Teología Bíblica y la Crisis de la Sexualidad

Posted on

clip_image002Teología Bíblica y la Crisis de la Sexualidad

Por R. Albert Mohler

La sociedad occidental está experimentando actualmente lo que sólo puede ser descrito como una revolución moral. El código moral de nuestra sociedad y de evaluación ética colectiva sobre un tema en particular no ha sido objeto de pequeños ajustes, sino de un cambio total. Lo que una vez fue condenado, hoy se celebra, y la negativa a celebrarlo, ahora está condenado.

Lo que provoca la actual revolución moral y sexual de manera diferente de las revoluciones morales anteriores es que se está produciendo a una velocidad totalmente sin precedentes. Las generaciones anteriores experimentaron revoluciones morales durante décadas, incluso siglos. Esta revolución actual está ocurriendo a una velocidad vertiginosa.

A medida que la iglesia responde a esta revolución, debemos recordar que los actuales debates sobre la sexualidad presentan a la iglesia una crisis que es irreductiblemente e ineludiblemente teológica. Esta crisis es equivalente al tipo de crisis teológica que el gnosticismo presentó a la iglesia primitiva, o lo que el pelagianismo presentó a la iglesia en los tiempos de Agustín. En otras palabras, la crisis de la sexualidad desafía la comprensión de la iglesia del evangelio, el pecado, la salvación y la santificación. Los defensores de la nueva sexualidad exigen una reescritura completa de la meta-narrativa de la Escritura, una reordenación completa de la teología, y un cambio fundamental en nuestra forma de pensar acerca del ministerio de la iglesia.

¿EL “TRANSGENERO” ESTA EN LA CONCORDANCIA?

Los textos de prueba es el primer reflejo de los protestantes conservadores que buscan una estrategia de recuperación y actualización teológica. Este reflejo hermenéutico es algo natural para los cristianos evangélicos porque creemos que la Biblia es la palabra inerrante e infalible de Dios. Entendemos que, como dijo BB Warfield, “Cuando la Escritura habla, Dios habla.” Debo dejar claro que este reflejo no está del todo mal, pero no es del todo correcto tampoco. No está del todo mal porque ciertas Escrituras (es decir, “textos de prueba”) hablan de temas específicos de manera directa e identificable.

Existen, sin embargo, las limitaciones obvias de este tipo de método teológico-lo que me gusta llamar el “reflejo de la concordancia.” ¿Qué sucede cuando usted está luchando con un problema teológico de la que ninguna palabra correspondiente aparece en la concordancia? Muchas de las cuestiones teológicas más importantes no pueden reducirse a la mera búsqueda de palabras relevantes y sus correspondientes versículos en una concordancia. Intente buscar "transgénero" en su concordancia. ¿Qué tal "lesbiana"? O "fertilización in vitro"? Ciertamente no están al final de mi Biblia.

No es que la Escritura es insuficiente. El problema no es una falla de la Escritura, sino una falla de nuestra aproximación a la Escritura. El enfoque de concordancia con la teología produce una Biblia plana sin contexto, pacto, o dominio de narativa – tres fundamentos hermenéuticos son esenciales para comprender las Escrituras correctamente.

UNA TEOLOGIA BIBLICA DEL CUERPO

La teología bíblica es absolutamente indispensable para la iglesia para elaborar una respuesta adecuada a la crisis sexual actual. La iglesia debe aprender a leer las Escrituras de acuerdo a su contexto, integrada en su dominio de narrativa, y de forma progresivamente revelado a lo largo de las líneas del pacto. Tenemos que aprender a interpretar cada tema teológico a través de la meta-narrativa de la Escritura de la creación, la caída, la redención y la nueva creación. En concreto, los evangélicos tienen una teología del cuerpo, que está anclada en el propio desarrollo del drama de la Biblia de la redención.

Creación

Génesis 1:26-28 indica que Dios hizo al hombre –a diferencia del resto de la creación – a su propia imagen. Este pasaje también demuestra que el propósito de Dios para la humanidad era una existencia encarnada. Génesis 2:7 resalta este punto también. Dios hace al hombre del polvo y luego da aliento de vida en él. Esto indica que éramos un cuerpo antes de que fuéramos a una persona. El cuerpo, como resulta ser, no es incidental a nuestra personalidad. Adán y Eva se les da la comisión de multiplicarse y enseñorear la tierra. Sus cuerpos les permitan, por la creación de Dios y su plan soberano, cumplir esa tarea de un portador de imagen.

La narración del Génesis también sugiere que el cuerpo viene con necesidades. Adán tendría hambre, por lo que Dios le dio el fruto del jardín. Estas necesidades son una expresión integrada dentro del orden creado de que Adán es finito, dependiente y derivado.

Eve. Además, Adán tendría una necesidad de compañía, por lo que Dios le dio una esposa, Eva. Ambos, Adán y Eva debían cumplir con el mandato de multiplicarse y llenar la tierra con portadores de la imagen de Dios por un uso adecuado de la capacidad reproductiva del cuerpo con el que fueron creados. Junto con esto, estaba el placer corporal que cada uno experimentaría mientras los dos se hacían una sola carne, es decir, un solo cuerpo.

La narración del Génesis también demuestra que el género es parte de la bondad de la creación de Dios. El género no es simplemente un concepto sociológico obligado a los seres humanos que de otra manera podrían negociar cualquier número de permutaciones.

Sino que Génesis nos enseña que el género es creado por Dios para nuestro bien y su gloria. El género está destinado al florecimiento humano y es asignado por la determinación, sólo del Creador mientras se determina cuándo, dónde, y que deberíamos existir.

En resumen, Dios creó a su imagen como una persona encarnada. Como encarnados, se nos da el don y la administración de la sexualidad por el mismo Dios. Estamos construidos de una manera que testificamos de los propósitos de Dios en esto.

Génesis también enmarca toda esta discusión en una perspectiva de pacto. La reproducción humana no es sólo con el fin de propagar la raza. En cambio, la reproducción destaca el hecho de que Adán y Eva fueron multiplicándose con el fin de llenar la tierra con la gloria de Dios al ser reflejada en sus portadores de imagen.

Caída

La caída, el segundo movimiento en la historia redentora, corrompe el buen don del cuerpo de Dios. La entrada del pecado trae la mortalidad al cuerpo. En cuanto a la sexualidad, la Caída subvierte los buenos planes de Dios para la complementariedad sexual. El deseo de Eva es gobernar sobre su esposo (Génesis 3:16). El liderazgo de Adán será duro (3:17-19). Eva va a experimentar dolor en la maternidad (3:16).

Los relatos que siguen demuestran el desarrollo de las prácticas sexuales aberrantes, desde la poligamia hasta la violación, que la Escritura se dirige con notable franqueza. Estos relatos del Génesis son seguidos por la promulgación de la ley que tiene por objeto frenar el comportamiento sexual aberrante. Regula la sexualidad y la expresión de género y hace declaraciones claras sobre la moral sexual, el travestismo, el matrimonio, el divorcio, y multitud de otras cuestiones sexuales y corporales.

El Antiguo Testamento también conecta el pecado sexual a la idolatría. El culto orgiástico, la prostitución del templo, y otras distorsiones horribles del buen don del cuerpo por Dios son vistos como parte de la adoración idolátrica. La misma conexión se realiza por Pablo en Romanos 1. Ellos “cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles” (Rom. 1:22), y “cambiaron la verdad de Dios por la mentira honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador” (Romanos 1:25), los hombres y mujeres intercambian sus relaciones naturales unos con los otros (Romanos 1:26-27).

Redención

Con respecto a la redención, debemos señalar que uno de los aspectos más importantes de nuestra redención es que llegó a través de un Salvador con un cuerpo. “El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros” (Juan 1:14; Cf Filip 2,5-11). La redención humana se lleva a cabo por el Hijo de Dios encarnado —que permanece eternamente encarnado.

Pablo indica que esta salvación incluye no sólo el alma sino también el cuerpo. Romanos 6:12 habla del pecado que reina en nuestros “cuerpos mortales” –lo que implica la esperanza de la futura redención del cuerpo. Romanos 8:23 indica que parte de nuestra esperanza escatológica es la “redención de nuestro cuerpo.” Incluso ahora, en nuestra vida de santificación se nos manda presentar nuestros cuerpos como sacrificio vivo a Dios en adoración (Rom. 12:2). Además, Pablo describe el cuerpo redimido como un templo del Espíritu Santo (1 Cor. 6:19) y claramente debemos entender la santificación teniendo efectos sobre el cuerpo.

La ética sexual en el Nuevo Testamento, como en el Antiguo Testamento, regulan nuestras expresiones de género y sexualidad. Porneia, la inmoralidad sexual de cualquier tipo, está categóricamente condenado por Jesús y los apóstoles. De igual manera, Pablo indica claramente a la iglesia de Corinto que el pecado sexual – los pecados cometidos en el cuerpo (1 Cor. 6:18) –son los que traen a la iglesia y el evangelio en descrédito porque proclaman a un mundo que observa que el evangelio no ha tenido ningún efecto (1. Cor 5-6).

Nueva Creación

Finalmente, llegamos al cuarto y último acto del drama de la redención –la nueva creación. En 1 Corintios 15:42-57, Pablo nos dirige no sólo a la resurrección de nuestros cuerpos en la nueva creación, sino al hecho de que la resurrección corporal de Cristo es la promesa y el poder para ese futuro de esperanza. Nuestra resurrección será la experiencia de la gloria eterna en el cuerpo. Este cuerpo será una continuación transformada y consumada de nuestra actual existencia encarnada en la misma forma que el cuerpo de Jesús es el mismo cuerpo que tenía en la tierra, sin embargo, completamente glorificado.

La nueva creación no será simplemente restaurar el jardín. Será mejor que el Edén. Como señaló Calvino, en la nueva creación vamos a conocer a Dios no sólo como creador sino como Redentor –y esa redención incluye nuestros cuerpos. Vamos a reinar con Cristo en forma corporal, como también lo es el Señor cósmico encarnado y reinando.

En términos de nuestra sexualidad, mientras que el género se mantendrá en la nueva creación, la actividad sexual no será. No es que el sexo es anulado en la resurrección; más bien, se ha cumplido. La cena de las bodas escatológicas del Cordero, a la que el matrimonio y la sexualidad señalan, finalmente llegará. Ya no habrá ninguna necesidad de llenar la tierra con portadores de la imagen como fue el caso en Génesis 1. En su lugar, la tierra será llena del conocimiento de la gloria de Dios, como las aguas cubren el mar.

EL CARÁCTER INDISPENSABLE DE LA TEOLOGIA BIBLICA

La crisis de la sexualidad ha demostrado el fracaso del método teológico por parte de muchos pastores. El “reflejo de concordancia” simplemente no puede lograr el tipo de pensamiento teológico riguroso necesario en los púlpitos hoy. Los pastores y las iglesias deben aprender el carácter indispensable de la teología bíblica y deben practicar la lectura de la Escritura de acuerdo a su propia lógica interna –la lógica de una historia que se mueve desde la creación hasta la nueva creación. La tarea hermenéutica que tenemos ante nosotros es grande, pero también es indispensable para un fiel compromiso evangélico con la cultura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s