El Abandono del Premilenarismo

Posted on

ESJ-blog 20210205_01

El Abandono del Premilenarismo

POR MATTHEW BRYCE ERVIN

LA MUERTE DE LACTANCIO en el año 325 marcó el fin del premilenarismo como creencia común en la iglesia hasta después de la Reforma del siglo XVI. Sin duda hubo algunos santos que leyeron las Escrituras y creyeron lo que decían sobre la Era Mesiánica, aunque las enseñanzas existentes sobre el asunto son pocas. Incluso antes del siglo IV había enseñanzas contra el premilenarismo. Sin embargo, éstas no estaban desarrolladas, y los críticos normalmente degradaban muchos relatos proféticos, y en algunos casos incluso eliminaban el Apocalipsis de sus cánones. Ya en el año 170, un grupo eclesiástico de Asia Menor -el llamado Alogi- rechazó todo el conjunto de escritos apocalípticos y denunció el Apocalipsis de Juan como un libro de fábulas. [120] La mayoría de los grupos no son tan honestos en su rechazo a la lectura simple de las Escrituras. Otros afirman que consideran el Apocalipsis y otros escritos proféticos de la Biblia como inspirados por Dios. Sin embargo, los significados normales de estas profecías son a menudo ofuscados o ignorados en favor de descubrir algún significado oculto. Estos significados secretos son a menudo tan extraños al texto que el público original nunca habría llegado a ellos.

ORIGENES Y LA ALEGORIA

El método de interpretar las Escrituras de esta manera se conoce como hermenéutica alegórica. Fue promovido y desarrollado en gran medida por Orígenes a principios del siglo III. Orígenes (185-254 d. C.) estaba impregnado de la filosofía griega, una perspectiva que influyó mucho en su enfoque para comprender las Escrituras. Esto requirió una militancia contra el premilenarismo. Porque la filosofía griega normalmente veía la materia como defectuosa, o incluso malvada, mientras que la parte no física de la realidad era buena. Solo un reino no físico y puramente espiritual era aceptable para Orígenes y aquellos que estaban de acuerdo con su teología alejandrina. Orígenes no proporcionó una alternativa unificada a las muchas profecías sobre el futuro reinado terrenal del Mesías como sistema. En cambio, varios pasajes sobre el tema fueron relegados a tener significados "espirituales" vagos, si llegaban a ser abordados.

Es difícil sobrestimar el nivel de influencia que tuvieron Orígenes y su hermenéutica alegórica al moldear gran parte del enfoque del mundo cristiano hacia las Escrituras. Uno de sus estudiantes, Dionisio, se opuso firmemente a la promoción del premilenarismo a través de la exégesis por parte del obispo de la iglesia egipcia Nepos. Sobre lo que siguió, Harnack relató:

Dionisio se convenció de que la victoria de la teología mística sobre el quiliasmo "judío" nunca sería segura mientras el Apocalipsis de Juan pasara por un escrito apostólico y mantuviera su lugar entre los homologoumena del canon. . . En el transcurso del siglo IV se eliminó del canon griego, y así se eliminó la problemática base sobre la cual el quiliasmo podría haber seguido construyendo. . . A finales de la Edad Media, el Libro del Apocalipsis —por qué medios no podemos decirlo— recuperó su autoridad; en ese momento, la iglesia estaba tan desesperadamente atrapada por un culto mágico que era incapaz de nuevos desarrollos. [121]

MAS RAZONES

La explicación de Harnack revela que Dionisio también estaba motivado por su aversión al judaísmo. El teólogo Renald Showers profundizó en la influencia del antisemitismo:

Los gentiles que profesaban ser cristianos llamaban cada vez más a los judíos "asesinos de Cristo" y desarrollaron un fuerte prejuicio contra todo lo judío. Dado que la creencia premilenial en el gobierno terrenal y político del Mesías en el futuro era la misma esperanza que había motivado a los judíos durante siglos, esa creencia fue cada vez más "estigmatizada como ‘judía’ y, en consecuencia, ‘herética’" por los cristianos gentiles orientales. [122]

Algunas de las mismas personas que pretendían adorar a un judío como Dios encarnado, y sostener las Escrituras que fueron escritas por judíos (cf. Rom 3 :1 -2 ), estaban al mismo tiempo ansiosas por separarse de lo que era judío. ¡Qué absurdo! Desgraciadamente, esta actitud sigue siendo común en gran parte del mundo cristiano en diversos grados. La disociación de la Biblia de su contexto, antecedentes y autoría judíos ha conducido a déficits sistémicos y puntos ciegos en todas las áreas de la teología cristiana. El mismo hecho de que el pueblo para el que se escribió originalmente el Tanaj entendiera que enseñaba un reinado literal y terrenal del Mesías es una razón de peso para compartir esa expectativa. Es cierto que la mayoría de los dirigentes judíos de la época de Jesús lo rechazaron. Pero esto no se debe a que creyeran demasiado en las Escrituras. Más bien, no creían en lo que estaba escrito (cf. Juan 5 :46 -47 ).

Showers enumeró otras tres razones principales para el rechazo del premilenarismo en la iglesia primitiva. En primer lugar, los montanistas, una secta de cristianos a menudo considerada herética, incluyeron por casualidad el quiliasmo entre sus doctrinas. El premilenarismo era anterior al montanismo y era una escatología ortodoxa establecida, pero aún así sufría injustamente la falacia de la culpa por asociación. En segundo lugar, algunos creyentes temían que los romanos aumentaran su persecución de la iglesia si se enseñaba que Jesús volvería y destruiría su imperio. En tercer lugar, a algunos les preocupaba que el enfoque en el regreso de Jesús para reinar en la tierra desviara la atención del trabajo diario de la iglesia. [123] Ninguna de estas razones se basa en la exégesis responsable de las Escrituras. La veracidad de cualquier doctrina debe ser determinada únicamente por la Escritura.

¡Se puede estudiar información más detallada sobre estas cuestiones en las tres obras siguientes: una entrada de Adolf Harnack, titulada "Millennium", que se encuentra en la edición de 1901 de la Enciclopedia Británica; en la obra de Philip Schaff, History of the Christian Church; y en la de Renald Showers, There Really is a Difference! A Comparison of Covenant and Dispensational Theology. [124]

AGUSTIN

Agustín fue el obispo de Hipona, que vivió del 354 al 430 d.C. . Sigue siendo un teólogo de renombre, que ejerció una profunda influencia en el cristianismo de Occidente en su época y, posteriormente, en los católicos romanos y en los protestantes. Agustín es la figura cardinal en el alejamiento del premilenarismo. En su día sostuvo la doctrina antes de formular la primera alternativa verdaderamente desarrollada.

En La Ciudad de Dios, el obispo escribió sobre su transición:

pasados seis mil años como si fueran seis días, seguirá como día séptimo el sábado, significado en los últimos mil años: y para celebrar, en fin, este sábado resucitarán los santos. Esta opinión sería de algún modo tolerable si admitiera que los santos durante ese tal sábado disfrutan, por la presencia del Señor, de unas ciertas delicias espirituales. Incluso hubo un tiempo en que nosotros fuimos de la misma opinión. Pero desde el momento en que afirman que los santos resucitados en ese período se entregarán a los más inmoderados festines de la carne, con tal abundancia de manjares y bebidas, que, lejos de toda moderación, sobrepasarán la medida de lo increíble, una tal hipótesis sólo puede ser sostenida por hombres totalmente dominados por los bajos instintos. Sin embargo, hay algunos, guiados por el espíritu, que sostienen esta misma creencia y se les denomina con el término griego ciliasta?, nombre que podríamos traducirlo por «milenaristas». [125]

Agustín refutó un argumento nunca esgrimido por sus adversarios, una falacia de hombre de paja. Los premilenaristas, tanto en los primeros siglos como ahora, creían y creen que los gozos del Milenio son espirituales. Sin embargo, no son sólo espirituales. Y estas bendiciones son ciertamente contingentes a la presencia de Dios. Agustín insultó a los premilenaristas por anticipar el disfrute de la comida y la bebida. Esta es una caracterización injusta. Tal expectativa no se basa en un deseo carnal, sino en la clara lectura de varios pasajes proféticos, incluyendo Isaías 25:6 y Mateo 26:29.

La cita es especialmente instructiva al revelar la cosmovisión de Agustín. Su desprecio por lo físico sugiere que sus años de estudio de la filosofía griega tuvieron una influencia duradera. Además, Agustín había vivido una vida de placeres hedonistas antes de convertirse al cristianismo y convertirse en un asceta. Quizá proyectó esta experiencia vital en la Biblia antes de interpretarla. Para que nadie piense que la tendencia de Agustín a espiritualizar las Escrituras se limitaba a las profecías, le aseguramos que no es así. Agustín desarrolló muy pronto una exégesis espiritual del relato de la creación, afirmando que "reprodúzcanse y multiplíquense" (Gn. 1 :27 – 28 ) significaba una "reproducción espiritual" cuando se dio la orden por primera vez, no una producción física de descendencia (Gn. adv. Man. 1 . 19 . 30 ). [126]

La Alternativa de Agustín

Después de negarse a refutar el premilenarismo en cada punto, Agustín procedió a mostrar cómo creía que debía entenderse Apocalipsis 20:1 -7. Planteó dos posibilidades en cuanto al significado de los mil años. En primer lugar, podría referirse al milenio final antes de que Jesús regrese para establecer su reino eterno. Esta opción toma la duración del tiempo literalmente, pero la aplica al final de la era actual. En segundo lugar, los mil años podrían referirse a toda la duración del mundo, representando la plenitud perfeccionada del tiempo. Es perfecto en el sentido de que mil es diez al cubo. Además, se dice que el número cien indica la totalidad. Esto se basa en la enseñanza de Jesús en Marcos 10:30 de que los siervos sacrificados recibirán cien veces lo que dejaron. Y en el número mil hay diez centenas.[127]

Agustín situó la atadura y el encarcelamiento de Satanás durante los mil años en la era actual. Identificó la cadena como una fuerza de contención que impide que el Diablo se apodere de los creyentes. [128] El abismo al que el ángel arroja a Satanás representaría la incontable multitud de malvados cuyos corazones son insondablemente profundos en la malignidad contra la Iglesia de Dios. [129]

Sobre el gobierno de Jesús y sus santos:

Durante todo este período de mil años en que el diablo está encadenado, los santos están reinando con Cristo esos mil años, exactamente los mismos, y entendidos en los mismos términos, es decir, este período que comprende la primera venida de Cristo… la Iglesia no podría llamarse ahora su reino o el reino de los cielos a menos que sus santos estuvieran incluso ahora reinando con él, aunque de otra manera muy diferente; porque a sus santos les dice: "He aquí que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo." [130]

La iglesia se hace esencialmente uno y lo mismo que el reino. Como es prácticamente imposible argumentar que los santos están reinando ahora según el sentido regular, Agustín tuvo que encontrar otro. El hecho de que Jesús permanezca con los santos es tomado como si ellos estuviesen reinando actualmente con él.

Agustín estaba de acuerdo con el premilenarismo en tomar la segunda resurrección literalmente y en situarla al final de los mil años. Difería en interpretar la primera resurrección para indicar a aquellos que han sido revividos de la muerte del pecado y continúan en una vida renovada. [131]

Estas interpretaciones sobre los mil años, la atadura de Satanás, el reino de los santos y la primera resurrección proporcionaron la base de lo que llegó a conocerse como amilenarismo.

AMILENARISMO

El amilenarismo es el nombre de la opinión de que no hay un reinado literal y terrenal de Jesús antes del Estado Eterno. Cuando el prefijo “a” se une al principio de una palabra, niega el significado. Así, Amilenarismo significa que no hay milenio. En general, los amilenaristas sostienen que el reinado de los santos con Cristo, como se describe en Apocalipsis 20, es sólo espiritual. Comenzó con la Primera Venida y terminará con la Segunda. La era actual, es entonces, el reino de mil años; el número es sólo simbólico o espiritual. Satanás está ahora atado en el sentido de que su poder está limitado en algún sentido. La primera resurrección de los muertos se considera un sinónimo de la regeneración y/o salvación del creyente. Por último, muchas de las promesas hechas en los pactos incondicionales a Israel se consideran cumplidas o se están cumpliendo actualmente con la iglesia cristiana. En particular, se considera que Jesús está actualmente sentado en el trono de David, aunque en el cielo y no en la tierra. [132]

Los amilenaristas utilizan una hermenéutica que permite interpretaciones espirituales o no literales de las profecías no cumplidas. Esto es así a pesar de que afirman firmemente el cumplimiento literal de un gran número de profecías con la Primera Venida. Sobre la necesidad de ser coherentes en la interpretación de las profecías de la Primera y la Segunda Venida, el campeón evangélico J.C. Ryle escribió:

Como vino la primera vez en persona, así vendrá la segunda vez en persona. Así como se fue de la tierra visiblemente, así regresará visiblemente. Así como montó literalmente sobre un asno, fue vendido literalmente por treinta piezas de plata, tuvo las manos y los pies literalmente traspasados, fue contado literalmente con los transgresores, y se echaron suertes literalmente sobre sus vestiduras, para que se cumpliera toda la Escritura, así también vendrá literalmente, establecerá literalmente un reino, y reinará literalmente sobre la tierra, porque la misma Escritura ha dicho que así será. [133]

Tal dedicación a la interpretación literal consistente de la profecía subraya el déficit principal de donde provienen los amilenaristas. Sí, sus puntos de vista pueden ser respondidos punto por punto. Sin embargo, la cuestión de quién está en lo correcto siempre volverá a ser qué método de aproximación a la palabra de Dios le permite tener la última palabra.

Respuesta

La mejor refutación de una posición suele venir de la mano de la mejor opción. Este ha sido el objetivo deseado y el enfoque al escribir sobre el Milenio a lo largo de este libro. Por lo tanto, sólo se proporcionan algunas respuestas generales al Amilenarismo. En primer lugar, si los mil años son o no un número fijo o sólo representativo de un período específico no es la cuestión principal. La posición premilenarista se basa en un período intermedio en el que las promesas del pacto a Israel pueden cumplirse y un gran número de profecías pueden encontrar un hogar. Incluso si el amilenarista tiene razón al afirmar que el número de años es simbólico o espiritual, la base subyacente del premilenarismo permanece intacta. Cuestionar la literalidad de los mil años es meramente una táctica utilizada para ofuscar y evitar la base bíblica mucho más significativa para el Premilenarismo.

Que los benditos mil años no han comenzado todavía, está abundantemente claro por esto, no vemos al Diablo atado; no, el Diablo nunca estuvo más suelto que en nuestros días. [134] Esta observación del puritano Cotton Mather está fuertemente apoyada por varios pasajes del Nuevo Testamento. Jesús explicó que Satanás era un asesino, el padre de la mentira (Juan 8:44 ), y el gobernante del mundo (Juan 14:30 ). Mucho después de la ascensión de Jesús, Pablo se refirió a Satanás como el dios de este mundo (2 Cor 4 :4 ). El apóstol describió además a Satanás como el príncipe de la potestad del aire y el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia (Ef 2:2 ), como un tentador activo (1 Tes 3:5 ). Santiago instruyó a la iglesia primitiva para que resistiera al Diablo (St 4:7). Pedro advirtió a sus hermanos que debían estar alerta, porque su adversario el Diablo merodea como un león rugiente, buscando a quien devorar (1 Pe 5 :8 ). Satanás era un peligro tan presente para las iglesias de Apocalipsis 2-3 que se le menciona seis veces, como perseguidor directo e indirecto (Apocalipsis 2:9 ,10 , 13 , 24 ; 3 :9 ). Sin duda, las Escrituras describen a Satanás como una amenaza desencadenada a la que los santos deben oponerse. Además, el abismo al que Satanás será arrojado fue mencionado como un lugar real donde los demonios tienen miedo de ir (Lucas 8:31 ). No se dice que el abismo represente los corazones de los malvados o cualquier otra cosa que permita concluir que Satanás está actualmente encarcelado allí.

En un esfuerzo por apoyar la noción de que la primera resurrección de Apocalipsis 20:5 -6 no es del cuerpo, los amilenaristas miran a Juan 5 . De hecho, Jesús se refirió a los que se salvan como si hubieran pasado de la muerte a vida (Juan 5:24). Jesús definió específicamente lo que significa esta "resurrección". A la primera resurrección de Apocalipsis 20 nunca se le da ninguna definición especial que la haga significar algo distinto de lo que normalmente significa. Jesús también habló de un tiempo venidero cuando todos en sus tumbas oirán su voz. Algunos serán resucitados a la vida, mientras que otros serán resucitados para enfrentar el juicio (Juan 5 :28 -29 ). El amilenarista toma estas resurrecciones como si se refirieran a dos clases de personas dentro de una única resurrección de los muertos al final de la era. Nada en la lectura simple de Apocalipsis 20 contradice a Juan 5. El propósito de Jesús no era proporcionar un calendario escatológico, sino enseñar sobre su autoridad en lo que respecta a las áreas de la resurrección y el juicio (vv. 21 -27 ). El punto, entonces, es que tanto los justos como los injustos serán resucitados con propósitos diferentes. Jesús nunca dijo que ambos grupos serían resucitados juntos…

En el uso normal del lenguaje, la misma palabra utilizada en el mismo contexto mantiene su significado. Si una resurrección en Apocalipsis 20:5 -6 es del cuerpo, entonces también lo es la otra. Adicionalmente, las dos resurrecciones son usadas como sujeta-libros para el Milenio. Si la primera resurrección significa la salvación, entonces ¿por qué se coloca sólo al principio del Milenio? ¿No es el caso que la gente se salva a lo largo de la era presente?

LA REFORMA

La influencia de Agustín fue tan dominante que el amilenarismo no fue cuestionado hasta bien entrada la Reforma. Sobre por qué el premilenarismo no hizo un retorno inmediato en ese momento, John MacArthur explicó:

Los reformadores tenían razón en la mayoría de los temas. Pero nunca llegaron a la escatología. Nunca llegaron a aplicar sus formidables habilidades. No se puede librar la guerra en todos los frentes. Y en el gran momento de la Reforma, estaban luchando en la guerra donde la batalla era más intensa y eso era sobre el evangelio y sobre la naturaleza de Cristo y sobre la salvación por la gracia a través de la fe y sobre la autoridad de las Escrituras. Estaban luchando contra el enorme sistema romano. Y al estar ocupados en esos frentes, nunca llegaron al frente de la escatología . . . [135]

Esto no significa que los reformadores no sostuvieran ninguna posición escatológica. Significa que su elevada visión de la palabra de Dios sobre las tradiciones de los hombres no se aplicó seriamente a lo que era una prioridad menor. Esto resultó en un amilenarismo persistente.

Las observaciones de Juan Calvino son emblemáticas:

No mucho después surgieron los milenarios, quienes limitaron el reinado de Cristo a mil años. Su ficción es demasiado pueril para merecer una refutación. Y el Apocalipsis, del que sin duda sacaron un pretexto para su error, no los apoya. En efecto, el número "mil" [Apocalipsis 20:4 ] no se aplica a la bienaventuranza eterna de la iglesia, sino sólo a las diversas tribulaciones que le esperaban mientras trabajaba en la tierra. Por el contrario, toda la Escritura proclama que no tendrá fin la bienaventuranza de los elegidos ni el castigo de los impíos [Mat. 25:41, 46 ]. [136]

Es bastante difícil encontrar más de unas pocas páginas seguidas de los Institutos de la Religión Cristiana de Calvino en las que no haya una referencia a Agustín. Tal era el nivel de influencia que Agustín ejercía sobre el reformador. Calvino incluso siguió a Agustín en la caracterización errónea de las creencias de los quilistas o premilenaristas primitivos. Si estos padres realmente creían que el reino de Cristo llegaría a su fin después del Milenio, entonces merecían ser burlados. Por supuesto que esto no es lo que creían los quilistas, ni es siquiera una descripción remotamente exacta del Premilenarismo en general. El reino de Jesús no termina con el Milenio. Él permanecerá como Rey en la nueva tierra por toda la eternidad. Las bendiciones sobre los santos y los castigos sobre los malvados durarán el mismo tiempo.

¿Y qué hay de la breve explicación de Calvino sobre el significado de los mil años? La iglesia que enfrenta disturbios mientras trabaja en la tierra es casi lo opuesto a reinar junto al Rey Jesús. Calvino fue un genio exegético en muchos temas bíblicos. Desgraciadamente, no puso el mismo empeño en desentrañar seriamente las Escrituras cuando se trataba del Milenio. Calvino escribió un comentario sobre casi todos los libros de la Biblia, pero el Apocalipsis no estaba entre ellos. Ahora, francamente, es demasiado tarde para que Juan Calvino arregle su obra, aunque ahora es un premilenarista en el cielo. Si sólo pudiera enviar un mensaje, ese podría ser. [137]

JOSEPH MEDE

Joseph Mede (1586 -1639 ) es una de las figuras más fascinantes del ocaso de la Reforma. No sólo fue un erudito eclesiástico de gran influencia, sino también un naturalista y egiptólogo. Mede estaba bien instruido en lenguas bíblicas, temas sobre los que daba clases en el Christ’s College de la Universidad de Cambridge. Mede rompió con sus contemporáneos al volver a la interpretación literal de las Escrituras proféticas. Su libro The Key of the Revelation (La Llave del Apocalipsis) fue una llamada de atención para volver al premilenarismo. Mede estaba seguro de que los mil años del milenio… representaban el futuro reino de los santos con Cristo… Mede identificó el milenio con la futura séptima trompeta y el día del juicio, ambos de los cuales, argumentó, durarían mil años. Fue un repudio sistemático del agustinismo del Reformador. 138

Mede fue un precursor; después de él vino el diluvio. William Twisse, prolocutor de la Asamblea de Westminster, escribió un prefacio a la traducción inglesa de 1643 de La llave del Apocalipsis. En él, reprendía a Agustín por renunciar a la doctrina del Reino de Cristo en la tierra y alababa a Mede por volver a ella. [139] Isaac Newton, posiblemente el científico más prolífico de la historia, reconoció a Mede como la mayor influencia en su interpretación de la profecía bíblica. [140] La lista de líderes eclesiásticos y eruditos bíblicos que siguieron a Mede al convertirse en premilenaristas continúa con cierta extensión.

POSMILENARISMO

A finales del siglo XVII, el unitario Daniel Whitby (1638 -1726 ) desarrolló una nueva alternativa tanto al premilenarismo como al amilenarismo: El posmilenarismo. [141] Tal como su nombre lo sugiere, el posmilenarismo es la creencia de que Jesús regresará después de los mil años de Apocalipsis 20 . En este esquema, el Milenio, ya sea literal o figurado para un largo período, es una era de oro donde el cristianismo ha conquistado el mundo incrédulo. Durante este tiempo la mayoría, si no toda, la gente se salvará y los valores bíblicos florecerán. Esto conmoverá tanto a Jesús que regresará, resucitará a los muertos de una vez e inaugurará el Estado Eterno. El Reino Milenario es uno provocado por los esfuerzos del hombre en lugar de por el Mesías a su regreso. El posmilenarismo es una versión del amilenarismo en el sentido de que también niega el reinado literal de Jesús sobre la tierra durante los mil años.

Hay diferentes opiniones entre los posmilenaristas en cuanto a la naturaleza y el alcance de los cambios positivos que deben ocurrir. Entre los posmilenaristas conservadores, el énfasis más importante se pone en el avance del Evangelio y los que se salvan al escucharlo. Muchos de ellos también incluyen los avances en la ciencia, la medicina y los gobiernos humanos en la contribución a la mejora de la era actual. Otro punto de desacuerdo es sobre cuántas personas se salvarán durante esta era de oro. La opinión mayoritaria ha sido que se salvarán muchos, sin ser más específicos. Aunque menos numerosos, influyentes posmilenaristas, como B.B. Warfield y Heinrich A.W. Meyer, han argumentado que cada persona viva se convertirá en creyente antes de que Jesús regrese.

Sobre los puntos clave de Apocalipsis 20 , Kenneth Gentry resumió sus creencias posmilenarias:

Esta atadura no tiene como resultado la total inactividad de Satanás, sino que frena su poder por la fuerza superior de Cristo… En Apocalipsis 20 : 4 – 6 vemos las implicaciones positivas del Reino de Cristo. Mientras Satanás está atado, Cristo gobierna y sus redimidos participan con Él en ese gobierno (Apocalipsis 20: 4 ). Estos participantes incluyen tanto a los vivos como a los muertos: los santos martirizados en el cielo ("los que habían sido decapitados por el testimonio de Jesús y por la palabra de Dios") y los santos perseverantes en la tierra ("y los que [Gk: oitines] no habían adorado a la bestia"). El gobierno del reino de Cristo involucra a todos los que sufren por Él y entran en el cielo de arriba, así como a los que viven para Él durante su estancia en la tierra. [142]

Respuesta

Una vez más, este libro no se centra en refutar las posiciones en conflicto con el premilenarismo. Por lo tanto, sólo se proporcionan algunas observaciones generales. En primer lugar, afirmar que la atadura de Satanás significa que su poder ha sido meramente limitado no es convincente. El cuadro pintado por Apocalipsis 20:1 -3 es el de un ángel que envuelve una gran cadena alrededor de la antigua serpiente, arrojándola al abismo y sellándola sobre ella (cf. Lucas 8:31 ). Se trata de un aprisionamiento total de Satanás, y no de una mera sofocación de su influencia mientras vaga libremente. El propósito del confinamiento del Diablo es que ya no pueda acceder a las naciones para engañarlas (Ap 20 :3 ). Sin duda, Satanás no está restringido de hacerlo en la era actual (por ejemplo, Juan 14 :30 ; 2 Cor 4 :4 ; 1 Ped. 5 :8 ). Las mismas críticas hechas a la interpretación amilenial de la atadura se aplican aquí también.

Obsérvese que el reinado de los santos con Cristo se define como sufrir y vivir para él. Reinar es tener una gran autoridad, parecida a la de un soberano. El significado real de la palabra es antitético a lo que el posmilenarista quiere hacernos creer. Apocalipsis 20:4-6 es claro al enseñar que los santos reinan con Cristo después de ser llevados a la vida. El reinado no incluye a los que están en el cielo, un lugar que el pasaje no menciona. De hecho, el apóstol escribió previamente que el reino de los santos tendrá lugar en la tierra (Apocalipsis 5:10).

A lo largo de los siglos cabría esperar que las creencias escatológicas más amplias se volvieran más específicas y sistematizadas, con variaciones según las distintas interpretaciones. Otra cosa es plantear una doctrina totalmente nueva sobre el Milenio más de 1.500 años después del cierre del Canon. Es justo que el posmilenarista encuentre algunos puntos de acuerdo en el amilenarismo de Agustín. Sin embargo, la expectativa de que el mundo mejore progresivamente antes del regreso de Jesús es lo contrario de lo que sostenía la Iglesia primitiva. Según Lactancio, a medida que se acerca el fin del mundo, la condición de los asuntos humanos debe sufrir un cambio, y a través de la prevalencia de la maldad empeorar; de modo que ahora estos tiempos nuestros, en los que la iniquidad y la impiedad han aumentado incluso hasta el más alto grado, pueden juzgarse felices y casi dorados en comparación con ese mal incurable. [143]

Lactancio, y los primeros líderes cristianos a los que representa, tienen un gran apoyo en el impulso general de las Escrituras. Los reinos del hombre caído continuarán hasta que sean repentinamente aplastados y reemplazados por el reino del Mesías en su venida (Dan 2 :44 -45 ). Los hijos del maligno permanecerán entre los hijos del reino durante toda la era actual. Sólo cuando ésta termine serán eliminados los que cometen la anarquía (Mateo 13:24 -30 , 36 -43 ). Justo antes de la venida de Cristo en las nubes, habrá un período de tribulación y luego una gran tribulación como no ha ocurrido desde el principio del mundo (Mt 24 :4 -30 ; cf. Ap 1 :7 ). Una letanía de pecados continuará siendo practicada hasta la Segunda Venida (2 Tim 3 :1 -13 ; cf. 2 Tim 4 :3 -4 ). En los últimos tiempos algunos se apartarán de la fe, volviéndose a los espíritus engañosos y a las doctrinas de demonios (1 Tim 4 :1 ). Antes de que el día del Señor pueda venir, debe haber primero una apostasía y el hombre de iniquidad revelado (2 Tesalonicenses 2:1 -4 ).

Charles Spurgeon:

Pablo no pinta el futuro de color de rosa; no es un profeta meloso de una edad dorada, en la cual esta tierra puede imaginarse brillante. Hay hermanos optimistas que esperan que todo irá siempre mejor, mejor y mejor, hasta que, por fin, esta edad presente se transforme en un milenio. Éstos, no van a poder sostener sus esperanzas, porque la Escritura no les da una base sólida sobre la que descansar. Nosotros, los que creemos que no puede haber un reinado milenario sin el Rey, y que no esperamos un reinado de justicia sin que antes aparezca el Señor justo, estamos más cerca del blanco. Aparte del segundo Advenimiento de nuestro Señor, es más probable que el mundo se hunda en el caos antes de que pueda terminar en un milenio. Una intervención divina me parece ser la esperanza puesta delante de nosotros en la Escritura, y seguramente es la única esperanza adecuada para la situación. [144]

Cuando se ignora el sentido normal de las Escrituras, a menudo se debe a alguna influencia externa sobre sus lectores. El posmilenarismo nació en el clima histórico del final del Renacimiento. Había un consenso general de que el mundo estaba mejorando gracias a los esfuerzos humanos. Esta impresión no sólo guió a Whitby en la formulación de su escatología, sino que se prestó a su adopción por parte de otros. Durante el Gran Despertar del siglo XVIII en Estados Unidos, el posmilenarismo aumentó naturalmente su popularidad. Jonathan Edwards merece mucho crédito por dar forma al renacimiento masivo. No es casualidad que siga siendo el más erudito de los teólogos posmilenaristas. La popularidad del posmilenarismo históricamente sube y baja junto con los eventos mundiales positivos y negativos. Si hay un largo período de paz y renacimiento, entonces el posmilenarismo se vuelve fácil de abrazar. Mientras que, si hay una guerra mundial o un aumento en la persecución de los cristianos, entonces el posmilenarismo pierde rápidamente el favor. Independientemente de la perspectiva del Milenio que uno sostenga, su veracidad debe ser determinada por lo que dicen las Escrituras, no por la percepción actual del mundo.

Los posmilenaristas suelen decir que la suya es la escatología de la esperanza. Pues bien, dado que los premilenialistas se basan en la venida de Jesús para cumplir el Milenio, la suya es la escatología de la bendita esperanza (Tito 2:13 ).

ÉL VENDRÁ PRIMERO

Hoy en día se sostienen los tres puntos de vista principales sobre el Milenio. Los evangélicos son típicamente premileniales, mientras que los católicos romanos y los protestantes tradicionales son típicamente amileniales. Una minoría de protestantes de la línea principal y evangélicos son posmileniales. El pensamiento general de este autor se hace eco de las palabras de Charles Spurgeon:

Si leo bien la palabra, y es honesto admitir que hay mucho espacio para la diferencia de opinión aquí, el día vendrá, cuando el Señor Jesús descenderá del cielo con un grito, con trompeta del arcángel y la voz de Dios. Algunos piensan que este descenso del Señor será postmilenial, es decir, después de los mil años de su reinado. Yo no puedo pensar así. Yo concibo que el advenimiento será pre-milenial-que Él vendrá primero; y luego vendrá el milenio como resultado de su reinado personal sobre la tierra. [145]


120 . Harnack, “Millennium,” 316 .

121 . Ibid.

122 . Showers, There Really is a Difference! , 128 .

123 . Ibid., 127 – 128 .

124 . Las obras de Harnack y Schaff están disponibles gratuitamente en Google Books.

125 . Augustine, City of God , 785 . Chapter VII.

126 . Fitzgerald, Augustine Through the Ages , 69 .

127 . Augustine, 785 – 786 . Chapter VII.

128 . Ibid., 786 . Chapter VII.

129 . Ibid., 786 . Chapter VII.

130 . Ibid., 790 . Chapter IX.

131 . Ibid., 793 . Chapter IX.

132 . Algunos premilenaristas también sostienen este punto de vista. Sin embargo, siguen anticipando un futuro reino de Jesús sobre la tierra.

133 . Ryle, Coming Events , 14 .

134 . Mather and Mather, Wonders of the Invisible World , 69 .

135 . MacArthur, “Why Every Calvinist Should Be a Premillennialist, Part 1 ,” lines 90 – 96 .

136 . Calvin, Institutes of the Christian Religion , 995 . Book III, Chapter XXV, Number V.

137 . MacArthur. Lines 218 – 219 .

138 . Gribben, Puritan Millennium , 43 – 44 .

139 . Ibid., 44 .

140 . Iliffe, “Newton’s Life and Work at a Glance,” lines 76 – 81 .

141 . Pate, Reading Revelation , 8 .

142 . Gentry, “The Meaning of the “Millennium”,” lines 84 – 97 .

143 . Roberts et al., Ante-Nicene Fathers Volume VII , 212 . Lactantius, the Divine Institutes , Book VII, Chapter XV.

144 . Spurgeon, “The Form of Godliness without the Power,” 301 .

145 . Spurgeon, “Justification and Glory,” 249 .

2 comentarios sobre “El Abandono del Premilenarismo

    Pedro Idiart escribió:
    11 febrero 2021 en 3:15 pm

    Muy buen artículo

    Mil Años Con Jesús: El Reino Mesiánico Venidero « escribió:
    16 febrero 2021 en 6:13 pm

    […] Capítulo 10: El Abandono […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s