Jesús y el Milenio

Posted on

clip_image001Jesús y el Milenio

Por John MacArthur

Las profecías del Antiguo Testamento, tomadas a su valor nominal, inevitablemente conducen al premilenarismo. Como vimos en el artículo anterior , éste es un punto en el que los estudiosos amilenialistas y postmileniales están de acuerdo. Incluso un breve estudio de la profecía del Antiguo Testamento no deja ninguna duda en cuanto a lo que se está describiendo. John Walvoord explica:

“Si se interpreta literalmente, el Antiguo Testamento da una imagen clara de la expectativa profética de Israel. Ellos confiadamente anticiparon la venida de un Salvador y Libertador, un Mesías que sería Profeta, Sacerdote y Rey. Esperaban que Él los libraría de sus enemigos y marcara el comienzo de un reino de justicia, de paz y prosperidad en un mundo redimido. No es objeto de controversia que el Antiguo Testamento presenta una imagen así, no en textos aislados, sino en la declaración constantemente repetida de la mayoría de los profetas. Todos los profetas mayores y prácticamente todos los profetas menores tienen secciones mesiánicos mostrando la restauración y la gloria de Israel en este futuro reino. Esto es tan claro para los estudiantes competentes del Antiguo Testamento que se concede prácticamente por todos las partes que el Antiguo Testamento presenta la doctrina premilenial si se interpreta literalmente. La interpretación premilenial ofrece el único cumplimiento literal posible que los cientos de versículos de testimonio profético.” ( The Millennial Kingdom , 114)

Debido a que el pueblo judío del Antiguo Testamento interpretaró las palabras de los profetas de una manera literal, ellos esperaban un reino mesiánico futuro en la tierra. La anticipación para esa época de oro solo se intensificó a lo largo del período intertestamentario. Como Stanley Porter observa:

Durante el llamado período intertestamentario, se desarrolló el pensamiento en mucha literatura judía de una resurrección venidera y el establecimiento de un "reino milenario”. . . . . . . Por ejemplo, un reino milenario se habla en obras como 1 Enoc 6-36, 91-104, y 2 Enoc 33: 1, donde se sería de 1.000 años, Sol. 11:1–8 y Jub. 23:27, donde sería de nuevo 1.000 años, 4 Esdras [2 Esdras] 7: 28-9, donde serían 400 años, así como Test. 23:27 Isaac 6-8, donde se conoce como un banquete milenio. (“Millenarian Thought in the First-Century Church,” 63–64)

En el tiempo de Cristo, entonces, la expectativa universal de los judíos se centró en un reino terrenal en el que el Mesías reinará sobre todas las naciones desde Jerusalén.

Esto habría sido la perspectiva de María cuando oyó el anuncio de Gabriel en Lucas 1: 31-33. También fue la perspectiva de los discípulos durante su tiempo con Jesús –de manera que, aunque impulsados por motivos egoístas, buscaron la grandeza en el reino (cf. Mateo 20:21; Marcos 10:37; Lucas 22:24).

Cuando consideramos el tratamiento del Nuevo Testamento de la cuestión del milenio, debemos hacerlo en el contexto de la escatología judía del primer siglo. Si los escritores del Nuevo Testamento rechazaron la premilenarismo que era tan frecuente en su día, esperaríamos que lo denunciaran de manera clara y explícita (tal como lo hicieron en respuesta a otras cuestiones, como el legalismo de los judaizantes). Una condena abiertamente fuerte sería necesaria con el fin de anular la escatología generalizada de creyentes judíos en base a la comprensión común de las Escrituras del Antiguo Testamento que se había transmitido a ellos.

El hecho de que no existe tal denuncia es muy importante, especialmente cuando se combinan con los pasajes del Nuevo Testamento, donde se confirmó la interpretación literal de la profecía del Antiguo Testamento (por ejemplo, Hechos 3:18-21; Romanos 11:25-29.). Por otra parte, la referencia más explícita al milenio en toda la Escritura se encuentra en el Nuevo Testamento, en Apocalipsis 20:1-6. Si el objetivo de los escritores del Nuevo Testamento era revocar la escatología dominante de su época, como la posición amilenial afirma, ellos hicieron un trabajo muy pobre, tan pobre, de hecho, que las generaciones de padres de la iglesia, que le siguieron inmediatamente después de ellos entendieron el Nuevo Testamento de una manera claramente premilenial (como Michael Vlach señaló en el artículo anterior ).

Para citar Walvoord de nuevo:

Uno de los testimonios más elocuentes a la verdad premilenial se encuentra en el silencio absoluto del Nuevo Testamento, y en realidad los primeros siglos de la iglesia, en cualquier controversia sobre la enseñanza premilenial. Se admite que se afirmó universalmente por los Judios. A menudo se admitió que la iglesia primitiva era predominantemente premilenial. Sin embargo, no hay constancia de ningún tipo tratando con la controversia. Es increíble que si los Judíos y la iglesia primitiva estaban en un error tan grave en su interpretación del Antiguo Testamento y en su expectativa de un reino de justicia en la tierra después de la segunda venida, que no hubiese ningún correctivo, y que toda la evidencia debe confirmar mas bien que negar tal interpretación. ( Millennial Kingdom , 118–19)

En el post de hoy, me gustaría centrarme específicamente en las palabras del Señor Jesús, para ver si rechazó o confirmó las expectativas milenarias de Su época.

¿Rechazó Jesús el Premilenialismo?

Aunque Jesús habló a menudo del reino de Dios en un sentido general (como el reino en el que Dios gobierna o la esfera de la salvación), Él nunca negó la realidad del futuro reino milenario.. (Por ejemplo, las palabras de Jesús a Pilato en Juan 18:36 no niegan que su reino algún día estará presente en este mundo, sino sólo que su reino no será de este mundo; es decir, el establecimiento de Su reino no se caracterizará por las maquinaciones impías de este sistema mundo malvado [cf. Juan 17: 11-16; 1 Juan 2: 16-17]).

Por el contrario, la promesa de Jesús en Mateo 19:28 fue explícitamente premilenial. Le dijo a sus discípulos: “Y Jesús les dijo: En verdad os digo que vosotros que me habéis seguido, en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, os sentaréis también sobre doce tronos para juzgar a las doce tribus de Israel.” Esa promesa fue reiterada en la noche antes de su muerte en Lucas 22: 28-30: “Vosotros sois los que habéis permanecido conmigo en mis pruebas; y así como mi Padre me ha otorgado un reino, yo os otorgo que comáis y bebáis a mi mesa en mi reino; y os sentaréis en tronos juzgando a las doce tribus de Israel.” Los discípulos, que compartían las expectativas milenarias de sus compañeros Judíos, entendieron esas promesas literalmente (como se evidencia en Hechos 1:6).

Después de la resurrección, el Señor continuó instruyendo a los discípulos acerca del reino. Lucas, en su breve descripción del período de cuarenta días entre la Resurrección y Ascensión, explica que este tema fue el tema predominante de la enseñanza de Cristo. En Hechos 1: 3 Lucas escribe: “A éstos también, después de su padecimiento, se presentó vivo con muchas pruebas convincentes, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles de lo concerniente al reino de Dios.” ( el énfasis es mío). Su mensaje principal se refería al reino. Aunque los discípulos se habían caracterizado, en el pasado, por cabezas duras y duros-corazones, tal ya no era el caso, porque Cristo les “abrió el entendimiento para comprender las Escrituras” (Lucas 24:45).

Es al final de este período de cuarenta días que llegamos a un pasaje muy instructivo con respecto al reino milenario. Después de haber sido enseñado sobre el reino de Cristo mismo, y de haber sido otorgado un conocimiento sobrenatural de la Palabra de Dios, los discípulos todavía entendían el reino mesiánico en un sentido literal y premilenial.

En Hechos 1:6, leemos: “Entonces los que estaban reunidos, le preguntaban, diciendo: Señor, ¿restaurarás en este tiempo el reino a Israel?” En su mente, después de la instrucción intensiva sobr ele tema por el mismo Cristo resucitado, las promesas milenarias del Antiguo Testamento aun se entendían como literalmente ciertas. Su única pregunta era ¿Cuándo sucederían estas cosas?

Es importante tener en cuenta la manera en que Jesús respondió a su pregunta. “Él les dijo:" No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad "(v. 7). Es significativo que Cristo no denunció o corrigió sus expectativas milenarias. Él no refutó su comprensión de la naturaleza del reino. En cambio, Él simplemente explicó que no se les permitía saber el cuando de ese futuro reino.

Durante los cuarenta días que Jesús pasó con Sus discípulos, discutiendo asuntos pertenecientes al reino, Él ciertamente podría haber enseñado que sólo era un reino espiritual. Después de haber abierto los ojos para entender la Escritura, el Señor podría haberles explicado claramente que los profetas del Antiguo Testamento debían ser interpretados de una manera no literal. Sin embargo, no lo hizo.

Al final de este período, los discípulos todavía estaban convencidos de que el reino literal sería restaurado a la nación de Israel. Si Cristo hubiera querido corregir esa noción, esto habría sido el momento de hacerlo. En su lugar, él no hizo nada por el estilo. Se negó a responder a su pregunta sobre el tiempo del reino, pero nunca refutó su comprensión de la naturaleza del mismo.

La respuesta de Cristo indica que la expectativa de un reino terrenal literal de los apóstoles reflejaba Su propia enseñanza y el plan de Dios claramente revelado en el Antiguo Testamento. Pero el tiempo del reino era todavía futuro. Mientras tanto, el Señor tenía una misión específica para que los discípulos la llevaran a cabo, que debían ser sus “testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.” (v. 8).

Los Premilenialistas, entonces, se unen a los apóstoles en su expectativa de un reino mesiánico futuro en el que Cristo reinará en la tierra.

El post de hoy es una adaptación del capítulo 8 de Christ’s Prophetic Plans del Dr. MacArthur (Moody, 2012).

Publicado originalmente en www.TMS.edu

Un comentario sobre “Jesús y el Milenio

    jorge b. escribió:
    20 mayo 2015 en 9:25 pm

    Si esto es así cuando en Juan 2.19-21; dice:Destruid este templo y en tres días lo levantare…. Lo tendríamos que tomar literal. “Mas el hablaba del templo de su cuerpo”. Haced un manual donde vengan qué partes son literales y cuales son simbólicas para que encaje bien el literalismo profético….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s