Pornolescencia

Posted on Actualizado enn

clip_image001

Pornolescencia

Por Tim Challies

Va a tomar tiempo –décadas por lo menos– antes de que seamos capaces de contabilizar con exactitud el costo de nuestra adicción a la pornografía cultural. Pero como cristianos sabemos lo que significa alterar el diseño claro e inequívoco de Dios para la sexualidad: El costo será alto. Debe ser alto.

Todos sabemos que el costo será alto en familias fracturadas y padres, esposos y esposas desconsolados. Ya estamos viendo demasiados de ellos y cada uno es su propia tragedia. Sabemos que el costo será alto en los miles y miles de mujeres que son usadas ​​y abusadas ​​delante de las cámaras para que puedan ser violadas por el placer de los demás. Eso es una tragedia repugnante también. Pero un costo pasado por alto, y que sólo se pondrá de manifiesto en el tiempo, es que la pornografía es el robo de los mejores años de un millón de jóvenes hombres y mujeres cristianos. La Pornografía está dominando la vida durante la adolescencia y los veinte años. Está controlando su vida durante esos años cuando la energía es alta y la responsabilidad es baja, cuando el mundo entero está abierto ante ellos y las posibilidades son infinitas, cuando se están trazando las trayectorias para el resto de sus vidas. Sus sueños y sus habilidades se ven obstaculizados y aplastados por un compromiso imprudente por pecar.

Por tanto, muchos jóvenes cristianos han atrofiado su crecimiento espiritual a través de lo que yo llamo pornolescencia. Pornolescencia es ese período cuando una persona tiene la edad suficiente y lo suficientemente maduro como para saber que la pornografía está mal y que demanda un alto precio, pero demasiado inmaduro o demasiado apático para hacer algo al respecto. Pornolescencia es ese período donde se siente la culpa de su pecado, pero todavía lo disfruta demasiado como para renunciar a ella. Él puede hacer una petición ocasional para pedir ayuda, o instalar Covenant Eyes (pero mantiene una solución para cuando realmente esté quemándose ), o pedir una persona de confianza. Pero él realmente no quiere parar. Todavía no. Ella puede llamar a un amigo en alguna ocasión o planear hablar con una de las mujeres mayores en la iglesia, pero al final su vergüenza interna pesa más que su deseo de santidad. Así que sigue adelante, noche tras noche.

Esto es pornolescencia, ese período entre ver el pecado como lo que es, y de hecho, hacerlo morir, ese período entre la convicción profunda del alma de la inmoralidad y el compromiso tenaz a la pureza. Para algunas personas dura días, pero para muchos más dura por años. Una gran cantidad de jóvenes —demasiados jóvenes— están creciendo muy lentamente hoy. Su despertar sexual está llegando demasiado pronto y en medio de todas las circunstancias equivocadas, y están retrasándose de cualquier otro tipo de despertar y madurez. Está especialmente retrasando su maduración espiritual.

1 Tesalonicenses 4:3 hace lo deja tan claro como el día: “"Porque esta es la voluntad de Dios, vuestra santificación: Que os apartéis de inmoralidad sexual.” El crecimiento de un cristiano en la santidad y su desarrollo en la madurez cristiana está ligada directa e inseparablemente a la pureza sexual. Una persona no puede ser llena de Dios y al mismo tiempo lleno de pornografía. Es esto /lo otro, pero no ambos / y. Dios no puede ser burlado. Dios no le permitirá elevarse a cimas espirituales mientras se inclina en la inmundicia pornográfica. Dios no le permitirá crecer en la madurez cristiana mientras se revuelca en su pornolescencia incesante.

Y creo que el tiempo demostrará que este es uno de los costos más graves de la pornografía: Se está robando los mejores años de tantos jóvenes cristianos. Está impidiendo su crecimiento espiritual y retrasando su entrada en el ministerio y el servicio cristiano. Estas son las personas que representan el futuro de la iglesia –futuros ancianos, futuros diáconos, futuros líderes de las mujeres en el ministerio, futuros líderes de la juventud, los trabajadores del futuro de niños, los mentores futuros, los futuros misioneros, los futuros profesores de seminario, los futuros defensores de la fe, los futuros jefes denominacionales , y así sucesivamente. Pero con cada clic, con cada vídeo, con cada exposición desvergonzado a lo que Dios considera detestable, eligen adorar a un dios en lugar de Dios. Y todo el tiempo retrasan su entrada en la madurez, en el liderazgo, en quién y lo que Dios les ha llamado a ser.

Si éste es tu caso, escuche mi súplica: Por el bien de la iglesia de Cristo, y por amor a la iglesia de Cristo, haga morir ese pecado. Hágalo por él, y hágalo por nosotros.

17 comentarios sobre “Pornolescencia

    junjunnior escribió:
    20 junio 2014 en 10:32 am

    Reblogueó esto en tu angel humano informativo.

    jairojorquerablogger escribió:
    20 junio 2014 en 10:40 am

    Dios puede ser burlado? falto poner un no en esa frase, bendiciones

    Armando Valdez respondido:
    20 junio 2014 en 10:43 am

    corregido. gracias!!

    Raymundo escribió:
    20 junio 2014 en 8:10 pm

    aqui empieza el camino al Infierno…aqui es cuando la manzana podrida empieza a apestar..y del tamaño del pecado sera el tamaño del Castigo de Dios..Arrepientanse y crean en el Evangelio para salvacion!!

    Saul escribió:
    20 junio 2014 en 11:49 pm

    Buen Articulo, Excelente, lastima que los comentarios sean relativamente estupidos, en verdad escribo sin animo de ofender.

    Fernando Ivan Padron Garcia escribió:
    21 junio 2014 en 9:02 am

    Que bueno encontrar este tipo de publicaciones y guias y armas para combatir tan terrible pecadony condicion; he pasado x ese desierto e vivido en carne propia las consecuencias de ver separada mi familia. Y hoy x gracias de Dios, por perdon a traves de Jesus y capacitacion a traves del espiritu santo. Lucho dia a dia en las fuerzas que El me da x mantenerme en santidad y El me use como un guerrero para bendecir y ayudar a muchos caidos y esclavos de tan terrible adiccion. Gloria a Dios x su amor y poder solo a El la gloria

    Anonima escribió:
    21 junio 2014 en 10:06 am

    Sinceramente, tan joven, yo soy unas de esas personas que esta atrapada en este pecado, y hace unas semanas tome la decisión de hacerlo morir, porque me esta dificultando en mi vida espiritual bastante.
    Ya pedí perdon, confesé mi pecado, le dije a Dios que tenga misericordia de mi, que me purifique, que limpie mi corazón, y que dejó ahora ese pecado. Pero lo que nose es como borrar totalmente ese pecado de mi vida, porque la verdad, estoy super arrepentida… y es un pecado que nació desde que era chiquita, y cada vez fue creciendo más.
    Ahora estoy entregando nuevamente mi vida a Dios, y ese pecado se va borrando.

    Raymundo escribió:
    21 junio 2014 en 10:29 am

    si es cierto TODOS los comentarios son relativamente estupidos,,verdad Saul?..tambien sin animo de ofender…EN Cristo!

    EJC escribió:
    21 junio 2014 en 11:44 am

    Hola…
    Cada letra de este publicacion relata mi vida .. siento una gran tristeza. No se cmo vencer todo esto cada vez intento.. voy a la iglesia desde pequeno… pero los hermanoss de la Iglesia me conocen de soy creyente.. pero no saben lo que estoy luchando… has veces pienso ya no ir a la iglesia por que ne siento tan sucio dentro la casa de Dios.. pero que le digo a los demas?? Cual es el motivo de ya no ir al Iglesia??? Asi me preguntan… por gran miedo e verguenza… sigo adelante… en todo tiempo pediendo ayuda a Dios.. y perdon…
    Mi testimonio seria grande por que es de mi imfancia..
    Lo unico que quisiera es PERDON DE DIOS Y QUE ESES IMPULSOS SE VAYAN DE MI VIDA PARA SIEMPRE… Por que no puedo solo. Quien quiera que haya leido.. una oracion tuya sera una bendicion para mi…
    Eso es la Gran GRAN trizteza en mi interior…

    Pornolescencia - La Valdi escribió:
    21 junio 2014 en 12:50 pm

    […] Fuente: Evangelio […]

    alejandro escribió:
    21 junio 2014 en 1:04 pm

    Buen artículo.
    Parece que es más serio de lo que uno piensa.
    http://descubriendoelevangelio.es/2014/06/combate-a-la-nueva-droga/

    jose luis gonzalez vargas escribió:
    21 junio 2014 en 6:29 pm

    Bendiciones,q grato es leer este tipo de publicasiones,ya q el ser cristiano muchas veces nos desviamos del llamado de Díos cayendo en las trampas,me arrepiento de haberte negado con la pornogfia Señor

    danyengineer escribió:
    21 junio 2014 en 10:33 pm

    Gracias por el post! ha sido de animo y de exhortación! Dios te bendiga!

    alejandro escribió:
    22 junio 2014 en 12:33 am

    Un pastor le dice a una persona que llega a la iglesia, y que en su vida de inconverso escuchaba música satánica (se entiende que ya dejó de escucharla al creer en Cristo y congregarse): «Con qué estás llenando ese vacío?»…

    Todos hemos dejado vicios, malas costumbres, pecados, etc. y confiamos en que Cristo pagó de una vez y para siempre con el pecado del mundo.

    Sólo puedo recomendar, que acudan a Cristo con temor, pidan en oración sincera que les ilumine cual es su llamado y vocación (dones, talentos) y repasen las doctrinas (bíblica, histórica, teológica) que nos caracterizan como cristianos protestantes evangélicos.

    Hay buenos maestros. El mismo Tim Challies tiene buenos artículos en este blog, el pastor Washer, Macarthur, https://evangelio.wordpress.com/2013/05/16/ryrie-sobre-la-forma-de-encontrar-su-don-espiritual/., etc., dónde pueden adquirir buena doctrina, en sus libros o videos que circulan.

    Predicar el Evangelio
    NO. 34
    Sermón predicado el Domingo 5 de Agosto, 1855
    por Charles Haddon Spurgeon (Extracto)

    Nuevamente, si me preguntan: ¿Qué es predicar el Evangelio? Contesto que predicar el evangelio es exaltar a Jesucristo. Tal vez ésta sea la mejor respuesta que puedo ofrecer. Me entristece comprobar a menudo cuán poco se entiende el Evangelio, aun entre algunos de los mejores cristianos.

    Hace algún tiempo una joven mujer se encontraba en medio de una gran tribulación en su alma; ella se acercó a un hombre cristiano muy piadoso, quien le dijo: «Mi querida amiga, debes irte a casa a orar.» Yo pensé para mis adentros que eso no es nada bíblico. La Biblia no dice: «Vete a casa y ora.» La pobre joven se fue a casa y oró y continuó sufriendo su tribulación. Él le dijo: «Debes tener paciencia, debes leer las Escrituras y estudiarlas.» Eso tampoco es bíblico; eso no es exaltar a Cristo.

    Encuentro que muchos predicadores están predicando esa clase de doctrina. Le dicen a un pobre pecador convencido: «Tienes que ir a casa y orar, y leer las Escrituras; debes asistir al culto…», etcétera. Obras, obras, obras, en vez de: «Por gracia sois salvos por medio de la fe.» Yo le diría: «Cristo debe salvarte, cree en el nombre del Señor Jesucristo.» Yo no le diría a nadie, en esas circunstancias, que ore o que lea las Escrituras o que asista al templo; le presentaría la fe, la fe simple en el Evangelio de Dios. No es que menosprecie la oración; eso debe venir después de la fe. No es que diga ni una palabra en contra de buscar en las Escrituras; ésa es una señal infalible de ser hijo de Dios. No es que tenga objeciones en contra de ir al templo a escuchar la palabra de Dios, ¡Dios no lo quiera! Me gozo viendo a la gente en el templo. Pero ninguna de esas cosas es el camino de la salvación. En ninguna parte está escrito: «El que asista al templo será salvo» o «El que lea la Biblia será salvo». No he leído en ninguna parte: «El que ore y sea bautizado será salvo»; pero sí: «El que cree» -el que tiene una fe desnuda en el «Hombre Cristo Jesús»- «en Su Divinidad, en Su humanidad, es librado del pecado. Predicar que sólo la fe salva es predicar la verdad de Dios.»

    Juan Pablo Alcaraz Gray escribió:
    22 junio 2014 en 11:58 am

    Vi comentarios de gente mencionando palabras estúpidas ? Déje de ser un ignorante y viva la realidad. Donde quiera que vaya verás carteles de cuerpos semis desnudos, y es lo que están consumiendo nuestros hijos. Cuando lleguen a la adolescencia sabemos por experiencia a que desenfreno les llevará eso.
    Dios no permita y ojala cada día podamos aferrarnos más y más de Cristo quien es nuestra ayuda.
    Una imagen y más aún si es pornográfica tarda años en borrar de la mente. Esta comprobado científicamente.

    jonathan escribió:
    23 junio 2014 en 11:13 am

    los felicito por estos buenos estudios, la verdad esque me han edificado bastante con todas estas publicaciones.

    Pornolescencia | La Valdi escribió:
    21 abril 2015 en 10:13 pm

    […] Fuente: Evangelio […]

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s