ni nadie podía estar seguro de su destino eterno. A pesar de que estaba seguro de su salvación en ese momento, creía que algo en el futuro podría hacer fracasar su viaje hacia el cielo, y, lamentablemente, le enviara en picada al infierno.

Irónicamente, el otro extremo se encuentra entre algunos calvinistas, que defienden la doctrina de la preservación que en términos prácticos su punto de vista difiere muy poco de mi amigo arminiano. Tal fue el empuje de un mensaje reciente que tuve la oportunidad de escuchar por un orador de una conferencia. El enseñó que sólo los que “perseveran hasta el fin” se salvarían, y puesto que ninguno de nosotros sabemos si vamos a permanecer – hasta el fin – la garantía de la salvación es una cosa difícil de alcanzar. En contraste, mientras que las Escrituras enseñan la perseverancia, también enseña la seguridad. Nuestra “esperanza de justicia” es el trampolín desde el cual emana una vida piadosa.

Pablo nos dice que los cristianos que viven a través del Espíritu por la fe son los que están esperando pacientemente la esperanza de la justicia. La esperanza de la justicia aquí habla de la consumación de nuestra redención – el estado final de nuestra salvación – la glorificación. El ilustra el cristiano lleno del Espíritu como un ansioso esperando ese día. El no está retorciéndose las manos con la esperanza de que va a caer del cielo a través de una puerta lateral. El sabe su futuro, y espera con confianza.

(4) Es una vida motivada por el amor no por el deber
(5:6 porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la incircuncisión, sino la fe que obra por el amor)

Tenga en cuenta que la circuncisión era idea de Dios. Nunca fue la intención de ser un camino a la salvación – fue simplemente una señal de la relación del pacto de Dios con los Judíos. Como ocurre con muchos símbolos religiosos, la circuncisión había sido alterada a través de los años hasta el punto de que algunos dentro de la iglesia decían que no podían salvarse sin ella.Paul basically says, Pablo básicamente dice, “Tener la circuncisión real no es mas que una operación física. No es gran cosa de cualquier manera – no tiene nada que ver con la salvación”. Hoy en día, él diría lo mismo sobre el bautismo o la comunión – los cuales han sido objeto de modificaciones similares en las manos de algunosWhat does matter?

¿Qué pasa? Nuestra fe (de nuevo) actúa por el amor. Nuestra fe, a través del poder del Espíritu Santo produce el amor en nuestra vida (v. 22) – esta es nuestra motivación, no el deber.

Cuando pienso en la motivación a menudo pienso en el matrimonio. Yo, por ejemplo, me ha sido mandado por Dios amar a mi esposa. No hacerlo es pecado. Sin embargo, si le digo a mi mujer: “Mujer, no te puedo soportar, pero es mi deber de amarte, y así lo haré”, me pregunto lo emocionada que estaría. También me manda amar a Dios, y no hacerlo es pecado. El cristianismo basado en la Ley cumple con su deber (tanto a la esposa como a Dios), pero el cristiano con el poder del Espíritu encuentra al amor siendo producido en su vida (Gálatas 5:22). Ese amor no se genera a partir de sus propios diseños y esfuerzos, sino del Espíritu. No es mi trabajo dar fruto, es el Espíritu Santo. Es mi obligación de cooperar con el Espíritu Santo, para cultivar, podar, regar el suelo (por así decirlo) de modo que crezca el amor como Dios manda. Sin embargo, sólo el Espíritu puede dar fruto.

El carácter de los legalistas
(Gálatas 5:7-12)

Los que defienden el legalismo no sólo están errados, son peligrosos. Por esta razón se molesta Pablo exponer el carácter de estos falsos maestros. Se nos han dado varias marcas de los legalistas a fin de que podamos estar conscientes:

Ellos “interrumpen”
(5:7 Vosotros corríais bien; ¿quién os estorbó para no obedecer a la verdad?)

Como suele ser el caso con Pablo, él está pensando en los deportes. Ultima vez que estuvo con la iglesia de Galacia estaba funcionando bienThey were running in the freedom of grace and were right in stride.. Que se andaban en la libertad de la gracia y estaban justo en pasos grandes. Pero ahora, alguien lo estaba estorbando. La palabra “estorbar” significa “interrumpir”. Cuando un corredor interrumpe su paso, baja su velocidad y en ocasiones es incluso herido.

Al cristiano legalista le encanta encontrar algún cristiano que está disfrutando de su libertad en Cristo y lo avergüenza criticándolo. Cuando esto sucede, una de las primeras cosas a dirigirnos es a un sentido de bendición (4:15). Tenga en cuenta que Pablo no ve esto como una situación desafortunada, sino más bien una situación de desobediencia, “¿Quién os estorbó para no obedecer a la verdad?”

Bob George afirma: “Se me ocurrió que si ‘la verdad os hará libres’ lo contrario también tenía que ser verdad: un error, te pone en la esclavitud. La identificación de este principio era un punto decisivo importante para mí. La verdad te hace libre, el error te ata” (Classic Christianity, p. 21).

Crean (su propio mensaje)
5:8 Esta persuasión no procede de aquel que os llama)

Antes de que puedan discutir el punto, Pablo deja muy claro que el mensaje que habían aceptado no era el mensaje de Dios. Esta es una de las cosas más difíciles que martillean nuestras cabezas hoy en día. Hay un montón de mensajes en la iglesia. Muchos suenan maravillosos. Algunos parecen funcionar. Sin embargo, no son el mensaje de Dios, porque no provienen de la Palabra de Dios

Contaminan
(5:9 Un poco de levadura leuda toda la masa de la masa)

La levadura es una sustancia como el hongo que produce la fermentación en la masa. Cuando se coloca en la masa impregna toda la masa. Se utiliza casi siempre en la Escritura como una referencia al mal. A veces es un símbolo de la moral y el mal espiritual (Mateo 16:6-12; I Corintios 5:6), a veces de la corrupción doctrinal como aquí.

Moralmente, un poco de pecado tolerado en la iglesia, pronto se arrastrará por todo el cuerpo espiritual (I Corintios 5:6). Doctrinalmente, la tolerancia al error es progresiva. En la mayoría de las denominaciones y organizaciones cristianas de esta digresión puede ser fácilmente localizada.

Es por eso que a veces hacen un gran alboroto sobre los errores doctrinales de las organizaciones cristianas o líderes que son realmente sólidos en muchas áreas. Por ejemplo, no decimos mucho sobre las sectas, porque ya se han corrompido con herejía. Pero cuando surgió una organización como Promise Keepers, a menos de una década atrás, con muchas áreas de corrección doctrinal, ¿por qué desafiamos tan agresivamente sus errores (véase Think on These Things, Volume 1, Issue 3,4; Volume 3, Issues 1-7)? Porque los errores relativamente menores hoy resultarán en grandes lagunas mañana. Un poco de levadura fermenta toda la masa. Es porque hemos hecho caso omiso del hecho de que la iglesia está en tal condición hoy

Están condenados
(5:10 Yo confío respecto de vosotros en el Señor, que no pensaréis de otro modo; mas el que os perturba llevará la sentencia, quienquiera que sea)

Pablo parece tener confianza genuina que cuando los verdaderos creyentes leyeran esta carta verían las herejías que estaban empezando a abrazar. En cuanto a los impostores, Pablo ve sólo el juicio. Dios tiene un precio grande para los que se atreven a violar a sus ovejas. Ese precio no puede ser pagado en esta vida, pero si habrá pago.

Conspiran
(5:11 Y yo, hermanos, si aún predico la circuncisión, ¿por qué padezco persecución todavía? En tal caso se ha quitado el tropiezo de la cruz.

Si usted no puede vencer a un hombre sobre la base de lo que enseña, la próxima mejor cosa es la de socavar su carácter. Si usted está dispuesto a mentir y calumniar, puede apostar que alguien estará dispuesto a escuchar, no importa cuán lejos pueda estar fuera de base.

Aquí, estos mentirosos falsos maestros están diciendo a los Gálatas que Pablo ha cambiado de opinión sobre la circuncisión y, al parecer la ley. En un momento Pablo había predicado en contra de estas cosas, pero más recientemente ha visto la luz y ha venido. Pablo rápidamente rompe este mito al señalar que todavía está sufriendo la persecución a manos de los Judíos por sus opiniones sobre estas cuestiones. Si Pablo realmente había cambiado de opinión sobre la ley el ya no sería perseguido porque el tropiezo de la cruz sería quitado.

La cruz es un obstáculo, porque se encuentra en el camino de los esfuerzos del hombre. Es siempre un recordatorio de que sin el sacrificio de Cristo todos están condenados. Es un monumento a la incapacidad del hombre – él no puede salvarse a sí mismo. Todo lo que hay que hacer para nuestra salvación se hizo ya en la cruz.

Este mensaje siempre ha ofendido a las personas que quieren la ayuda de Dios, o que quieren ser autosuficientes. Pero Pablo no dará marcha atrás en esta buena noticia y, como resultado la gente ofendida constantemente le perseguía. El no estaba solo, y buscará usted en vano en las Escrituras, sobre un intento de encontrar un verdadero predicador que fuera popular con las masas durante mucho tiempo. El precio de decir la verdad es un público ofendido. Lutero señaló que la iglesia está en el mejor estado cuando Satanás la atacador todos lados. Tenía razón.

Son contradictorios
(5:12 ¡Ojalá se mutilasen los que os perturban!)

Una de las señales de advertencia que caracteriza a la mayoría de las enseñanzas falsas y filosofías es que uno no puede vivir de manera coherente con sus enseñanzas. Esto fue cierto en Galacia, como ahora señala Pablo. William Hendriksen observa: “Debido a que los judaizantes, que estaban perturbando a los Gálatas creían que una mutilación física es de poco valor espiritual, que los dejen ser coherentes y corten de manera más radical. Déjenlos ir que se vayan, y se castren a sí mismos, haciéndose eunucos de sí mismos como los sacerdotes de Cybele, en sus salvajes ‘devociones’.”

Cuando Pablo cierra su ataque a los legalistas, lo hace con lo que algunos consideran ser la declaración más severa en sus escritos. Comenzó su ataque deseándoles la condenación eterna sobre estos falsos maestros, y concluye deseándoles la castración (1:8,9).

Podemos preguntarnos cómo estas expresiones obvias de ira pueden conciliarse con nuestra marca mansa y humilde del cristianismo de hoy. O bien el apóstol estaba fuera de línea, o nosotros. ¿Con qué frecuencia tenemos la cara roja de enojados por alguien pervirtiendo las preciosas verdades de la Escritura? ¿Seríamos tolerantes, si viviéramos en el siglo primero, de los muy falsos maestros de los que Pablo tan descaradamente condena? Que nuestros corazones se enojen por las cosas que hagan enojar el corazón de Dios.

Un comentario sobre “El Problema con la Levadura

    nelly sandoval escribió:
    4 noviembre 2009 en 2:11 pm

    Gracías. Otra vez están llenos de la Sabiduria de Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s