El Pastor Como Teólogo

Posted on

clip_image001El Pastor Como Teólogo

Por Albert Mohler

Cada pastor está llamado a ser un teólogo. Esto puede venir como una sorpresa para algunos pastores, que ven la teología como una disciplina académica que se toma durante el seminario y no como una parte permanente y central de la vocación pastoral. Sin embargo, la salud de la iglesia depende de que sus pastores funcionen como teólogos fieles – enseñando, predicando, defendiendo y aplicando las grandes doctrinas de la fe.

La transformación de la teología en una disciplina académica más asociada con la universidad de la iglesia ha sido uno de los acontecimientos más lamentables de los últimos siglos. En las primeras épocas de la iglesia, y a través de los anales de la historia cristiana, los teólogos principales de la iglesia eran sus pastores. Este fue ciertamente el caso de la gran Reforma del siglo XVI, también. Desde la época patrística, asociamos la disciplina y la administración de la teología con nombres como Atanasio, Ireneo y Agustín. Del mismo modo, los grandes teólogos de la Reforma eran, en su mayoría, pastores como Juan Calvino y Martín Lutero. Por supuesto, sus responsabilidades a menudo variaban más allá de las del pastor promedio, pero no podrían haber concebido del papel pastoral sin la mayordomía esencial de la teología.

La aparición de la teología como disciplina académica coincide con el desarrollo de la universidad moderna. Por supuesto, la teología era una de las tres disciplinas principales que se enseñaron en la universidad medieval. Sin embargo, siempre y cuando la síntesis medieval estaba intacta, siempre se entendía que la universidad estaba al servicio directo a la iglesia y sus pastores

El surgimiento de la universidad de investigación moderna condujo al desarrollo de la teología como meramente una disciplina académica, entre otros – y, finalmente, a la redefinición de la teología como “estudios religiosos” separados del control o interés eclesiástico. En la mayoría de las universidades, la secularización de la academia ha significado que la disciplina académica de la teología no tiene conexión inherente al cristianismo, y mucho menos a sus afirmaciones de verdad. Estos hechos han causado un gran daño a la iglesia, separando los ministerios de la teología, la predicación de la doctrina y la preocupación cristiana por la convicción. En demasiados casos, el ministerio del pastor se ha evacuado del contenido doctrinal serio y parece que muchos pastores tienen poca conexión con cualquier sentido de la vocación teológica.

Todo esto debe ser revertido si la iglesia ha de permanecer fiel a la Palabra de Dios y el Evangelio.

A menos que el pastor funciones como teólogo, la teología se deja en manos de los que, en muchos casos, tienen poca o ninguna relación o compromiso con la iglesia local.

El Llamado del Pastor

La vocación pastoral es intrínsecamente teológica. Dado el hecho de que el pastor debe ser el maestro de la Palabra de Dios y el maestro del Evangelio, no puede ser de otra manera. La idea del pastorado como una oficio no teológico es inconcebible a la luz del Nuevo Testamento.

A pesar de que esta verdad está implícita en toda la Escritura, este énfasis es quizás más evidente en las cartas de Pablo a Timoteo. En estas cartas, Pablo afirma el papel Timoteo como teólogo – Afirmando que todos los compañeros pastores de Timoteo han de compartir el mismo llamado. Pablo anima enfáticamente a Timoteo acerca de su lectura, enseñanza, predicación y estudio de las Escrituras. Todo esto es esencialmente teológico, como se hizo evidente cuando Pablo manda a Timoteo a “Retén la norma de las sanas palabras que has oído de mí, en la fe y el amor en Cristo Jesús. Guarda, mediante el Espíritu Santo que habita en nosotros, el tesoro que te ha sido encomendado” [2 Timoteo 1:13-14]. Timoteo debe ser un maestro de otros que también enseñarán. “Lo que has oído de mí en la presencia de muchos testigos, eso encarga[a] a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros.” [2 Timoteo 2:2].

Mientras Pablo completa su segunda carta a Timoteo, llega a un crescendo de preocupación, ya que él manda a Timoteo a predicar la Palabra, dándole instrucciones específicamente de “redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina” [2 Timoteo 4:2]. ¿Por qué? “Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, acumularán para sí maestros conforme a sus propios deseos; 4 y apartarán sus oídos de la verdad, y se volverán a mitos” [2 Timoteo 4:3-4].

Como Pablo deja claro, el teólogo pastoral debe ser capaz de defender la fe justo cuando identifique enseñanzas falsas y haga la corrección por la Palabra de Dios. No hay vocación más teológica que esta – proteger el rebaño de Dios por el causa de la verdad de Dios.

Claramente, esto requerirá un pensamiento teológico intenso y consciente, estudio y consideración. Pablo deja esto muy claro por escrito a Tito, cuando define el deber del supervisor o pastor como alguien que es “reteniendo la palabra fiel que es conforme a la enseñanza, para que sea capaz también de exhortar con sana doctrina y refutar a los que contradicen.” [Tito 1:9]. En este versículo, Pablo afirma simultáneamente las facetas apologéticas y polémicas del llamado del pastor-teólogo.

En realidad, no hay ninguna dimensión de la vocación del pastor que no sea profundamente, intrínsecamente e ineludiblemente teológica. No hay problema con el que el pastor se encontrará en la consejería que no sea específicamente teológico en su carácter. No hay ninguna cuestión importante en el ministerio que no venga con dimensiones teológicas profundas y la necesidad de una aplicación teológica cuidadosa. La tarea de dirigir, alimentar y guiar a la congregación es tan teológica como cualquier otra imaginable vocación.

Más allá de todo esto, la predicación y la enseñanza de la Palabra de Dios es teológica de principio a fin. El predicador funciona como un administrador de los misterios de Dios, explicando las verdades teológicas más profundas a una congregación que debe ser armada con el conocimiento de estas verdades para crecer como discípulos y enfrentarse al reto de la fidelidad en la vida cristiana.

El evangelismo es una vocación teológica, así, por el mero hecho de compartir el Evangelio es, en definitiva, un argumento teológico presentado con el objetivo de ver a un pecador viniendo a la fe en el Señor Jesucristo. Con el fin de ser un evangelista fiel, el pastor debe primero entender el Evangelio y luego comprender la naturaleza del llamado del evangelista. En cada paso del camino, el pastor se ocupa de cuestiones que son irrefutablemente teológicas.

Como muchos observadores han señalado, los pastores de hoy en día son a menudo presionados en varias direcciones al mismo tiempo – y la vocación teológica a menudo se pierde en medio de las preocupaciones urgentes de un ministerio que ha sido re-concebido como algo distinto de la intención de Pablo para Timoteo. La revolución de los gerentes ha dejado a muchos pastores sentirse más como administradores que teólogos, que tratan cuestiones de teoría de la organización antes de que alguna vez pasen a las profundas verdades de la Palabra de Dios y la aplicación de estas verdades a la vida cotidiana. El aumento de las preocupaciones terapéuticas dentro de la cultura significa que muchos pastores, y muchos de sus miembros de la iglesia, creen que el llamado pastoral se entiende mejor como una “profesión de ayuda.” Como tal, el pastor es visto como alguien que actúa en un papel terapéutico en el que la teología es a menudo vista más como un problema que una solución.

Todo esto es una traición a la vocación pastoral tal como se presenta en el Nuevo Testamento.

Además, es un rechazo de la enseñanza apostólica y de la admonición bíblica relativa a la función y las responsabilidades del pastor. Los pastores de hoy se deben recuperar y reclamar la vocación pastoral como inherentemente y animadamente teológica. De lo contrario, los pastores no serán nada más que comunicadores, consejeros y directivos de las congregaciones que han sido vaciadas del Evangelio y de la verdad bíblica.

El Pastor y la Prioridad Teológica

La mayordomía del pastor de la tarea teológica requiere un sentido claro de prioridad pastoral, una oído pastoral entusiasta y una cuidadosa atención a las dimensiones teológicas de la vida de la iglesia y el discipulado cristiano. Esto debe ser fundamental para el ministerio de la iglesia local, y el ministerio debe surgir de una base fundamentalmente teológica.

En un sentido muy real, los cristianos viven sus creencias más fundamentales de la vida cotidiana. Una de las tareas esenciales del pastor es alimentar a la congregación, y ayudar a los cristianos a pensar teológicamente con el fin de demostrar discernimiento y auténtico discipulado.

Todo esto debe comenzar con el pastor. El predicador debe prestar atención, estudio, tiempo y pensamiento a las dimensiones teológicas del ministerio. Un ministerio que está profundamente arraigado en las profundas verdades de la Palabra de Dios se verá enriquecido, protegido y centrado en una visión teológica.

La concentrada atención del pastor a la tarea teológica es necesaria para el establecimiento de la predicación fiel, la adoración que honra a Dios y la evangelización eficaz en la iglesia local. Esta visión teológica está profundamente arraigada en la verdad de Dios y en la verdad acerca de Dios que constituye la base misma de la teología cristiana.

La concentración del pastor es una disciplina teológica necesaria. Por lo tanto, el pastor debe desarrollar la capacidad de aislar lo que es más importante en términos de seriedad teológica de lo que es menos importante.

Yo llamo a esto el proceso de triaje teológico. Como cualquier persona que visita una sala de emergencias de un hospital es consciente, una enfermera de triaje está por regla general en el lugar con el fin de hacer una evaluación de la primera etapa de la cual los pacientes son los más necesitados de atención. Un paciente con una herida de bala es movido por delante de un esguince de tobillo en términos de prioridad. Esto tiene sentido médico, y malinterpretar este sentido de prioridad sería de mala praxis médica.

De manera similar, el pastor debe aprender a discernir los diferentes niveles de importancia teológica. Las doctrinas de primer orden son aquellos que son fundamentales y esenciales de la fe cristiana. Los instintos teológicos del pastor deben apoderarse de cualquier compromiso en doctrinas como la plena deidad y la humanidad de Cristo, la doctrina de la Trinidad, la doctrina de la expiación y cosas esenciales, como la justificación por la fe solamente. En donde tales doctrinas se ponen en peligro, la fe cristiana se cae. Cuando un pastor oye la afirmación de que la resurrección corporal de Cristo de la muerte no es una doctrina necesaria, se debe responder con un instinto teológico que se basa en el hecho de que tal negación equivale a un rechazo del Evangelio mismo.

Las doctrinas de segundo orden son aquellas que son esenciales para la vida de la iglesia y necesarias para el orden de la iglesia local, pero que, en sí mismos, no definen el Evangelio. Es decir, uno puede detectar un error en una doctrina en este nivel y todavía reconocer que la persona en error sigue siendo un cristiano creyente. Sin embargo, estas doctrinas están directamente relacionadas con la forma en que la iglesia está organizada y su ministerio se cumple. Las doctrinas que se encuentran en este nivel incluyen a los más estrechamente relacionadas con la eclesiología y la arquitectura de los sistemas teológicos. Calvinistas y arminianos pueden estar en desacuerdo en relación con una serie de doctrinas vitales y urgentemente importantes – o, al menos, la mejor manera de entender y expresar estas doctrinas. Sin embargo, ambos se pueden reconocer unos a otros como verdaderos cristianos. Al mismo tiempo, estas diferencias pueden llegar a ser tan agudas que es difícil funcionar juntos en la congregación local a través de una diferencia teológica tan expansiva.

Las doctrinas de tercer orden son las que pueden ser la base para el debate teológico fructífero y discusión, pero que no ponen en peligro la comunión de la congregación local o la denominación. Los cristianos que están de acuerdo en toda una gama de temas teológicos y doctrinas pueden estar en desacuerdo sobre cuestiones relacionadas con el tiempo y secuencia de eventos relacionados con el regreso de Cristo. Sin embargo, este tipo de debates eclesiásticos, mientras que se entiende que son profundamente importantes debido a su carácter bíblico y la conexión con el Evangelio, no constituyen un motivo de separación entre los cristianos creyentes.

Sin un sentido de prioridad adecuado y discernimiento, la congregación puede considerar que todas las cuestiones teológicas son un asunto de conflicto potencial o, en el otro extremo, no viendo a las doctrinas como digas de defender, si el conflicto es de algún modo posible.

La concentración teológica del pastor establece un sentido de la proporción adecuada y un marco de referencia teológico más amplio. Al mismo tiempo, esta concentración en la dimensión teológica del ministerio también recuerda al pastor de la necesidad de una vigilancia constante.

En los puntos cruciales en la historia de la teología cristiana, la diferencia entre la ortodoxia y la herejía ha colgado a menudo en una sola palabra, o hasta una sílaba. Cuando Arrio sostenía que el Hijo era de entenderse como siendo de una sustancia similar a la del Padre, Atanasio entendió correctamente que la totalidad del Evangelio estaba en riesgo. Como Atanasio fielmente llevó a la iglesia a entenderlo, el Nuevo Testamento enseña claramente que el Hijo es de la misma sustancia que el Padre. En el idioma griego, la distinción entre la palabra ofrecida por Arrio y la corrección presentada por Atanasio había una sola sílaba. Mirando hacia atrás, ahora podemos ver que cuando el Concilio de Nicea se reunió en el año 325, el Evangelio fue defendido y definido en este mismo punto. Sin el papel de Atanasio tanto como pastor y teólogo, la herejía de Arrio pudo haberse propagado sin control, lo que llevaría al desastre a la joven iglesia.

El Pastor Como Maestro

Como teólogo, el pastor debe ser conocido por lo que enseña, así como por lo que sabe, afirma y cree. La salud de la iglesia depende de los pastores que infunden a sus congregaciones con profunda convicción bíblica y teológica. Los medios de esta transferencia de convicción es la predicación de la Palabra de Dios.

Nos será difícil de definir cualquier actividad como siendo más intrínsecamente teológica que la predicación de la Palabra de Dios. El ministerio de la predicación es un ejercicio de la exposición teológica de la Escritura. Las congregaciones que no están nada más que alimentado "principios" ambiguos supuestamente extraídos de la Palabra de Dios están condenadas a la inmadurez espiritual – que se hará visible en el compromiso, la complacencia y una serie de otros males espirituales.

¿Por qué el mandamiento del Apóstol Pablo a Timoteo a predicar la Palabra es en términos tan solemnes y graves: “Te encargo solemnemente, en la presencia de Dios y de Cristo Jesús, que ha de juzgar a los vivos y a los muertos, por su manifestación y por su reino: 2 Predica la palabra; insiste a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con mucha paciencia e instrucción.” [2 Timoteo 4:1-2].

Como ya hemos visto, este mismo texto señala que el carácter ineludiblemente teológico del ministerio. En estos versículos anteriores, Pablo une específicamente este ministerio teológico a la tarea de la predicación – entendida como vocación suprema del pastor. Como afirma correctamente Martín Lutero, la predicación de la Palabra de Dios es la primera marca de la iglesia. Donde se encuentre, allí uno encuentra la iglesia. Donde esté ausente, no hay iglesia, sin importar lo que otros puedan afirmar.

Pablo había afirmado la Escritura como “inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia” [2 Timoteo 3:16]. A través de la predicación de la Palabra de Dios, la congregación se alimenta de doctrina teológica sustancial directamente del texto bíblico. La predicación expositiva es el medio más eficaz de impartir el conocimiento bíblico de la congregación, y arma así al pueblo de Dios con una profunda convicción teológica.

En otras palabras, la convicción de pastor sobre la predicación teológica se convierte en la base para la transferencia de estas convicciones en los corazones del pueblo de Dios. El agente divino de esta transferencia es el Espíritu Santo, que abre el corazón, los ojos y los oídos para escuchar, entender y recibir la Palabra de Dios. La responsabilidad del predicador es ser claro, específico, sistemático y global al establecer las convicciones bíblicas que se trazan a partir de la Palabra de Dios y que, en su conjunto, enmarcan una comprensión bíblica de la fe cristiana y la vida cristiana.

La Confesión del Pastor

Todo esto supone, por supuesto, que el ministerio pastoral es la primera raíz en la propia confesión del pastor de la fe – las convicciones teológicas personales del pastor.

El pastor fiel no enseña sólo lo que históricamente ha sido considerado por la iglesia y hasta ahora se creía por los fieles cristianos – el enseña de su propia confesión personal de fe. No hay sentido de apego teológico o de la distancia académica cuando el pastor expone una visión teológica de la vida cristiana.

Toda verdadera predicación cristiana es la predicación de la experiencia, puesta delante de la congregación por un hombre que está poseído por una profunda pasión teológica, convicciones teológicas específicas y un afán de ver estas convicciones compartidas por su congregación.

Las predicación fiel no consiste en el predicador presentando un conjunto de opciones teológicas a la congregación. En cambio, el pastor debe estar preparado para definir, defender y documentar sus propias convicciones profundas, que extrae de su estudio cuidadoso de la Palabra de Dios y de su conocimiento de la enseñanza fiel de la iglesia.

Nuestro modelo para esta confianza pastoral es, una vez más, el Apóstol Pablo. El testimonio de Pablo se entrelaza con su propia teología. Considere la posibilidad de un análisis retrospectivo de Pablo de sus propios intentos de la justicia humana, junto con su audaz abrazo del Evangelio como base en la gracia solamente.

“Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo", afirmó Pablo. “Y aún más, yo estimo como pérdida todas las cosas en vista del incomparable valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor, por quien lo he perdido todo, y lo considero como basura a fin de ganar a Cristo, y ser hallado en El, no teniendo mi propia justicia derivada de la ley, sino la que es por la fe en Cristo, la justicia que procede de Dios sobre la base de la fe, y conocerle a El, el poder de su resurrección y la participación en sus padecimientos, llegando a ser como El en su muerte, a fin de llegar a la resurrección de entre los muertos.” [Filip 3:7-11].

En otras palabras, Pablo no se escondió detrás de cualquier sentido de desapego académico de las doctrinas que enseñaba con tanta fuerza. Tampoco puso delante de su congregación en Filipos una serie de representaciones alternativas de la doctrina. En cambio, él enseñó claramente, defendió su argumento y dejó en claro que abrazaba estas mismas doctrinas como la sustancia de su vida y fe.

Por supuesto, la naturaleza de la experiencia de la confesión del pastor no implica que la autoridad para la teología está en la experiencia personal. Por el contrario, la autoridad debe ser siempre la Palabra de Dios. El carácter experimental de la vocación teológica del pastor destaca el hecho de que el predicador está hablando desde dentro del círculo de la fe como creyente, no desde una posición de distanciamiento como un simple maestro.

La confesión del pastor de su fe y el ejemplo personal ponen tanto la autoridad y autenticidad al ministerio pastoral. Sin ellas, el pastor puede sonar más como un consultor teológico que un fiel pastor. La congregación debe ser capaz de observar el pastor basando su vida y ministerio en estas verdades, no sólo enseñándoles en el púlpito.

Al final, toda confesión pastor fiel teológica debe incluir una confianza escatológica que Dios preservará Su obra hasta el final. Como Pablo confesó: “Por lo cual asimismo padezco esto, pero no me avergüenzo, porque yo sé a quién he creído, y estoy convencido de que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día” [2 Tim 1:12].

Al final, todo predicador recibe el mismo mandato que Pablo dio a Timoteo: “Retén la norma de las sanas palabras que has oído de mí, en la fe y el amor en Cristo Jesús. Guarda, mediante el Espíritu Santo que habita en nosotros, el tesoro que te ha sido encomendado.” [2 Timoteo 1:13-14].

En otras palabras, somos los guardianes de las sanas palabras y los guardianes del tesoro doctrinal que se ha confiado a nosotros en el corazón mismo de nuestra vocación como pastores. El pastor que no es teólogo no es pastor.

Un comentario sobre “El Pastor Como Teólogo

    […] más de diez años (no se puede creer que haya pasado tanto tiempo!), Al Mohler escribió una entrada de blog seminal esbozando lo que llamó "triaje teológica." Tomando prestado el término de la sala de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s