El Juicio Comienza Con La Casa De Dios – 1 Pedro 4:17

Posted on

ESJ-2018 1025-001

El Juicio Comienza Con La Casa De Dios – 1 Pedro 4:17

Por John F. Macarthur

En el momento en que el apóstol Juan estaba llegando al final de su vida terrenal, estaba sumamente consciente de que “Y en verdad, todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús, serán perseguidos.” (2 Timoteo 3:12). Le dijo a la gente en su cuidado pastoral: “Hermanos, no os maravilléis si el mundo os odia” (1 Juan 3:13). Pero mientras Juan vivía sus últimos días en una labor tortuosa en la Isla de Patmos, pudo haber mirado atrás con asombro por lo diferentes que eran sus circunstancias de lo que esperaba cuando se dispuso a seguir a Jesús.

Israel tenía expectativas muy altas para el Mesías y el reino que Él instituiría. Anticiparon ansiosamente la llegada de un heredero al trono Davídico que derrocaría a las fuerzas de ocupación de Roma, eliminaría a los enemigos de Israel e impulsaría el cumplimiento de todas las promesas de Dios a Abraham, David y los profetas. La salvación que esperaban era temporal, no eterna.

Los discípulos sostuvieron esa esperanza. A lo largo del ministerio de Cristo, frecuentemente compitieron por la supremacía en el reino prometido de los cielos (véase Mateo 18: 1–5; Lucas 9: 46–48). Juan y su hermano Santiago incluso reclutaron a su madre para pedir al Señor en su nombre (Mateo 20: 20–21). Hechos 1: 6 nos dice que hasta el momento en que Cristo ascendió al cielo, sus discípulos esperaron que desatara su poder soberano e inaugurara su reino en la tierra.

En los años que siguieron, a medida que la iglesia estalló y el Espíritu Santo autentificó el ministerio de los apóstoles a través de dones milagrosos, debió parecer que el regreso del Señor era inminente. Pero casi inmediatamente la iglesia fue inundada de falsos maestros. En poco tiempo, muchos de los hermanos apostólicos de Juan estaban muertos a manos de Roma; cuando llegó a Patmos, era el único apóstol que aún estaba vivo.

Con los creyentes huyendo de la persecución sin piedad y con las iglesias en grave declive espiritual, Juan podría haber tenido todas las razones para estar decepcionado y deprimido. ¿Había fallado el plan del Señor para la iglesia? Sería fácil imaginarlo clamando por una visión de lo que el Señor estaba haciendo en su iglesia, una visión divina para animarlo y consolarlo en el crepúsculo de su ministerio apostólico. No importa lo experimentado y espiritualmente maduro que fuera, seguramente podría haber usado algo de esperanza y consuelo.

En cambio, lo que vio fue absolutamente aterrador. Juan nos dice que le hizo caer al suelo “como muerto” (Apocalipsis 1:17). Lo que vio fue a Cristo glorificado, apareciendo como gobernante, juez y verdugo. Juan vio al Señor en toda Su gloria como la Cabeza de la iglesia, lista para emitir juicios justos, no en el mundo, ¡sino en Su iglesia!

El mensaje de Cristo a la iglesia, a través de Juan, es inequívoco: “Arrepentirse”. Una y otra vez, Cristo llama a estas iglesias descarriadas a arrepentirse y reformarse. A la iglesia de Éfeso, le dijo: “Por tanto, recuerda de dónde has caído, y arrepiéntete y haz las obras que hiciste al principio” (Apocalipsis 2: 5). Tenía un mensaje similar para la iglesia en Pérgamo: “‘Por tanto, arrepiéntete; si no, vendré a ti pronto y pelearé contra ellos con la espada de mi boca”(Apocalipsis 2:16).Advirtió a la iglesia en Tiatira del juicio severo que esperaba “a menos que se arrepientan” (Apocalipsis 2:22). Él le ordenó a la iglesia en Sardis que “Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; guárdalo y arrepiéntete”(Apocalipsis 3: 3). Y dio una advertencia final a la iglesia en Laodicea, recordándoles que “Yo reprendo y disciplino a todos los que amo; sé, pues, celoso y arrepiéntete” (Apocalipsis 3:19).

Estas no eran advertencias casuales, desapasionadas. Cada llamado al arrepentimiento fue acompañado por las devastadoras consecuencias que esperaban si una iglesia no se reformaba. En ese sentido, lo que Juan vio y escuchó fue el cumplimiento de las palabras de Pedro décadas antes en su primera epístola: “Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios” (1 Pedro 4:17). Al igual que Pablo, Pedro conocía los muchos peligros espirituales que amenazaban a la iglesia, incluso desde dentro. También sabía que, en algunos casos, las iglesias sucumbirían a las tentaciones, a las falsas doctrinas, a la atracción del mundo o a los ataques del maligno. Pedro llamó a sus lectores a perseverar bajo la persecución, lo que vio en parte como el juicio de Dios contra la iglesia infiel. Además, Pedro entendió que así es como Dios siempre opera con su pueblo.

Como buen alumno del Antiguo Testamento, Pedro habría estado familiarizado con la profecía de Ezequiel 9, que era otra visión aterradora del juicio de Dios: “Entonces gritó a mis oídos con gran voz, diciendo: Acercaos, verdugos de la ciudad, cada uno con su arma destructora en la mano” (Ezequiel 9:1). Al escribir durante el cautiverio babilónico, Ezequiel vio una visión de Dios llamando a poderes extranjeros para ejecutar su juicio sobre su pueblo. La visión continúa,

Y he aquí, seis hombres venían por el camino de la puerta superior que mira al norte, cada uno con su arma destructora en la mano; y entre ellos había un hombre vestido de lino con una cartera de escribano a la cintura. Y entraron y se pusieron junto al altar de bronce.

Entonces la gloria del Dios de Israel subió del querubín sobre el cual había estado, hacia el umbral del templo- Y llamó al hombre vestido de lino que tenía la cartera de escribano a la cintura; y el Señor le dijo: Pasa por en medio de la ciudad, por en medio de Jerusalén, y pon una señal en la frente de los hombres que gimen y se lamentan por todas las abominaciones que se cometen en medio de ella. Pero a los otros dijo, y yo lo oí: Pasad por la ciudad en pos de él y herid; no tenga piedad vuestro ojo, no perdonéis. Matad a viejos, jóvenes, doncellas, niños y mujeres hasta el exterminio, pero no toquéis a ninguno sobre quien esté la señal. Comenzaréis por mi santuario. Comenzaron, pues, con los ancianos que estaban delante del templo. (Ezequiel 9: 2–6)

La ira de Dios había llegado a un punto de ebullición con el apóstata Israel. Hizo una provisión para señalar a los pocos que habían permanecido fieles, pero todos los demás enfrentarían la plenitud de Su juicio. Además, la matanza comenzaría en el mismo lugar de Su autoridad y el centro de adoración, con los más culpables de la apostasía de Israel.

En esencia, esa es la misma visión que vio Juan: el Señor como el juez justo, que viene a llamar a Sus iglesias para que se arrepientan de la infidelidad hacia Él.

La mayoría de las personas que van a una iglesia creen que es un lugar seguro, quizás el lugar más seguro, cuando se trata de amenazas de juicio del Señor. Es casi como subir a bordo del arca; una vez que estás a salvo dentro, eres intocable.

Pero eso no es cierto. Francamente, es una noción tonta y peligrosa. El hecho de que estés en una iglesia, o algo que llames iglesia, donde se invoque el nombre de Jesús y se canten canciones sobre Él, no significa que estés a salvo de las amenazas de Dios. Aquí, en los capítulos iniciales de Apocalipsis, el Señor hace algunas amenazas directas muy fuertes contra las iglesias. Una iglesia no es más segura que el mundo en ese sentido, y sus transgresiones a menudo exigen un juicio más rápido.

Es por eso que este pasaje es a menudo pasado por alto y rara vez discutido. Si bien el Señor llamó repetidamente a Israel para que se arrepintiera y volviera a tener una relación correcta con Él, los primeros capítulos de Apocalipsis son el único lugar en el que emplea un lenguaje similar al tratar con los pecados y fallas de las iglesias. Nos incomoda pensar que Dios llama a su iglesia a arrepentirse y reformarse, y amenazarlos con juicio si no lo hacen. Pero es sumamente importante que prestemos atención a las advertencias que Cristo nos entrega a través de la pluma de Juan en Apocalipsis.

Sí, estas fueron cartas escritas a congregaciones locales específicas sobre sus problemas particulares. Pero también se destacan como advertencias a toda la iglesia a lo largo de su historia. Y, como veremos, las represalias entregadas a las iglesias de Asia Menor son igual de aplicables a la iglesia moderna, si no es que más.

Los problemas que corrompieron a las iglesias en el primer siglo son las mismas amenazas que enfrenta la iglesia hoy: idolatría, inmoralidad sexual, compromiso con el mundo y su cultura pagana, muerte espiritual e hipocresía. A lo largo de los siglos, la iglesia no ha superado estas trampas familiares. Ni Dios ha rebajado o ablandado Su norma de justicia. Sin importar cuándo y dónde exista, Él demanda una iglesia pura.

Ese fue su mensaje a las iglesias en Apocalipsis. Aproximadamente dos mil años después, Cristo todavía está llamando a las iglesias a arrepentirse y advirtiéndonos sobre las terribles consecuencias si no lo hacen.

(Adaptado de Christ’s Call to Reform the Church)


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B181022

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s