A Los Gentiles Me Hice un Gentil

Posted on Actualizado enn

imageA Los Gentiles Me Hice un Gentil

Siempre y cuando no violara la Palabra de Dios o comprometiera el evangelio, Pablo estaba dispuesto a acomodarse a su audiencia. Como señalamos en el post anterior, esto fue ciertamente el caso de su audiencia judía. Pero Pablo no se detuvo con los Judíos. Él demostró el mismo corazón de sacrificio para con los gentiles –todo por causa del evangelio.

Volviendo al noveno capítulo de 1 Corintios, usted lee en el versículo 21, “a los que están sin ley, como sin ley (aunque no estoy sin la ley de Dios, sino bajo la ley de Cristo) para ganar a los que están sin ley.” “Los que están sin ley” son los gentiles. Tenga en cuenta la clasificación que Pablo inserta. Dijo en concreto que él “… sin la ley de Dios, sino bajo la ley de Cristo.” Claramente no estaba diciendo que él se hizo sin ley moral a favor de los que desprecian la verdadera justicia.

A pesar de que llegó a ser “sin ley” en el sentido ritual o ceremonial, él no estaba viviendo licenciosamente o comportándose injustamente. No tendría simpatía con los antinomianos –gente que cree que toda ley está abolida para los cristianos. “Sin ley” no es una referencia a la ley moral. Pablo no está dando a entender que él vivió a la altura para que los gentiles le admiraran. No alentó a la gente a pensar que podrían llegar a ser cristianos y aferrarse a un estilo de vida mundano. Una vez más, estaba hablando de la ley ceremonial del Antiguo Testamento. Cuando ministró a los gentiles, dejó caer todas sus traiciones no-morales judías. Cuando Pablo fue a los gentiles él siguió las costumbres y la cultura de los gentiles en la medida en que no entraran en conflicto con la ley de Cristo. Evitó ofender innecesariamente a los gentiles.

Cuando Pablo estaba en Jerusalén, por ejemplo, siguió las costumbres religiosas judías. Observó las fiestas y días de reposo, y siguió las leyes dietéticas judías. Cuando fue a Antioquía, sin embargo, él comía con los gentiles, a pesar de que violó su propia tradición y educación. Pedro fue a Antioquía y comía con los gentiles, hasta que algunos judaizantes se mostraron. Entonces Pedro y algunos otros se retiraron y se mantuvieron al margen (Gálatas 2:12). Pablo dice: “aun Bernabé fue también arrastrado por la hipocresía de ellos” (v. 13). Fue entonces cuando Pablo reprendió a Pedro en su cara delante de los demás.

Observe que Pablo confrontó a Pedro: “Yo vi que no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio” (v. 14). La razón de Pablo para llegar a ser todo a todos los hombres no fue para que pudiera deslizarse el evangelio en forma encubierta. Por el contrario, era para que él pudiera, sin obstáculos proclamar la verdad del evangelio de manera más directa que nunca. Quería eliminar cualquier ofensa personal, para que la ofensa del evangelio fuese la única. Pablo vio el compromiso de Pedro como algo que socavaba la claridad y la fuerza del Evangelio, y es por eso que lo confrontó.

Por John F. Macarthur


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B110914
COPYRIGHT © 2011 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s