La Iglesia y las Llaves del Reino

Posted on

ESJ_BLG_20211223_03La Iglesia y las Llaves del Reino

Por Mark Snoeberger

En 1964, George Eldon Ladd sostuvo que la Iglesia funciona como «Custodio del Reino» (Presence of the Future, 276). Para muchos, esta designación suena (1) demasiado católica (la salvación se encuentra sólo en la Iglesia organizada) o (2) demasiado reformada (la Iglesia ES el Reino, desplazando efectivamente al Israel étnico). Pero aunque estas dos preocupaciones también están presentes en mi mente, la observación de Ladd tiene méritos que, si se pierden, pueden debilitar a los mismos protestantes y dispensacionalistas que se oponen a la afirmación principal de Ladd.

La primera mención de las llaves aparece en Mateo 16:19, donde Cristo concede a Pedro las «llaves del reino», y con ellas la autoridad para «atar y desatar» en la tierra lo que ha sido atado y desatado en el cielo. El hecho de que Pedro tuviera un papel singular en la «apertura» de nuevas vías de evangelización en la Iglesia primitiva sugiere que puede haber tomado la iniciativa como primer poseedor de las llaves, pero casi todos los protestantes sostienen que el uso de las llaves no pertenecía sólo a Pedro (y mucho menos a sus sucesores papales). Las llaves también pertenecían a los otros Apóstoles, y eventualmente a toda la iglesia reunida.

La base de esta conclusión es la segunda alusión del NT a las llaves en Mateo 18:18. Tras la perícopa clásica sobre la disciplina eclesiástica (o mejor, la piedra angular de la perícopa sobre la disciplina eclesiástica), Cristo se hace eco de sus comentarios anteriores en el capítulo 16, dando a entender que el último paso de la disciplina eclesiástica (la exclusión de la Asamblea) equivale a «desatar en la tierra lo que se desata en el cielo». Es decir, la Iglesia excomulga a quienes determina que son marginales del reino basándose en las normas que Dios mismo proporciona. La responsabilidad es extraordinaria y profundamente aleccionadora: las iglesias locales en la tierra deben seguir el ejemplo de los Apóstoles en la vigilancia de sus miembros para alinearse con la pertenencia al Reino venidero de Cristo. Aunque no debemos suponer a partir de este versículo que la Iglesia siempre tiene razón en su evaluación del estado espiritual de los que excomulga, la ausencia de cualquier cláusula de excepción hace que la evaluación sea extremadamente importante: las iglesias locales son realmente custodios del Reino.

Para que no quede ninguna duda de esta extraordinaria responsabilidad, los escritores de las Escrituras reiteran esta responsabilidad eclesiástica al menos cuatro veces en las Epístolas:

(1) Después de completar el pasaje más severo del NT sobre la disciplina de la iglesia, llamando a sus lectores a «juzgar a los que están en la iglesia» y «expulsar al hombre malvado» (1 Cor 5), Pablo continúa en el siguiente capítulo para reprender a la iglesia por no hacer juicios apropiados sobre asuntos menores en su membresía. En lugar de resolver las disputas dentro del cuerpo siguiendo las instrucciones de Cristo sobre la disciplina eclesiástica, los miembros se demandaban unos a otros en tribunales seculares como los paganos, engañándose y defraudándose públicamente (vv. 1-8). Pablo recuerda a sus lectores que ocasiones como estas estaban hechas a medida para el uso de las «llaves» (vv. 9-10):

“9 ¿O no sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os dejéis engañar: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, 10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los difamadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios.

(2)  En Gálatas 5, después de advertir a sus lectores de que «un poco de levadura hace leuda toda la masa» y de instarles a hacer que los infractores «paguen el castigo» (vv. 9-10), Pablo explica la base de su expectativa en el versículo 21:

“los que practican tales cosas (es decir, gratificar la carne) no heredarán el reino de Dios.”

(3)  En Efesios 5, Pablo advierte a la iglesia de no permitir dentro del «pueblo santo de Dios», estar en «sociedad con», o permitir «entre ellos» a cualquiera que se involucre abiertamente en el pecado, ofreciendo como su razón que

“Porque con certeza sabéis esto: que ningún inmoral, impuro, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios.” (v. 5).

Para resumir, la Iglesia debe comprometerse con la disciplina eclesiástica (“desatar” a los que no pertenecen), esforzándose por mantener una membresía de personas que demuestren tener una herencia en el Reino venidero.

(4) Más positivamente, Santiago 2 indica que «atar» a las personas (es decir, llevarlas dentro la membresía de la iglesia) opera sobre el mismo principio. No basamos la recepción en la iglesia en factores como la riqueza o el estatus social, porque estos no son factores que califiquen a uno para el Reino; de hecho, estos son a menudo barreras para la participación en el Reino (cf. Mateo 19:23-24). Por el contrario, la iglesia debería aceptar (incluso, diría yo, ser miembro formal) sólo a aquellos cuya «rica fe» esté corroborada por buenas obras. ¿La razón de Santiago?

¿No escogió Dios a los pobres de este mundo para ser ricos en fe y herederos del reino que Él prometió a los que le aman? (v.5).

Para otros textos que podrían profundizar en los temas de atar/desatar y la herencia del reino, véase también 1Cor 4:20; 1Ts 1:4-5, 2:12. Obsérvense, pues, las conclusiones necesarias que se desprenden de estos textos:

  • Aunque la Iglesia en sí no es un reino, el «misterio» de Pablo (es decir, la Iglesia) no está desvinculado del Reino de Cristo. Como señala Pablo en Efesios 1:10, la vida de la Iglesia se desarrolla siempre “con miras a una buena administración en el cumplimiento de los tiempos.”
  • Los pasajes anteriores, en conjunto, informan a la Iglesia de lo que significa ser “obreros del Reino de Dios” (Col 4:11). Nuestra misión es tanto (1) reclutar una circunscripción del Reino para un Reino que será establecido sobrenaturalmente por nuestro Señor Cristo en la era venidera como (2) preparar la reina mediadora de Cristo, que «no tendrá ni mancha ni arruga ni nada parecido» (Ef 5:27) cuando el Rey llegue.
  • La Iglesia tiene un papel extraordinario en la adjudicación «en la tierra» de lo que es cierto «en el cielo», lo que da una importancia extrema al ideal bautista de la membresía regenerada de la iglesia y a la tarea colectiva de la iglesia de «guardar la puerta» de la asamblea.
  • Sin embargo, en todos los casos, las epístolas presentan el Reino como algo totalmente futuro. Estos textos anticipan, a menudo en tiempo futuro, una herencia aún no recibida. Las Escrituras son claras en cuanto a que la entrada en el reino supone toda una vida de santificación (cf. Hechos 14:22; 2 Tim 4:1, 18; 2 Tes 1:5; 2 Pe 1:11). Si la Iglesia YA ES el reino, entonces la sintaxis está mal en estos versículos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s