Día: 9 enero 2014

¿Sabe Usted Realmente lo que Sus Misioneros Enseñan?

Posted on Actualizado enn

clip_image001

¿Sabe Usted Realmente lo que Sus Misioneros Enseñan?

por Sean DeMars

Deje de enviar misioneros predicando la prosperidad a las selvas de Perú. Están matando a los pueblos de aquí. Sus misioneros están gastando decenas de miles de dólares, viajando a través de la tierra y el mar, invadiendo y asentándose en nuevas culturas, y es todo para nada. Están haciendo más daño que bien.

Sus misioneros de corto y largo plazo están trayendo la muerte a Perú en forma de evangelio de prosperidad y enseñanzas de palabra de fe. Los hombres y las mujeres están viniendo aquí y diciéndole a estas personas que son pobres a causa del pecado y la duda. Ellos están diciendo a la gente que hablen positivamente declaren éxito y la salud. Estos misioneros están diciendo a la gente que pueden ser ricos y vivir como los patriarcas de la Biblia, bendecidos por la mano de Dios a causa de su fe y santidad inquebrantable.

Leer el resto de esta entrada »

Predica la Palabra: Porque Su mensaje es Eterno y Verdaderamente Poderoso

Posted on

clip_image001Predica la Palabra: Porque Su mensaje es Eterno y Verdaderamente Poderoso

por John MacArthur

Una razón principal por la que aún predico la Biblia es que ella sola es el mensaje eterno y poder divino de Dios. Por lo tanto, es a la vez intemporal y verdaderamente poderoso.

Más de cuatro décadas de ministerio (o cualquier número finito para el caso) nunca podrían comenzar a agotar su frescura y riqueza, la profundidad de su enseñanza, o su capacidad para impactar vidas. La Palabra de Dios es eterna, porque su autor es eterno y no importan los cambios de la cultura, el mensaje de la salvación (que es el corazón del mensaje de Dios) nunca cambia.

Leer el resto de esta entrada »

Muriendo, Viviremos

Posted on

clip_image001

Muriendo, Viviremos

“que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo

por James Montgomery Boice

Somos redimidos por el Señor con el propósito de consagrar nuestras vidas y todo nuestros miembros a él. -Juan Calvino

 

No me gusta la palabra paradoja usada en referencia a las enseñanzas cristianas, porque la mayoría de la gente cree que esa palabras se refieren a algo que es contradictorio así mismo o falso. El cristianismo no es falso. Pero el diccionario también define “paradoja” como una declaración que parece ser contradictoria, puede ser verdad de hecho, y en ese sentido hay muchas paradojas en el cristianismo. La más obvia es la doctrina de la Trinidad. Hablamos de un Dios, pero también decimos que Dios existe en tres personas: Dios el padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu Santo. Sabemos que la doctrina de la Trinidad es verdadera porque Dios la ha revelado y debe ser verdad, pero seriamos insensatos si pretendemos poder entender o explicarlo adecuadamente.

Uno de las más grandes paradojas de la cristiandad se refiere a la vida cristiana: específicamente enseñamos que debemos morir para poder vivir. Mientras encontramos en muchos lugares en la Biblia, particularmente en el Nuevo Testamento la declaración fundamental dada por Jesús, quien dijo: “Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, éste la salvará” (Lucas 9:23-24).

Leer el resto de esta entrada »

Leer la Biblia Como Jesús: Mat. 22:31

Posted on

clip_image002Leer la Biblia Como Jesús: Mat. 22:31

Por Thabiti Anyabwile

La lectura de la Biblia es un trabajo difícil. O por lo menos puede ser si tenemos la intención de hacer algo más que simplemente leer por placer o deber. Hay muchas cosas que tenemos que superar para poder leer con eficacia: la carne, la fatiga, las distracciones, las presiones de tiempo a partir de diversas fuentes, corazones fríos, oídos sordos y así sucesivamente. Incluso cuando superamos todos los obstáculos del mundo, la carne y el diablo, todavía encontramos que nuestra lectura de la Biblia necesita ser ajustada para leerla como Jesús leyó.

Leer el resto de esta entrada »