Día: 17 enero 2015

Predicando Cristo en Todas las Escrituras por Edmund P. Clowney

Posted on

clip_image001Predicando Cristo en Todas las Escrituras por Edmund P. Clowney

Wheaton, IL: Crossway (2003) 189 páginas.
Reseña de Dr. Keith Essex
16.2 (Otoño 2005): 332-334

El fallecido Edmund Clowney, que murió a principios de este año, fue un defensor por mucho tiempo de la predicación redentora-histórico. Clowney fue ordenado al ministerio de predicación en 1942. De 1952 a 1984, se desempeñó como profesor de teología práctica en Westminster Theological Seminary, Filadelfia, y fue presidente de ese seminario, de 1966 a 1982. A partir de su ministerio seminario, él influenció dos generaciones de predicadores de la "tradición de Westminster." Incluso en sus años de jubilación, Clowney mantuvo un ministerio de predicación activa, finalmente centrada en la Iglesia Presbiteriana Trinity en Charlottesville, Virginia. Es apropiado que en la providencia de Dios, este libro, Predicando a Cristo en Toda la Escritura, fue su última obra escrita publicada para la iglesia.

Leer el resto de esta entrada »

5 Maneras Simples de Enseñar a Sus Hijos Teología

Posted on

clip_image0015 Maneras Simples de Enseñar a Sus Hijos Teología

Por Aaron Earls

Enseñar a sus hijos puede parecer desalentador. Pero enseñar teología a sus hijos puede hacerle sentir francamente aterrador.

Algunos se sienten abrumados por problemas de tiempo. Ellos simplemente no ven cómo pueden encajar otra cosa en su día. Otros pueden no sentirse como si tuvieran una formación teológica adecuada. Se sienten incómodos instruyendo a sus hijos más allá de: "Jesús te ama".

¿Cómo se puede tejer una enseñanza teológica en su vida cotidiana, sin colocarlos bajo un sermón familiar en profundidad (aunque no hay nada inherentemente malo en ello)? ¿Cómo se puede impartir una buena teología en la vida de sus hijos, sin poseer un título en teología (aunque es de esperar que no hay nada inherentemente malo en ello)?

Usted no tiene que sentir que está probando la última moda de paternidad o un sistema complicado. Si usted es como yo, podrás probarlo durante un mes o dos y luego renunciar porque no se sentía natural.

Leer el resto de esta entrada »

Cómo Escribir un Libro Teológico

Posted on

clip_image001 Cómo Escribir un Libro Teológico

John M. Frame

Lo que sigue es mi método de investigación y escritura teológica. Hay, por supuesto, muchos otros, y no se pensaría imponer mi enfoque en nadie más. Sin embargo, usted tiene que comenzar en alguna parte, con algún tipo de modelo en su cabeza; y después de algunos años de trabajo en el campo, sigo pensando que el siguiente plan tiene algún mérito.

Cada obra teológica, incluso aquellas enteramente dedicadas a las ideas originales del autor, implicará una cierta investigación. (Este es el caso incluso para los papeles y otras presentaciones que no están escritas en un estilo académico tradicional.) Por lo menos, implicará la investigación exegética y la interacción inteligente con los textos bíblicos. De lo contrario, la obra teológica apenas puede hacer alguna afirmación a la escritura; y si no es bíblico, es simplemente inútil. Además, generalmente debe haber algún tipo de interacción con otros teólogos ortodoxos para protegerse contra la aberración individualista. También puede haber interacción con la teología no ortodoxa, la ciencia secular, la política, la economía, la filosofía, las tendencias culturales, y similares, por el contrario, la crítica, y “punto de contacto” (véase el capítulo 11, B, (3)).

El Logos Divino (1a. Pte.)

Posted on Actualizado enn

clip_image001El Logos Divino (1a. Pte.)

Por Paul Martin Henebury

Puede sonar un tanto impropio para cualquier persona, referirse al Señor Jesucristo como “el Logos de Dios,” pero concebirle (momentáneamente) de esta manera abstracta abre nuevas líneas de investigación que son más difíciles de ver bajo su nombre personal. Y, después de todo, el apóstol Juan fue el primero en hacerlo.

Si uno llega a la expresión "Logos", con la mentalidad de los antiguos filósofos griegos, lo mejor que se podía extraer del prólogo al Evangelio de Juan sería una personificación, pero no una Persona. Pero está claro que Juan no se contenta con una personificación. Él tiene algo muy profundo en mente; algo que creo que proporciona un impulso útil para un motivo totalmente Cristo-doxológico.

Antes de que podamos exponer un motivo debemos despejar el montón de malentendidos que se han construido a lo largo del significado de Logos de Juan.

Leer el resto de esta entrada »