Evita Enfocarte en Tí Mismo

Posted on

ESJ-blog 20200703_02

Evita Enfocarte en Tí Mismo

Por John MacArthur

En la entrada anterior, vimos que Daniel comenzó su oración en Daniel 9 con la negación de sí mismo. Pero su humildad no es puramente individualista. Veamos de nuevo los versos iniciales de la oración de Daniel:

Y oré a Jehová mi Dios e hice confesión diciendo: Ahora, Señor, Dios grande, digno de ser temido, que guardas el pacto y la misericordia con los que te aman y guardan tus mandamientos; hemos pecado, hemos cometido iniquidad, hemos hecho impíamente, y hemos sido rebeldes, y nos hemos apartado de tus mandamientos y de tus ordenanzas. No hemos obedecido a tus siervos los profetas, que en tu nombre hablaron a nuestros reyes, a nuestros príncipes, a nuestros padres y a todo el pueblo de la tierra. Tuya es, Señor, la justicia, y nuestra la confusión de rostro, como en el día de hoy lleva todo hombre de Judá, los moradores de Jerusalén, y todo Israel, los de cerca y los de lejos, en todas las tierras adonde los has echado a causa de su rebelión con que se rebelaron contra ti. (Daniel 9:4-7)

El pronombre de la oración de Daniel no es "yo" o "ellos", sino "nosotros". Y esto se debe a que en la verdadera oración de intercesión, nos identificamos con las personas por las que estamos orando. En el caso de Daniel, él se ve como parte de la entidad total del pueblo de Dios. No se preocupa sólo de sus pecados privados, sino de los pecados de Israel en su conjunto.

Este aspecto comunitario también es cierto para el cuerpo de Cristo, ¿no es así? El Nuevo Testamento es muy claro, especialmente en pasajes como el de 1 Corintios 12, que todos somos un solo cuerpo. Cuando un miembro sufre, todo el cuerpo sufre. Cuando uno se alegra, todo el cuerpo se alegra. Por eso, nosotros como individuos estamos identificados con los pecados de la iglesia. No podemos permanecer ajenos al pecado cometido por otros creyentes, porque ellos son parte del mismo cuerpo que nosotros.

Este aspecto comunitario de nuestra vida como creyentes tiene una notable implicación para la oración: El punto central de nuestra vida de oración no debemos ser nosotros mismos. Observe en el repetido testimonio de la Escritura sobre la oración por los demás:

1 Samuel 12:23 Así que, lejos sea de mí que peque yo contra Jehová cesando de rogar por vosotros; antes os instruiré en el camino bueno y recto.

Filipenses 1:3-4 Doy gracias a mi Dios siempre que me acuerdo de vosotros, siempre en todas mis oraciones rogando con gozo por todos vosotros,

Colosenses 1:3 Siempre orando por vosotros, damos gracias a Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo,

Filemón 4:1 Doy gracias a mi Dios, haciendo siempre memoria de ti en mis oraciones,

2 Corintios 1:11 cooperando también vosotros a favor nuestro con la oración, para que por muchas personas sean dadas gracias a favor nuestro por el don concedido a nosotros por medio de muchos.

El cuerpo funciona correctamente cuando yo me concentro en orar por ti y tú te concentras en orar por mí. Ora por tus líderes. Ora por los necesitados. Esto nos protege de volvernos egoístas con nuestras oraciones.

Alrededor de este país y alrededor del mundo, hay cristianos que se están perdiendo lo que se supone que es la oración, porque todo lo que están enfocados cuando oran es "yo", "mí" y "mío". No están abarcando las necesidades del pueblo de Dios. No están siguiendo el modelo que Jesús enseñó en el Padre Nuestro: Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdónanos nuestras deudas. No nos dejes caer en la tentación.

La oración no es un mero ejercicio privado para que obtengamos bienes de Dios para nosotros mismos. Es mucho más que eso.

Daniel entendió esto. Vio los pecados y sufrimientos de su pueblo y se identificó con ellos. Se incluyó en sus debilidades, sus fracasos y sus locuras. No se mantuvo al margen como si fuera un santurrón. Daniel podría haberse levantado y decir: "Vaya, me alegro de no formar parte de ese grupo. He sido fiel durante más de 80 años. Soy el que ha tenido visiones de Dios y el que cerró la boca de los leones".

Podría haberse distanciado de los pecados de su pueblo, pero no lo hizo. Los abrazó porque sabía que él también era un pecador y un fracasado, y no se avergonzó de identificarse con sus necesidades. Y desde esta posición ventajosa de estar ligado a los pecados y heridas de su pueblo, Daniel intercede apasionadamente por ellos.

Si empezáramos a sustituir la palabra "yo" por la palabra "nosotros" en nuestras oraciones, nuestra vida de oración nunca sería la misma. Nuestras oraciones serán menos egoístas. Nuestro corazón será más apasionado hacia todo el cuerpo de Cristo.

La verdadera oración de intercesión es más grande que cualquier individuo, y el gozo se encuentra al perdernos en las necesidades de los demás. La verdadera oración de intercesión no sólo busca conocer el plan de Dios, no sólo busca que se cumpla, no sólo busca que se cumpla de una vez, no sólo busca que se cumpla de una vez sin importar lo que cueste, sino que también busca que se cumpla por el bien de los demás. No es: "Señor, por favor, haz esto porque me gustaría que fuera así". Es: "Por favor, haz esto porque tu pueblo sería bendecido".

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s