Versículos Frecuentemente Abusados: ¿Es la Bondad de Dios la que Guía al Arrepentimiento?

Posted on Actualizado enn

clip_image002

Versículos Frecuentemente Abusados: ¿Es la Bondad de Dios la que Guía al Arrepentimiento?

Romanos 2:4; 2 Corintios 7:9-10

Por Cameron Buettel

Vivimos en una época que exige explosiones cortas de información de fuego rápido. Se acerca el día rápidamente – tal vez ya está aquí – cuando el número de seguidores de Twitter celebrará un lugar preeminente en el currículum de un pastor. Los sermones largos harán disminuir nuestra capacidad de atención. Pastores modernos se ven tentados a sustituir a la exégesis y la exposición con sermones extractados y Teología de frases.

Pero los versículos de la Biblia no son lemas o fragmentos. Son verdades eternas que encuentran su significado dentro de la historia global que Dios está hablando. Arrancar un versículo, o incluso una frase bíblica, desde su hábitat nativo puede llevar a todo tipo de caos. Esto es especialmente el caso cuando, independientemente de su contexto adecuado, los versículos se enlistan como el equipo de apoyo para la opinión o agenda de alguien. Romanos 2: 4 es un versículo del que se abusa regularmente de esa manera –descuidadamente espolvoreado dentro de los sermones, entrevistas y medios de comunicación social.

Por ejemplo, en enero de 2013, Rick Warren explicó a sus legiones de seguidores en Facebook cómo el versículo era factor en sus métodos de evangelización:

En ese caso en particular, Warren estaba citando Romanos 2: 4 (en realidad sólo la mitad del mismo) como justificación para minimizar el pecado y suavizar la amenaza de juicio. Pero ¿De eso es lo que Romanos 2:4 se trata en realidad? Estaba Pablo diciendo a sus lectores romanos que se deshicieran de las partes de la predicación del evangelio que carecen de una fachada atractiva?

Joel Osteen es aún más explícito en su uso de Romanos 2:4 para defender sus mensajes para sentirse bien:

Escucha, no cuelguen a las personas en los fuegos del infierno. . . . . . . Escucha, eso no atrae a las personas a Dios. Ellos saben qué tipo de vida viven. Ellos saben lo mal que han vivido. Lo que tienes que hacer es hablar de la bondad de Dios. Escucha, es la bondad de Dios la que conduce a la gente al arrepentimiento [1] Joel Osteen, "What the Resurrection Means to Us as Believers" (Sermon) citado en Salvation with a Smile: Joel Osteen, Lakewood Church, and American Christianity de Philip Sinitiere, (New York: New York University Press, 2015) 223.

Joel Osteen puede pensar que las personas conozcan que son pecadores y que por lo tanto no tenemos que advertirles o predicar sobre ello, pero ¿respalda Romanos 2:4 realmente su punto?

Por otra parte, ¿Es bíblico su punto? Del mismo modo que las cárceles están llenas de presos que proclaman su inocencia, la Escritura es clara en que los pecadores rechazan la culpa de su pecado. Como explicó Salomón, "el camino de cada hombre es recto ante sus propios ojos" (Proverbios 21: 2). E incluso aquellos que reconocen su pecado tienen poca comprensión de la profundidad de su miseria, o el costo eterno de sus transgresiones.

De hecho, es irónico que Osteen y Warren usarían Romanos 2:4 para excusarse de discutir el pecado y la necesidad de arrepentimiento, ya que el versículo está sacado del discurso más profundo de la Escritura sobre la depravación del hombre.

Romanos 1.3 es una prueba innegable de que Pablo comenzó su exposición del evangelio, abordando primero la universalidad del pecado y de la justicia de la ira de Dios contra el pecado. John MacArthur señala esto:

El orden bíblico en cualquier presentación del Evangelio es siempre primero la advertencia del peligro y entonces la vía de escape, primero la sentencia sobre el pecado y luego los medios de perdón, primero el mensaje de condenación y después la oferta de perdón, primero las malas noticias de culpabilidad y luego la buena nueva de la gracia. Todo el mensaje y propósito de la amorosa gracia redentora de Dios ofreciendo la vida eterna en Cristo Jesús descansa sobre la realidad de la culpa universal del hombre de abandonar a Dios y por lo tanto estar bajo su sentencia de condenación eterna y la muerte. En consonancia con este enfoque, el cuerpo principal de Romanos comienza con 1:18, una afirmación clara de la ira de Dios “en contra de toda maldad y la impiedad de los hombres.” [2] John MacArthur, The MacArthur New Testament Commentary: Romans 1-8 (Chicago: Moody Press, 1991) 74.

En realidad, es nuestra culpa y la justicia de la ira de Dios la que proporcionan el contexto de suma importancia para Romanos 2:4:

Y sabemos que el juicio de Dios justamente cae sobre los que practican tales cosas. ¿Y piensas esto, oh hombre, tú que condenas a los que practican tales cosas y haces lo mismo, que escaparás al juicio de Dios? ¿O tienes en poco las riquezas de su bondad, tolerancia y paciencia, ignorando que la bondad de Dios te guía al arrepentimiento? Mas por causa de tu terquedad y de tu corazón no arrepentido, estás acumulando ira para ti en el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios, (Romanos 2:2-5)

Ahora usted puede ver por qué Romanos 2:4 con frecuencia es separado de su contexto, y porque se suele parafrasear en lugar de citar. En el contexto completo de los escritos de Pablo, vemos claramente lo que quiere decir con Dios de bondad —son “las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad.” Y Romanos 2:2-3 explica cómo Dios demuestra esa tolerancia y paciencia — al retener la ira que merecemos. La bondad de Dios es la realidad de que todavía no hemos experimentado Su juicio. MacArthur añade:

Paciencia [tolerancia] proviene de anoche, que significa "retener", el juicio. A veces se utiliza para designar a una tregua, lo que implica el cese de las hostilidades entre las partes en conflicto. La paciencia de Dios con la humanidad es una especie de tregua divina temporal que Él ha proclamado bondadosamente. La paciencia se se traduce de makrothumia, que a veces se utiliza de un poderoso gobernante que voluntariamente retiene la venganza contra un enemigo o castigo de un criminal. Hasta el momento inevitable de juicio, la bondad, la tolerancia y la paciencia de Dios se extienden a toda la humanidad [3] The MacArthur New Testament Commentary: Romans 1-8 , 119.

Es imposible predicar la bondad de Dios sin hablar de pecado y juicio porque su sentido mismo está ligado en esos términos. Cuando vemos nuestro pecado y rebelión contra Dios, y cuando vemos nuestra hipocresía en condenar a otros por haber cometido los mismos pecados que merecen ira, entonces también podemos admirar la bondad de Dios al retener paciente y tolerantemente la ira que merecemos.

Esto es lo que nos lleva al arrepentimiento. Y es totalmente coherente con lo que Pablo enseñó en otras partes de la Escritura:

pero ahora me regocijo, no de que fuisteis entristecidos, sino de que fuisteis entristecidos para arrepentimiento; porque fuisteis entristecidos conforme a la voluntad de Dios, para que no sufrierais pérdida alguna de parte nuestra. Porque la tristeza que es conforme a la voluntad de Dios produce un arrepentimiento que conduce a la salvación, sin dejar pesar; pero la tristeza del mundo produce muerte. (2 Corintios 7:9-10)


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B150930
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s