¿Qué Es La “Teología Del Pacto” (Y Debería Importarnos)?

Posted on

ESJ-2020 0914-002

¿Qué Es La “Teología Del Pacto” (Y Debería Importarnos)?

POR PAUL BENWARE

Para muchos el tema anterior está en la categoría de “cuántos ángeles pueden bailar en la cabeza de un alfiler”. En otras palabras, no tiene ningún valor o preocupación real y debe ser archivado en la carpeta “A nadie le importa”. Pero para aquellos que quieren saber lo que la Biblia enseña, el sistema teológico que abraza es bastante fundamental y por lo tanto muy importante.

Uno de los énfasis que he hecho a lo largo de los años de enseñanza en el aula de la universidad ha sido la importancia de los pactos bíblicos. Así que a mis estudiantes, les he hablado temprano y a menudo de los pactos Abrahámico, Davídico, Nuevo y de la Tierra (e incluso el Noético y el Mosaico); pactos que Dios hizo con Abraham y sus descendientes a través de Isaac y Jacob. Un estudiante se me acercó un día (tratando de entenderme, supongo) y me dijo “debes ser un teólogo del pacto”. Le dije que realmente no lo era y le expliqué que la “teología del pacto” no se deriva de los pactos bíblicos arriba mencionados. Más bien los pactos de la “teología del pacto” son los teológicos que han sido postulados por los teólogos. Y desde ese día cuando ese estudiante evidenció alguna confusión sobre este tema, ha sido mi observación que otros también están un poco confusos sobre este tema. De ahí el propósito de este breve artículo. No se detallará, sino que se dará sólo un resumen.

Algunos en la Teología del Pacto (TP) creen que hay tres pactos, mientras que otros piensan que sólo hay dos. Estos tres pactos teológicos son conocidos como los pactos de obras, de redención y gracia. La razón de la diferencia en el total es que algunos en la TP ven el pacto de redención y el pacto de gracia como dos fases de un solo pacto. De todos modos, toda la Biblia se interpreta sobre la base de estos tres (o dos) pactos. La TP se formuló en Europa en los siglos XVI y XVII y se ha ido perfeccionando a lo largo de los años.

La TP enseña que antes de la caída del hombre, Dios entró en una relación de pacto con Adán. Este es el pacto de obras y en él se le prometió al hombre la vida eterna por la obediencia, pero la muerte por la desobediencia. El hombre falló gravemente, trayendo la muerte a la experiencia humana. Después de este fracaso, Dios instituyó un pacto de gracia para traer salvación a través de Jesucristo. El teólogo del pacto, Louis Berkhof, dice que este pacto no fue hecho con toda la humanidad, sino que fue un pacto hecho entre Dios y el pecador elegido. Dios promete la vida eterna y el pecador elegido acepta esta salvación, prometiendo una vida de fe y obediencia. Este pacto de gracia se basa en el pacto de redención hecho en la eternidad pasada entre el Padre y el Hijo. Según la TP, cada dispensación o pacto mencionado en la Biblia es simplemente otra etapa del progreso de la revelación del pacto de gracia en la historia, con el resultado de que hay un, y sólo un, pueblo de Dios. En otras palabras, la Iglesia e Israel no son distintos en el plan o tratos de Dios.

LOS PACTOS TEOLOGICOS

PACTO DE REDENCION

PACTO DE OBRAS

PACTO DE GRACIA

ETERNIDAD PASADA

ANTES DE LA CAIDA

Dispensación Antigua | Dispensación Nueva

ISRAEL = IGLESIA

Pero para aquellos de nosotros que no estamos en el campo de la TP, vemos un número de serios problemas con este sistema teológico. Ahora se da una lista muy breve:

(1) EL LENGUAJE DE PACTO NO ESTÁ PRESENTE EN LOS PACTOS TEOLÓGICOS. Los pactos bíblicos son claramente pactos porque las dos partes están claramente definidas y hay un lenguaje que nos dice que se está haciendo un pacto (“el corte de un pacto”). Los pactos teológicos carecen de un lenguaje de pacto claro, a veces tomando prestado el lenguaje de los pactos bíblicos. Por ejemplo, la TP “toma prestado” algo del lenguaje del “Nuevo Pacto” (Jer. 31, etc.) y lo aplica al pacto de gracia. Los pactos teológicos de la TP son realmente deducciones lógicas más que productos de la exégesis de los textos bíblicos.

(2) LA TP EMPLEA LA ESPIRITUALIZACIÓN EN SU ENFOQUE DE LAS ESCRITURAS. La mayoría de los creyentes enseñados saben que cuando se utiliza la espiritualización, el intérprete se convierte realmente en la autoridad final en lugar del propio texto. Para hacer que los pactos bíblicos del Antiguo Testamento se introduzcan en el molde del “pacto de gracia” que todo lo abarca, la TP se ve obligada a dejar la interpretación literal/normal y a alegorizar. Por ejemplo, las promesas dadas a Abraham se espiritualizan para aplicarlas a la Iglesia en lugar de al Israel nacional. La espiritualización altera las promesas y disposiciones de los pactos bíblicos.

3) LA TP NO TRATA ADECUADAMENTE LAS MUCHAS DISTINCIONES QUE SE ENCUENTRAN EN LA BIBLIA. La TP enfatiza el supuesto principio unificador del pacto de gracia, y al hacerlo no trata las diferencias importantes de la Biblia. Se dice que el “pacto de gracia” cubre el tiempo desde la Caída hasta el final del siglo sin que se hagan distinciones reales entre los diferentes pactos y pueblo del pacto. No ver las muchas diferencias entre el pacto abrahámico, el pacto mosaico y el nuevo pacto siempre llevará a interpretaciones poco claras e inválidas. El Apóstol Pablo es tan claro en Gálatas 2 y 3 que los pactos Abrahámico y Mosaico son diferentes tipos de pactos dados por diferentes razones. Según Jeremías 31, el pacto mosaico y el nuevo pacto son simplemente diferentes. Los pactos bíblicos no son (como afirma TP) simplemente revelaciones progresivas del “pacto de gracia”. Los pactos bíblicos incluyen muchos más elementos que sólo el asunto de la redención de los elegidos.

(4) EL OBJETIVO DE LA HISTORIA EN LA TP NO ES LO SUFICIENTEMENTE AMPLIO. La TP ha enfatizado correctamente el concepto de la gracia de Dios en nuestra salvación. Sin embargo, aunque la salvación de los elegidos es una parte importante del propósito de Dios para la historia, no es la historia completa. La historia de las Escrituras es una restauración de todo lo que se perdió en el Edén. En la Biblia, Dios tiene varios propósitos para la iglesia, Israel, los gentiles, los salvados, los no salvos, los ángeles santos, los ángeles caídos, y el universo mismo. Todo esto no puede ser forzado en los confines del “pacto de gracia” teológico. No reconocer los diversos propósitos de Dios a menudo llevará a posiciones escatológicas no bíblicas, como que Israel no tiene futuro como entidad nacional.

Una forma mucho mejor de entender las Escrituras es el enfoque de la teología dispensacional. La teología dispensacional emerge del texto de la Biblia y se basa menos en el intérprete y más en las propias Escrituras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s