¿El Siglo Presente, El Milenio o El Estado Eterno? La Torá y los Salmos – 1ª. Parte

Posted on

ESJ-2020 0601-004

¿El Siglo Presente, El Milenio o El Estado Eterno? La Torá y los Salmos – 1ª. Parte

Por Matthew Ervin

Los pasajes sobre el Milenio se encuentran regularmente a lo largo de las Escrituras, desde el Génesis hasta el Apocalipsis. Muchos no reconocen esto porque un escritor dado no mencionó explícitamente un reinado de mil años del Mesías. Esto no es un problema, ya que la especificidad de los mil años en Apocalipsis 20 es un producto de la revelación progresiva. Sin embargo, la naturaleza transitoria del milenio es más importante, y es este hecho el que tan a menudo fue mencionado por los profetas. La gran cantidad de pasajes que describen el Milenio están determinados por inducción. Esto significa que muchas promesas y profecías anticipan eventos o realidades que sólo podrían caber en el Milenio. Por varias razones, este tipo de pasajes no podían ser entendidos correctamente para encontrar su cumplimiento antes del Milenio o en el Estado Eterno con Dios. La siguiente es una lista de una pequeña fracción de pasajes que encuentran su hogar en el Milenio. Muchos de los más destacados no están incluidos debido a su tratamiento en otros artículos, aunque algunos se mencionan brevemente de nuevo. Se pide al lector, que al considerar cada pasaje, se pregunte si encaja mejor en el Siglo presente, en el Milenio o en el Estado Eterno. La pregunta es retórica, y la respuesta es siempre la misma. El objetivo del ejercicio es apreciar el estudio inductivo de la Escritura, como la profecía exige tan a menudo.

LA TORA

Los primeros cinco libros de la Biblia, escritos por Moisés, contienen poderosas narraciones, cargadas de implicaciones milenarias. El primero de los dos pasajes clave considerados aquí es la bendición de Isaac a Jacob en Génesis 27:27-29:

27 Y él se acercó y lo besó; y al notar el olor de sus vestidos, lo bendijo, diciendo

He aquí, el olor de mi hijo
es como el aroma de un campo que el Señor ha bendecido.
28 Dios te dé, pues, del rocío del cielo,
y de la grosura de la tierra,
y abundancia de grano y de mosto.
29 Sírvante pueblos,
y póstrense ante ti naciones;
sé señor de tus hermanos,
e inclínense ante ti los hijos de tu madre.
Malditos los que te maldigan,
y benditos los que te bendigan.

Jacob apenas disfrutó de una abundancia de comida y vino proporcionada especialmente para él, ya que una gran hambruna obligó al patriarca a trasladarse a Egipto simplemente para sobrevivir (Gen. 46-47). Además, los pueblos y las naciones nunca vinieron a inclinarse ante Jacob y a servirle. Por el contrario, Jacob sirvió a Labán durante veinte años (Gen. 31:38). Más tarde se inclinó siete veces ante su hermano Esaú (Génesis 33:3), un tributo típicamente reservado a los reyes. Jacob murió sin haber recibido nunca parte de la bendición que se le debía. Debe ser resucitado para poder disfrutar de la plenitud de la primogenitura. Mientras que la bendición continuará en muchos aspectos en el Estado Eterno, el aspecto de las naciones inclinándose ante Jacob comienza cuando Israel se pone por encima de ellas (por ejemplo Is. 2:2-4). De hecho, la bendición tiene otra aplicación en los dones y el honor que se otorgan a la nación que surgió de Jacob. Ambas aplicaciones se cumplen en el Milenio.

A continuación, está Deuteronomio 26:18-19 relacionado:

18 Y el Señor ha declarado hoy que tú eres su pueblo, su exclusiva posesión, como Él te prometió, y que debes guardar todos sus mandamientos; 19 y que Él te pondrá en alto sobre todas las naciones que ha hecho, para alabanza, renombre y honor; y serás un pueblo consagrado al Señor tu Dios, como Él ha dicho.

Esto concluye una pequeña sección que sigue la dispensación de la ley del pacto al pueblo cuando estaban a punto de entrar en la Tierra Prometida (Deut. 5:1-26:15). Moisés les recordó su juramento de seguir al Señor y obedecer sus mandamientos (Deut. 26:16-17). Israel no podía mantener la fidelidad y por lo tanto el SEÑOR no tenía la obligación de poner a Israel por encima de todas las demás naciones. Sin embargo, su propósito evangelizador para la nación fue revelado (cf. Deut. 28; Is. 60:1-3). El estado ideal de Israel no fue ni puede ser alcanzado en el siglo presente, ya que terminará cuando regrese nacionalmente a Dios con el reconocimiento de que Jesús es Señor y Salvador (Mateo 23:39; Hechos 3:19-21; Romanos 11:25-27). Cuando Israel esté en lo alto y sea levantado, las naciones y los pueblos fluirán a Jerusalén para suplicar al Señor y aprender sus caminos (Is. 2:2-4; Miq. 4:1-3; Zac. 8:22-23). En el Estado Eterno, sólo se permite la entrada a los que ya están escritos en el libro de la vida del Cordero (Ap. 21:27).

SALMOS

Salmo 2:4-6:

4 Él que se sienta como Rey en los cielos se ríe, el Señor se burla de ellos. 5 Luego les hablará en su ira, y en su furor los aterrará, diciendo: 6 Pero yo mismo he consagrado a mi Rey sobre Sión, mi santo monte.”

El Salmo 2 es un gran salmo real sobre el gobierno del Rey mesiánico. Las naciones decidirán rebelarse contra Dios y su Ungido, en un esfuerzo por liberarse (vv. 1-3). Dios se burlará de sus esfuerzos, porque el Mesías reinará desde Jerusalén. Se le ha dado a las naciones como herencia, y gobernará sobre ellas con vara de hierro (vv. 7-9). Se aconseja a los gobernantes de la tierra que adoren al SEÑOR y rindan homenaje al Hijo para evitar su ira (vv. 10-12). Jesús tendría que regresar para comenzar su gobierno desde Jerusalén, lo que significa que el pasaje no puede cumplirse en la época actual. En el Estado Eterno, no habrá nadie que se rebele contra el Señor y Su Hijo.

Salmo 72:8-11:

8 Domine él de mar a mar, y desde el río hasta los confines de la tierra. 9 Dobléguense ante él los moradores del desierto, y sus enemigos laman el polvo. 10 Los reyes de Tarsis y de las islas traigan presentes; los reyes de Sabá y de Seba ofrezcan tributo; 11 y póstrense ante él todos los reyes de la tierra; sírvanle todas las naciones.

Este pasaje refleja el deseo de Salomón de tener su propio gobierno, pero encuentra su cumplimiento en el del Mesías. El área del reinado del Mesías se extenderá desde el Éufrates a todo el mundo. ¿Cuándo vinieron todos los reyes de la tierra a postrarse ante el Rey davídico? Nuestro Señor no recibió el honor que merecía de su propio pueblo en la Primera Venida, y mucho menos el tributo de otras naciones. En el Estado Eterno, a ningún enemigo del Mesías se le concederá una audiencia.

Salmo 110:2:

El SEÑOR extenderá desde Sión tu poderoso cetro, diciendo: Domina en medio de tus enemigos.

Una vez más, el Rey mesiánico gobernará desde Jerusalén, y desde allí su autoridad se extenderá. Esto no ocurrió en la Primera Venida y así debe ocurrir en la Segunda. Dado que el reinado tiene lugar en un mundo lleno de sus enemigos, no puede ser en el Estado Eterno.

Un comentario sobre “¿El Siglo Presente, El Milenio o El Estado Eterno? La Torá y los Salmos – 1ª. Parte

    pedro7idiart escribió:
    1 junio 2020 en 8:26 pm

    Reblogueó esto en La buhardilla de Pedro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s