Descifrando la Teología del Pacto (19ª. Parte)

Posted on

ESJ_BLG_20220909Descifrando la Teología del Pacto (19ª. Parte)

Por Paul Henebury

Profundizando en los Problemas de la Teología del Pacto (4)

4. La TP trata todo lo que encuentra en las páginas de la Escritura utilizando estos falsos pactos.

Desde mi punto de vista, como teólogo no del pacto, ya es bastante malo que los tres pactos teológicos de la Teología del Pacto apenas compartan una pizca de garantía textual entre ellos. Lo que es peor, sin embargo, es lo mucho que estos pactos inventados dictan el resto de lo que la Biblia puede y no puede enseñar, particularmente cuando se trata de la profecía bíblica. Aquí están las dos áreas principales donde creo que se siente más el impacto de los falsos pactos (en el sentido de que no son exegéticamente defendibles):

La Definición de «Pacto»

¿Por dónde empezamos? Tal vez sea bueno comenzar con la definición de «pacto» en la que se deslizan las TP. Aunque hombres como Vos, Horton y Robertson han propuesto definiciones decentes, muchas TP relajan sus definiciones para permitir la entrada de los pactos teológicos. Como he mostrado, muchos TP reducen el significado de pacto a «acuerdo» y entonces se van a las carreras. Kevin DeYoung hace esto en el libro Covenant Theology editado por Waters, Reid & Muether, 589. Continúa con «Un pacto es un compromiso que establece una relación entre dos o más partes«. (Énfasis suyo). El problema aquí es que uno puede definir una promesa o incluso un simple acuerdo de la misma manera. Los pactos bíblicos no pueden definirse con precisión de esta manera porque el juramento central es muy importante para ellos.

Pero un pacto no es sólo un acuerdo. De hecho, la idea de «acuerdo» no es en absoluto un ingrediente necesario de un pacto. Basta con pensar en los pactos unilaterales como el de Noé, el de Abraham, el de David o el Nuevo. Estos pactos son juramentos unilaterales hechos por Dios para hacer el bien a partes específicas. Por ejemplo, Noé no tuvo que estar de acuerdo con la promesa de Dios de no volver a inundar la tierra. Por lo tanto, el «acuerdo» no es un componente necesario de un pacto unilateral. De hecho, ¡el «acuerdo» tampoco es un componente del dudoso pacto de gracia!

Lo que un pacto es al menos es un juramento solemne y vinculante para hacer algo de importancia. Debe estar claramente establecido para no causar confusión o mala interpretación – especialmente con el paso del tiempo. Los pactos de redención, obras y gracia no pasan esta primera prueba. Sin embargo, una vez aceptados se convierten en más autoritativos que los pactos divinos que pueden ser identificados exegéticamente. Un efecto importante de esto es que todo lo que esos pactos divinos prometían queda sujeto a revisión bajo los pactos teológicos; el pacto de gracia ante todo.

El único pueblo de Dios

Luego está la posición que exige el pacto de gracia de que sólo haya un pueblo de Dios homogéneo. Este pueblo es la única Iglesia bajo el pacto. Incluso cuando los bautistas reformados diferencian entre el pueblo de Dios del Antiguo Testamento y el pueblo de Dios del Nuevo Testamento, están hablando de la única Iglesia, aunque su complexión cambia de mayoría judía a mayoría gentil. ¿Pero qué hay de este texto?

Así dice el Señor: «Volveré a Sión y en medio de Jerusalén moraré. Y Jerusalén se llamará Ciudad de la Verdad, y el monte del Señor de los ejércitos, Monte Santo». Zacarías 8:3

Y sucederá que como fuisteis maldición entre las naciones, casa de Judá y casa de Israel, así os salvaré para que seáis bendición. No temáis, mas sean fuertes vuestras manos»

Puesto que Jerusalén nunca ha sido llamada «la Ciudad de la Verdad» y la nación reunida de Israel no ha sido salvada para bendecir a las demás naciones, ¿qué debemos hacer con esta promesa? Si hay un solo pueblo de Dios y ese pueblo es la Iglesia mayoritariamente gentil bajo el pacto de gracia, entonces habrá que hacer algo. Lo que no se permitirá es la manifestación escatológica de estas profecías en el futuro. Por lo tanto, dado que el futuro es toda la Iglesia y, por lo tanto, no es necesario que Jerusalén sea la Ciudad de la Verdad, o que Israel (compuesto por israelitas en una nación) se salve y se convierta en una bendición para las naciones (Gn. 12:3…), una cosa que se puede hacer es pasar de los detalles y no comentar los versículos para que el capítulo se adapte a un eschaton de un solo pueblo de Dios.

Lo mismo puede decirse de pasajes como Mateo 21:28 o Apocalipsis 21:22-26. El pasaje de Mateo predice un tiempo en el que los discípulos de Jesús juzgarán a «las doce tribus de Israel». Sin embargo, esto implica una dimensión étnica y nacional de «Israel» en el reino que lo distinguiría de otras naciones. El pacto de gracia no puede dar cabida a tal cosa. El final de Apocalipsis 21 habla muy claramente de que «la gloria y el honor de las naciones» serán llevados a la Nueva Jerusalén (Apocalipsis 21:26). Si hay naciones distinguibles en los nuevos cielos y la nueva tierra, entonces no hay una buena razón para negar las promesas del pacto de Israel como nación – pero esto es lo que hace la TP a través de su doctrina de un solo pueblo de Dios.

La otra cara de todo esto es el punto #5:

5. La TP no está abierta a seguir los pactos de Dios a donde ellos conducen.

Aunque enumeré esto como un problema separado para la TP, no requiere mucho comentario adicional. El pacto que Dios hizo con Noé garantiza la uniformidad de la naturaleza al menos hasta que Cristo venga a embellecerla y reordenarla. También demuestra el poder hermenéutico de los pactos. Lo hace porque es únicamente sobre la base de este pacto que nadie cree que Dios volverá a inundar la tierra. Por desgracia, la TP no hace de este pacto una piedra de toque hermenéutica. En su lugar, ese honor se le otorga al pacto teológico de gracia.

El pacto mosaico proporcionaba leyes y directrices de adoración y morales claras que se comprendían aunque no se siguieran. Estas leyes preservaron a Israel como pueblo (un remanente) ante Dios. Una vez que Israel acepte el Nuevo pacto en Cristo estas leyes serán adaptadas para las nuevas condiciones. El pacto con Finees y sus descendientes (Sadoquitas) asegura que alguna forma de culto en el Templo existirá en el Reino. Esto será necesariamente bajo el Nuevo pacto una vez que Israel sea redimido por ese pacto. La TP no tiene uso para otro Templo literal en Jerusalén debido a su punto de vista de que la Iglesia es el verdadero Templo y el verdadero Israel bajo el pacto de gracia.

Los pactos Abrahámico y de Davídico garantizan la tierra y la monarquía a las doce tribus de Israel, lo que aún no se ha realizado plenamente. El pacto Abrahámico también tiene una provisión de bendición para las naciones sin que esa provisión obstruya las provisiones de Dios para su pueblo Israel. Los TP a menudo afirman que estos pactos han encontrado su cumplimiento en la muerte y resurrección de Jesús y la Iglesia que está en Él. Por lo tanto, cualquier detalle de los pactos Abrahámico o Davídico que no coincida con este punto de vista es ampliado y transformado para que sea trascendido y se afirme su contraparte tipológica.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s