Los Apóstoles De La Ambigüedad

Posted on

ESJ-2018 0910-001

Los Apóstoles De La Ambigüedad

Por John F. Macarthur

Mi educación formal en el seminario me preparó para muchas batallas teológicas. Estábamos equipados para defender la inerrancia de las Escrituras. Estábamos preparados para defender el verdadero ministerio del Espíritu Santo, entender el paradigma apropiado de la santificación y responder a los abusos del Movimiento Carismático. Aprendimos a luchar contra el liberalismo, contrarrestar el catolicismo y lidiar con las sectas, pero el evangelio parecía ser un tema establecido en el mundo evangélico. Ciertamente, ese ya no es el caso.

Históricamente, el mensaje del cristianismo siempre ha sido el mensaje de fe en Cristo. El contenido objetivo de ese mensaje se encuentra en las Escrituras. Desde la era del Nuevo Testamento, los verdaderos cristianos siempre han creído que la única forma en que los pecadores pueden ser rescatados del infierno y reconciliados con Dios es a través del evangelio de Jesucristo. Durante siglos, los cristianos han entregado sus vidas y han derramado su sangre para dar a conocer ese mensaje. Han gastado sus fortunas para enviar misioneros a los rincones más remotos del mundo. En muchos casos, esos misioneros dieron sus vidas para difundir ese mensaje único y exclusivo. A lo largo de la historia de la iglesia, el mensaje central del cristianismo siempre ha sido que la salvación solo viene a aquellos que creen en la verdad acerca de la Persona y la obra de Jesucristo y la reciben solo por la fe.

De modo que es una patética ironía que en nuestro tiempo, con mayores medios que nunca para proclamar las glorias del evangelio hasta los confines de la tierra, la iglesia se haya confundido acerca de si predicar el evangelio es siquiera necesario. Avergonzados por las realidades del pecado y el infierno, temerosos de ofender a los que perecen llamándolos a arrepentirse y confesar a Jesús como Señor, y desesperados por salvar a Dios de ser responsable de la condena de cualquiera, hemos planteado preguntas sobre si la gente incluso necesita escuchar el evangelio. Después de todo, muchos dirán: Dios te ama tal como eres.

Tenemos preguntas sobre el señorío de Cristo y la doctrina de la justificación. Estamos confundidos acerca de la doctrina de la imputación y sobre la naturaleza de la fe y el arrepentimiento. Muchos se preguntan abiertamente, ¿es necesario creer en Jesucristo? Otros confían en que no lo es.

Hoy la palabra evangélico es tan ambigua que en realidad no significa nada. En algún lugar entre el 45 y el 65 por ciento de los llamados cristianos evangélicos están convencidos de que Jesús no es el único camino al cielo. No solo eso, hay algunos líderes evangélicos muy populares y prominentes que están promoviendo esa teología desviada. Estos apóstoles de la ambigüedad se alegran de abandonar la precisión bíblica en aras de un seudo-evangelio más suave y más aceptable de su propio diseño.

Durante la campaña presidencial de 2008, ambos candidatos visitaron la Iglesia Saddleback de Rick Warren para entrevistas consecutivas. El evento fue el primero de ese ciclo de elecciones en presentar a ambos candidatos en conjunto, y se transmitió en todas las principales redes de noticias a una audiencia nacional. En su entrevista con el senador John McCain, el candidato republicano, Warren preguntó sobre la fe del senador: “No has dudado del hecho de que eres cristiano. Dices públicamente que eres un seguidor de Cristo. ¿Qué significa eso para usted y cómo funciona la fe en su vida a diario? ¿Qué significa para usted?”

McCain respondió: “Significa que soy salvo y perdonado,” y luego contó una historia sobre su tiempo como prisionero de guerra. Warren simplemente respondió: “Eso fue solo un regalo,” como si dijera: Eso fue muy simple. Lo hiciste bien. No necesitamos discutir eso más.

Pero aún quedaba mucho más por decir. ¿Salvado de qué ? ¿Perdonado por quién ? La respuesta de McCain carecía de cualquier especificidad sobre el evangelio en absoluto. No hubo mención del pecado y ninguna mención de Cristo. No hubo ni una palabra sobre la cruz, la tumba vacía o la gloria futura que le espera. “Salvados y perdonados” podría tener un toque de espiritualidad cristiana, pero deja todas las doctrinas vitales del evangelio en el piso de la sala de corte. Lo peor de todo, Warren lo afirmó como una respuesta suficiente.

No hay nada suficiente acerca de una supuesta confesión de la fe cristiana cuando no se puede distinguir de las falsas religiones. Y nada nos distingue más como creyentes que nuestra fe exclusiva en Cristo, el único camino de salvación. Pero como veremos la próxima vez, el evangelicalismo moderno está ahora inundado de ofuscación y equívocos sobre ese mismo tema. .

(Adaptado de Good News )


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B180910
COPYRIGHT © 2018 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s