La Tragedia De Un Funeral Católico Romano

Posted on

ESJ-blog 20210202_01

La Tragedia De Un Funeral Católico Romano

Por Jordan Standridge

Hoy fui a un funeral católico romano. Y lloré como un bebé.

Sí, me entristeció ver a mis amigos llorar por la pérdida de su ser querido.

Pero lo que realmente me hizo llorar fue algo que dijo el sacerdote.

En un momento del servicio declaró que era el momento de pedirle al Señor como grupo que permitiera a quien había fallecido entrar en el Cielo.

Declaró que,

Donde hay dos o tres reunidos sabemos que Jesús está allí. Y como somos más de dos o tres sabemos que debe estar realmente aquí”

“Por eso Señor te pedimos que la dejes entrar en el cielo. Que sea capaz de llevarse algunas de las cosas buenas que hizo en la tierra y que tal vez canceles algunas de las cosas realmente malas para que pueda merecer por sí misma la entrada al Cielo.”

Inmediatamente me puse a llorar. Porque, por supuesto, sé teológicamente que la gente cree en religiones falsas, que los sacerdotes tergiversan las escrituras y llevan a sus oyentes al infierno, y se lo he oído decir cientos de veces. Quiero decir que trasladé a mi familia a Italia debido a esta realidad. Pero es una cosa totalmente distinta oírles decir eso a una sala llena de almas condenadas al infierno que necesitan desesperadamente escuchar el Evangelio. Cada vez que lo escuchas en un contexto como este no puedo evitar entristecerme.

Lo que lo hace más trágico es el hecho de que el sacerdote citó algunas escrituras fascinantes. Citó a Juan el Bautista cuando llamó a Jesús "el cordero de Dios que quita los pecados del mundo". Citó a Jesús en Juan 10:28 donde dice,

“y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano”

A esto se refería Tyndale cuando decía que un muchacho del arado con una Biblia conoce las escrituras mejor que el propio Papa.

Y tristemente el sacerdote dijo más de una vez que Dios es santo y merecedor de toda la gloria.

Y esta es la frase que quizás sea más trágica. Porque la realidad es que aquellos que están perdidos en una religión falsa no se dan cuenta de que es exactamente la gloria de Dios la que está siendo robada en su sistema.

Volvamos a la oración ofrecida por el sacerdote.

Si el Señor permitiera a la gente entrar en el Cielo por sus "buenas acciones" entonces estaría perdiendo la gloria.

La gente en el Cielo sería un ladrón de gloria andante por la eternidad.

Si Dios concediera esa oración estaría diciendo a todos los ángeles del Cielo y a todos los creyentes que ya están en el Cielo que "aquí camina una persona cuyos hechos contribuyeron a que entraran en mi reino". Aquellos que observan a ese ladrón de gloria tendrían que darle a esa persona su admiración, respeto y tal vez incluso algo de adoración robando así la gloria que sólo Dios merece en el proceso.

Esta es exactamente la razón por la que Pablo en Efesios 2:8-9 dice que la salvación debe ser por gracia a través de la fe, y que la fe debe ser enteramente un don de Dios, o de lo contrario el hombre podría presumir. En otras palabras el hombre usurparía la gloria de Dios. Por eso toda religión falsa es, en última instancia, un sistema basado en las obras.

Supongo que no debemos escandalizarnos. Al diablo le encanta robarle la gloria a Dios y ha creado falsas religiones para hacerlo, pero aún así nos duele el corazón cuando vemos la gloria de Dios blasfemada ante nuestros propios ojos.

Estaba claro que el sacerdote no ofrecía ninguna esperanza. Lo mejor que pudo ofrecer fue una oración, esperando que hubiera suficiente gente reunida para llamar la atención de Dios y la esperanza de que viera las buenas acciones realizadas y pasara por alto las malas.

Y las más de cien personas reunidas se fueron sin ninguna esperanza y sin escuchar el Evangelio.

Ir a este funeral fue bueno para mí. Me recordó por qué trasladé a mi familia para ser misioneros a este país. Y oro para que tú, dondequiera que estés, veas el evangelio sin esperanza que ofrece la Iglesia Católica Romana y estés dispuesto a hacer lo incómodo y advertir a las personas católicas romanas que Dios ha puesto en tu vida sobre sus maneras de robar la gloria y su necesidad de arrepentirse y poner su fe y confianza entera y únicamente en Cristo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s