Por Qué No Hay Vampiros Judíos

Posted on

clip_image001Por Qué No Hay Vampiros Judíos

Por Clint Archer

Además de las objeciones banalmente previsibles -zombis, demoníaco, canibalismo asesino -hay consideraciones hermenéuticas para no ser un vampiro que son dignas de investigación. La razón, por ejemplo, que no hay vampiros judíos es totalmente diferente de la objeción que abrigan los Testigos de Jehová. Ambos afirman el mismo versículo del Antiguo Testamento (Génesis 9:4, Levítico 17:11, entre otras cosas), pero por razones muy diferentes.

Por qué no hay testigos de Jehová chupadores de sangre.

En noviembre de 2007, un muchacho de catorce años, Dennis Lindberg rechazó la transfusión de sangre necesaria para salvar su vida. Después de que la quimioterapia para la leucemia había destruido sus células rojas de la sangre, la transfusión de sangre de un donante disponible es la forma más sencilla, y la única manera de salvar la vida del muchacho.

Los médicos le explicaron que con la transfusión tenía un 70% de posibilidades de vivir hasta los 19 años de edad, pero sin él estaría muerto en cuestión de días. Dennis fue criado como Testigo de Jehová. Este grupo religioso no suele negarse a recibir tratamiento médico, pero en el caso de las transfusiones de sangre por lo general enseñan que está en contra de la voluntad de Jehová permitir la sangre de otra persona en su cuerpo. Puesto se cree que la sangre contiene el alma humana, al mezclar la sangre se deja a la persona impura e inaceptable para Dios.

Curiosamente, los padres de Dennis estaban a favor de permitir la transfusión para salvar su vida, pero él tenía más miedo de decepcionar a Jehová de lo que estaba de la muerte. El Estado de Washington llevó al niño a la corte para obligarlo a dar su consentimiento. Después de escuchar a los padres, tutores, trabajadores sociales y médicos, Meyer el juez que preside hizo esta declaración:

“No creo que la decisión de Dennis es el resultado de alguna coerción. Él es maduro y entiende las consecuencias de su decisión. No creo que Dennis está tratando de cometer suicidio. Esto no es algo con lo que Dennis se topo, y el cree que con la transfusión él quedará impuro e indigno.”

El juez dictaminó que el chico de catorce años tenía el derecho de rechazar una transfusión. El joven Dennis murió más tarde ese día.

Uno tiene que admirar el valor y convicción que este adolescente presento. Pero también hay que llorar la tragedia del malentender versículos de la Biblia.

Génesis 9:4Pero carne con su vida, que es su sangre, no comeréis.”

La hermenéutica de los Testigos de Jehová sale mal cuando toman la palabra hebrea “nephesh” (alma / espíritu / vida) demasiado literalmente, y no como una sinécdoque de la vida. Ellos creen que poner la sangre de alguien en tus venas es mezclar sus impurezas espirituales con tu alma en un tipo de hepatitis espiritual.

clip_image002Por qué no hay vampiros judíos.

La hermenéutica judía es más sencilla. Moisés dijo que no lo hiciera, eso es suficientemente bueno para ellos. Ningún Judío de sangre roja jugaría con esta ley. El consumo de sangre era la delgada línea roja que ni Saúl la cruzaría (cf. 1 Sam 14:32-34).

Esto deja fuera algo más que los deseos vampirescos, el filete tártaro y el sushi son también eliminados en el menú. Incluso en el Nuevo Testamento, en el concilio de Jerusalén los Judíos mesiánicos consideran el bistec raro como repugnantemente pagano como idolatría y fornicación (Hechos 15:20).

Por qué los cristianos beber la sangre de Jesús.

Lo que los Judíos extrañaron fue que la preciosidad de la sangre era prevista como una imagen. Era una sombra de la realidad que se materializó en la sangre de Cristo. Es en el Nuevo Testamento que la importancia de la sangre comienza a hacerse clara.

clip_image003 La sangre de Cristo es mencionada más de treinta veces en el Nuevo Testamento, que es tres veces más que la cruz y cinco veces tan a menudo como la muerte de Cristo se menciona en otras formas. Esto hace de la sangre el término principal de la obra expiatoria de Cristo.

Luego, en Juan 6:54-55 Jesús dijo: “El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero. Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida.

Esa es una metáfora que puede hincar el diente. Muchos malentendidos, tomado demasiado literalmente (como los Testigos de Jehová y los católicos) y se apartan. Los cristianos en el siglo primero eran acusados ​​frecuentemente de canibalismo. La hermenéutica es importante.

Una breve historia de la salvación esbozada en la sangre:

  • La sangre se requirió en Edén, para cubrir la desnudez de Adán y Eva después de su primer pecado.
  • La sangre fue derramada en Egipto al pintar en los postes de los que creyeron, para que el ángel de la muerte pasara sobre los Judíos y salvara la vida de sus hijos primogénitos.
  • La sangre fluía cada vez pecados fueron perdonados, y codificados minuciosamente por Moisés.
  • La sangre se derrama cada año en el Día de la Expiación para recordar a los Judíos de un Mesías venidero que sería su chivo expiatorio y llevara la culpa en su nombre.
  • Entonces el Mesías vino y derramó Su sangre una vez para siempre por el perdón de los pecados en la cruz.
  • Ahora celebramos la comunión, y que Jesús dijo que representa Su sangre.

Mateo 26:27-28 “Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados.”

No estoy seguro de si usted alguna vez ha considerado esto antes, pero Jesús no pudo haber muerto de neumonía para salvarnos. No podría haber encontrado un caso grave de gripe española y morir de una fiebre. Tuvo que morir una muerte muy específica.  Él tuvo que morir en una muerte pública, innegable, violenta, sacrificial y en derramamiento de sangre. clip_image004

La sangre de Jesús se refiere a la obra expiatoria de la vida y muerte de Jesús. No lo cosas líquido y rojo en su cuerpo. De lo contrario, simplemente rozando su rodilla nos habría salvado, pinchando su dedo habría sido suficiente para extraer la sangre.

Se podría pensar “Bueno.” Pero cuando John MacArthur dijo que por unos treinta años, por alguna razón el evangelicalismo tuvo un ataque de berrinche y se le acusó de enseñar herejía! Pero luego procedió a hacer un trabajo excelente demostrando por las Escrituras que el uso de la sangre en la Biblia era una imagen de la obra expiatoria total de Cristo, que las acusaciones fueron desestimados, y la grabación de su defensa fue viral (tanto como las cintas de cassette podían). Esa enseñanza resolvió de una vez por todas lo que la frase “la sangre de Jesús” significa realmente.

¿Y qué?

Por lo tanto, los cristianos pueden tener transfusiones de sangre y sushi. Reverenciamos la sangre de Cristo al tomar la comunión indignamente, (1 Corintios 11:26-27).

Y la peor manera de profanar la sangre de Cristo es rechazar Su obra expiatoria (Heb 10:29). La reverencia por la sangre comienza con la fe en Aquel que derramó Su sangre por nuestros pecados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s