Cómo Una Congregación Forma Predicadores

Posted on

ESJ-2020 0123-004

Cómo Una Congregación Forma Predicadores

POR GRANT CASTLEBERRY

Una de las ideas que Iain Murray expone en su biografía de dos volúmenes sobre Martyn Lloyd-Jones es que los predicadores no sólo forman congregaciones, sino que las congregaciones también forman predicadores. Encuentro que esa es una declaración increíblemente perspicaz. Y creo que llega al corazón de la predicación misma.

La predicación no es una producción, una conferencia o un monólogo. Es un evento espiritual en la vida de la iglesia, en el cual la congregación entera busca tener comunión y adorar a Dios a través de la proclamación de Su verdad. Puesto que la verdadera predicación es la obra del Espíritu Santo, tanto en el predicador como en la congregación, es lógico que la congregación misma juegue un papel muy importante y vital en la predicación de la Palabra de Dios.

Tal vez, esta es la razón por la cual cuando ustedes visitan una gran iglesia, algunas veces son arrastrados en la adoración justo cuando el servicio está comenzando por el hambre espiritual de la gente a su alrededor. Ustedes notan que hay un gozo reverente que impregna a la gente, el cual parece aumentar en anticipación al inicio del servicio para que la Palabra de Dios sea predicada. No hay nada parecido a esta experiencia en una gran congregación. Es difícil de definir, pero una vez que la experimentas, nunca la olvidas. Finalmente, cuando el sermón comienza, usted nota que no sólo hay las respuestas normales al mensaje de pasar la página y tomar notas, sino que comienza a haber una gran respuesta espiritual a la verdad misma. Las personas dejan de tomar notas porque están muy apegadas al mensaje. Una quietud impregna todo el cuerpo, porque están tan cautivados, no por el predicador, sino por la verdad de Dios que está siendo proclamada. Es el mensaje de Dios por ellos y para ellos, y a través de este mensaje de Dios, la gente encuentra al Dios vivo. Dios comienza a tratar con ellos, y ellos experimentan la presencia de Dios a través de su Palabra, por el poder del Espíritu Santo.

Por la gracia de Dios, la experiencia anterior es una experiencia que siento regularmente en la congregación que pastoreo, Capital Community Church en Raleigh, Carolina del Norte. A veces, parece que la congregación lleva el mensaje hacia adelante, tanto como yo lo estoy predicando. Recientemente estuve hablando de esto con uno de los otros ancianos, y él mencionó que este corazón en la congregación ha sido cultivado por lo que él llama principios de “escuchar expositivamente”. En otras palabras, la congregación misma ha desarrollado ciertas disciplinas, que se aplican en el servicio de adoración, lo cual impacta grandemente el ministerio de la predicación y ayuda a “formar al predicador.” Permítanme exponer algunas de estas disciplinas.

Ore por el Predicador y el Sermón

Un gran sermón es siempre un resultado del ministerio del Espíritu Santo. El Espíritu Santo asiste al predicador en la preparación del mensaje. El Espíritu Santo le da al predicador unción y sabiduría mientras que entrega el mensaje. Y lo que es igual de importante, el Espíritu Santo abre los ojos de los corazones de la congregación a la verdad del mensaje que se está proclamando (2 Cor 4:6). De principio a fin, los grandes sermones son siempre una obra del Espíritu Santo. Por lo tanto, las grandes congregaciones buscan al Señor en oración, tanto por sabiduría y poder espiritual para el predicador, como por aquellos que escuchan el mensaje, para que la Palabra de Dios penetre en sus corazones (Rom 10:17). La oración es siempre el punto de partida de una gran predicación tanto para el predicador como para la congregación.

Estudie El Texto De Antemano

Otra disciplina clave para una congregación que hace predicadores es estudiar el texto del sermón de antemano. Muchas iglesias, que se basan en la predicación expositiva, hacen un patrón regular de trabajar a través de libros de la Biblia o grandes pasajes de la Escritura en forma secuencial. Por lo tanto, el texto de la Escritura que se predicará el domingo siguiente está listo para ser presentado a la congregación. Muchas iglesias incluso publican un calendario expositivo que enumera tanto el texto del sermón como el del predicador, de manera que la congregación pueda saber por quién orar y qué texto de la Escritura estudiar con anticipación.

El estudio del pasaje bíblico prepara los corazones de la gente para la Palabra que se están preparando para escuchar. Permite que la congregación formule ideas claves sobre el texto, así como también que traiga al servicio de adoración las preguntas que puedan tener sobre el pasaje. Más importante aún, permite que el Espíritu Santo comience a trabajar la verdad de la Palabra en lo profundo de sus corazones para que cuando la congregación venga a la adoración, ya haya una expectativa y un conocimiento general de la verdad, que será predicada.

Traiga Su Propia Biblia Y Su Cuaderno De Notas

Una de las maneras en que una gran congregación expresa su hambre y apetito por la predicación de la Palabra de Dios es trayendo a la iglesia sus propias Biblias y materiales para tomar notas. En el caso de nuestra iglesia, estamos alquilando el edificio de una congregación más antigua, y las Biblias de banca están todas en la Versión Estándar Revisada. Desde que predico desde la Versión Estándar En Inglés, traer Biblias personales ha sido una necesidad para la congregación. Dicho esto, el mero hecho de traer una Biblia a la iglesia es una declaración espiritual profunda. Es una expresión visible del corazón del individuo que dice: 1) Tengo la expectativa de escuchar un mensaje de Dios hoy; 2) y tengo la intención de continuar estudiando estas verdades en mi propia copia de las Escrituras mucho después de que el sermón termine.

Además, el acto de llevar un bolígrafo y papel o un cuaderno digital es importante también porque comunica la expectativa de que habrá verdades y aplicaciones importantes en el mensaje, las cuales deben ser aplicadas en la vida del creyente. Las grandes congregaciones, que hacen predicadores, no son meramente oyentes de la Palabra de Dios, sino hacedores de la Palabra de Dios (Santiago 1:22). Y este proceso de aplicación comienza a medida que escriben y aplican las verdades doctrinales clave y los puntos de aplicación del mensaje para que puedan ser aplicados en la vida diaria.

Sepa Cómo Escuchar Un Mensaje Expositivo

Las grandes congregaciones, que hacen predicadores, saben escuchar un sermón expositivo. Se podría pensar que todos saben naturalmente cómo escuchar un sermón expositivo, pero escuchar un sermón expositivo requiere una habilidad desarrollada. Hablando en general, cada sermón expositivo debe tener sólo una idea principal, o lo que formalmente se llama la proposición principal. Por ejemplo, si se estuviera predicando un mensaje sobre Juan 2:1-11, cuando Jesús convierte el agua en vino en Caná, la idea principal podría ser Debemos Obedecer A Jesús Para Ser Usados Por Jesús (en referencia a los que llenan los odres con agua). Los principales puntos de apoyo de esta tesis/idea se desarrollan entonces a lo largo del curso del mensaje. Las grandes congregaciones, saben discernir rápidamente la idea principal del mensaje, y luego escuchan atentamente y buscan en el propio pasaje de la Escritura los puntos principales que la sustentan. Los buenos oyentes de sermones saben cómo funcionan los sermones eficaces, y escuchan los ganchos expositivos, por así decirlo, que construyen el sermón. Cuando las congregaciones captan esto, les permite escuchar aún más atentamente el mensaje, lo cual ayuda mucho al predicador a exponer el mensaje que Dios le ha dado.

Sea Lleno Del Espíritu

Es imperativo que los predicadores sean llenos del Espíritu Santo para escribir y entregar efectivamente un mensaje bíblico de Dios (Ef 5:18). Pero si un predicador lleno del Espíritu Santo entrega un mensaje a los corazones tibios, el mensaje caerá en picada. Las grandes congregaciones, que forman predicadores, vienen llenos del Espíritu rebosando de sus propias vidas devocionales personales. Estas congregaciones están llenas de miembros que pasan tiempo regular con el Señor a través de la Palabra y la oración. Estas congregaciones también tienen miembros que están profundamente comprometidos en sus propios ministerios personales. Ellos conocen su parte en el cuerpo, y están sirviendo activamente al Señor usando sus dones espirituales para la edificación del cuerpo. Luego vienen al servicio, fortalecidos por el Espíritu, listos para ser equipados para su futuro trabajo de ministerio (Ef 4:11). Cuando este principio se pone en práctica en una congregación, ¡es catalizador! El mensaje del sermón en sí comienza a expandirse en la vida y práctica de la iglesia, lo cual sólo alimenta más crecimiento espiritual. Todo esto ayuda enormemente al predicador en su búsqueda de guiar a la congregación por medio de la Palabra de Dios.

Aliente al Predicador

Por último, los predicadores siempre se enfrentarán tanto a elogios positivos como a duras críticas. Esa es la naturaleza de cualquier posición de liderazgo público y espiritual. Pero las grandes congregaciones, que hacen predicadores, encuentran maneras de animar a sus predicadores. Creo que puedo hablar por la mayoría de los predicadores cuando digo que nos encanta escuchar cómo la Palabra de Dios ha estado trabajando en las vidas de la gente. Ya sea que se trate de un individuo que ha llegado a la fe a través de la Palabra predicada o de un niño que está poniendo en práctica lo que ha escuchado, estas historias encienden el corazón de un ministro del evangelio y lo animan grandemente en su ministerio. A Pablo le encantaba escuchar acerca de cómo las congregaciones crecían en gracia como resultado de la Palabra que él había ministrado. Este tipo de estímulo no debe alimentar el orgullo del ministro, sino más bien humillarlo al escuchar cómo la Palabra de Dios está haciendo el trabajo real. Como dijo Lutero: “Yo no hice nada; la Palabra lo hizo todo”. Pero es un gran gozo escuchar como Dios te ha usado como heraldo y mensajero de esta gloriosa Palabra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s