La Soberanía De Dios En La Salvación

Posted on

ESJ-2020 0407-001

La Soberanía De Dios En La Salvación

Juan 3:2-10

Por JOHN F. MACARTHUR

El evangelio llama a los pecadores al arrepentimiento y a la fe en el Señor Jesucristo. ¿Pero eso significa que la salvación comienza cuando un pecador responde al mensaje? ¿Depende de que ejerza su fe?

Encontramos una respuesta interesante en Juan 3. Un hombre llamado Nicodemo vino a ver a Jesús. Era un importante líder religioso de los judíos y un formidable maestro entre los fariseos. Las Escrituras dicen que vino de noche, y suponemos que fue porque quería mantener su encuentro con Jesús en secreto para sus compañeros líderes religiosos. Le dijo a Jesús: “Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces si Dios no está con él” (Juan 3:2). Comprendió el verdadero propósito de los milagros de Jesús, que eran una evidencia de su divinidad. Pero Jesús ignoró lo que dijo Nicodemo y fue directo a la pregunta que verdaderamente estaba en su corazón (cf. Juan 2:24). Jesús siempre supo lo que la gente pensaba, y sabía lo que preocupaba a Nicodemo. La pregunta que le preocupaba en su corazón era, “¿Cómo puedo entrar en el reino de Dios?” Y antes de que Nicodemo pudiera poner su pregunta en palabras, Jesús respondió: “En verdad, en verdad te digo que a menos que uno nazca de nuevo no puede ver el reino de Dios” (Juan 3:3).

Eso provocó una pregunta de seguimiento de Nicodemo, ” ¿Cómo puede un hombre nacer siendo ya viejo?” (Juan 3:4). Como fariseo, Nicodemo sabía lo que era hablar en analogías y parábolas – los líderes religiosos lo hacían todo el tiempo. Ese era el patrón normal del discurso espiritual en aquellos días. Sabía que era una conversación espiritual, pero también entendía que nacer de nuevo no es algo que puedas hacer por ti mismo. “¿Cómo puede un hombre nacer siendo ya viejo?” En otras palabras, la analogía del nacimiento excluye cualquier acción por parte del que nace. No viniste al mundo por ti mismo la primera vez, y no podrás hacerlo la segunda vez. Entendió la analogía de Cristo, pero no le había acercado a la respuesta que buscaba. Nicodemo quería ver el reino de Dios, pero necesitaba nacer de nuevo. Tenía que empezar de nuevo desde el principio con una nueva vida, y sabía que eso era imposible por sí mismo.

Jesús le respondió: ” Jesús respondió: En verdad, en verdad te digo que el que no nace de agua y del Espíritu no puede entrar en el reino de Dios.” (Juan 3:5). Jesús llevó a Nicodemo de vuelta a la profecía de Ezequiel de la Nueva Alianza, en la que Dios dice,

25 Entonces os rociaré con agua limpia y quedaréis limpios; de todas vuestras inmundicias y de todos vuestros ídolos os limpiaré. 26 Además, os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros; quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne. 27 Pondré dentro de vosotros mi espíritu y haré que andéis en mis estatutos, y que cumpláis cuidadosamente mis ordenanzas. (Ezequiel 36:25-27)

Las palabras de Cristo aludían a la naturaleza de la regeneración del nuevo pacto. Esencialmente le dijo a Nicodemo, “Debes ser lavado, se te debe dar un nuevo corazón, y debes tener el Espíritu plantado en ti”. 

Y a menos que Dios sea el que soberanamente te dé un nuevo corazón, te dé Su Espíritu y te lave desde arriba, no podrás entrar en el reino. ” Lo que es nacido de la carne, carne es, y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.” (Juan 3:6). La carne sólo puede producir carne. El nuevo nacimiento depende de una obra espiritual de Dios. No puedes entrar en el reino a menos que nazcas de nuevo, y la gente no puede convocar su propio nacimiento espiritual. 

Además, Cristo explicó que el nacer de nuevo no puede ser fabricado o manipulado; es una prerrogativa enteramente divina. Le dijo a Nicodemo, “El viento sopla donde quiere” (Juan 3:8). El nuevo nacimiento no sólo está disponible sólo a través de Dios, sino que depende en última instancia de Él cuándo y dónde crea la nueva vida espiritual.  

Comprensiblemente aturdido y posiblemente algo descorazonado, Nicodemo le dijo: ” ¿Cómo puede ser esto?” (Juan 3:9). 

Jesús respondió: ” Tú eres maestro de Israel, ¿y no entiendes estas cosas? ” (Juan 3:10). Tal vez haya algo de consuelo en saber que los líderes religiosos de Israel tenían tanta dificultad para entender la soberanía de Dios como nosotros hoy en día. El punto de Cristo no era insultar a Nicodemo, sino resaltar la bancarrota espiritual de la religiosidad judía, que se había convertido en un sistema de justicia externa y de piedad vacía. Nuestro Señor estaba estableciendo un contraste entre el legalismo de los fariseos y la verdadera naturaleza de la obra salvadora y transformadora de Dios.   

Si la conversación hubiera terminado allí, las cosas podrían haber parecido desesperadas para Nicodemo y para cualquier otro pecador que buscara redención y perdón. Pero no terminó ahí. Cristo continuó, prefigurando su propia muerte sacrificial:

14 Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que sea levantado el Hijo del Hombre, 15 para que todo aquel que cree, tenga en Él vida eterna. 16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, mas tenga vida eterna. 17 Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por Él. 18 El que cree en Él no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. (Juan 3:14-18)

Jesús no le dijo a Nicodemo que necesitaba hacer una oración especial, o le prescribió varios pasos para alcanzar la plenitud espiritual. En cambio, simplemente le encargó que creyera. Las palabras de Cristo habrían sido un impacto para alguien que había vivido toda su vida en un sistema legalista de justicia de obras. El mensaje era claro – no había nada que Nicodemo (o cualquier otra persona) pudiera hacer para ganar el favor de Dios o producir su propio renacimiento. Todo era una obra de Dios, una que no podía ser manipulada o fabricada por el hombre. Y sin embargo, Nicodemo era responsable de creer. Esa es la tensión en la exhortación de Cristo a nacer de nuevo: La salvación es enteramente obra de Dios, pero sin embargo es nuestro deber creer, y Dios hará responsable a aquellos que lo rechazan de su incredulidad.  

Vemos lo mismo unos capítulos más tarde en Juan 6. En el versículo 37, Cristo dice: ” Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que viene a mí, de ningún modo lo echaré fuera”. Pero en el versículo 44 dice: ” Nadie puede venir a mí si no lo trae el Padre que me envió,”. Entonces, ¿cuál es? ¿Nos salvamos porque vinimos a Cristo, o porque Dios nos atrajo primero al Hijo? ¿Está la salvación abierta a “quienquiera que crea” (Juan 3:16), o está completamente fuera de nuestro control, como el “viento que sopla donde quiere” (Juan 3:8)?   

La respuesta está en la metáfora de Cristo del nuevo nacimiento. Ningún acto de voluntad humana puede perdonar los pecados, transformar los corazones, renovar las mentes o limpiar las almas. Aparte del trabajo de Dios, no tenemos esperanza de salvación. Nuestra única opción es hacernos eco del grito del recaudador de impuestos en Lucas 18:13, “¡Dios, ten misericordia de mí, el pecador!” Pero Dios tampoco realiza su obra redentora en oposición a nuestra voluntad. Él no interviene e inflige su salvación a los que no están dispuestos. En su perfecto plan, Él soberanamente nos atrae a Cristo. Por nuestra cuenta, nunca elegiríamos creer en Cristo. Pero en la soberanía de Dios, aquellos que Él atrae creerán sin falta.

A pesar de la aparente tensión entre la soberanía de Dios y la responsabilidad del hombre, la Escritura nunca se equivoca al presentar estas dos grandes realidades una al lado de la otra, trabajando en armonía. De hecho, como veremos la próxima vez, la carta de Pablo a los Romanos lo celebra.

(Adaptado de None Other)


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B200403
COPYRIGHT ©2020 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s