Respondiendo a las 95 Tesis Contra el Dispensacionalismo – Tesis 61-67

Posted on

ESJ_BLG_20220921_01Respondiendo a las 95 Tesis Contra el Dispensacionalismo – Tesis 61-67

Por Paul Henebury

Tesis 61

A pesar de la enseñanza de los dispensacionalistas de que “Jesús vendrá en el aire secretamente para arrebatar a Su Iglesia” (Tim LaHaye), su texto de prueba clave para esta venida “secreta,” 1 Tesalonicenses 4:16, hace el evento tan públicamente verificable como puede ser, declarando que él vendrá “con voz de mando, con voz de arcángel y con la trompeta de Dios…”

Respuesta:

Por “secreta” LaHaye, que no debe ser considerado como una autoridad en la materia, quiso decir algo así como “mantenido en secreto hasta que sea revelado.” Por una serie de razones, entre otras porque los antidispensacionalistas tratan de sacar provecho de ello, ésta no es la mejor manera de hablar del rapto, ¡así que la mayoría de los dispensacionalistas no lo hacen!

Pero de nuevo hay que señalar que los preteristas que firmaron estas 95 Tesis no tienen realmente ningún problema con que un “acontecimiento tan públicamente verificable como puede ser” sea, de hecho, totalmente secreto. Así es precisamente como algunos de ellos interpretan el pasaje de la Segunda Venida en Mateo 24:25-31 (véase K. Gentry in “The Great Tribulation: Past or Future?”, 65-66. Gentry coescribió este libro con T. Ice). Creen que todo esto ocurrió de forma secreta e invisible en el año 70 d.C.

Tesis 62

Contrariamente a la doctrina del dispensacionalismo de dos resurrecciones, la primera de los creyentes en el Arrebatamiento y la segunda de los incrédulos al final del milenio 1007 años después del Arrebatamiento, la Biblia presenta la resurrección de los creyentes como ocurriendo en “el último día” (Juan 6:39-40, 44, 54; 11:24), no siglos antes del último día.

Respuesta:

En lo que respecta a Juan 6 hay que preguntarse qué se entiende por “el último día.” Como Jesús se refiere aquí a los creyentes, no a los incrédulos, el pasaje no nos dice lo suficiente para ser definitivos. Los dispensacionalistas interpretan aquí “el último día” como el momento, ya sea del rapto pretribulacional, o inmediatamente después de la Segunda Venida de Cristo en venganza (2 Tesalonicenses 1:5-9; Apocalipsis 19:11s.). Dado que Juan 6 está muy orientado a los judíos, puede ser mejor interpretarlo en términos de esto último. Si esto es correcto (y no estoy seguro), entonces Jesús no tiene en mente el rapto de la Iglesia, sino la “primera resurrección” de Apocalipsis 20:4-6 (que casi todos los no dispensacionalistas espiritualizan como el nuevo nacimiento).

El hecho del asunto es que hay numerosas resurrecciones en diferentes tiempos en la Escritura: La de Cristo (Col. 1:18); la de ciertos santos al mismo tiempo (Mat. 27:50-53); la de los dos testigos de Ap. 11:9-11 (que también se suele espiritualizar); la de los martirizados durante la Tribulación (Ap. 20:4-6), junto con la de los santos mencionados en Dan. 12:1-2; y finalmente la resurrección de los impíos al final del Milenio (Ap. 20:5, 12.). Esta resurrección es interpretada literalmente por nuestros adversarios, aunque tanto la primera resurrección como los 1.000 años en el mismo contexto están espiritualizados).

Habiendo dicho todo esto, ¿por qué entonces es extraño que los mencionados en 1 Tes. 4:16-17 son resucitados en un tiempo aún diferente antes de la Tribulación de siete años? Respuesta: ¡no lo es! Pero tenemos más que decir sobre esto.

Tesis 63

Contrariamente a la doctrina del dispensacionalismo de dos resurrecciones, la primera de los creyentes en el Arrebatamiento y la segunda de los incrédulos al final del milenio 1007 años después del Arrebatamiento, la Biblia habla de la resurrección de los incrédulos como algo que ocurre antes que la de los creyentes (aunque como parte del mismo complejo de eventos), cuando los ángeles recogen “primero la cizaña y atadla en manojos para quemarla, pero el trigo recogedlo en mi granero” al final del siglo (Mateo 13:30b).

Respuesta:

Observe que estos hermanos acuden a una parábola para encontrar una enseñanza que derribe pasajes didácticos claros y llanos. Y habiendo recurrido a una parábola, luego se las ingenian para malinterpretarla. El versículo no dice nada sobre una resurrección. La propia interpretación de Jesús muestra que este evento ocurre en Su Segunda Venida y reino (ver Mateo 13:37-43).

No debería sorprender a nadie que Mateo 13:30b haya sido malinterpretado para enseñar una resurrección. Después de todo, Apocalipsis 20:4-6, que se refiere a dos resurrecciones divididas por mil años, tampoco es creído por ellos. El hecho es que no importa lo que la Biblia realmente dice; si contradice las creencias de ciertas personas (ya sean verdaderos creyentes como el Concilio de Nicea o aquellos asociados con varias Sectas) el sentido llano será ignorado.

Tesis 64

A pesar del compromiso del dispensacionalismo con el Rapto secreto de la Iglesia por el cual los cristianos son retirados del mundo para dejar sólo a los no cristianos en el mundo, Jesús enseña que el trigo y la cizaña deben permanecer en el mundo hasta el final (Mateo 13:), e incluso ora para que el Padre no saque a su pueblo del mundo (Juan 17:15).

Respuesta:

El trigo y la cizaña se refiere al crecimiento de los verdaderos santos junto a los falsos profesantes, algo con lo que la Iglesia ha tenido que lidiar desde sus inicios. La eliminación de la verdadera Iglesia en el rapto es un evento del tiempo del fin, y por lo tanto no es una contradicción de la parábola.

Pero los dispensacionalistas enseñan que muchos se salvarán en la Tribulación (por ejemplo, véase Apocalipsis 7), pero que los santos se salvarán de la inminente ira de Cristo al final de ese período (véase Apocalipsis 14:14-16 y el contraste con los vv.17-20). Así que ni el rapto pre-trib. ni la protección post-trib. de los creyentes contradice la parábola de Jesús.

Como han pasado más de 2.000 años desde la oración de Jesús en Juan 17:15, somos de la opinión de que la oración ha sido contestada.

Está muy bien plantear lo que podría llamarse «pero, ¿y qué pasa con…?», pero estas preguntas nunca deben determinar por sí mismas la forma en que manejamos el texto de la Escritura. No tenemos todas las respuestas. Sólo tenemos lo que Dios nos dice. Esto significa que tanto los dispensacionalistas como los no dispensacionalistas tienen lo que yo llamo “bordes deshilachados” en sus teologías (que son sistemas humanos). Por lo tanto, a veces no es razonable esperar que unos y otros sean definitivos, especialmente en cuestiones de escatología.

Repetimos, el “secreto” del rapto es su momento, no su ocurrencia real, aunque es posible que sólo los salvados experimenten el fenómeno de 1 Tes. 4:16. Este punto ha sido expuesto a nuestros oponentes hasta la saciedad. Sin duda persistirá hasta que ocurra el rapto.

Tesis 65

A pesar del énfasis de los dispensacionalistas en la “interpretación llana” de las Escrituras (Charles Ryrie) y la Gran Tribulación en Mateo 24, admitiendo que Cristo estaba señalando las piedras del templo del primer siglo cuando declaró que “no quedará piedra sobre piedra” (Mateo 23:37-24:2), también admiten inconsistentemente que cuando los discípulos preguntaron “¿cuándo serán estas cosas?” (Mateo 24:3), Mateo registra la respuesta de Cristo de tal manera que presenta asuntos que no tienen ninguna relación con ese evento y que ocurren miles de años después de él (Bible Knowledge Commentary).

Respuesta

Si examinamos detenidamente Mateo 24:2-3 veremos que los discípulos hicieron al menos dos preguntas: 1. “¿cuándo serán estas cosas?” (una referencia al v.2), y 2. “¿y cuál será la señal de tu venida y del fin del mundo?”.

Por sus propias razones, el Espíritu Santo dirigió a Mateo a centrarse en la segunda de estas preguntas. ¿Cómo lo sabemos? Observe bien en las referencias al final: vv. 6, 13, 14, 21, 27, 29-31, 36-39, y el capítulo siguiente. Así que, aunque la destrucción de Jerusalén por Tito se menciona en Mateo 24:2, los discípulos hacen una pregunta relacionada en la que Mateo se concentra en el resto de los capítulos 24 y 25.

Algunos preteristas, asustados por J. S. Mill y Bertrand Russell, ignoran todas estas referencias al “fin;” se centran en el v. 34 y concluyen que Cristo volvió invisible con los romanos en el año 70 d.C. Creemos que nuestra explicación, que examina el contexto, es preferible.

Tesis 66

A pesar del compromiso de los dispensacionalistas con el llamado literalismo en la profecía y su fuerte énfasis en el pasaje de la Gran Tribulación en Mateo 24, realizan un juego de manos al afirmar que cuando Jesús afirmó que “esta generación no pasará hasta que todas estas cosas sucedan” (Mateo 24:34), lo hizo de una manera inconsistente con todos los demás usos de “esta generación” en el Evangelio de Mateo (p. ej, Mateo 11:16; 12:41, 42) e incluso en el contexto inmediato (Mateo 23:36), por lo que “esta generación” puede señalar de alguna manera miles de años en el futuro “en lugar de referirse al tiempo en que Cristo vivió” (Walvoord).

Respuesta

No hay “juego de manos.” La “generación” de Mateo 24:34 es la generación del fin (Mateo 24:3, 6, 13-14) que pasa por la “gran tribulación” (v. 21). Así pues, el contexto decide el significado. Además, el contexto de las palabras de Cristo en Mateo 23:39 (cuyo versículo es nuevamente espiritualizado por la mayoría de los amilenaristas y pos-milenaristas), no es el año 70 d.C. sino la Segunda Venida (cf. Zacarías 12 – note la repetición de “en aquel día” – especialmente los vv.9-11).

Tesis 67

La enseñanza del dispensacionalismo sobre la rápida “regeneración nacional de Israel” durante la última parte del período de siete años de la Tribulación (Fruchtenbaum) es incomprensible y antibíblica porque la supuesta regeneración ocurre sólo después de que la Iglesia y el Espíritu Santo han sido retirados de la tierra, aunque eran los únicos agentes que podían causar esa regeneración: la institución del evangelismo por un lado y el agente de la conversión por el otro.

Respuesta:

Espero de verdad que los “antiguos dispensacionalistas” del Concilio de Nicea se avergüencen de esta tesis. ¿Quizás las firmaron sin leer esta con demasiada atención? La respuesta es tan fácil como sorprendente su necesidad.

En primer lugar, hay 144.000 judíos que son sellados en Apocalipsis 7:4-8 (nos damos cuenta de que una vez más nuestros oponentes espiritualizan a estos judíos y espiritualizan el número 144.000). Estos judíos varones (cf. Apocalipsis 14:1-4) son llamados “siervos de… Dios” (Apocalipsis 7:3). Por lo tanto, es una apuesta segura que ellos hacen un poco de evangelismo. En el capítulo 11, los dos testigos profetizan durante 1.260 días (sí, lo sabemos… los dos testigos y los 1.260 días o 42 meses (v.2) también están espiritualizados). ¡Creemos que una nota de arrepentimiento podría deslizarse en su predicación! Por favor, perdone el humor; no pretende ser denigrante. Pero si uno va a emitir 95 Tesis oponiéndose a una teología que supuestamente ha “paralizado a la iglesia” y producir un video de arranque, ayudaría si hubiera señales de que esto es más que una reacción visceral.

En segundo lugar, ¿quién ha oído hablar de quitar el Espíritu Santo de la tierra (Salmo 139:7-10)? Eso sería como quitar la providencia de Dios de la tierra. Es incomprensible. Sin duda estas personas tienen en mente 2 Tes. 2:7, donde la mayoría de los dispensacionalistas sostienen que “el que restringe” es el Espíritu Santo. Pero se equivocan gravemente si piensan que “quitado de en medio” significa retirado de la tierra. No conozco a ningún dispensacionalista serio que crea que el Espíritu es quitado del mundo. Simplemente remitimos al lector interesado a J. D. Pentecost, “Things To Come,” 270-271, o a los comentarios de Hiebert o Thomas. Siguiente…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s