10 Cosas Que Deberías Saber Sobre La Revolución Sexual

Posted on

ESJ-blog 20210210_01

10 Cosas Que Deberías Saber Sobre La Revolución Sexual

Por Carl R. Trueman

1. Ha sido un largo tiempo de preparación.

Uno de los errores que suelen cometer los cristianos es suponer que la revolución sexual fue algo que ocurrió en los años sesenta como parte de la relajación general de la moral convencional de la que fue testigo esa década. En realidad, su origen es mucho más profundo y antiguo. Podemos tender a pasar por alto esto porque nos centramos en los fenómenos asociados a la revolución sexual -por ejemplo, los cambios generalizados de actitud ante las relaciones sexuales prematrimoniales, la homosexualidad y el aborto-. Lo que a menudo no nos damos cuenta es que estos fenómenos son en realidad síntomas de cambios más profundos en la sociedad, en particular los relacionados con lo que significa ser un ser humano pleno. La revolución sexual se basa en la idea de que la plenitud es una cuestión de felicidad personal y psicológica, y que todo lo que la obstaculiza -especialmente los códigos sexuales tradicionales- es, por definición, opresivo y nos impide prosperar. Y esa construcción psicológica del propósito humano se remonta al menos hasta Rousseau y los románticos de los siglos XVIII y XIX. La revolución sexual es simplemente una manifestación de una cultura más amplia de lo que podríamos llamar individualismo expresivo.

2. Tiene raíces complicadas.

Como ya se ha dicho, las raíces de la revolución sexual son complicadas. En primer lugar, vemos la psicologización del yo en manos de Rousseau y los románticos. Luego tenemos la sexualización de la psicología -la noción de que nuestros deseos sexuales y su satisfacción física son lo más básico de nosotros- en manos de Sigmund Freud y sus seguidores. Luego tenemos la politización del sexo por parte de la Nueva Izquierda, por la que la opresión se vuelve a concebir no tanto en términos económicos como en términos psicológicos. El escenario está preparado para que los debates sobre el sexo, una de las realidades humanas más personales e íntimas, se conviertan en la cuestión más pública de nuestros días.

3. Durante mucho tiempo ha considerado la monogamia como una corrupción, no como una virtud.

Una de las características de la revolución sexual es la separación de la actividad sexual del contexto de una relación monógama de por vida. Desde la propaganda de la promiscuidad en los años sesenta hasta los "matrimonios" abiertos de hoy en día, la idea básica es que la monogamia casta es algo malo que nos impide ser realmente nosotros mismos e incluso alimenta los males sociales. Esta idea no es en absoluto nueva. William Godwin, el radical inglés del siglo XVIII, argumentó precisamente esto en su famosa obra Justicia Política, y la tradición fue continuada por artistas, como Shelley, y teóricos políticos desde Marx hasta Lenin.

4. No se trata de ampliar los límites de la moral sexual aceptable.

Es importante que los cristianos comprendan que la revolución sexual no consiste simplemente en ampliar los límites de lo que es un comportamiento sexual aceptable. Un buen ejemplo es el concepto de modestia. No se trata de que los revolucionarios sexuales quieran redefinir el pudor como lo hacían las generaciones anteriores cuando se trataba de cuestiones como la longitud de las faldas de las mujeres o la aceptabilidad de los bikinis. No. Quieren abolir el concepto por completo. Esto se desprende del hecho de que nuestra cultura considera el pudor en sí mismo como una idea intrínsecamente ridícula, digna sólo de burla.

5. No se trata (sólo) del comportamiento sexual.

El punto anterior nos orienta hacia otro aspecto significativo de la revolución sexual: no se trata sólo del comportamiento sexual. En realidad se trata de la identidad. Una vez que el deseo sexual se ha convertido en el elemento fundacional de la identidad humana, entonces los debates sobre el sexo dejan de ser debates sobre cómo actuamos y se convierten en debates sobre quiénes somos. Por lo tanto, el cristiano podría pensar que cuando se opone a la homosexualidad está objetando ciertas prácticas sexuales. En realidad, lo que hace es objetar ciertas identidades.

6. Tiene un profundo significado cultural.

Las culturas se definen en gran medida por lo que prohíben y, normalmente, muchos de estos actos prohibidos son sexuales. La ley del Antiguo Testamento es un buen ejemplo de ello y, por lo general, los tabúes sexuales han desempeñado un gran papel en la cultura occidental. Por lo tanto, cuando la revolución sexual se propone derribar estos tabúes y construir su moral sexual sobre la delgada base del consentimiento, no sólo está alterando el comportamiento sexual, sino que está cambiando la sociedad a un nivel fundamental. Está remodelando el significado de la actividad sexual y, por tanto, está remodelando las nociones de la familia, de la paternidad y de la relación entre los sexos. Además, dado el significado social de la actividad sexual como rito de paso a la edad adulta, también está disolviendo una diferencia clave entre los adultos y los niños.

7. Es un serio desafío a la libertad religiosa.

Dado que la revolución sexual tiene que ver con la identidad y la legitimación del comportamiento sexual asociado a la identidad, presenta un serio desafío a la libertad religiosa. Las sociedades que han sido remodeladas por la revolución sexual considerarán a los cristianos que se niegan a conceder legitimidad a, por ejemplo, el comportamiento homosexual, como aquellos que se oponen al bien común. Y como la libertad religiosa no es un derecho absoluto e incondicional, los cristianos que se mantienen firmes en la moral sexual tradicional pueden esperar que su libertad de ejercicio público se vea restringida o incluso eliminada.

8. Se conecta con otras formas de políticas de identidad.

La identidad sexual es simplemente una forma de ser humano que da prioridad a la psicología, a nuestros sentimientos, a nuestra sensación de bienestar interior. Lo mismo puede verse en la forma en que se construyen hoy otras formas de identidad. El reciente revuelo en torno a los comentarios de J. K. Rowling sobre la transexualidad y lo que significa ser mujer ha hecho muy público un antiguo conflicto dentro del feminismo: ¿ser mujer está relacionado con tener un cuerpo de mujer o es, en última instancia, un estado psicológico? El nuevo feminismo está profundamente arraigado en la psicologización de las identidades, de la que las identidades sexualizadas de la revolución sexual no son más que una parte. El mismo tipo de preguntas están empezando a surgir en la cuestión de la política racial, y un grupo como Black Lives Matter deja muy claro en su página web que considera que la cuestión de la justicia racial y los derechos LGBTQ están íntimamente relacionados.

9. No se trata sólo de lujuria.

Cuando los cristianos piensan en el sexo desde una perspectiva moral, tienden a identificar el pecado con el deseo inapropiado y la lujuria. Esto es correcto, pero no es el único problema con la actividad sexual divorciada del contexto de una relación monógama de por vida, como encontramos, por ejemplo, en la cultura de sexo o de la pornografía -ambos han ganado caché cultural dominante como resultado de la revolución sexual. Este tipo de sexo desvinculado de una relación previa profunda y significativa tiende a producir al menos otros dos resultados inmorales. En primer lugar, el propósito del sexo se reduce al placer egoísta y personal del momento. Y en segundo lugar, la pareja pasa de ser un fin en sí misma a ser un medio para un fin. Por decirlo de otro modo, el propósito de un encuentro sexual no es establecer una relación con una persona concreta; es utilizar otro cuerpo para mi propio placer personal. Es fundamentalmente deshumanizante. Y en la pornografía, esto se lleva a su conclusión lógica: las personas no importan, sólo los cuerpos.

10. Todos estamos implicados en ella.

Por último, podría existir la tentación en este punto de mirar el caos y la carnicería de la revolución sexual y responder: "Te agradezco Señor que no soy como los demás hombres". Eso sería un error por la sencilla razón de que todos estamos implicados en esta revolución. Eso no quiere decir que todos usemos la pornografía o vivamos las mentiras de la licencia sexual. Pero todos formamos parte de la cultura de la persona psicologizada de la que la revolución sexual es una parte sintomática. Todos tendemos hoy a concebir la felicidad en términos psicológicos. A todos se nos eriza la piel ante cualquier tipo de autoridad externa. A todos nos gusta pensar que somos dueños de nuestras propias identidades. En eso consiste esencialmente la revolución sexual. Puede que no elijamos el lenguaje sexual para expresarlo. Incluso podemos utilizar un lenguaje religioso para hacerlo, por ejemplo, eligiendo la iglesia que nos hace sentir felices o que nos permite ser nosotros mismos. Pero al hacerlo, también somos meros síntomas de la cultura del individualismo expresivo de la que la revolución sexual es sólo una iteración.

Carl R. Trueman es autor de The Rise and Triumph of the Modern Self: Cultural Amnesia, Expressive Individualism, and the Road to Sexual Revolution.


Carl R. Trueman (PhD, University of Aberdeen) es profesor de estudios bíblicos y religiosos en el Grove City College. Es un estimado historiador de la Iglesia y anteriormente fue becario William E. Simon en Religión y Vida Pública en la Universidad de Princeton. Trueman es autor o editor de más de una docena de libros, entre ellos The Creedal Imperative; Luther on the Christian Life; y Histories and Fallacies. Trueman es miembro de la Iglesia Presbiteriana Ortodoxa.

Un comentario sobre “10 Cosas Que Deberías Saber Sobre La Revolución Sexual

    Pedro Idiart escribió:
    13 febrero 2021 en 7:54 pm

    Gran artículo!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s