El Reino Milenario: De Regreso al Futuro, 8ª. Parte

Posted on

ESJ_BLG_20220905El Reino Milenario: De Regreso al Futuro, 8ª. Parte

Por Clint Archer

Cuando crecía no tenía muchos juegos de ordenador, pero sí Super Mario Brothers de Nintendo. Mario es tu avatar mientras corres de un lado a otro, saltando sobre tortugas y explorando; recoges monedas y tratas de mantenerte con vida en tu búsqueda para salvar a la princesa Toadstool. Cuando superas un nivel, pasas a un nuevo mundo mejorado. Cada nuevo mundo es ligeramente diferente, con algunas novedades añadidas, quizás un nuevo esquema de colores, quizás las tortugas se mueven un poco más rápido, hay más recompensas. Recuerdo que un día estaba jugando con un amigo y de repente llegamos a un nuevo mundo, y todo cambió. A Mario le salió una cola de castor y podía volar. Esto lo cambió todo: ahora estaba en un mundo en el que ya no estaba atado a la tierra y podía recoger monedas por todas partes y luego nos enteramos de que había otro mundo que estaba bajo el agua….. Encontramos esta búsqueda de la novedad muy adictiva. Teníamos que seguir practicando para poder llegar al siguiente mundo y descubrir cómo era ese mundo.

Pues bien, hoy vamos a descubrir cómo será el verdadero próximo mundo, el mundo en el que estaremos cuando volvamos con Jesús después del rapto: el Reino Milenario.

Hemos visto algunos pensamientos introductorios sobre la escatología, diferentes puntos de vista sobre el qué y el cuándo del Reino, y hemos discutido algunos pensamientos sobre el Rapto. En términos de la línea de tiempo, actualmente estamos en lo que llamamos la Era de la Iglesia. El próximo evento en el calendario será el Rapto, seguido por la Gran Tribulación. También hemos visto los Juicios o Ajuste de Cuentas – el Tribunal Bēma así como el Juicio de las Ovejas y Cabras y el Juicio del Gran Trono Blanco.

1. RECAPITULACIÓN DE LA LÍNEA DE TIEMPO

Actualmente, estamos en la Era de la Iglesia. El próximo evento que ocurrirá será el Arrebatamiento, seguido por la Gran Tribulación que durará siete años. Al final de esto, Jesús regresará a la tierra en su Gloriosa Venida y traerá a todos aquellos cristianos glorificados que fueron llevados en el Arrebatamiento – ya sea vivos o muertos – con él. Él juzgará a los que todavía están vivos – tanto los creyentes como los incrédulos en el Juicio de las Ovejas y las Cabras. Los creyentes serán introducidos en el Reino Milenario y serán sus primeros ciudadanos, aunque todavía mortales. Jesús reinará en la tierra en este Reino por 1000 años mientras Satanás es atado.

Los mortales repoblarán la tierra y sus vidas se alargarán como antes del diluvio, y los santos glorificados los gobernarán, junto con Jesús, en la tierra.

Este es el período de tiempo al que se refiere Apocalipsis 20.

2. LA NECESIDAD DEL MILENIO

Por eso habrá un Reino Milenario: para restaurar el mundo a su estado anterior a la maldición, y para permitir una era en la que la voluntad de Dios se haga en la tierra como se hace en el cielo. Dios solía caminar con el hombre en el Jardín, en una ecotopía pacífica e inocente. El hombre y la bestia eran copacéticos. Luego ocurrió la Caída y Dios maldijo la tierra, los animales y las personas.

El Milenio proporciona una temporada en la que la vida es como debía ser sin la influencia de Satanás. Esta será la vida como habría sido si Adán y Eva no hubieran sido expulsados del Edén, la Torre de Babel no hubiera dividido a las naciones, el Diluvio no hubiera destruido el mundo, y se nos hubiera permitido florecer sin los obstáculos del diablo.

La otra razón para el Milenio es proveer una era donde todas las promesas a Israel se cumplirán literalmente. Para mostrar que no estoy inventando esto, he citado algunos pasajes en extenso. Merece la pena leerlos con atención y luego empezar a buscar otros a medida que se lee el Antiguo Testamento.

i. Promesas a Abraham

Genesis 12:1-3

1 Y el Señor dijo a Abram: Vete de tu tierra,de entre tus parientes y de la casa de tu padre, a la tierra que yo te mostraré. 2 Haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. 3 Bendeciré a los que te bendigan, y al que te maldiga, maldeciré. Y en ti serán benditas todas las familias de la tierra.”

Genesis 15:4-21

4 Pero he aquí que la palabra del Señor vino a él, diciendo: Tu heredero no será este, sino uno que saldrá de tus entrañas, él será tu heredero. 5 Lo llevó fuera, y le dijo: Ahora mira al cielo y cuenta las estrellas, si te es posible contarlas. Y le dijo: Así será tu descendencia… 13 Y Dios dijo a Abram: Ten por cierto que tus descendientes serán extranjeros en una tierra que no es suya, donde serán esclavizados y oprimidos cuatrocientos años. 14 Mas yo también juzgaré a la nación a la cual servirán, y después saldrán de allí con grandes riquezas. 15 Tú irás a tus padres en paz; y serás sepultado en buena vejez. 16 Y en la cuarta generación ellos regresarán acá, porque hasta entonces no habrá llegado a su colmo la iniquidad de los amorreos. 17 Y aconteció que cuando el sol ya se había puesto, hubo densas tinieblas, y he aquí, apareció un horno humeante y una antorcha de fuego que pasó por entre las mitades de los animales. 18 En aquel día el Señor hizo un pacto con Abram, diciendo: A tu descendencia he dado esta tierra, desde el río de Egipto hasta el río grande, el río Eufrates:

Abraham recibió una promesa unilateral e incondicional de Dios. Dios prometió a Abraham (el Padre de la Nación de Israel) un hijo, una nación, una reputación, una tierra específica y la bendición universal del mundo a través de su descendencia. Por el Antiguo Testamento, sabemos que casi todas estas promesas se han cumplido literalmente. Abraham tuvo un hijo -Isaac- que nació milagrosamente, engendró una nación -los israelitas-, Abraham tiene una gran reputación -las principales religiones del mundo lo reconocen- y la bendición ha llegado a todas las naciones a través de su descendencia -Jesús-.

¿Pero qué hay de la promesa de la tierra? Bueno, los judíos tienen tierra -la nación de Israel- pero la promesa era de más tierra que ésta, y era de posesión pacífica para el resto de la historia de la humanidad. Es evidente que esto aún no se ha cumplido. El Milenio verá la promesa de toda la tierra, poseída pacíficamente – el Reino Milenario es necesario para que esta promesa hecha por Dios se cumpla. Los premilenaristas creen que si todas las otras promesas a Abraham fueron literalmente cumplidas – la promesa de la tierra también lo será.

Esto no es sólo una cuestión de si Israel obtiene la tierra o no; es una cuestión de si Dios cumple todas sus promesas tal como las hizo.

ii. Promesas a David

2 Samuel 7:9-16

9 Y he estado contigo por dondequiera que has ido y he exterminado a todos tus enemigos de delante de ti, y haré de ti un gran nombre como el nombre de los grandes que hay en la tierra. 10 Asignaré también un lugar para mi pueblo Israel, y lo plantaré allí a fin de que habite en su propio lugar y no sea perturbado de nuevo, ni los aflijan más los malvados como antes, 11 y como desde el día en que ordené que hubiera jueces sobre mi pueblo Israel; te daré reposo de todos tus enemigos, y el Señor también te hace saber que el Señor te edificará una casa. 12 Cuando tus días se cumplan y reposes con tus padres, levantaré a tu descendiente después de ti, el cual saldrá de tus entrañas, y estableceré su reino. 13 El edificará casa a mi nombre, y yo estableceré el trono de su reino para siempre. 14 Yo seré padre para él y él será hijo para mí. Cuando cometa iniquidad, lo corregiré con vara de hombres y con azotes de hijos de hombres, 15 pero mi misericordia no se apartará de él, como la aparté de Saúl a quien quité de delante de ti. 16 Tu casa y tu reino permanecerán para siempre delante de mí; tu trono será establecido para siempre”»

El rey David recibió la promesa de que su descendencia gobernaría Israel en paz en un reino que no tendría fin. Eso no ha ocurrido literalmente todavía, pero sucederá… en el Milenio

iii.     Profecías en los Salmos y Profetas

Salmo 2:6-9

6 Pero yo mismo he consagrado a mi Rey sobre Sión, mi santo monte. 7 Ciertamente anunciaré el decreto del Señor que me dijo: «Mi Hijo eres tú, yo te he engendrado hoy. 8 Pídeme, y te daré las naciones como herencia tuya, y como posesión tuya los confines de la tierra. 9 Tú los quebrantarás con vara de hierro; los desmenuzarás como vaso de alfarero»

Isaías 2:2-5

2 Y acontecerá en los postreros días, que el monte de la casa del Señor será establecido como cabeza de los montes; se alzará sobre los collados, y confluirán a él todas las naciones. 3 Vendrán muchos pueblos, y dirán: Venid, subamos al monte del Señor, a la casa del Dios de Jacob; para que nos enseñe acerca de sus caminos, y andemos en sus sendas. Porque de Sión saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra del Señor. 4 Juzgará entre las naciones, y hará decisiones por muchos pueblos. Forjarán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en podaderas. No alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra. 5 Casa de Jacob, venid y caminemos a la luz del Señor.

Jeremías 3:15-18

15 Entonces os daré pastores según mi corazón, que os apacienten con conocimiento y con inteligencia. 16 Y sucederá que en aquellos días, cuando os multipliquéis y crezcáis en la tierra —declara el Señor— no se dirá más: «Arca del pacto del Señor»; no les vendrá a la mente ni la recordarán, no la echarán de menos ni será hecha de nuevo. 17 En aquel tiempo llamarán a Jerusalén: «Trono del Señor»; y todas las naciones acudirán a ella, a Jerusalén, a causa del nombre del Señor; y no andarán más tras la terquedad de su malvado corazón. 18 En aquellos días andará la casa de Judá con la casa de Israel, y vendrán juntas de la tierra del norte a la tierra que di en heredad a vuestros padres.

Amos 9:11-15

11 En aquel día levantaré el tabernáculo caído de David, repararé sus brechas, levantaré sus ruinas, y lo reedificaré como en tiempo pasado, 12 para que tomen posesión del remanente de Edom y de todas las naciones donde se invoca mi nombre —declara el Señor, que hace esto. 13 He aquí, vienen días —declara el Señor— cuando el arador alcanzará al segador, y el que pisa la uva al que siembra la semilla; cuando destilarán vino dulce los montes, y todas las colinas se derretirán. 14 Restauraré el bienestar de mi pueblo Israel, y ellos reedificarán las ciudades asoladas y habitarán en ellas; también plantarán viñas y beberán su vino, y cultivarán huertos y comerán sus frutos. 15 Los plantaré en su tierra, y no serán arrancados jamás de la tierra que les he dado —dice el Señor tu Dios.

Los salmos y los profetas profetizaron la prominencia internacional de Israel, la prosperidad personal y global, la paz personal y global, la libertad, el acceso a Dios para Israel, y la conversión universal de las naciones y su inclusión en el pueblo de Dios.

Al leer las profecías, no hay ninguna sensación de que Dios vaya a abandonar permanentemente a los judíos. Él maldice y castiga muchas veces, pero también promete que un remanente será preservado y se experimentará la restauración. No hay ninguna indicación de que Dios vaya a abandonar a los judíos en favor de los gentiles para siempre, sino que llegará un momento en que Israel se volverá a Dios (Romanos 11). Esto es lo que creo que veremos en el Reino.

Las promesas son claras, específicas y numerosas. Decir que todas ellas son imágenes del cielo, o decir que son meramente promesas espirituales que se cumplen en Jesús para los cristianos, implica una hermenéutica inestable. Aunque está claro que Dios puede hacer mucho más de lo que ha prometido, y sí, por supuesto, Jesús es superior a todo lo demás, no podemos creer que Dios pueda hacer menos de lo que ha prometido. Y él ha prometido tierra y paz y protagonismo a Israel… y así, esto sucederá.

3. NATURALEZA DEL MILENIO

Según Apocalipsis 20 Satanás está atado durante este tiempo – lo cual es una buena noticia para nosotros. Una de las razones por las que pecamos es por culpa de Satanás. Así que los mortales que vivan en el Reino todavía tendrán naturaleza pecaminosa, pero no tendrán a Satanás tratando de arrastrarlos al pecado, no tendrá un sistema mundial que este fuera de ellos – sino un orden mundial que los atraerá a Jesús.

Isaías nos da una visión de la tierra – la gente vivirá mucho tiempo, los animales no se harán daño ni se matarán unos a otros, habrá paz y contentamiento y Dios estará con la gente.

Isaías 65:17-25

17 Pues he aquí, yo creo cielos nuevos y una tierra nueva, y no serán recordadas las cosas primeras ni vendrán a la memoria. 18 Pero gozaos y regocijaos para siempre en lo que yo voy a crear; porque he aquí, voy a crear a Jerusalén para regocijo, y a su pueblo para júbilo. 19 Me regocijaré por Jerusalén y me gozaré por mi pueblo; no se oirá más en ella voz de lloro ni voz de clamor. 20 No habrá más allí niño que viva pocos días, ni anciano que no complete sus días; porque el joven morirá a los cien años, y el que no alcance los cien años será considerado maldito. 21 Construirán casas y las habitarán, plantarán también viñas y comerán su fruto. 22 No edificarán para que otro habite, ni plantarán para que otro coma; porque como los días de un árbol, así serán los días de mi pueblo, y mis escogidos disfrutarán de la obra de sus manos. 23 No trabajarán en vano, ni darán a luz para desgracia, porque son la simiente de los benditos del Señor, ellos, y sus vástagos con ellos. 24 Y sucederá que antes que ellos clamen, yo responderé; aún estarán hablando, y yo habré oído. 25 El lobo y el cordero pacerán juntos, y el león, como el buey, comerá paja, y para la serpiente el polvo será su alimento. No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte —dice el Señor..

La imagen de Miqueas es también de paz y prosperidad entre el pueblo.

Miqueas 4:1-5

1 Y sucederá en los últimos días que el monte de la casa del Señor será establecido como cabeza de los montes; se elevará sobre las colinas, y afluirán a él los pueblos. 2 Vendrán muchas naciones y dirán: Venid y subamos al monte del Señor, a la casa del Dios de Jacob, para que Él nos instruya en sus caminos, y nosotros andemos en sus sendas. Porque de Sión saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra del Señor. 3 Él juzgará entre muchos pueblos, y enjuiciará a naciones poderosas y lejanas; entonces forjarán sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en podaderas. No alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra. 4 Cada uno se sentará bajo su parra y bajo su higuera, y no habrá quien los atemorice, porque la boca del Señor de los ejércitos ha hablado. 5 Aunque todos los pueblos anden cada uno en el nombre de su dios, nosotros andaremos en el nombre del Señor nuestro Dios para siempre jamás.

CONCLUSION

Dios cumple sus promesas – ninguna promesa se ha roto. Dios salvará a los que se arrepientan, como ha prometido, pero también castigará a los que no se arrepientan. ¿Por qué no le tomas la palabra a Dios? Cree que Jesús murió en tu lugar y asumió tu castigo, vuélvete a Dios con fe y conviértete en uno de sus hijos, y conoce que toda promesa de bendición en la tierra y bendición en la eternidad será tuya.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s