El Objetivo De La Vida Es La Felicidad Personal

Posted on

ESJ-2018 0228-003

El Objetivo De La Vida Es La Felicidad Personal

Por Cameron Buettel

Eclesiastés 2: 1-17

Simplemente no creo que Dios quiera que yo sea tan infeliz .

Nunca olvidaré esas palabras. Acababa de preguntarle a un joven, un creyente profesante, por qué pensaba que era aceptable que dejara a su esposa por otra mujer. Y su respuesta fue la verbalización trágica de una mentira que mucha gente cree, que el objetivo de la vida es la felicidad personal.

Si bien la mayoría de las personas no lo articulan exactamente en estos términos, viven en una búsqueda incesante de su propia felicidad personal. La suya es una búsqueda ininterrumpida, porque están yendo en pos de arco iris, donde la satisfacción llama constantemente a su alcance. Siempre hay otro dólar que ganar y otra libra que perder. Siempre hay un auto mejor para conducir, un lugar más agradable para vivir, un premio más grande por ganar y un romance más tentador por disfrutar. Para la mayoría de las personas, la felicidad sigue siendo un destino difícil de alcanzar.

No Siempre Puedes Obtener Lo Que Quieres

Incluso aquellos que sí poseen los medios para cumplir todos sus deseos materiales y metas personales encuentran que la felicidad de esos logros es fugaz y hueca. Esa es la naturaleza de la felicidad mundana: está arraigada en deseos insaciables y orgullo pecaminoso. No importa qué hombre pecador logre y acumule, su miserable corazón solo anhela más. Para el alma no arrepentida, no hay verdadera satisfacción o felicidad duradera.

Pocas personas podrían hablar con más autoridad sobre ese tema que el Rey Salomón, un hombre que se entregó a la búsqueda de la felicidad de una manera que la mayoría de la gente solo puede fantasear.

1 Entonces me dije: Ven ahora, te probaré con el placer; diviértete. Y he aquí, también esto era vanidad. 2 Dije de la risa: Es locura; y del placer: ¿Qué logra esto? 3 Consideré en mi mente cómo estimular mi cuerpo con el vino, mientras mi mente me guiaba con sabiduría, y cómo echar mano de la insensatez, hasta que pudiera ver qué hay de bueno bajo el cielo que los hijos de los hombres hacen en los contados días de su vida. 4 Engrandecí mis obras, me edifiqué casas, me planté viñedos; 5 me hice jardines y huertos, y planté en ellos toda clase de árboles frutales….

7 Compré esclavos y esclavas, y tuve esclavos nacidos en casa. Tuve también ganados, vacas y ovejas, más que todos los que me precedieron en Jerusalén. 8 Reuní también para mí plata y oro y el tesoro de los reyes y de las provincias. Me proveí de cantores y cantoras, y de los placeres de los hombres, de muchas concubinas. 9 Y me engrandecí y superé a todos los que me precedieron en Jerusalén; también la sabiduría permaneció conmigo. 10 Y de todo cuanto mis ojos deseaban, nada les negué, ni privé a mi corazón de ningún placer, porque mi corazón gozaba de todo mi trabajo, y ésta fue la recompensa de toda mi labor. 11 Consideré luego todas las obras que mis manos habían hecho y el trabajo en que me había empeñado, y he aquí, todo era vanidad y correr tras el viento, y sin provecho bajo el sol…

15 Entonces me dije: Como la suerte del necio, así también será la mía. ¿Para qué, pues, me aprovecha haber sido tan sabio? Y me dije: También esto es vanidad. 16 Porque no hay memoria duradera[n] ni del sabio ni del necio, ya que todos serán olvidados en los días venideros. ¡Cómo mueren tanto el sabio como el necio! 17 Y aborrecí la vida, porque me era penosa la obra que se hace bajo el sol, pues todo es vanidad y correr tras el viento. (Eclesiastés 2: 1-5, 7-11, 15-17)

Salomón se embebía con la generosidad del mundo, pero lo dejó decididamente desilusionado y desesperado. Pero debajo de su decepción filosófica hay grandes recompensas para el lector reflexivo. Su lamento puede evitar que invirtamos nuestros esfuerzos y desperdiciemos nuestras vidas escalando la montaña equivocada. Salomón ya ha ascendido a la cumbre de la felicidad mundana y nos envió su informe al campamento base: era todo “inutilidad y correr tras el viento,” una búsqueda completamente inútil.

Sin embargo, Eclesiastés cierra al señalarnos en la dirección correcta cuando se trata del verdadero objetivo de la vida. Solomon nos llama a embarcarnos en la única aventura que vale la pena perseguir.

El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre. Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala. (Eclesiastés 12:13–14)

El Objetivo De La Vida Es La Gloria De Dios

Dar gloria a Aquel que inevitablemente nos juzgará es la única actividad que vale la pena en la vida. Ese mismo punto es la base de las primeras líneas del Catecismo de Westminster .

Pregunta 1: ¿Cuál es el fin principal y más noble del hombre? Respuesta: El fin principal y más noble del hombre es el de glorificar a Dios y gozar de él para siempre.

¿Por qué estamos aquí? ¿Cuál es el significado de la vida? ¿Cuál es el único objetivo en la vida que vale la pena perseguir? Los grandes teólogos del siglo diecisiete que formularon el Catecismo de Westminster comenzaron su tratado respondiendo todas esas preguntas en quince palabras. La vida no se trata de complacernos a nosotros mismos; no podemos, porque nuestros apetitos pecaminosos no conocen satisfacción. En cambio, el objetivo de nuestras vidas debería ser glorificar a nuestro Creador.

Ese es el propósito para el que fuimos creados. Y nos enfrentamos todos los días con las consecuencias de abandonar esa vocación, ya que la cultura que nos rodea inútilmente persigue la autosatisfacción pecaminosa que no puede alcanzar.

La verdadera felicidad solo es posible cuando nos alejamos de nosotros mismos y vamos en pos de la gloria de Dios. El testimonio rotundo de las Escrituras es que Dios es glorioso e infinitamente digno de nuestra devoción inquebrantable. Como escribió el salmista Asaf,

¿A quién tengo yo en los cielos, sino a ti? Y fuera de ti, nada deseo en la tierra. Mi carne y mi corazón pueden desfallecer, pero Dios es la fortaleza de mi corazón y mi porción para siempre. Porque he aquí, los que están lejos de ti perecerán; tú has destruido a todos los que te son infieles. Mas para mí, estar cerca de Dios es mi bien; en Dios el Señor he puesto mi refugio, para contar todas tus obras. (Salmo 73:25-28)

El apóstol Pablo reconoció el lugar de Dios como el epicentro glorioso de todo el universo: “Porque de él, por él y para él, son todas las cosas”. A él sea la gloria para siempre “(Romanos 11:36). Nuestra respuesta, por lo tanto, debe ser glorificar a Dios a través de cada faceta de nuestras vidas. “Entonces, ya sea que comáis, que bebáis, o que hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.” (1 Corintios 10:31). Comentando sobre ese versículo, John MacArthur nos recuerda que:

Dios debe ser glorificado. Su gloria es ser nuestro compromiso de vida. Es el propósito de toda nuestra vida, que ahora le pertenece al Señor porque hemos sido “comprados por precio” (1 Corintios 7:23). No solo cuando comemos o bebemos, sino que en todo lo que hacemos debemos hacer todo para la gloria de Dios. [1] John MacArthur, The MacArthur New Testament Commentary: 1 Corinthians (Chicago:Moody Press, 1984), 248.

La Escritura nos ofrece muchas formas prácticas en las que podemos glorificar a Dios. John MacArthur señala varios ejemplos: la confesión del pecado (Josué 7:19), confiar en Dios (Romanos 4:20), dar frutos espirituales en nuestras vidas (Juan 15:8), dar gracias (Salmo 50:23), sufrir para Cristo (1 Pedro 4:14-16), contentamiento (Filipenses 4:10-20), oración (Juan 14:13) y predicación (2 Tesalonicenses 3:1). [2] MacArthur, The MacArthur New Testament Commentary: 1 Corinthians , 244. Todo lo que hacemos y decimos debe ser por causa de Dios.

El propósito más elevado que un individuo puede tener es estar totalmente absorto en la persona de Dios y ver toda la vida a través de los ojos llenos de Su maravilla y gloria. Esa es la perspectiva del verdadero adorador, el que verdaderamente glorifica a Dios. [3] MacArthur, The MacArthur New Testament Commentary: 1 Corinthians , 244.

El objetivo de la vida no es la felicidad personal. Pero no debemos ignorar la segunda parte de la respuesta a la pregunta uno en el Catecismo de Westminster: “El fin principal y más noble del hombre es el de glorificar a Dios y gozar de él para siempre.” (énfasis añadido). En otras palabras, la única alegría verdadera y duradera que podemos conocer de este lado del cielo es el subproducto de glorificar a Dios. Esa es la única felicidad que vale la pena buscar y proclamar.


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B180228
COPYRIGHT ©2018 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s