Libertad en Cristo

Posted on

image Libertad en Cristo

Es crucial que usted entienda la naturaleza de la libertad cristiana. Como cristiano, no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia (Rom. 6:14). Libertad de la ley no significa que los principios de la justicia revelada en la ley del Antiguo Testamento son ahora anulados. Esto no quiere decir que los Diez Mandamientos no son aplicables a su vida presente. Esto no significa que se puede someter a las normas santas de Dios a la preferencia personal. Es evidente que no quiere decir que estén libres de cualquier exigencia moral.

¿Qué significa? Esto significa que los cristianos no están obligados a observar el ritual del Antiguo Testamento. No tenemos que sacrificar animales, observar las leyes de pureza ceremonial, y celebrar todas las lunas nuevas y las fiestas y sacrificios. No tenemos que seguir las leyes dietéticas dadas a Israel por medio de Moisés. Somos libres de todo eso.

Del mismo modo, obviamente, estamos libres de toda ceremonia religiosa gentil y superstición. Sea cual sea nuestra religión o herencia, en Cristo somos libres de todas las características de la misma. Ahora vivimos por la gracia de Dios, que tiene el principio de la verdadera justicia incluida en ella.

En otras palabras, nuestra vida espiritual no se rige únicamente por un código externo, sino por la gracia de Dios, que opera en nosotros para cumplir los requisitos justos de la ley (Rom. 8:4). La gracia nos enseña a renunciar a la impiedad y a los deseos mundanos, y a vivir sobria, justa y piadosamente (Tito 2:12). Y la gracia nos da poder para vivir una vida santa.

Esta tremenda libertad es uno de los aspectos más notables de la vida cristiana. No tenemos ninguna necesidad de ceder a la costumbre o ceremonia u opinión humana. No hay sacerdotes terrenales para interceder entre nosotros y Dios: “Hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (1 Timoteo 2:5.). No es necesario hacer una peregrinación a un templo en algún lugar de adoración; nuestros propios cuerpos son templos del Espíritu Santo (1 Corintios 6:19.). Podemos adorar a Dios en espíritu y en verdad en cualquier momento y en cualquier lugar (Juan 4:23, 24). Lo que pedimos en el nombre de Jesús, Él lo hará (Juan 14:13, 14). El Espíritu Santo es dado a nosotros como nuestro abogado y consolador (vv. 16, 26). Todas las cosas nos pertenecen a nosotros, y somos de Cristo, y Cristo es de Dios (1 Cor. 3:21-23).

Por John F. Macarthur


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B110906
COPYRIGHT © 2011 Grace to You

2 comentarios sobre “Libertad en Cristo

    jose pizzingrilli escribió:
    6 septiembre 2011 en 9:16 pm

    Saludos y mil bendiciones para Ud. y ese ministerio de exponer la palabra en forma clara y sin compromisos con el hombre, tal como el Apóstol Pablo lo hizo en su tiempo. Esta actitud suya al exponer la palabra,corresponde a un mover del Espíritu Santo para estos tiempos finales, donde el hombre, como siempre, ha torcido la voluntad del Todopoderoso YHVH Sebaot, tomando un texto, sacando un contexto y dando un pretexto. Y no me refiero al que vive en oscuridad, en el mundo…Ahora bien, hay un aspecto que es determinante en exponer y es acerca del diezmo y los pactos. Bien sabemos que estas costumbres, datan del tiempo del templo en Israel(Ambos) y que Dios lo dictaminó por causa de la no heredad sobre la tribu de Leví y por su mision de mantener la adoracion ante el arca del pacto y el templo como tal. Pues bien, El maestro y Rey de Reyes Jesucristo tenia tan claro estas cosas, que predijo la destruccion del templo y su reedificacion en tres dias, asi como tambien, declaro en una forma contundente acerca de su persona:”Yo soy, el camino,La verdad y la Vida y nadie va al Padre sino a través de mi” Juan 14:6, esto es :Yo soy los atrios, el lugar Santo y el Lugar Santisimo…lo que deja a la luz que al vivir por gracia y ya no bajo la ley, estamos liberados de asistir a un templo como tal para adorar la presencia de Dios,puesto que ” “El Dios que hizo el mundo y todo lo que en él hay , puesto que es Señor del cielo y de la tierra, no mora en templos hechos por manos de hombres , ni es servido por manos humanas, como si necesitara de algo, puesto que El da a todos vida y aliento y todas las cosas.”Hechos 17:24-25, Lo que subraya que no tenemos que hacer las erogaciones del diezmo y pactos, que por cierto, es Dios quien pacta con los hombres y no al reves; ademas ya el ultimo pacto lo realizó A través de Jesucristo Mismo, lo que ,junto al reino del Milenio, constituye el pacto postrero.Debemos pues, predicar el evangelio del Reino que esta definido por el libro de Hechos de los apostoles, claro esta, bajo la guia de Jesus a traves de los evangelios y el resto de libros del Pacto Renovado, ese que es casa por casa, si es posible todos los dias y no encerrados en un templo donde, nos contaminamos del mas puro espiritu religioso Grecorromano. Te invito, en lo personal, a que seamos portavoces de estas verdades, asi como lo vienes desarrollando, y enfrentar lo que sea necesario, como citaste en este maravilloso reportaje, “Aun a costo de nuestra vida” ya que, y tomando las palabras del Hermano Apostol Pablo:”Para mi el vivir es Cristo y el morir es ganancia” Filipenses 1:21.

    link escribió:
    7 septiembre 2011 en 12:45 pm

    genial y verdadero!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s