Su Testimonio no es el Evangelio

Posted on

clip_image001Su Testimonio no es el Evangelio

Por RC Sproul

“24 Por segunda vez llamaron al hombre que había sido ciego y le dijeron: Da gloria a Dios; nosotros sabemos que este hombre es un pecador. 25 Entonces él les contestó: Si es pecador, no lo sé; una cosa sé: que yo era ciego y ahora veo.” (Juan 9:24-25).

Esta afirmación, “Da gloria a Dios!” Parece positivo hasta que leemos el resto de la frase, en la que los fariseos revelaron que habían llegado a la conclusión de que Jesús era un pecador y, por tanto, no podrían haber hecho el milagro. Decían que el hombre debe dar gloria a Dios, no a Jesús. El hombre fue directo con ellos, diciendo: “Si es pecador, no lo sé; una cosa sé: que yo era ciego y ahora veo.”

Con estas sencillas palabras, el hombre dio testimonio de Cristo. Declaró sobre la obra redentora de Cristo. Sin embargo, él no predicó el evangelio. ¿Qué estoy diciendo? En la comunidad cristiana evangélica, a veces empleamos un lenguaje que no es siempre sano o bíblico. Usted ha oído hablar la jerga. Es algo parecido a esto: “Tengo la intención de convertirme en un evangelista para que pueda dar testimonio de Cristo.” O, a veces decimos, “tuve la oportunidad de testificar el otro día,” es decir, “he compartido el evangelio con alguien.” Tenemos la tendencia a utilizar los términos evangelismo y testificar de manera intercambiable, pero no son sinónimos. Cada vez que llamo la atención a la persona y obra de Cristo, estoy dando testimonio de Cristo. Pero eso no es lo mismo que la predicación del evangelio.

Hace más de treinta años, aprendí la técnica enseñada por el Evangelismo Explosivo, y he entrenado a más de 250 personas en ese programa y los conduje a través de esfuerzos de evangelización en Ohio. Uno de los mejores aspectos de este programa es que todos los que van a través de él deben escribir y memorizar su testimonio. Su testimonio es su historia de cómo se convirtió en un cristiano. Creo que es muy importante que los cristianos sean capaces de articular con otras personas cómo y por qué se convirtieron en creyentes. Todos deberíamos tener un testimonio preparado, y debemos estar dispuestos a compartirla en la caída de un sombrero.

Pero no debemos confundir nuestros testimonios personales con el evangelio. Compartir nuestro testimonio personal no es evangelismo. Es simplemente pre-evangelismo, una especie de calentamiento para el evangelismo. Nuestros testimonios pueden ser o no ser significativo o importantes a aquellos con los que estamos hablando. Hay un montón de gente que pueden relacionarse con mi historia, y dicen: “Sí, ya sé lo que está hablando porque yo solía vivir de esa manera también.” Pero no todo el mundo puede relacionarse con mi historia. En cualquier caso, el evangelio no es lo que le pasó a RC Sproul. Dios no hace ninguna promesa de que Él usará mi historia como Su poder para salvación. El evangelio no es sobre mí. El evangelio es acerca de Jesús. Es la proclamación de la persona y obra de Cristo, y de cómo una persona puede apropiarse de los beneficios de la obra de Cristo por la fe.

Esto lo vemos desde nuestro pasaje del Evangelio de Juan. El hombre sanado pudo decir: “Una vez estaba ciego, pero ahora veo,” y ese era un testimonio maravilloso. Pero no era el evangelio. El hombre no podía decir a los fariseos acerca de la obra salvadora de Jesús y acerca de cómo podrían ser liberados de sus pecados por la fe en El. Así que tenemos que aprender no sólo nuestros testimonios, pero los elementos concretos y el contenido del evangelio bíblico. El evangelismo tiene lugar cuando el evangelio es proclamado y anunciado a la gente –que es el evangelio.

Este extracto fue tomado del comentario de RC Sproul sobre Juan.

3 comentarios sobre “Su Testimonio no es el Evangelio

    Josè Daniel C. Garcia escribió:
    1 febrero 2014 en 7:15 am

    Muy cierto, Buen aporte!

    A veces se da mas importancia en campañas evangelisticas o evangelismo en las calles a el testimonio del que predica que al evangelio mismo!

    Saludos.

    Selvio Guzman escribió:
    1 febrero 2014 en 9:13 am

    En el relato biblico, este hombre mostro ser muy inteligente y nunca fue su intención entraar en un debate religioso con los lideres de su epoca, sino que solo se limito a dar el testimonio del milagro hecho por jesus. Ellos decian que un hombre pecador, no podria hacer ningun milagro y él reafirmo que si lo hizo y eso era mas que suficiente. Buen articulo, Dios te bendiga y te siga dando sabiduria y entendimiento para llevar más lejos su palabra.

    leonel ROdriguez escribió:
    20 febrero 2014 en 1:23 pm

    Es muy sierto lo que sproul nos ensena. Aqui en el valle donde vivo .esto es el pan de cada dia.y no se enfocan tanto en la ensenanza.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s