¿Es La Iglesia De Jesucristo El Nuevo Israel? (5ª. parte)

Posted on

ESJ-2020 0920-001

¿Es La Iglesia De Jesucristo El Nuevo Israel? (5ª. parte)

POR PAUL BENWARE

Cuando mis hijos eran pequeños les encantaba ver “Plaza Sésamo” y sobre todo les gustaba el segmento de “cuál de estos no corresponde”. En ese segmento, se veían varios objetos en la pantalla del televisor, uno de ellos era diferente al resto. Por ejemplo, podría haber tres triángulos y un cuadrado. Mis hijos (siendo inusualmente brillantes) normalmente se dieron cuenta bastante rápido de que el cuadrado no pertenecía a los triángulos.

En el mundo teológico, algunas cosas no son iguales y “no corresponden”. La iglesia de Jesucristo y la nación de Israel no son lo mismo, y a pesar de los intentos de los Teólogos del Reemplazo (TR) de equipararlas, no son la misma entidad. La TR no tiene ningún pasaje del NT que enseñe que la iglesia ha reemplazado a la nación de Israel. Ellos sólo pueden presentar pasajes que “implican” o “sugieren” la posición que están tratando de establecer. La ausencia de cualquier discusión en el NT sobre la iglesia reemplazando a Israel es significativa porque Dios pasó 2000 años (desde los días de Abraham y Moisés) declarando que Israel era su “pueblo elegido”; su nación del pacto. Las escrituras del AT refuerzan constantemente la verdad de que Dios y la nación de Israel estaban en una relación de pacto vinculante; un pacto que el Dios Fiel cumpliría. A la luz de los cientos de referencias al lugar único del Israel nacional en el plan y los propósitos de Dios, esperaríamos con razón que Dios nos diera un capítulo o dos en el NT (o tal vez una carta completa) explicándonos que Israel ha sido dejado de lado y reemplazado por la iglesia. No existe tal pasaje del NT que deba alertar a todos sobre la probabilidad muy real de que tal reemplazo no haya tenido lugar. Algunas cosas “no corresponden una a la otra”.

En nuestros cuatro estudios anteriores, el enfoque fue en ciertas textos bíblicos que se usan para promover la TR, y se vio que ninguna de ellas lo hace. En este estudio, queremos dar algunas otras evidencias bíblicas de por qué estas dos no son las mismas cosas; es decir, por qué la iglesia no es una continuación del Israel del Antiguo Testamento.

(1) UN PUNTO DE PARTIDA DIFERENTE. La nación de Israel comenzó con el llamado de Abraham (alrededor del 2100 A.C.) mientras que la iglesia comenzó el “Día de Pentecostés” (alrededor del 33 D.C.). La iglesia no existía y no podía existir antes de la Ascensión de Jesucristo de vuelta al cielo después de Su resurrección. Efesios 1:20-23 dice,

“…el cual obró en Cristo cuando le resucitó de entre los muertos y le sentó a su diestra en los lugares celestiales, muy por encima de todo principado, autoridad, poder, dominio y de todo nombre que se nombra, no solo en este siglo sino también en el venidero. Y todo sometió bajo sus pies, y a Él lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de aquel que lo llena todo en todo.”

El Cuerpo de Cristo no comenzó a formarse hasta después de la Ascensión y, por lo tanto, no pudo existir en alguna otra forma en el 2100 AC. Además, no pudo formarse antes de Pentecostés porque ese es el día, en Hechos 2, en que comenzó el ministerio del “bautismo” del Espíritu Santo. Y la única forma en que una persona creyente entra en el Cuerpo de Cristo es a través del bautismo del Espíritu (1 Cor. 12:13; Hechos 1:5). Sin bautismo del Espíritu, no hay Cuerpo/no hay iglesia. Esto subraya otra realidad importante y es que no hay incrédulos en la iglesia, el Cuerpo de Cristo, pero había muchos incrédulos en el AT Israel. No son lo mismo.

Tratar de presentar la iglesia como una nueva forma de AT Israel no se alinea bien con los puntos de partida distintivos de las dos entidades; realmente no son lo mismo. Es como tratar de decir que el cuadrado tiene esquinas como el triángulo y, por lo tanto, es realmente uno, aunque un poco diferente.

(2) EL CARÁCTER ÚNICO DE LA IGLESIA DE JESUCRISTO. Una de las grandes contribuciones del Apóstol Pablo a la doctrina de la iglesia se encuentra en su carta a los Efesios. Entre otras cosas, instruye a los creyentes que la iglesia es (1) un misterio y (2) que es un hombre nuevo. Estos puntos se centran en el carácter único de la iglesia en comparación con el Israel nacional.

(1) Un Misterio. En Efesios 3:1-6, Pablo revela una verdad no encontrada previamente en el AT; es decir, que los gentiles creyentes serían iguales a los judíos creyentes en el Cuerpo. La verdad no es que los gentiles serían salvos, ya que eso fue claramente hablado en varias escrituras del AT. Pero la igualdad de los dos es diferente. Esto nos informa que la composición del Cuerpo y la de Israel es diferente; por lo tanto, no son lo mismo.

(2) Un Hombre Nuevo. Es en Efesios 2:14-15 que el Apóstol enseña que los judíos creyentes y los gentiles creyentes fueron hechos “un” grupo, y que los dos son ahora “un nuevo hombre”. Este hombre nuevo es una entidad completamente nueva. No es una nación gentil ni es la nación de Israel. La iglesia no es una continuación de Israel. Este cuerpo es algo distinto de Israel.

Hay que señalar aquí que a la TR le encanta usar este pasaje de Efesios para demostrar que los gentiles que ahora son “acercados” y son “conciudadanos” son vistos como incorporados a Israel. Y continúan declarando que debido a que los gentiles son ahora parte de Israel, no hay un futuro distinto para el Israel nacional.

Aparte del hecho de que esto contradice el lugar distintivo del pacto abrahámico en el programa de Dios (véase la Parte 2, agosto de 2015), también supone que ser participante en algo significa automáticamente la igualdad dentro de esa entidad. Los gentiles creyentes son “partícipes” (Romanos 11) del pacto abrahámico, pero no los que lo cumplen. Fue hecho entre Dios e Israel. Además, si Pablo hubiera querido decir que los gentiles eran parte de Israel, podría haberlo hecho. No lo hace. Es tan importante observar lo que Pablo no dice como lo que sí dice. El “único hombre nuevo” es un organismo soteriológico al que se entra por la fe en Cristo solamente. La unidad soteriológica no se equipara con la unidad en los tratos pasados o futuros de Dios. No significa que los gentiles sean ahora israelitas. Los gentiles creyentes comparten con los israelitas creyentes muchas de las promesas de Dios, pero esto no significa que se conviertan en israelitas. La verdad de la salvación gentil se vio desde el principio cuando Dios le dijo a Abraham que en él “todas las naciones serían bendecidas” (Gn 12:3; 18:18). Lo más probable es que Pablo hubiera dicho que los gentiles estaban “dentro” de Israel y no “con” Israel, si estuviera enseñando que las promesas de Dios a la nación de Israel han sido dejadas de lado y entregadas a la iglesia. Simplemente está demostrando la igualdad actual de judíos y gentiles en la entidad llamada “iglesia”. No está dejando de lado los compromisos del pacto de Dios, ni está negando un futuro para la nación de Israel.

(3) DIFERENCIAS INTERNAS Y EXTERNAS. Sin dedicar mucho tiempo a este punto, podemos decir que hay diferencias externas entre Israel y la iglesia. Por ejemplo, Israel tenía un ejército; requería el pago de impuestos (diezmos); y tenía fronteras nacionales. Esto no es cierto en el caso de la iglesia. Internamente también hay diferencias marcadas. En Israel, sólo había algunos que eran sacerdotes (la tribu de Leví), mientras que todos los creyentes son sacerdotes en la iglesia. Otro ejemplo es que la nación de Israel operaba bajo un pacto muy diferente al de la iglesia. En la iglesia, todos son creyentes pero no es el caso de Israel.

La iglesia e Israel son diferentes y la teología del Reemplazo simplemente no tiene un pasaje definitivo en el NT que diga que la iglesia es el “nuevo Israel” o que la iglesia ha reemplazado a Israel. Por lo tanto, se ven obligados a ver “implicaciones” o “sugerencias” mientras intentan establecer su posición. La teología del no-reemplazo tiene la mayor parte del AT así como la poderosa discusión del Apóstol Pablo en Romanos 9-11. Dios no ha puesto a Israel a un lado y no ha hecho a la iglesia el “nuevo” Israel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s