El Dispensacionalismo y la Revolución Completada

Posted on

ESJ-blog 20200703_01

El Dispensacionalismo y la Revolución Completada

POR ANDY WOODS

El movimiento reformado, tal como lo he explicado, es casi incapaz de desarrollar un mayor progreso. Está atascado en el mismo lugar en el que ha estado desde el día en que los reformadores protestantes abandonaron la escena: utilizando la interpretación literal hasta cierto punto, y luego volviendo a una interpretación alegórica en otros lugares (especialmente en el área de la escatología).

Pero Dios hizo algo para completar la revolución iniciada por los reformadores protestantes. Aunque continuó usando a hombres y mujeres dentro del movimiento reformado, también llegó fuera del movimiento reformado para terminar el trabajo que los reformadores comenzaron.

La teología reformada hoy en día permanece en un estado incompleto, como una comida a medio cocinar.

Los reformadores rescataron a la iglesia de la alegorización en algunas áreas -por lo que alabamos y agradecemos al Señor. Lo hicieron heroicamente, con gran riesgo para sus vidas personales, y tenemos una enorme deuda de gratitud con ellos.

Sin embargo, también dejaron otras partes de la Biblia impregnadas de alegorización.

Pero Dios levantó a otros, con el amanecer del movimiento dispensacional del siglo XIX.

El movimiento reformado merece mucho crédito, porque tenían la herramienta correcta -el método literal de interpretación- que usaron para rescatar a la iglesia en el área de las cinco solas. La caída es que aplicaron esta herramienta correcta sólo a una parte de la Biblia.

La buena noticia es que todavía tenemos esa herramienta. Los dispensacionalistas han tomado esa herramienta y la han utilizado para promover y completar el trabajo de los reformdores protestantes. Hay un principio bíblico involucrado en este proceso de construcción. A modo de analogía, consideremos las palabras del apóstol Pablo en 1 Corintios 3:10:

Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica.

Los dispensacionalistas tomaron la hermenéutica de los reformadores y quisieron aplicarla a toda la Biblia.

¿Qué es la Interpretación Literal?

Ahora bien, ¿qué entendemos exactamente por interpretación literal? Bernard Ramm responde, mostrando lo que los reformadores recuperaron de la escuela de Antioquía y nos entregaron: Una hermenéutica literal atribuye a cada palabra el mismo significado que tendría en el uso normal, ya sea empleada al hablar, escribir o pensar. [142]

La clave, por supuesto, es entender el significado que una palabra o palabras tenían en tiempos bíblicos. El intérprete trata de ponerse en la posición del público original y aprender cómo comprenderían esos términos.

Al fin y al cabo, el objetivo de Dios en su Palabra era comunicarse con la humanidad. Esta comunicación queda silenciada cuando le aplicamos nuestros propios significados.

La metodología hermenéutica apostólica, antioquena y de la Reforma puede describirse mejor como el método de interpretación literal, gramatical, histórico y contextual. Desglosemos estos adjetivos y consideremos cada uno de ellos con más detalle.

Interpretación Literal

Según la etimología de la palabra, literal significa “por las letras.” [143]

Por lo tanto, cuando se interpreta la Biblia literalmente, se lee lo que está ahí, en lugar de traer el equipaje externo al texto y reinterpretar lo que está ahí.

Interpretación Gramatical

La gramática es importante. Dios eligió soberanamente inspirar y registrar el Antiguo Testamento principalmente en hebreo (y un poco de arameo) y el Nuevo Testamento completamente en griego.

Debemos estudiar estas lenguas originales, prestando atención a las reglas gramaticales de cada una, incluyendo la sintaxis y la estructura de las frases. Una vez que un mensaje se encapsula en forma lingüística, se rige por las leyes del lenguaje. Hay leyes del lenguaje, al igual que hay leyes de las matemáticas y la ciencia. El lenguaje funciona según unas leyes.

Interpretación Histórica

Cada libro de la Biblia fue escrito en un contexto histórico. Por ejemplo, la carta a los Efesios. Pablo la escribió desde Roma a la iglesia de Éfeso. Ahora bien, para entender este libro, deberíamos saber cuándo lo escribió Pablo, así como la forma en que sus primeros destinatarios entendían la historia y el lenguaje.

En esencia, se está transportando hacia atrás en el tiempo en un intento de aprender lo que realmente sucedió allí. Quieres aprender cómo lo habrían entendido los destinatarios originales del libro.

Interpretación Contextual

Intentamos leer las Escrituras en su contexto original. No nos limitamos a juntar cosas -que no tienen cabida- de varias partes de la Biblia.

Esto nos ayuda a interpretar un pasaje como Mateo 5:29-30:

Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.

¿Nos está diciendo Jesús literalmente que nos saquemos los ojos? La respuesta es no, según el contexto. Aquí, en el Sermón del Monte, Cristo no está tratando el tema de las partes del cuerpo cortadas. Más bien, está abordando cuestiones del corazón. Su punto central es que los pecados de adulterio y asesinato se manifiestan en el corazón humano. Dado que el énfasis final de Cristo en el Sermón del Monte es el corazón humano (cf. Mt. 5:21-22, 27-28), sacarse los ojos obviamente no impediría que tales pecados ocurrieran ya que en última instancia se originan en el corazón. Incluso sin los ojos es posible fantasear mentalmente con cometer tanto el adulterio como el asesinato. De este modo, Cristo está utilizando una figura retórica llamada hipérbole (el uso de una exageración deliberada para comunicar una idea). Jesús está hablando aquí en un sentido simbólico sobre la necesidad de tratar el pecado de forma drástica.

Después de que usted, como intérprete, haya hecho todo este trabajo, debe desarrollar su aplicación. Debe considerar cómo la verdad que ha estudiado se aplica a su propia vida, o cómo usted, como maestro, podría aplicarla a la vida de otros.

Esto es lo que la escuela de Antioquía enseñaba durante los dos primeros siglos de la historia de la Iglesia, y lo que se perdió, y lo que los reformadores recuperaron en ciertas áreas relacionadas con las cinco solas.

La Falacia del Hombre de Paja

La falacia del hombre de paja consiste en tergiversar la posición de tu oponente, y luego derribar esa tergiversación. Es una falacia lógica porque no se trata de lo que el oponente dice realmente, sino de su tergiversación.

Como intérpretes literales, nos lanzan un hombre de paja todo el tiempo. Se nos acusa de no creer en las figuras retóricas. Se nos dice que creemos que “los montes cantan” (Salmo 98:8) y que “los árboles del campo… aplauden” (Isaías 55:12).

El hecho es que todo intérprete literal da cabida a las figuras retóricas.

Así, según Charles Ryrie, la interpretación literal:

… también podría llamarse interpretación simple para que nadie reciba la idea errónea de que el principio literal excluye las figuras retóricas. Los símbolos, las figuras retóricas y los tipos… no son en absoluto contrarios a la interpretación literal.[144]

Dentro del lenguaje, se puede comunicar de forma literal o figurada. Cuando la intención del comunicador es la interpretación literal, dicha comunicación se denomina a veces comunicación denotativa. Cuando la intención del comunicador es la interpretación figurada, dicha comunicación suele denominarse comunicación connotativa. [145] El peligro inherente a cualquier interpretación es interpretar palabras o frases de forma connotativa cuando se pretende que se entiendan de forma denotativa o, a la inversa, interpretarlas de forma denotativa cuando se pretende que se entiendan de forma connotativa. Para evitar este error, una buena regla general a seguir es interpretar el texto en sentido denotativo o literal a menos que el escritor proporcione una pista textual clara y conspicua, señalando así su intención de ser entendido figurativamente o connotativamente.

E.W. Bullinger (1837-1913) identificó todas las figuras retóricas posibles en toda la Biblia. Su libro, Figures of Speech Used in the Bible , sigue siendo el texto estándar sobre este tema. [146]

Cuando alguien le lance este hombre de paja, piensa en Bullinger. Aunque no estoy de acuerdo con todas sus conclusiones, ciertamente defendía la interpretación literal, y también entendía las figuras retóricas. Los intérpretes literales son muy sensibles a las figuras retóricas.

Siempre tenemos que estar atentos a esas figuras retóricas y preguntarnos si el autor desea que se le entienda de forma literal o figurada. Por lo general, cuando un autor bíblico desea que se le entienda de forma figurada, le dará una pista.

Observe en Gálatas 4:24 cuando habla de Sara y Agar:

Lo cual es una alegoría, pues estas mujeres son los dos pactos; el uno proviene del monte Sinaí, el cual da hijos para esclavitud; éste es Agar. (primera cursiva añadida)

Cuando leemos el libro del Génesis, tomamos a los personajes Sara y Agar literalmente. Pero aquí, en el Nuevo Testamento, el apóstol Pablo los utiliza para desarrollar una idea espiritual.

Note, no soy libre, por mi propia voluntad, de ir a través de la Biblia y asignar interpretaciones alegóricas a los eventos históricos como yo quiera. No puedo hacerlo a menos que el texto me lo indique. Pablo lo ha hecho al principio del versículo anterior mediante el empleo del término “alegoría.” Quiere que sus palabras se entiendan en un sentido figurado, y por tanto nos da permiso para tomarlas así. Cuando la Biblia nos da ese permiso, también nos da la propia interpretación de la alegoría. No soy libre de interpretar la alegoría de la manera que quiera, basándome en mi propia imaginación santificada. Debo seguir la interpretación que da el texto.

He aquí otro ejemplo del libro del Apocalipsis, relacionado con los dos testigos del período de la tribulación:

Y sus cadáveres estarán en la plaza de la grande ciudad que en sentido espiritual se llama Sodoma y Egipto, donde también nuestro Señor fue crucificado. (Ap. 11:8; cursiva añadida en la segunda línea)

La gran ciudad se identifica aquí como Jerusalén: “donde también nuestro Señor fue crucificado.” Pero el apóstol Juan deseaba añadir más significado a su declaración. Su uso del término espiritual hace evidente esta intención. Llama a la ciudad Sodoma, que representa la depravación moral, y Egipto, que representa la esclavitud. En otras palabras, la ciudad literal de Jerusalén se muestra -a través de estas figuras de lenguaje- fuera de la comunión con Dios. Es una ciudad incrédula en este momento, un lugar donde el anticristo mata a estos dos testigos. Sin embargo, la intención de Juan de alegorizar en este asunto se comunica al lector a través de su uso del término espiritual. De no ser por esta expresión, no sería admisible ninguna de estas excursiones a la interpretación alegórica según la interpretación literal.

Cuando practicamos la interpretación literal de manera consistente desde el Génesis hasta el Apocalipsis, estamos permitiendo que la autoridad permanezca en el texto. Cuando nos desviamos de eso y espiritualizamos cosas que no están destinadas a ser interpretadas espiritualmente, entonces la autoridad sobre el proceso interpretativo se transfiere del texto a la mente del intérprete. La cuestión es realmente: “¿Quién tiene el control?” Yo quiero entronizar la Palabra de Dios como la autoridad. Después de todo, Dios nos dio su Palabra: ¿quién soy yo para reescribir a Dios?

Horatius Bonar (1808-1889) es quien mejor resume el significado de la interpretación literal, tal y como se toma en la siguiente e importante cita, introducida en el escrito de Charles Feinberg:

Probablemente el testimonio más valioso que se pueda ofrecer fue el del Dr. Horatius Bonar. Al hablar de los resultados de cincuenta años de estudio de la profecía, concluyó con la afirmación de que, en primer lugar, había ganado seguridad en cuanto a la autoridad e inspiración de las Escrituras. En segundo lugar, se sentía más seguro que nunca de que la interpretación literal de la Palabra es la mejor. Dijo: “‘Literal si es posible,’ es, creo, la única máxima que te llevará a través de la Palabra de Dios desde el Génesis hasta el Apocalipsis.” [147]

El Amanecer del Movimiento Dispensacional

Dios levantó un nuevo movimiento -el movimiento dispensacional, a partir del siglo XIX- y sus líderes comenzaron a hacer lo que los reformadores y sus descendientes espirituales no habían hecho. Comenzaron a aplicar el método literal de interpretación a toda la Biblia. El movimiento dispensacional recuperó así doctrinas clave, que se habían perdido debido a la alegorización, de la Biblia. Actuaron de la misma manera que los reformadores, que utilizaron esta metodología para empezar a recuperar doctrinas, que se habían perdido debido a la alegorización, de la Biblia. Los reformadores recuperaron principalmente las solas. Entre las enseñanzas que los dispensacionalistas recuperaron estaban el quiliasmo, la distinción Israel-Iglesia y el pretribulacionismo.

Quiliasmo

Los dispensacionalistas empezaron a estudiar el pacto Abrahámico y vieron que es incondicional e incumplido. Por lo tanto, razonaron, ya que Dios no puede mentir (Tit. 1:2), debe haber un reino futuro en el que el lenguaje del pacto se cumplirá literalmente. Esto se desarrolla en el premilenarismo, que la escuela de Antioquía había enseñado durante los dos primeros siglos de la iglesia. Los dispensacionalistas invirtieron sistemáticamente el Alejandrismo, y nos llevaron de vuelta a Antioquía.

Vieron que las promesas de la tierra, la simiente y las bendiciones del pacto Abrahámico en Génesis 15 se aclaran más en el pacto de tierra de Deuteronomio 29 y 30 (tierra ); el pacto Davídico en 2 Samuel 7:12-16 (simiente ); y el Nuevo Pacto en Jeremías 31:31-34 (bendición ).

La Distinción Israel-Iglesia

Los dispensacionalistas también veían a Israel y a la iglesia como dos pueblos y programas diferentes. Esta visión puso freno al antisemitismo. Después de todo, ¿por qué deberíamos odiar a los judíos cuando una lectura literal de la Biblia revela que Dios tiene un futuro especial reservado para ellos? La interpretación literal coherente también impidió los tipos de experimentos sociales y políticos que se habían hecho en lugares como Ginebra, así como antes a través de las cruzadas y la Inquisición española. Nuestro método de interpretación rescató a la Iglesia de esos terribles experimentos sociales. ¿Por qué es así? Porque para que estos funcionen hay que tomar la ley mosaica y el Antiguo Testamento y aplicar estas Escrituras -destinadas a Israel- a la iglesia, en un sentido metafórico. La interpretación literal descarta tales aplicaciones erróneas de la verdad bíblica, ya que la ley mosaica fue diseñada sólo para el Israel nacional (cf. Sal. 147:19-20).

Como otro ejemplo, los judíos incrédulos en Israel hoy aman a los dispensacionalistas. Reconocen que somos una fuerza masiva en los Estados Unidos que es muy pro-Israel. Creemos que Israel tiene un propósito y un papel en la historia, y un derecho a su tierra. Derivamos estos conceptos de una interpretación consistentemente literal de la Biblia.

Estos énfasis también mantienen a la iglesia centrada en lo que se supone que debe hacer, que es llevar a cabo la Gran Comisión que nuestro Señor nos dio en Mateo 28:18-20

El Rapto Pre-Tribulacional

Estos desarrollos doctrinales también condujeron a una comprensión generalizada del rapto pretribulacional, un aspecto especial de la segunda venida de Cristo que es único para todos los creyentes de la era de la iglesia. Esta distinción Israel-iglesia, a su vez, informa a la iglesia de que no puede estar en el período de tribulación de Israel que conduce a su conversión (cf. Jer. 30:7), ya que este concepto representa la obra de Dios a través de Israel y no de la iglesia. Todo esto para decir que la mencionada distinción Israel-iglesia proporciona una base adecuada para abrazar un rapto pre-tribulacional.

Estas doctrinas habían permanecido latentes -y continúan siéndolo en la teología reformada-. Empezaron a resurgir por la influencia de los dispensacionalistas, al igual que las cinco solas resurgieron por la influencia de los reformadores.

Intérpretes Literales Claves

Algunos comentaristas clave fueron fundamentales en este proceso. Entre los más destacados se encuentran los siguientes:

1. John Nelson Darby (1800–1882)

2. Sir Robert Anderson (1841–1918)

3. Cyrus Ingerson Scofield (1843–1921)

4. William Eugene Blackstone (1841–1935)

5. Henry Allen Ironside (1876–1951)

6. Lewis Sperry Chafer (1871–1952)

Darby es probablemente el más responsable -a través de la aplicación de un literalismo consistente- de recuperar de las Escrituras la distinción Israel-Iglesia, así como su doctrina corolario, el rapto pretribulacional.

Anderson redescubrió específicamente el significado de las 70 semanas de Daniel 9 y desveló sus secretos. Nos enseñó que si las primeras 69 semanas se cumplieron literalmente, entonces la semana restante también se cumplirá literalmente. Dijo:

No hay ni una sola profecía, cuyo cumplimiento se registre en la Escritura, que no se haya realizado con absoluta exactitud y en todos los detalles; y es totalmente injustificable suponer que se inauguró un nuevo sistema de cumplimiento después de que se cerrara el canon sagrado. . . . Por lo tanto, la literalidad del cumplimiento puede ser aceptada como un axioma para guiarnos en el estudio de la profecía. [148]

Scofield nos dio la Biblia de Referencia Scofield. [149] Es difícil sobrestimar el impacto que tuvo la Biblia de Scofield, porque puso la Biblia en manos de los laicos de una forma nueva y poderosa. Les dio una Biblia con notas doctrinales al pie de las páginas. Esto hizo que la interpretación literal de la Biblia fuera accesible para la gente común a través de esas notas explicativas. Aunque no estemos de acuerdo con cada una de las notas, reconocemos que esas notas guiaron a los feligreses que veían cómo sus principales denominaciones se volvían liberales en las primeras y medianas décadas del siglo XX. Cuando oían cosas en los sermones que no les parecían bíblicas, podían cotejarlas con las notas de sus Biblias Scofield.

Blackstone escribió un popular libro sobre el regreso de Cristo titulado Jesús Viene. En él, incluso llamó la atención sobre la importancia de la nación de Israel aproximadamente cuatro décadas antes de que Israel renaciera nacionalmente en 1948. Señaló:

Israel es el reloj solar de Dios. Si alguien desea conocer nuestro lugar en la cronología de Dios, nuestra posición en la gran marcha de los acontecimientos, mire a Israel. [150]

Lewis Sperry Chafer escribió muchos libros, incluyendo una Teología Sistemática basada en el dispensacionalismo. [151] También fue el fundador del Seminario Teológico de Dallas, que llegó a ser la principal institución dispensacional de enseñanza superior en el siglo XX.

Hubo muchas otras cosas que Dios usó para lograr esta poderosa oleada de maestros dispensacionalistas. Al igual que los reformadores antes que ellos, construyeron sobre un fundamento que se les había dado, y luego pasaron sus herramientas a la siguiente generación, para que ellos continuaran el esfuerzo de construcción.

Que Dios nos ayude a continuar el fiel legado de los reformadores y de los dispensacionalistas.


142 Bernard, Ramm, Protestant Biblical Interpretation (Boston: W.A. Wilde, 1956), pp. 89-92.

143 Véase “literal (adj.)” at https://www.etymonline.com/word/literal; Internet; accessed 19 November 2017.

144 Charles C. Ryrie, Dispensationalism Today (Chicago: Moody Press, 1965), p. 87.

145 Elliott E. Johnson, Expository Hermeneutics: An Introduction (Grand Rapids: Academie Books, 1990), pp. 44, 307-8.

146 E. W. Bullinger, Figures of Speech Used in the Bible Explained and Illustrated (London: Eyre and Spottiswoode, 1898; reprint, Grand Rapids: Baker Book House, 1968).

147 Horatius Bonar, citado en Charles L. Feinberg, Millennialism: The Two Major Views (Winona Lake, IN: BMH, 1985), pp. 47-48.

148 Robert Anderson, The Coming Prince , 2nd rev. ed. (London: Hodder and Stoughton, 1882; reprint, Grand Rapids: Kregel, 1957), pp. 147-48.

149 C. I. Scofield, ed. The New Scofield Reference Bible (New York: Oxford University, 1909; reprint, 1996).

150 Jesus Is Coming: God’s Hope for a Restless World (New York: F.H. Revell, 1908; reprint, Grand Rapids: Kregel, 1989), p. 238.

151 Lewis Sperry Chafer, Systematic Theology , 8 vols. (Dallas: Dallas Seminary, 1948; reprint, [8 vols. in 4], Grand Rapids: Kregel, 1993).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s