El “Sacramento” del Sufrimiento

Posted on Actualizado enn

clip_image001El “Sacramento” del Sufrimiento

Por Thabiti Anyabwile

Soy un tipo persona de palabra y sacramento. Yo creo que hay dos ordenanzas o sacramentos de la iglesia: La Cena y el Bautismo del Señor. Y en esos dos dramas de institución divina, nos encontramos cara a cara con nuestro pecado y cara a cara con el sacrificio de Cristo para expiar nuestros pecados. La reunión de la iglesia se transforma en un anfiteatro en el que todo el drama de la redención se repite para nuestras almas. Al participar por la fe, recibimos nuevamente el alimento del cuerpo y la sangre del Señor y la gracia de Dios. Los sacramentos nos muestran una desesperada necesidad, junto con la provisión divina de Dios en Cristo.

Aunque no es un sacramento de la iglesia, nuestro sufrimiento tiene el mismo efecto. Por lo menos así es como Jesús ve el sufrimiento.

Considere el episodio registrado para nosotros en Lucas 13:1-5.

Había algunos de los presentes en ese momento que le decían sobre los galileos cuya sangre Pilato había mezclado con los sacrificios. Y él les respondió: “¿Pensáis que estos galileos eran más pecadores que todos los demás galileos, porque sufrieron esto? Os digo que no; al contrario, si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente. ¿O pensáis que aquellos dieciocho, sobre los que cayó la torre en Siloé y los mató, eran más deudores que todos los hombres que habitan en Jerusalén? Os digo que no; al contrario, si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.”

Dos tragedias se presentan en este intercambio: un brutal asesinato perpetrado contra el pueblo por su líder y una torre destruyéndose en la que murieron dieciocho. En una acción, a Pilato profanó todo lo santo –la vida y la adoración. En una torre destruyéndose, todo lo que se supone que es seguro y estable demostró ser fatal para los incautos.

La gente parece pensar que hay una conexión entre el trágico sufrimiento y el pecado personal. Los amigos de Job tenían la misma teología. La gente hoy en día a menudo piensa de esta manera – sobre todo religiosas. Pero nuestro Señor dice que este no es el caso. El pecado trajo el sufrimiento en el mundo. Pero no todo sufrimiento es una cuestión de que alguien sea más pecador que los demás.

El Señor Jesús nos ayuda a ver algo acerca de nosotros mismos y de nuestra necesidad a la luz de la tragedia. La tragedia se convierte en una oportunidad para asumir –no que la víctima sea un peor pecador, sino que todos somos pecadores por igual. Todos estamos igual en peligro de perecer en nuestro pecado, en un momento, cuando menos se espera, trágicamente. La vida es tan frágil ningún pecador puede suponer que él o ella tiene tiempo. Esto es lo que tenemos que reconocer en nosotros mismos.

Pero también tenemos que ver una verdad acerca de Dios cuando ocurre una tragedia. Dios dice que la tragedia atraerá al pecador de regreso a casa. Parafraseando a CS Lewis, Dios grita a través del megáfono en nuestro dolor. Él grita: “Vuelve.” En las palabras de Jesús: “Arrepentíos.” La tragedia y el sufrimiento se vuelven –como la Cena del Señor – una interrupción en nuestro sueño espiritual y una invitación a volver a Dios. Buscarle mientras puede ser hallado. Para tomar posesión de Su bondad y amor para darle la bienvenida con los brazos abiertos a todos los que han ido cada uno por su propio camino. Algunas invitaciones vienen en dorado oro; otras vienen de encaje con el dolor.

Cualquier visión casual de los informativos de televisión o fuentes en línea sugiere que Dios siempre está gritando en la tragedia, considere una muestra de “Vuelve a casa.”:

  • La aerolínea de Malasia
  • Los tiroteos en la Universidad de California en Santa Bárbara y la Universidad de Seattle Pacific.
  • El tiroteo en la escuela primaria en Newtown, Ct.
  • La explosión de una mina en Turquía
  • El barco de migrantes que volcó y mató a 27 en el Mediterráneo.
  • La tragedia del transbordador de Corea del Sur.
  • Los 62 inmigrantes africanos muertos en Yemen cuando un barco se hundió
  • Las niñas secuestradas en Nigeria
  • Las guerras en Sudán

Recibimos noticias de tales tragedias todos los días. Pero, ¿tenemos oídos para oír?

Si lo tenemos, entonces el sufrimiento se convierte en un "sacramento." Se convierte en una invitación a los pecadores para recordar sus pecados, y para convertirse al único Dios que perdona por la fe en Jesucristo. Y cuando el pecador se vuelve a Dios en la tragedia, Dios demuestra en otro sentido la verdad de Romanos 8:28.

Un comentario sobre “El “Sacramento” del Sufrimiento

    junjunnior escribió:
    12 junio 2014 en 3:42 am

    Reblogueó esto en tu angel humano.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s