La Reprensión De Jesús A Los Abusadores Espirituales (2ª. Parte)

Posted on

ESJ-blog 20210226_01

La Reprensión De Jesús A Los Abusadores Espirituales (2ª. Parte)

POR DAVE DUNHAM

Las personas abusivas son todo reglas. Hay directrices que deben seguirse y expectativas que deben cumplirse. Por supuesto, esas directrices y expectativas cambian en función del estado de ánimo y las normas se establecen en función de su agenda personal, no de una fuente objetiva. Y lo que es más importante, las reglas sólo se aplican a otras personas. Las personas espiritualmente abusivas viven de acuerdo a un doble estándar.

En Mateo 23, Jesús no se limita a condenar la opresión religiosa en la que participan los fariseos, sino que identifica prácticas concretas. Comienza señalando la total hipocresía de estos líderes religiosos:

Entonces habló Jesús a la gente y a sus discípulos, diciendo: En la cátedra de Moisés se sientan los escribas y los fariseos. Así que, todo lo que os digan que guardéis, guardadlo y hacedlo; mas no hagáis conforme a sus obras, porque dicen, y no hacen. (Matt. 23:1-3)

Los líderes religiosos eran hipócritas. Ellos "predican pero no practican". Estaban contentos de decirle al pueblo lo que tenía que hacer, pero ellos mismos no se ajustan a estas normas. Corrigen a los demás, pero están por encima de la corrección de ellos mismos. Otros deben guardar las reglas, pero las reglas no se aplican a ellos. Esta misma mentalidad plaga al cónyuge espiritualmente abusivo.

Hay un doble estándar aplicado en cada hogar abusivo. El cónyuge oprimido debe mantener las reglas para complacer y satisfacer al abusador, pero el cónyuge opresor no es responsable de cumplir con el mismo estándar. Strickland da varios ejemplos comunes:

Las normas de una persona con derechos pueden sonar como "Tienes que mantener un presupuesto ajustado" (pero puedo derrochar en la última tecnología) o "La casa debe mantenerse inmaculada" (pero puedo dejar mis cosas donde quiera). El amor de la persona con derechos por la comodidad y el control personal suele dar lugar a una doble moral: "Haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago". Las reglas que las personas con derecho establecen para los demás no se aplican a sí mismas. (p. 67)

Siempre hay una razón y un razonamiento por el que estas normas no se aplican a ellos, o no se aplican en sus circunstancias. Lo mismo ocurre con las normas bíblicas. Por ejemplo, se reitera y se hace cumplir constantemente el llamamiento a la esposa para que "respete a su marido" (junto con la aplicación y la interpretación erróneas del texto), pero no se aplica el llamamiento a los maridos para que vivan con sus esposas de "manera comprensiva" (1 Pedro 3:7) o para que se revistan de bondad (Col. 3:12) o para que modelen el amor bíblico (1 Cor. 13:4-7). Todas las reglas existen para apoyar la agenda de los abusadores, y no deben aplicarse a su comportamiento, actitudes, mentalidad o patrones relacionales.

Es importante notar el patrón de hipocresía porque plantea preguntas sobre la sinceridad de la ley de Dios. Si las reglas sólo se aplican a veces y sólo se aplican a algunas personas, crea confusión. ¿Qué es razonable esperar de un cónyuge? ¿Cómo puede ser la palabra de Dios verdadera para mí y no para mi cónyuge? ¿Por qué parece y se siente que las reglas de Dios sólo son útiles cuando yo me equivoco, pero no cuando mi cónyuge se equivoca? En algunos casos el patrón de hipocresía puede crear resentimiento hacia Dios y Su Palabra. Tal hipocresía a menudo genera confusión e inseguridad espiritual. Sin embargo, en Mateo 23, Jesús está condenando tal comportamiento de los fariseos. Es vital que conozcamos el odio de Dios hacia este doble estándar de vida.

Jesús corrige el doble estándar señalando que un uso piadoso del liderazgo busca servir, no señorear a otro. No debemos usar las reglas como una forma de exaltarnos a nosotros mismos y alimentar nuestras propias agendas. De hecho, Jesús afirma que si no somos humildes entonces Él nos humillará. Leemos:

El que es el mayor de vosotros, sea vuestro siervo. Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido. (v. 11-12)

Mientras que los maltratadores utilizan las normas para obligar a otros a someterse y servir, Jesús los reprende por exaltarse a sí mismos. Dios no apoya una doble moral en el hogar. Dios es quien establece las "reglas" o normas de vida, y las aplica a todos nosotros. Además, Dios nos recibe a todos con gracia, porque ninguno de nosotros vive a la perfección estas normas. La preocupación de Cristo en Mateo 23 es por aquellos que están viviendo bajo la opresión de abusadores espirituales y Él promete que aquellos que se exaltan "serán humillados".

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s