El Tipo De Comportamiento De Los Hijos Que Descalifica A Su Padre Para El Ministerio Pastoral

Posted on

ESJ-2020 0914-001

El Tipo De Comportamiento De Los Hijos Que Descalifica A Su Padre Para El Ministerio Pastoral

Por David Huffstutler

Los hijos de un pastor deben ser mantenidos “sumisos” según 1 Timoteo 3:4 . Deben obedecer a su padre y seguir sus instrucciones en el hogar. Tito 1:6 requiere lo mismo de los hijos, y dependiendo de si se traduce pistos como sustantivo o adjetivo, deben ser “creyentes” o “fieles”. De cualquier manera, deben seguir las enseñanzas de su padre.

Tito 1:6 va más allá, sin embargo, para describir lo que no debe ser característico del comportamiento de estos hijos. No deben estar “no acusados de disolución ni de rebeldía.” (lbla). Este es el tipo de comportamiento de los hijos de un padre que lo descalifica para el ministerio pastoral formal. Lo que sigue a continuación es un intento de explicar exactamente qué tipo de comportamiento es este.

Primero, por más “disolución o rebeldía” que sea, los hijos no deben estar “no acusados” de que hacen tales cosas. Literalmente, ellos “no están con la acusación” de otro en estos asuntos. Este comportamiento no es característico de sus vidas, lo que parece implicar que sus amigos y asociaciones cercanas están libres de los mismos, dejándolos totalmente a salvo.

En segundo lugar, el término disolución proviene de asōtia, una combinación de a- (“sin”) y sōzō (“salvar”). La etimología en sí misma da la idea de que este comportamiento refleja un hijo sin salvación. La disolución se equipara con estar “borracho de vino” (Efesios 5:18 ), y el “diluvio de libertinaje” de Pedro que describe a los incrédulos incluye “andado en sensualidad, lujurias, borracheras, orgías, embriagueces y abominables idolatrías.” (1 Pedro 4:3-4 ). Una palabra relacionada describe al hijo pródigo en Lucas 15: “malgastó su hacienda viviendo perdidamente. (asōtōs)”, lo que incluía haber “consumido” vorazmente la “los bienes de su padre con rameras” (Lucas 15:13 , 30 ). Tanto de asōtia como de asōtōs, “El significado original es… ‘incurable'” y por lo tanto “denota… ‘uno que por su forma de vida… se destruye a sí mismo’.”[1]

Tercero, el hijo de un pastor no puede ser culpable de rebeldía. La etimología de esta palabra también indica algo que falta en el niño, combinando a- (“sin”) con hupotassō (“sometido, subordinado”). Mientras que 1 Timoteo 3:4 requiere que el hijo sea “sumiso”, Tito 1:6 requiere que el hijo no sea lo contrario, un niño culpable de “insubordinación”. La idea es una negativa voluntaria y rebelde del hijo a someterse a gobierno del padre en el hogar. Esta palabra describe a los falsos maestros en Tito 1:10 y se traduce como “desobediente” en 1 Timoteo 1:9, un elemento de una lista de descripciones que se contrastan con alguien que es “justo” o “recto” (dikaios). El hijo insubordinado y desobediente es injusto, impío y un desafiante incrédulo.

Si la disolución y la rebeldía son característicos de los hijos de un hombre, no puede ser un pastor. Si no puede administrar su casa para que sus hijos estén libres de este comportamiento, entonces tampoco es capaz de cuidar la casa de Dios (cf. 1 Timoteo 3:4-5 ).

Que nosotros como pastores y líderes cristianos conduzcamos bien nuestros hogares para cuidar mejor de la iglesia hoy en día. Y que Dios sea misericordioso con nuestros hijos para que crean verdaderamente en el evangelio y crezcan en Cristo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s