Israel Y Siglos De Antijudaísmo Cristiano

Posted on

BANNER Face Post2020 0720-003

Israel Y Siglos De Antijudaísmo Cristiano

POR BARRY HORNER

Mientras que Agustín y Calvino representan una herencia predominantemente católica y reformada de las relaciones judeo-cristianas que abarca diecisiete siglos de historia de la iglesia, un panorama más detallado de esta época debe ser estudiado ahora. Hoy en día persiste una asombrosa ignorancia sobre el legado del antijudaísmo cristiano, y las obras de la historia de la iglesia a menudo no lo tratan.[1] Pedimos a todos los que puedan ser escépticos ante tal afirmación que se reserven el juicio y se mantengan abiertos a un concierto de opiniones provenientes de fuentes tanto cristianas como no cristianas. También pueden referirse al Apéndice E. Un amplio espectro de escritos proporcionará una mejor comprensión de cómo los cristianos han tratado a los judíos a lo largo de la historia de la iglesia, en particular con respecto a la escatología subyacente, impulsora. Este asunto vital no sólo debe ser reconocido sino también estudiado para que pueda resultar una verdadera actitud de arrepentimiento.

He encontrado numerosos cristianos que simplemente no quieren enfrentarse a este desagradable registro histórico. Ciertamente, han ofrecido un reconocimiento simbólico del problema y al mismo tiempo han mantenido un firme compromiso con la escatología agustiniana en este sentido. Además, con frecuencia se han retractado de la afirmación de que las Escrituras son la base de su escatología, y como consecuencia han afirmado enérgicamente la voluntad de luchar estrictamente de acuerdo con el texto bíblico. Ahora bien, esto lo hemos aceptado gustosamente, pero sólo si se está de acuerdo en que nuestra doctrina derivada, siendo “sana” (2 Tim 4:3), es decir, espiritualmente nutritiva y fructífera, también se espera que sea productiva de un estilo de vida cristiano piadoso. Insistimos en que hay una conexión necesaria en la que la doctrina o la enseñanza sana debe “promover la piedad” (1 Tim 6:3). Descubrimos el funcionamiento práctico de la doctrina cristiana recurriendo a un estudio exhaustivo de la historia de la iglesia, ya que aquí está la verdadera expresión de la verdad cristiana en su comportamiento resultante, con sus verrugas y todo.

Ciertamente el fruto ético del despertar evangélico del siglo XVIII en Inglaterra y América bajo Whitefield, Wesley y Edwards resultó de la raíz sagrada de la proclamación fiel del evangelio. Así que Bready ha concluido en su investigación doctoral que aquí, en contraste con la sangrienta revolución en Francia, “fue la verdadera madre nutricia del espíritu y los valores de carácter que han creado y sostenido a las Instituciones Libres en todo el mundo de habla inglesa.” [2] Con este principio en mente, creo que el desagradable fruto de mucho antijudaísmo tiene sus raíces en el supersesionismo. La siguiente crítica, en forma de estudio histórico, dejará este punto muy claro. Esto no pretende de ninguna manera transmitir una falta de deleite en lo que Dios logró a través de muchos instrumentos humanos discutidos aquí. Alabamos su valiente y sólida proclamación del evangelio; admiramos tanto su enseñanza de la verdad bíblica vital. Sin embargo, la buena doctrina produce buenos frutos, no malos, y la mala doctrina produce malos frutos (Mateo 7:17-20). Por consiguiente, no se puede descuidar la labor histórica de los supersesionistas. El abrumador testimonio que sigue conducirá inevitablemente a cuestionar la viabilidad de la escatología subyacente. En un sentido real, la historia es el campo de pruebas de la verdad revelada. Los que descuidan esta relación entre la verdad doctrinal y la ética terminan por conferir a la humanidad el error y sus consecuencias poco éticas.

La Iglesia Primitiva Hasta El 135

Cuando Jesucristo declaró a Pedro, “edificaré mi iglesia [asamblea]” (Mateo 16:18), este judío por excelencia designó a doce judíos como cimientos para su nuevo edificio espiritual o iglesia (Ef 2:19-22). En el aposento superior, estos judíos escucharon la promesa de Jesús del nuevo pacto (Lucas 22:20), que se estableció al día siguiente mediante su crucifixión ante una multitud de Jerusalén que también era esencialmente judía. En Pentecostés estas mismas piedras fundamentales fueron identificadas sobrenaturalmente ante una multitud judía (Hechos 1:26-2:4), después de lo cual miles de judíos fueron añadidos a la comunidad del nuevo pacto. Como resultado, esta asamblea de creyentes cristianos de Jerusalén se convirtió en la congregación madre que reunió cada vez más a su alrededor a una multitud de niños espirituales judíos. Se desarrolló entonces una tensión inmediata entre la sinagoga judía y la Iglesia Judía en expansión, cuyo resultado fue que “se desató una gran persecución en contra de la iglesia en Jerusalén [por parte de personas como Saulo], y todos fueron esparcidos por las regiones de Judea y Samaria, excepto los apóstoles.” (Hechos 8:1).

Luego con la inclusión de híbridos judíos cristianos de Samaria (Hechos 8:4-17) y gentiles cristianos de Cesarea (Hechos 10:1-48) las semillas de la disensión fueron sembradas incluso dentro de los propios discípulos de Cristo, es decir, hasta que Pedro hizo la explicación en Jerusalén de la nueva revelación de Dios para él. Qué gozo resultó de la decisión del Concilio de Jerusalén en el c. 50 cuando se concluyó, con el pleno acuerdo de Pedro y Pablo, que los cristianos gentiles de Antioquía en el norte no tenían que someterse al judaísmo distintivo al que los cristianos judíos se conformaban en Jerusalén (Hechos 15:1-31). Sin embargo, aunque esta concordia entre judíos y cristianos gentiles continuó durante aproximadamente 85 años, no duró. Eusebio nos dice que los quince obispos sucesivos de Jerusalén eran todos judíos, es decir, hasta 135.[3] Hasta ese momento, la iglesia madre era venerada por sus hijos; luego la marea comenzó a cambiar, con resultados devastadores. Para empezar, la iglesia esencialmente judía de Jerusalén había sufrido una persecución fulminante, dispersión y empobrecimiento a manos del judaísmo militante. Sin embargo, la comunidad de hijas en Antioquía prosperó bajo Pablo y Bernabé con el logro de una expansión misionera de gran alcance en el mundo gentil.

Por otra parte, al rebelarse contra Roma, el judaísmo de Jerusalén sufrió una considerable destrucción, y por lo tanto una humillación, bajo Tito en 69-70. Después de que el templo fuera profanado, quemado y arrasado, muchos cientos de miles de judíos que se habían reunido para la temporada de la Pascua fueron masacrados, mientras que un remanente huyó a Babilonia, Egipto, África del Norte y a parientes en la diáspora. Seguramente la declaración profética de Cristo habría sido recordada por los cristianos de aquel tiempo, a saber, que “Jerusalén será pisoteada por los gentiles hasta que se cumplan los tiempos de los gentiles” (Lucas 21:24). Aquí esta inversión del papel divino había empezado a tener lugar de una manera que no debía ser opuesta. Ahora la madre iglesia judía sería pisoteada por un período indefinido, y sus últimos hijos gentiles comenzarían a afirmarse hasta el punto de la negligencia materna, incluso la denigración de su parentesco judío. Luego, en el año 135 d.C., las afirmaciones mesiánicas de Bar Kokhba dieron lugar a una humillación culminante, por la cual el emperador Adriano destruyó 985 ciudades, masacró a otros 580.000 judíos, expulsó al resto de Jerusalén, prohibió la circuncisión y la observancia del sábado, erigió un templo a Júpiter en el monte del templo, y renombró la ciudad como Aelia Capitolina (en su honor) y la tierra como Siria Palestina, es decir, Palestina o Filistea.[4] Como resultado, ahora la iglesia madre se ha dispersado por todo el mundo y ha sido humillada. Ahora se la asociaba con la desolación y el juicio de la nación de Israel mientras prosperaban prominentes centros del cristianismo gentil, como Alejandría, Cesarea, Éfeso y Roma, que incluían un remanente judío. El escenario estaba listo para la arrogante autoafirmación de los hijos pródigos gentiles reconciliados del lejano país sobre la debilitada semilla de los empobrecidos hermanos mayores judíos. Así que..,

para el cristianismo en sus primeras etapas, el verdadero debate nunca fue entre cristianos y judíos, sino entre cristianos. Eventualmente el lado anti-judío ganó. Su ideología se convirtió en normativa, no sólo para el cristianismo posterior y la cultura occidental, sino, a través de la formación del Nuevo Testamento, para nuestra percepción del cristianismo anterior también. La voz del lado perdedor se quedó en silencio.[5]

El Periodo Patrístico

Debido a las afirmaciones mesiánicas de Bar Kokhba, el cristianismo no ofreció ningún apoyo al judaísmo inherente a este levantamiento. Al mismo tiempo, la expulsión de los judíos de Jerusalén por Adriano requirió el nombramiento del primer obispo gentil sobre la iglesia madre. En consecuencia, la escena estaba preparada para aumentar el dominio gentil. Por lo tanto, después de la desaparición del judaísmo por la opresión romana y la vergüenza que se les atribuye por haber dado muerte a su Mesías, el cristianismo gentil se impuso cada vez más, especialmente en medio de un necesario ambiente apologético. Mientras que los gentiles se habían entendido originalmente como injertados en las bendiciones del judaísmo abrahámico, ahora afirmaban que la iglesia era el nuevo Israel espiritual que lo reemplazaba. Como indicó James Parkes:

Poco a poco la Iglesia se fue leyendo en toda la historia del Antiguo Testamento, y se demostró que la historia cristiana era más antigua que la judía en el sentido de que databa de la creación, y no del Sinaí, o incluso de Abraham.[6]

El cambio hermenéutico de la tradición judía palestina más literal a la interpretación alegórica dominante, como se pensaba que era más “espiritual” según Orígenes de Alejandría y Justino Mártir,[7] dio lugar al repudio de las supuestas conclusiones carnales y judaicas y, por tanto, de cualquier futura identidad nacional. De ahí que, tras años de desarrollo, se llegara a creer que Israel había sido reemplazado o sustituido; este énfasis emergente fue reconocido formalmente como una “piedra angular”[8] por Justino Mártir en Éfeso en su Diálogo con Trifón c. 160 d.C. Aquí, por primera vez en la literatura existente, la iglesia fue claramente descrita como el nuevo Israel espiritual, así como el nuevo custodio de las Escrituras.[9]

La Era Pre-Constatiniana

Mientras que el estatus del judaísmo estaba retrocediendo dentro del cristianismo, los grupos judaizantes similares a los que Pablo se había opuesto (Hechos 15:1-5; Gálatas 5:2-4,12), seguían siendo un serio irritante. Había grupos radicales y conservadores de cristianos judíos, como los elkasaios, ebionitas y cerintios pro-judíos,[10] que suscitaron vigorosas respuestas apologéticas ortodoxas que, en consecuencia, adquirieron un fuerte tono antijudío. Para Ireneo de Lyon, los judíos habían sido desheredados de la gracia de Dios.[11] Con Tertuliano de Cartago, el antijudaísmo impregnaba todos los aspectos de su pensamiento; los judíos eran el antitipo mismo de la verdadera virtud y encarnaban así el principio de la obsolescencia.[12] Para Hipólito de Roma, el exilio y el juicio de los judíos no se limitaría a 430 años de servidumbre en Egipto ni a 70 años en Babilonia, pues su difícil situación duraría para siempre.[13] En la misma línea, Cipriano de Cartago sostuvo que los judíos habían sido reemplazados por los cristianos[14] y que todos debían ser expulsados de su diócesis a punta de espada.[15] Parkes considera que Justino, Tertuliano, Hipólito, Cipriano y Orígenes merecen una mención especial en esta coyuntura, es decir, antes del infame siglo IV:

Por lo tanto, no sólo representan geográficamente, sino también en sus entrenamientos una gama de intereses sorprendentemente variada. Sus diferentes escritos son de capital importancia para el desarrollo en toda la Iglesia de la condena absoluta de los judíos que caracteriza a la literatura patrística en su conjunto.[16]

La Era Constantiniana

El desarrollo del antijudaísmo se intensificó aún más en el siglo IV. Como Parkes explicó, “El judío como se encuentra en las páginas de los escritores del siglo IV no es un ser humano en absoluto. Es un ‘monstruo’, una abstracción teológica, de una astucia y malicia sobrehumana, y más que una ceguera sobrehumana.”[17] Entramos en este siglo a través de Eusebio, un seguidor de Orígenes y el reconocido Padre de la Historia de la Iglesia, quien en el c. 315 se convirtió en Obispo de Cesarea. No es sorprendente que también creyera que la Iglesia era el “nuevo Israel” que reemplazaba a los judíos. Además, le dio tanta importancia al emperador Constantino en lo que respecta a la unión del imperio y la Iglesia que sus escritos biográficos en este sentido se convirtieron más en adulación y elogio que en un registro objetivo y fáctico.[18] Un judío que circuncidaba a su esclava no judía estaba sujeto a la pena de muerte, como también lo estaba si se casaba con una mujer cristiana empleada en las fábricas imperiales.[19] El antijudaísmo no sólo se convirtió en la enseñanza establecida del Imperio Cristiano, sino que se cultivó una cepa aún más virulenta por medio de cuatro pilares de la iglesia cuyo legado permanece hoy en día: Ambrosio, Jerónimo, Crisóstomo y Agustín, todos contemporáneos.

Ambrosio de Milán, elocuente predicador y opositor del arrianismo, había declarado que la sinagoga judía era “una casa de impiedad, un receptáculo de locura, que el mismo Dios ha condenado.” No es sorprendente que orquestara y alabara la quema de una sinagoga. Cuando el emperador Teodosio ordenó al obispo que reconstruyera la sinagoga, Ambrosio desafió este juicio y provocó que el gobernante civil se echara atrás.[20]

El logro más notable de Jerónimo de Belén fue la Vulgata, su traducción latina de la Biblia, que dominó la iglesia hasta los tiempos modernos. Fue el único padre de la iglesia realmente versado en el pensamiento hebreo y rabínico. Pero trágicamente este conocimiento le permitió expresar mejor tanto el ridículo como el disgusto por el comportamiento de los judíos. Jerónimo sentía tanto desprecio por los judeo-cristianos como por los propios judíos.[21] Influido por el ascetismo, estaba convencido de que “no había lugar para los judíos”, a los que siempre se refirió como el “judío carnal”, “lascivo” y “materialista”.[22]

Crisóstomo, el expositor de “boca de oro,” se convirtió sin embargo en el más notorio y rabioso defensor del antijudaísmo en su generación. En una serie de ocho Homilías Contra Los Judíos, su diatriba no tenía límites. James Parkes escribió:

No hay ninguna burla demasiado mala, ni ninguna burla demasiado amarga para que él se lance al pueblo judío. Ningún texto es demasiado remoto para ser retorcido para su confusión, ningún argumento es demasiado casuístico, ninguna blasfemia demasiado sorprendente para que él la emplee. …Con la fuerza del Salmo 106:37, afirma que “sacrificaron sus hijos e hijas a los demonios; ultrajaron la naturaleza, y derribaron de sus cimientos las leyes de la relación. Se han vuelto peores que las bestias salvajes, y sin motivo alguno, con sus propias manos asesinan a sus propios hijos, para adorar a los demonios vengadores que son los enemigos de nuestra vida. …Las sinagogas de los judíos son las casas de la idolatría y los demonios, aunque no tengan imágenes. Son peores incluso que los circos paganos. …Odio a los judíos porque tienen la ley y la insultan”[23]

Por lo tanto, el estudio definitivo de Daniel Goldhagen sobre el Holocausto, especialmente en lo que se refiere al enfoque de los “alemanes comunes,” es dolorosamente correcto en su conclusión:

Juan Crisóstomo, un Padre de la Iglesia fundamental cuya teología y enseñanzas tenían una importancia duradera, predicó sobre los judíos en términos que se convertirían en la reserva de las enseñanzas y retórica antijudías cristianas, que condenarían a los judíos a vivir en una Europa cristiana que los despreciaba y temía. …Juan, un teólogo influyente, no es más que un ejemplo temprano de la relación esencial del mundo cristiano con los judíos, que perduraría hasta bien entrada la modernidad. …La definición misma de lo que significaba ser cristiano implicaba una hostilidad profunda y visceral hacia los judíos, al igual que hacia el mal y el diablo. No es sorprendente que los cristianos medievales llegaran a ver a los judíos como agentes de ambos.[24]

Agustín de Hipona, aunque aparentemente más templado que su mentor Ambrosio, sin embargo, como ya hemos visto, legó un legado antijudío supremamente dominante y duradero. Esta fue la consignación divina de los judíos al abandono universal a través de la mediación de la iglesia, el resultado fue una raza errante, sin hogar, rechazada y maldita, incurablemente carnal, ciega a la verdad espiritual, pérfida, sin fe y apóstata. Su crimen de deicidio fue de proporciones cósmicas que mereció el exilio permanente y la subordinación al cristianismo. Israel, el hijo mayor, debe ser obligado a “servir” a la Iglesia, el hijo menor (Gn 25:23), que es el verdadero heredero y dueño legítimo de las promesas divinas enunciadas en el AT. No sólo Caín, sino también Agar, Ismael y Esaú denotan a los judíos que han sido rechazados, mientras que sus parejas contrastantes, Abel, Sara, Isaac y Jacob, representan la elección de la Iglesia.[25]

No es sorprendente que los concilios de la iglesia de este período reflejaran el consenso de los padres de la iglesia. En el año 306 d.C. el Concilio de Elvira en España prohibió todo contacto comunitario entre los cristianos españoles y los “malvados” hebreos. Especialmente prohibido era el matrimonio entre Cristianos y Judíos, excepto cuando el Judío estaba dispuesto a convertirse. El Concilio de Nicea en 325, llamado por Constantino para resolver la controversia sobre el arrianismo, continuó los esfuerzos de la Iglesia primitiva para disociar el cristianismo del judaísmo decidiendo que la Pascua ya no sería determinada por o celebrada durante la Pascua. Declaró que “es impropio más allá de toda medida que en este festival sagrado sigamos las costumbres de los judíos. De ahora en adelante no tengamos nada en común con este odioso pueblo.”[26]

El Período Medieval

Los siguientes mil años no estuvieron exentos de sus tiempos cuando los judíos, a pesar de su incredulidad, fueron protegidos y tolerados, si no respetados, por los líderes cristianos civiles y religiosos. Sin embargo, a medida que se acercaba el período de la Reforma, la actitud general de la Cristiandad se endureció cada vez más.

El Período Temprano Católico Antiguo

Mientras que la antigua Iglesia Católica había sido dirigida por una pluralidad de obispos, en el siglo V el obispo de Roma tenía la primacía sobre una iglesia imperial establecida, mientras que el gobierno civil del imperio se había trasladado a Constantinopla. Así, el Papa Gregorio Magno (540-604) se convirtió en el venerado agente de consolidación, quien siguiendo los pasos de Agustín[27] estableció el fundamento teológico de la Edad Media hasta que Tomás de Aquino legó su Summa Theologica. Aunque prohibía expresamente la conversión forzada de los judíos, Gregorio sancionó la tolerancia de Agustín exigiendo la sujeción con la miseria. Por un lado, estaban sus floridas denuncias de la perversidad diabólica y las características detestables de los judíos; por otro lado, podía reprender a un obispo, que había estado llevando a cabo físicamente estas denuncias llamando al amor, la caridad y la justicia para ganarlos al cristianismo. Así, mientras Gregorio intentaba forjar una política equilibrada, no obstante, no albergaba ningún amor por los judíos.[28]

El Período Medio Monástico

Ocupado con los ataques bárbaros a Europa, el Papa de Roma fortaleció su influencia a través de la conversión y la devoción de Clodoveo, el rey germano (496), y su conquista de la Galia. En España, el industrioso Isidoro, arzobispo de Sevilla (560-636), castigó a los judíos más duramente que su mentor Agustín. Celosos de su conversión, creía que no pertenecían a un reino cristiano bien integrado. Tal creencia se hizo influyente durante los siglos venideros.[29] La conquista de España y Portugal por los moros árabes (711) dio como resultado una situación relativamente mejor para los judíos en esa región, donde recibieron un mejor trato bajo gobiernos no cristianos. La expulsión de los musulmanes de España, tras la victoria de Carlos Martel en Tours (732), allanó el camino para el reinado de Carlomagno (768-814), en el que la situación de los judíos volvió a mejorar.[30] Sin embargo, Agobard, arzobispo de Lyon (779-840), atacó posteriormente a los judíos con un vigor similar al de Crisóstomo, proponiendo que los cristianos no debían fraternizar con la sinagoga sucia y corrupta, como si estuvieran sentados con una prostituta.[31] En Inglaterra, el escolástico Anselmo, Arzobispo de Canterbury (1033-1109), era un santo cuyo amor por la humanidad no excluía a los hijos de Israel, aunque parecía considerarlos como paganos. Tal preocupación genuina era rara en aquellos tiempos. Su moderación, sin embargo, nunca se extendió a renunciar a la consideración agustiniana de los judíos como testigo bíblico de la degradación impuesta por Dios.[32] La Tierra Santa y los lugares sagrados debían ser liberados de los infieles paganos. En su camino a través de Europa, los bárbaros cruzados, incitados por sacerdotes como Pedro el Ermitaño, ofrecieron a los judíos el bautismo o la muerte. En Maguncia, varios cientos de judíos fueron asesinados seguidos de un servicio de acción de gracias. La toma de Jerusalén en 1099 tuvo como resultado la quema de una sinagoga llena de judíos.[33] Abelardo de París (1079-1142), padre de la escolástica naciente y seguidor del aprendizaje del judaísmo y el árabe, se convirtió en un solitario defensor de los judíos. Fue el único líder de la Edad Media que se aventuró a atacar abiertamente la tradición antijudía de la cristiandad.[34] Bernardo de Claraval (1090-1153) alentó una segunda cruzada. Aunque criticó la matanza de judíos durante la primera cruzada, los caracterizó como descendientes bestiales del diablo y asesinos desde el principio de los tiempos.[35] Debido a la supuesta falta de ortodoxia y a la minimización de la culpabilidad judía, Abelardo quedó arruinado por las persecuciones de Bernardo, quien también buscó la ayuda del Papa Inocencio II en esta persecución, aunque finalmente se reconciliaron.[36]

Cuando Tomás de Aquino (1225-1274) entró en la etapa religiosa de Europa, “sirvió como un importante conducto de la visión tradicional cristiana de los judíos durante unos setecientos años.[37] Como Agustín, creía en una futura salvación de los judíos, según Romanos 11, que llevaría a la absorción en la Iglesia cristiana. Este fue un período en el que la Iglesia Católica y el Estado Cristiano alcanzaron la cima de su poder conjunto. Sin embargo, el pueblo judío se vería sumido en nuevas profundidades de opresión y miseria por el azote de la histeria antisemita.[38] Debe entenderse que en el Cuarto Concilio de Letrán (1215), en el que se canonizó el dogma de la transubstanciación, se prohibió a los judíos bautizados practicar las costumbres judías; se prohibió a los judíos aparecer en público en el tiempo de Pascua y se les prohibió ocupar cargos públicos. Incluso se les exigía llevar un distintivo. El Concilio de Canterbury en Inglaterra (1222) afirmó estas mismas prohibiciones.[39] Al responder a una pregunta de una duquesa sobre el cumplimiento de estos decretos eclesiásticos, se nos dice de Aquino:

En el asunto de la vestimenta distintiva judía, sin embargo, Tomás consideró que la cuestión era fácil (plana est responsio); la reciente decisión del Cuarto Concilio de Letrán de que los judíos lleven un signo de identificación debe ser observada, especialmente porque la propia ley bíblica les ordena colocar flecos distintivos en sus mantos. …[Así] las disposiciones del De regimine Iudaeorum [la investigación de la duquesa] proceden directamente de las dos premisas básicas de la doctrina agustiniana y sus aplicaciones en el derecho canónico: Primero, el pecado de los judíos ha resultado en su consignación a la servidumbre perpetua en la cristiandad; segundo, ningún gobernante cristiano puede privarlos de lo que requieren para vivir como judíos bajo su gobierno.[40]

Qué trágico que tal historia se repitiera a partir de 1941 durante la ocupación nazi alemana de Europa, cuando los judíos fueron obligados a llevar las degradantes estrellas e insignias amarillas.[41]

El Período Tardío Del Renacimiento

Los trescientos años que precedieron a la Reforma vieron un resurgimiento escolástico, artístico y literario como se refleja en Colet, Moore, Bacon, Chaucer y Caxton en Gran Bretaña, junto con Aquino, Boccaccio, Dante, Leonardo da Vinci, Maquiavelo, Miguel Ángel, Rafael, Erasmo y Guttenberg en Europa. Sin embargo, al mismo tiempo la comunidad judía fue cada vez más oprimida a través de varios movimientos. El monasticismo, a la vanguardia de esta tendencia, siempre había conocido el fanatismo. Pero con la creciente influencia de las órdenes mendicantes dominicanas y franciscanas más recientes, que se centraron en predicar para la conversión, se convirtieron en los adversarios religiosos más implacables de los judíos a finales de la Edad Media. Esta ferocidad se convirtió en inquisitiva e incluyó la quema de libros, especialmente del Talmud.[42]

Entonces tal supresión y humillación de los judíos se extendió a la expulsión masiva, a un paso del exterminio. Gran Bretaña inició este movimiento cuando Eduardo I, habiendo confiscado primero los bienes judíos, los expulsó a todos en 1290. Sólo después de más de 350 años pudieron regresar bajo el mandato de Oliver Cromwell, aunque incluso entonces con un escrutinio cualificado.[43] Los judíos también fueron expulsados de Francia en 1306 y de nuevo en 1394. Habiendo prosperado en España, después de la Inquisición fueron todos expulsados en 1492, pero corrieron la misma suerte en Portugal, donde huyeron. La justificación para este desalojo racial de los judíos fue su deicidio y su obstinación en la incredulidad.[44]

Además, se inyectaron nuevas formas de vilipendio. La acusación de calumnia de sangre, originada en Norwich, Inglaterra, en 1144, acusaba a los judíos de infanticidio al usar la sangre de un niño muerto para hacer matzos, el pan ácimo que se consumía en la Pascua. La perpetuación de esta horrenda acusación, aunque repudiada por el emperador y el Papa, dio lugar a muchos siglos de tales calumnias que dieron lugar a numerosos esfuerzos de exterminio. También hubo la acusación de profanación de obleas, que es un abuso de Cristo presente en la ofrenda de la misa. Esto fue alegado como una recapitulación del tratamiento abusivo de Cristo por parte de los judíos, como está registrado en las Escrituras. Por esto, muchos judíos fueron perseguidos hasta la muerte, indudablemente con el estímulo de un sacerdocio celoso.[45]

En el siglo XVI podemos identificar fácilmente un legado antijudío omnipresente y ardiente en toda Gran Bretaña y Europa. De ahí que la gran pregunta sea si el despertar religioso a punto de estallar en ese momento, el establecimiento de los cimientos de la sociedad occidental, sería capaz de limpiar el mundo moderno emergente de esta oscura, insidiosa y vergonzosa herencia.

El Período de la Reforma

El hecho de que Martín Lutero fuera un devoto monje agustino debería ayudarnos a apreciar los antecedentes de sus descaradas diatribas antijudaicas que culminaron su vida trascendental. Su último sermón, predicado varios días antes de su muerte, abogaba por la expulsión de todos los judíos de Alemania.[46] A pesar de las esperanzas anteriores de Lutero de que los judíos creyeran en Jesús como el Cristo y se incorporaran a la iglesia, sus posteriores denuncias vitriólicas de su obstinada incredulidad son tales que el erudito luterano Jaroslav Pelikan ha declarado francamente que “ha llegado el momento de que quienes estudian a Lutero y lo admiran reconozcan, de forma más inequívoca y menos combativa que hasta ahora, que en esta cuestión el pensamiento y el lenguaje [antijudaico] de Lutero simplemente no se pueden defender.”[47]

Sí, aunque sea difícil de digerir, los gigantes espirituales con los que estamos eternamente en deuda pueden, sin embargo, actuar de manera pigmentaria. Juan Calvino, a pesar de ser más moderado que Lutero en este punto, sin embargo, estaba enraizado en el mismo legado agustiniano esencial. Aunque no se desvió de su camino para acosar a los judíos, se contentó con mantenerlos fuera de Ginebra y repetir las tradicionales declaraciones antijudaicas.[48]

La Europa de la Reforma ciertamente experimentó la emancipación evangélica y eclesiástica en esta época, la cual fue indudablemente estimulada por el aumento de la página impresa de la Biblia; sin embargo, la sinagoga continuó experimentando un vigoroso antijudaísmo. Además, los marranos o “cerdos” españoles, aquellos judíos obligados a “convertirse” al cristianismo por la Inquisición, continuaron siendo perseguidos. Este fue el caso especialmente en España, por lo que muchos buscaron refugio en Portugal, Salónica y Turquía. Polonia también ofreció cierto grado de protección en Europa oriental para atraer a los emigrantes que huían de la opresión en el oeste, aunque el resultado fue que el antijudaísmo también empezó a surgir allí.[49] Los judíos debían vestirse de manera diferente a los cristianos; se les prohibía poseer siervos o empleados domésticos cristianos y ocupar cargos públicos.[50] Como ha señalado Heiko Oberman en su análisis definitivo,

El odio a los judíos no fue un invento del siglo XVI. Fue una suposición heredada. Lejos de absolver la época del Renacimiento y la Reforma, debemos reconocer que esta misma época que tan conscientemente escrutó las tradiciones medievales, transmitió simultáneamente, con nueva fuerza, todo lo que resistió la prueba de la inspección.[51]

Sin embargo, al disminuir el impulso ideológico de la Contrarreforma, el creciente carácter mercantil y financiero de Europa en esta época ofreció la oportunidad de que prosperaran las iniciativas. Así, los judíos fueron empujados al centro mismo de la economía europea en la que el capitalismo comenzó a desplazar al feudalismo y el dinero en efectivo se convirtió en la moneda aceptada en lugar de producir. En esta nueva atmósfera, los judíos sofisticados fueron bienvenidos por sus méritos, al menos hasta que la reacción antijudía se fomentara de nuevo, especialmente en Europa del Este.[52]

El Período Puritano Del Siglo XVII

La creciente influencia del protestantismo parecía ser un buen presagio para los judíos europeos en términos de una mayor estima que la tolerancia agustiniana normalmente permitida. Además, el puritanismo de Inglaterra en particular, con el advenimiento de la libertad de publicación popular que el gobierno interregno de Cromwell permitió, inundó repentinamente el país con especulaciones escatológicas.[53] Al mismo tiempo, una serie de acontecimientos originados en Europa del Este dieron un nuevo impulso al despertar del judaísmo en Gran Bretaña. En 1648 la salvaje matanza de muchos judíos ucranianos fue instigada por los cosacos rusos al negarse a convertirse a la fe ortodoxa.

La matanza iba acompañada de bárbaras torturas; las víctimas eran desolladas vivas, despedazadas, golpeadas hasta morir, asadas en brasas o escaldadas con agua hirviendo. Ni siquiera los niños de pecho se salvaban. …Los pergaminos de la Ley eran sacados de las sinagogas por los cosacos que bailaban sobre ellos mientras bebían whisky. Después de esto, los judíos fueron puestos sobre ellos y masacrados sin piedad.[54]

El resultado fue la huida de los refugiados que buscaban seguridad en el oeste. Esta oleada preocupó a un erudito judío de Ámsterdam, Manasseh ben Israel, que temía represalias holandesas ante tal afluencia. Por consiguiente, aprovechando el parlamento más simpático de Cromwell que había desplazado a los monárquicos ingleses, en 1655 visitó personalmente Londres y solicitó al Lord Protector la derogación de las leyes de larga data que prohibían la entrada de judíos en Inglaterra. Siguiendo la característica demora y sutileza inglesa, la ciudadanía para los judíos fue permitida a tiempo, resultando finalmente en el Primer Ministro Benjamin Disraeli. Otra consecuencia fue que se permitió la inmigración también a América, por medio de la cual nació la judería americana.[55] Las ramificaciones de esta política más abierta fue una Inglaterra con un interés escatológico cada vez más despierto, que con el tiempo tomaría la delantera entre las naciones del mundo en el establecimiento del moderno Estado de Israel.

Sin embargo, a finales del siglo XVII, la emergente modernidad no trajo consigo una reducción de la judeofobia en general. Ciertamente algunos reformadores, como Philipp Melanchthon, Justas Jonas, Andreas Osiander y Theodore Beza, disminuyeron el énfasis estridente de Lutero. El movimiento pietista luterano, originado con Jacob Spener (1635-1705) como reacción a la ortodoxia dogmática estéril, dio lugar a una escatología milenaria suave que se alineó con una actitud más amable hacia los judíos. A partir de esto se desarrolló una cepa luterana premilenaria pro-semita que continuó a través de Bengel, Zahn, Delitzsch, Godet, Auberlen, y en América a través de Seiss, Schmucker y Peters. Sin embargo, estas convicciones no eran ampliamente compartidas, especialmente en el luteranismo convencional. En toda Europa los judíos eran vistos con desprecio y hostilidad.[56] Muchos con una herencia reformada, junto con numerosos puritanos, expresaron un interés sincero en la conversión de los judíos, incluso un encuentro culminante en un sentido más nacional. Sin embargo, esta esperanza solía contemplar la incorporación a la iglesia con la pérdida de la identidad individual, nacional y territorial. Cohn-Sherbok pone el asunto muy claramente,

El período moderno temprano fue testigo de la continuación de la larga tradición del antisemitismo cristiano junto con una creciente conciencia de la necesidad de mejorar la posición de los judíos. Las voces de las figuras líderes de la Reforma se escucharon en diferentes lados de este debate. Sin embargo, incluso los reformadores que animaron a sus correligionarios a adoptar una actitud más positiva hacia la comunidad judía compartían muchos de los prejuicios de épocas anteriores. Basándose en las Escrituras, oraron por la eventual conversión de los judíos a la verdadera fe. De esta manera, esperaban la eventual eliminación de la raza judía, una aspiración compartida siglos más tarde por los nazis, que buscaban lograr el mismo fin pero a través de medios muy diferentes.[57]

Este enfoque no era muy diferente del que propuso más tarde Napoleón, a saber, que el remedio en relación con estas personas objetables radicaba en la abolición de la judería disolviéndola en el cristianismo.[58]

El Período Evangélico del Siglo XVIII

Mientras que Gran Bretaña experimentó el Despertar Evangélico bajo Whitefield y Wesley, América experimentó el Gran Despertar bajo Whitefield y Edwards. También Alemania experimentó el renacimiento Pietista y Moravo bajo Spener, Francke y Zinzendorf, mientras que Francia soportó la sangrienta revolución junto con la “iluminación racional”! Un despertar científico también estaba en marcha, lanzado por la física newtoniana, que había allanado el camino para la revolución industrial que se avecinaba. Por otra parte, la intelectualidad judía se había hecho parecer atrasada y oscurantista. Los judíos aparecían ante los cristianos educados e incluso incultos como figuras de desprecio y burla, vestidos con ropas divertidas, prisioneros de antiguas y ridículas supersticiones, tan alejados y aislados de la sociedad moderna como una de las tribus perdidas. Los gentiles no sabían ni les importaba nada sobre la erudición judía. Incluso el argumento de Moisés Mendelssohn sobre la existencia de Dios fue supuestamente demolido por Emmanuel Kant,[59] quien denunció la religión judía y se burló de los judíos como una nación de usureros.[60]

En 1740 los rusos querían convertir a los judíos o expulsarlos. La amenaza de expulsión fue pensada como un incentivo para que los judíos abrazaran la fe ortodoxa griega. En 1747 el Papa Benedicto XIV emitió una bula papal que afirmaba que los niños judíos mayores de siete años podían ser bautizados contra la voluntad de sus padres.[61] Luego, al comienzo de su reinado, el antisemita Papa Pío VI (1775-1799) publicó su Edicto sobre los judíos que condujo directamente a bautismos forzados así como a secuestros de padres judíos. Los judíos también estaban obligados por ley a escuchar sermones despectivos e insultantes. En 1787 una ley austriaca obligó a los judíos a adoptar nombres y apellidos que suenan a alemán, muchos de los cuales se tradujeron en insultos.[62]

Se dio un paso significativo en la emancipación judía cuando en 1791, más de cien años después de la emancipación establecida en Inglaterra, la Asamblea Nacional Francesa derogó todas las leyes antijudías, con el resultado de que Luis XVI también proclamó la plena igualdad para los judíos. El debate anterior había sugerido que, no muy diferente de la lógica de gran parte de la escatología antijudía del siglo XX, “a los judíos se les debe negar todo como nación, pero se les debe conceder todo como individuos “63 , es decir, se les debe permitir la individualidad sin nacionalidad ni territorio.

Sin embargo, este ideal legislativo no se estableció de forma permanente en la expresión social de Francia, o incluso de Europa en su conjunto. Una vez que Napoleón fue derrotado en Waterloo en 1815, hubo una reacción vehemente contra la emancipación judía. En Italia los judíos serían forzados a vivir en guetos y privados de sus derechos. La judería alemana sería tratada de manera similar. En Frankfurt los judíos también serían forzados a vivir en el gueto, y en Lübeck tuvo lugar una expulsión total. Por lo tanto, paradójicamente, la búsqueda francesa de emancipar a los judíos llevó finalmente a una regresión hacia las actitudes anteriores relativas tanto a la judería como a la fe judía.[64]

El Período Misionero Gentil Del Siglo XiX

Si las nubes sombrías de la opresión judía a principios del siglo XVIII se separaron brevemente durante un período para dejar entrar la luz de la emancipación a través de la iluminación legislativa y los ideales democráticos, el siglo XIX vio finalmente cómo una nube de oscuridad se extendía una vez más, inicialmente en términos ideológicos. Esta oscuridad creciente sobre Europa presagiaba una tormenta horrenda en cuyo ojo se verían empalados los judíos, y sus opresores fueron llamados por primera vez los defensores del “antisemitismo” por Wilhelm Marr en Hamburgo en 1879. La mezcla ideológica de este período, que tendía a declarar un optimismo tanto humanista como escatológico, incluía el Darwinismo social emergente, el socialismo, el fascismo, el capitalismo de libre mercado, el cristianismo liberal, junto con los legados heredados del deísmo y el racionalismo. Incluso el cristianismo evangélico, especialmente dentro del anglicanismo, con su gran impulso misionero que emanaba de los vastos recursos del Imperio Británico, expresaba una considerable esperanza escatológica, salvo que el posmilenarismo popular y optimista comenzó a ser eclipsado por el premilenarismo apocalíptico, del que surgió un nuevo y entusiasta apoyo a los proyectos judíos y la creencia en la restauración de los judíos a su propia tierra.[65]

Sin embargo, en el mundo de la literatura, la política, la filosofía, la teología y la música, la oposición a los judíos se identificó con gran parte de la alta cultura europea. Para Voltaire, los judíos son “nuestros amos y enemigos… a quienes detestamos [y son] el pueblo más abominable del mundo”. Fichte (un discípulo de Kant) creía que la expulsión de los judíos era el único medio de proteger a la nación alemana. Goethe caricaturizó poéticamente los tratos comerciales de los judíos. Feuerbach consideraba que los judíos eran crasamente materialistas. Nietzsche creía que “la extinción de muchos tipos de personas es tan deseable como cualquier forma de reproducción”. Wagner advirtió al Rey de Baviera: “Considero a la raza judía como el enemigo nato de la humanidad pura y de todo lo que hay de noble en ella.”[66] Así, el tono intelectual de Europa dio al antijudaísmo una nueva respetabilidad. A medida que la religión perdió terreno frente a la ciencia, el antijudaísmo se volvió en parte científico. Ya no se basaba únicamente en la creencia religiosa, esta nueva versión del antijudaísmo se volvió respetable y aceptable para el centro del mundo occidental. Incluso una historia de los cuentos de hadas alemanes de Grimm titulada “El judío en la jungla” tiene como protagonista a un judío tramposo y ladrón que acaba en la horca. En 1823 el Papa León XII restableció el gueto judío en Roma, que había sido abierto por los ejércitos napoleónicos durante la ocupación de Italia, y ordenó el restablecimiento de los sermones de conversión forzada en el Sabbath. En 1870, a pesar de la oposición del Papa Pío IX, este mismo gueto romano fue formalmente y finalmente abolido para que los judíos tuvieran los mismos derechos en Italia.

En 1844 Karl Marx publicó su “Sobre La Cuestión Judía“, en el que escribió, “De sus entrañas la sociedad burguesa crea continuamente judíos. …la emancipación de la prostitución y del dinero, y por consiguiente del judaísmo práctico y real, sería la autoemancipación de nuestra era.” En 1880 se lanzó una nueva campaña antijudía en Berlín que reunió 250.000 firmas en una petición presentada al Canciller Bismarck.[67] Un complejo movimiento antijudío se desarrolló en Alemania, de hecho en Europa, involucrando una ideología intensamente rabiosa que reunió el apoyo del compromiso seudo-intelectual con la eugenesia. Basándose en la arrogante creencia de que todas las altas culturas fueron creadas por los arios, se consideró deseable que el estado mantuviera la pureza en este sentido. Por lo tanto, la impureza del judaísmo debe ser necesariamente eliminada. Aquí la base filosófica del Holocausto se afianzó una generación antes de que se produjera en la historia alemana.[68] En la década de 1780, Adolf Stoecker, capellán de la corte imperial en Berlín, fundó el Partido Socialista Cristiano de los Trabajadores, que adoptó el antijudaísmo como una característica central de su plataforma.[69] Como historiador de la iglesia y teólogo influyente en ese momento, el rechazo marcionista de Adolf Harnack al Antiguo Testamento fue una instancia primaria de la teología clásica antijudía. Más tarde, Gerhard Kittel, primer editor del prestigioso Diccionario Teológico del Nuevo Testamento, al intentar tratar la cuestión judía, no sólo rechazó la asimilación y el matrimonio mixto, sino que también eligió la alternativa del gueto para los “huéspedes” nacionales separados y no participativos.[70]

Por supuesto, esta intensificación del antijudaísmo no se limitó a Alemania, aunque pareciera principalmente incubarse allí. En 1890 se formó la Liga Nacional Antisemita de Francia en París bajo la presidencia de Edouard Drumont, un socialista católico. Al tomar estridentemente las calles, al estilo nazi, este movimiento buscó el apoyo de las masas. En noviembre de 1891, un proyecto de ley que ordenaba la expulsión de los judíos de Francia recibió 32 votos en la Cámara de Diputados. Luego, en 1892, el asunto Dreyfus estalló como un incidente internacional en el que un capitán judío Dreyfus fue acusado de traición debido a su supuesta traición a un memorándum secreto francés a un coronel alemán. Encontrado culpable y exiliado en la Isla del Diablo, Dreyfus fue finalmente perdonado, y luego exonerado, aunque no antes de que se exacerbara mucho el conflicto antijudío. Por lo tanto, con el posterior levantamiento del antijudaísmo en Rusia y Polonia, no fue tan sorprendente que Theodor Herzl se viera obligado a publicar su monumental Der Judenstaat (El Estado Judío) en 1896. Había presenciado personalmente el clamor de una multitud que gritaba “Muerte a los judíos”, cuando Dreyfus fue despojado de su rango. Al sentirse angustiado por el caldero europeo de antijudaísmo que seguía hirviendo, llegó a la conclusión de que la única solución para los judíos errantes sería el establecimiento de una patria judía.[71]

El Período Misionero Judío

Puede parecer paradójico que el período en que el antijudaísmo alcanzó un clímax sin precedentes, desde mediados del siglo XIX hasta mediados del siglo XX, fuera el mismo período que también fue testigo del esfuerzo más enérgico desde Pentecostés para la proclamación del evangelio cristiano al pueblo judío a través de numerosas agencias misioneras. Sin embargo, nuestra preocupación en esta coyuntura sigue siendo la actitud del cristianismo en Europa central hacia esta creciente marea de odio judío que alcanzó proporciones inmensas en 1933 y que posteriormente sumió al mundo occidental en un horror indescriptible y degradante. El 30 de enero de 1933, Hitler asumió el cargo de Canciller alemán. Por este medio se le permitió, a través de la agencia de los nazis, emplear la aversión nacional a los judíos como catalizador en su campaña de limpieza racial. A partir de entonces, no existía en Alemania ningún apoyo público institucionalizado para ninguna opinión sobre los judíos, salvo la que durante mucho tiempo dominó en Alemania, que ahora se expresa en forma extrema en una implacable y obsesiva campaña nazi para la eliminación de los judíos.[72]

Aún más horrible fue la manifiesta, extensa y moral bancarrota de las iglesias alemanas, tanto protestantes como católicas. Durante la República de Weimar, a partir de 1919, entre el 70 y el 80 por ciento de los pastores protestantes se habían aliado con el Partido Nacional Popular Alemán antijudío, y su hostil antijudaísmo había calado en la prensa protestante, con sus millones de lectores, incluso antes de que los nazis fueran votados en el poder. Estos semanarios religiosos, que se dedicaban a la edificación de sus lectores y al cultivo de la piedad cristiana, predicaban que los judíos eran “los enemigos naturales de la tradición nacional-cristiana”. Por supuesto, este impulso religioso sólo podía surgir con la autorización del liderazgo religioso de la iglesia. Uno de estos pastores luteranos, el obispo Otto Dibelius, escribió en una carta en 1933 que había sido “siempre antisemita”. Uno no puede dejar de apreciar que en todas las manifestaciones corrosivas de la civilización moderna la judería juega un papel principal”. Un pastor evangélico alemán e historiador observó que los sentimientos antisemitas del obispo Dibelius eran “casi representativos de la cristiandad alemana a principios de 1933”. Aunque en los niveles más altos de la Iglesia Católica Alemana había disensión privada de aspectos de la doctrina nazi, la Iglesia Católica como institución permaneció completa y públicamente antisemita. Mientras que algunos líderes de la iglesia en la Dinamarca ocupada por Alemania, los Países Bajos, Noruega y Francia, condenaron abiertamente la persecución y la matanza de judíos, el liderazgo religioso alemán dejó a los judíos a su suerte, o incluso contribuyó al horror. Por el contrario, Dietrich Bonhoeffer, teólogo protestante (y eventual mártir), había escrito a un amigo justo antes de que Hitler llegara al poder que, en relación con el tratamiento de los judíos, “la gente más sensata ha perdido la cabeza y toda la Biblia.”[73]

Si Alemania fue el crisol centrado en el retablo de Europa occidental y oriental cuando se perpetró la más vil atrocidad racial de la historia de la humanidad contra el pueblo judío, entonces otras naciones -especialmente Francia, Polonia y Rusia- se acercaron íntimamente a esta decadente ideología teutona y, en consecuencia, fomentaron la misma agenda maligna. Como ya hemos señalado, el hilo de este problema se puede rastrear a través de los principales corredores de la historia cristiana, tanto católica como protestante, hasta el siglo II cuando Justino Mártir, luego Ambrosio, Crisóstomo, Agustín, Jerónimo, y más adelante a través de Gregorio Magno, establecieron la teología supersesionista dominante. Esto no es una afirmación extrema, sino simplemente la cruda realidad desagradable de la historia de la iglesia. Clark Williamson lo expresó de esta manera:

Toda la literatura que uno lee sobre la solución final deja la clara impresión de que la omnipresencia de la teología clásica cristiana anti-judía fue un factor significativo en el éxito del programa de Hitler. Donde no contribuyó directamente al apoyo de las políticas de Hitler -y a menudo lo hizo- creó una apatía hacia los judíos que fue igualmente decisiva para permitir el Holocausto. La gran mayoría del pueblo alemán no apoyó ni se opuso activamente a Hitler; simplemente fueron indiferentes.[74]

Tal vez no se pueda encontrar mejor prueba contemporánea de que esta desastrosa herencia teológica sigue con nosotros que en el asombroso despertar de Melanie Phillips, una columnista judía del London Daily Mail, en 2002. Ella reportó haber asistido a un grupo de discusión de judíos y cristianos acerca de la creciente hostilidad de las iglesias hacia Israel. La sorpresa llegó cuando los cristianos presentes confesaron abiertamente que

la hostilidad de las Iglesias no tiene nada que ver con el comportamiento de Israel hacia los palestinos. Esto era simplemente una excusa. La verdadera razón de la creciente antipatía, de acuerdo con los Cristianos en esa reunión, era el antiguo odio a los judíos enraizado en la teología Cristiana y que ahora se muestra de nuevo de forma generalizada. Una doctrina que se remonta a los primeros padres de la Iglesia, suprimida después del Holocausto, había sido revivida bajo la influencia del conflicto de Oriente Medio. Esta doctrina se llama teología del reemplazo. En esencia, dice que los Judíos han sido reemplazados por los Cristianos en favor de Dios, y así todas las promesas de Dios a los Judíos, incluyendo la tierra de Israel, han sido heredadas por el Cristianismo.[75]

Si el anterior impulso panorámico de la historia no ha sido suficientemente captado, y hay dudas en abrazar este informe de Melanie Phillips, entonces el lector está ahora simplemente invitado a considerar la evidencia en los capítulos 3 y 4 que siguen.


1. Un volumen reciente de R. E. Olson, The Story of Christian Theology: Twenty Centuries of Tradition & Reform (Downers Grove, Ill.: InterVarsity, 1999), ni siquiera menciona “Israel”, “judaísmo” o “judíos” en su índice temático. Lo mismo ocurre con obras más antiguas como O. W. Heick, A History of Christian Thought, 2 vols. (Philadelphia: Fortress, 1965–1966), and W. Cunningham, Historical Theology, 2 vols. (London: Banner of Truth, 1969).

2. J. W. Bready, England: Before and After Wesley (London: Hodder and Stoughton, 1938), 13, 205.

3. Eusebius, Ecclesiastical History, 4.5.

4. P.Johnson, A History of the Jews (New York: Harper & Row, 1988), 141–43.

5. J. G. Gager, The Origins of Anti-Semitism (New York: Oxford, 1983), 269. Rechazo la idea del antijudaísmo como algo inherente a la formación del canon, aunque el NT fue ciertamente mal utilizado en la promoción del antijudaísmo.

6. J. Parkes, The Conflict of the Church and the Synagogue(New York: Atheneum, 1969), 100. La actitud que se describe aquí no es muy diferente de la afirmación supercesionista contemporánea de que, según el prototipo del Edén, la tierra de Israel, como se prometió a Abraham, es ahora trascendida por la tierra más abarcadora de toda la tierra. Véase O. P. Robertson, The Israel of God (Phillipsburg, N.J.: P&R, 2000) 3–31; S. Sizer, Christian Zionism (Leicester, England: Inter-Varsity, 2004), 164,260–61.

7. L. M. McDonald, “Anti-Judaism in the Early Church Fathers,” in Anti-Semitism and Early Christianity (ed. C. A. Evans and D. A. Hager; Minneapolis: Fortress, 1993), 230–32.

8. R. L. Saucy, The Case for Progressive Dispensationalism(Grand Rapids: Zondervan, 1993), 212.

9. P. Richardson, Israel in the Apostolic Church (London: Cambridge Univ. Press, 1969), 1.

10. T. Callan, Forgetting the Root (New York: Paulist, 1986), 44–47.

11. Parkes, Conflict of the Church and Synagogue, 106.

12. Gager, The Origins of Anti-Semitism, 163–64, en referencia a D. Efroymsen, “The Patristic Connection,” en Antisemitism and the Foundations of Christianity (ed. A. Davies; New York: Paulist, 1979), 98–117.

13. D. Cohn-Sherbok, Anti-Semitism: A History (Stroud, Gloucestershire: Sutton, 2002), 41.

14. Callan, Forgetting the Root, 95.

15. P. E. Grosser and E. G. Halperin, The Causes and Effects of Anti-Semitism (New York: Philosophical Library, 1978), 48.

16. Parkes, Conflict of the Church and Synagogue, 72.

17. Ibid., 158.

18. J. Carroll, Constantine’s Sword (Boston: Houghton Mifflin, 2001) 173–74; D. Gruber, The Church and the Jews(Hannover, N.H.: Elijah, 1997), 14–16.

19. Parkes, Conflict of the Church and Synagogue, 179–80.

20. M. Hay, Thy Brother’s Blood (New York: Hart, 1975), 25–26; Parkes, Conflict of the Church and Synagogue, 166–68.

21. Parkes, Conflict of the Church and Synagogue, 153–54.

22. F. Heer, God’s First Love (London: Phoenix, 1999) 39.

23. Parkes, Conflict of the Church and Synagogue, 163–64, 166.

24. D. J. Goldhagen, Hitler’s Willing Executioners (New York: Vintage, 1997), 50–51.

25. R. S. Wistrich, Antisemitism, The Longest Hatred (New York: Pantheon, 1991), 19.

26. Grosser and Halperin, Causes and Effects of Anti-Semitism, 58, 77.

27. J. B. Y. Hood afirma que con respecto a los judíos y el judaísmo, las ideas de Agustín en estos asuntos “dominaron el debate medieval.” Aquinas and the Jews (Philadelphia: University of Pennsylvania Press, 1995), 10.

28. Carroll, Constantine’s Sword, 248; J. Cohn, Living Letters of the Law (Berkeley, Calif.: University of California Press, 1999), 79; Parkes, Conflict of the Church and Synagogue, 220–21.

29. Cohn, Living Letters of the Law, 96, 122.

30. Cohn-Sherbok, Anti-Semitism: A History, 64.

31. Heer, God’s First Love; 61–62; C. M. Williamson, Has God Rejected His People? (Nashville: Abingdon, 1982), 113.

32. Cohn, Living Letters of the Law, 167–80; Hay, Thy Brother’s Blood, 39–40.

33.Williamson, Has God Rejected His People? 113–14.

34. Hay, Thy Brothers Blood, 67; Heer, God’s First Love, 68, 76.

35. Grosser and Halperin, Causes and Effects of Anti-Semitism, 106.

36. Carroll, Constantine’s Sword, 290–300; Cohn, Living Letters of the Law, 287–89.

37. Hood, Aquinas and the Jews, xii.

38. Wistrich, Antisemitism, The Longest Hatred, 28.

39. Grosser and Halperin, Causes and Effects of Anti-Semitism, 110.

40. Cohn, Living Letters of the Law, 366.

41. Goldhagen, Hitler’s Willing Executioners, 138–39.

42. Carroll, Constantine’s Sword, 304–10; Cohn, Living Letters of the Law, 317–89; Johnson, A History of the Jews, 215–16; Wistrich, Antisemitism, The Longest Hatred, 34–36.

43. Johnson, A History of the Jews, 213; Wistrich, Anrisemitism, The Longest Hatred, 101; Grosser and Halperin, Causes and Effects of Anti-Semitism, 183.

44. Williamson, Has God Rejected His People? 117–18.

45. Ibid., 114–17.

46. E. H. Flannery, The Anguish of the Jews (New York: Paulist, 1985), 152; also S. W. Baron, “John Calvin and the Jews,” in Essential Papers on Judaism and Christianity in Conflict (ed. J. Cohen; New York: New York University Press, 1991), 380–400.

47. Cited by F. H. Littell, The Crucifixion of the Jews (New York: Harper & Row, 1975), 105.

48. Williamson, Has God Rejected His People? 102–103.

49. Heer, God’s First Love, 134–38.

50. Grosser and Halperin, Causes and Effects of Anti-Semitism, 167.

51. H. A. Oberman, The Roots of Anti-Semitism(Philadelphia: Fortress, 1984), xi.

52. Johnson, History of the Jews, 249–52.

53. C. Gribben, The Puritan Millennium (Dublin, Ireland: Four Courts, 2000), 39–40, 47, 108, 194–95.

54. Grosser and Halperin, Causes and Effects of Anti-Semitism, 181.

55. Cohn-Sherbok, Anti-Semitism: A History, 87–88; Johnson, History of the Jews, 275–80.

56. Cohn-Sherbok, Anti-Semitism: A History, 158–59, 161.

57. Ibid., 162.

58. Ibid., 182.

59. Johnson, History of the Jews, 294, 299, 302.

60. Cohn-Sherbok, Anti-Semitism: A History, 171–72.

61. Grosser and Halperin, Causes and Effects of Anti-Semitism, 193.

62. Johnson, History of the Jews, 304–305.

63. Ibid., 306.

64. Cohn-Sherbok, Anti-Semitism: A History, 183–84.

65. N. A. D. Scotland, Evangelical Anglicans in a Revolutionary Age, 1789–1901 (Carlisle: Paternoster, 2004), 172–78.

66. Cohn-Sherbok, Anti-Semitism: A History, 149, 168, 172, 206, 208, 212.

67. Grosser and Halperin, Causes and Effects of Anti-Semitism, 208–9, 212, 215, 218, 222.

68. Cohn-Sherbok, Anti-Semitism: A History, 204–13.

69. Ibid., 215.

70. Williamson, Has God Rejected His People? 128–31.

71. Cohn-Sherbok, Anti-Semitism: A History, 218–20.

72. Goldhagen, Hitler’s Willing Executioners, 87, 106.

73. Ibid., 107–9, 111.

74. Williamson, Has God Rejected His People? 134.

75. M. Phillips, “Christians Who Hate Jews,” The Spectator(16 February, 2002). En el apéndice D figura un examen más amplio del contexto de esta cita: “Melanie Phillips on Replacement Theology.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s