La Resurrección: Más Que Un Signo De Exclamación Gigante

Posted on

ESJ_BLG_20220314_01La Resurrección: Más Que Un Signo De Exclamación Gigante

Por Mark Snoeberger

La muerte y la resurrección de Cristo representan el acontecimiento central de las Escrituras cristianas. En estos dos incidentes emparejados se encuentran las semillas de las que brota todo el Evangelio cristiano, y en ellos se asienta la gran esperanza cristiana que

. Que no me pertenezco a mí mismo, sino que pertenezco-en cuerpo y alma, en la vida y en la muerte-a mi fiel Salvador, Jesucristo, quien pagó por completo todos mis pecados con su preciosa sangre, y me ha liberado de la tiranía del diablo. También cuida de mí de tal manera6 que ni un solo cabello de mi cabeza puede caer sin la voluntad de mi Padre que está en el cielo; por cierto, es necesario que todas las cosas colaboren para mi salvación. Porque pertenezco a Cristo, él mediante su Espíritu me asegura la vida eterna, y me hace completamente dispuesto y listo para vivir para él de ahora en adelante (Catecismo de Heidelberg P/R #1).

Ni la muerte ni la resurrección de Cristo deben considerarse «más importantes» que la otra. Mi objetivo en esta entrada del blog no es enfrentar estos dos aspectos gloriosos de la obra de Cristo entre sí; más bien, mi objetivo es sugerir que es necesario conceder a la segunda un mayor énfasis en nuestra comprensión del Evangelio.

Si preguntáramos a cien cristianos por qué es importante la Resurrección, probablemente obtendríamos cien respuestas. Esto no es sorprendente, porque el significado de la Resurrección es múltiple. Lo que sí sorprende, quizás, es la relativa incidencia de las respuestas comunes. Hace poco hice la pregunta a Google de diversas maneras y reuní una muestra sustancial de respuestas. Las respuestas eran intrigantes. Entre las muchas razones que se dieron, la «ganadora» abrumadora fue que

· La resurrección validó la muerte justificadora de Cristo; es decir, demostró a todos los que se enteraron que el Padre había aceptado el sacrificio sustitutivo del Hijo en favor de la humanidad.

Me sorprendió, pero quizás no debería haberlo hecho. La mayoría de las presentaciones evangelísticas que he escuchado en mi vida terminan con la muerte de Cristo en la cruz. No es que nieguen la Resurrección; simplemente se detienen antes de llegar a ella. La gran preocupación es la justificación, principalmente la eliminación de la culpa que se interpone entre yo y mi entrada en el cielo, una expiación que Jesús aseguró en su obra de cruz expiatoria. Todos sabíamos que había más cosas en el mensaje cristiano, pero aquí era donde nos deteníamos para que el oyente profesara su fe. La resurrección era importante, pero nunca supe exactamente por qué: no parecía añadir nada a la presentación del Evangelio, salvo el énfasis. La resurrección era básicamente un signo de exclamación sobre la justificación. Confirmaba que el Padre había aceptado la oferta de Cristo de ofrecer una expiación sustitutiva. El plan había «funcionado», y ahora la justificación estaba disponible.

Esta función de la resurrección es bíblicamente demostrable, de forma inferencial en el anuncio de Pablo de que «si Cristo no ha resucitado… seguís en vuestros pecados» (1 Cor 15:17) y más directamente en su afirmación de que Cristo «resucitó para nuestra justificación» (Rom 4:25). En resumen, esta es una buena respuesta a la cuestión de la importancia de la resurrección, pero no la principal. Así pues, volvemos a nuestra encuesta para encontrar otras dos respuestas que se muestran con fuerza:

  • La Resurrección tiene valor apologético, confirmando la identidad de Jesús como Mesías Divino y la credibilidad de su mensaje.
  • La Resurrección tiene valor escatológico, asegurando a los fieles la vida después de la muerte, dándonos la esperanza de que algún día resucitaremos para unirnos a Cristo en el cielo.

Estas razones también son defendibles desde el punto de vista bíblico, y más directamente. Como ocurre con casi todos los milagros bíblicos, la resurrección confirmó la identidad y el mensaje del sujeto en cuestión: Cristo fue «declarado Hijo de Dios por su resurrección de entre los muertos» (Rom 1:4). Asimismo, la resurrección se erige en presagio escatológico de nuestra experiencia de ultratumba (1 Cor 15:20ss; 2 Cor 4:14; etc.).

El resto de las razones ofrecidas en mi «encuesta» eran innumerables, pero ninguna se acercaba a competir con estas tres razones principales. Me sorprendió esto, no porque estas respuestas sean incorrectas (todas son respuestas sólidas y ortodoxas), sino porque la razón bíblica más dominante para la Resurrección ni siquiera medía. Un estudio de los datos del NT sugiere que la principal razón teológica para la Resurrección es hacer posible el beneficio experimental de la unión con Cristo, es decir, nuestra regeneración y santificación. Hemos sido unidos a Cristo en su Resurrección para que podamos caminar en una vida nueva:

1 Pedro 1:3: ..según su gran misericordia, nos ha hecho nacer de nuevo a una esperanza viva, mediante la resurrección de Jesucristo de entre los muertos,.

Romanos 6:4–14: a fin de que como Cristo resucitó de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida…. sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de entre los muertos, no volverá a morir; ya la muerte no tiene dominio sobre Él. Porque en cuanto Él murió, murió al pecado de una vez para siempre; pero en cuanto vive, vive para Dios. 11 Así también vosotros, consideraos muertos para el pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús Por tanto, no reine el pecado en vuestro cuerpo mortal para que no obedezcáis sus lujurias.

Efesios 2:4–10: nos dio vida juntamente con Cristo …. y con Él nos resucitó, y con Él nos sentó en los lugares celestiales en Cristo Jesús, creados en Cristo Jesús para hacer buenas obras.

Colosenses 3:1ff: Si habéis, pues, resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.…. Por tanto, considerad los miembros de vuestro cuerpo terrenal como muertos.

El beneficio dúplex bien usado de los reformadores incluye, en primer lugar, una clase de beneficios forenses/legales (principalmente nuestra justificación) y, en segundo lugar, una clase de beneficios experimentales (principalmente el nuevo nacimiento y su consecuencia en la santificación). En esta última, resucitamos en unión con Cristo como nuevas criaturas aptas para progresar en buenas obras. Esta es la «otra mitad» del Evangelio cristiano, y una que se descuida lamentablemente en la vida evangélica.

¿Por qué este descuido? Bueno, se me ocurren muchas razones, pero mi yo cínico observa que las presentaciones de ventas tienden a centrarse en los beneficios de un producto más que en la nueva responsabilidad que conlleva. La cruz llama nuestra atención sobre lo primero; la Resurrección sobre lo segundo, instando al nuevo creyente a tomar nuevas armas en su lucha contra el pecado, a buscar la santidad y a comprometerse con la industria cristiana. Me pregunto si ese mismo sentimiento colorea nuestra presentación del Evangelio. Menos cínicamente, y en segundo lugar, la mente evangélica retrocede con razón ante ciertas tradiciones «cristianas» (por ejemplo, el romanismo) que se centran tanto en la responsabilidad cristiana que los beneficios de la justificación quedan oscurecidos e incluso suprimidos. Ciertamente, no debemos llegar a este extremo al compartir el Evangelio cristiano. Sin embargo, la supresión histórica de los beneficios de la justificación y la exageración de la responsabilidad que conlleva la fe cristiana no deben llevarnos a descuidar esta última.

Tampoco, debo añadir, debemos ver la resurrección y la regeneración simplemente como listas de responsabilidades. La resurrección y la regeneración suministran una parte sustancial de la esperanza descrita en el Catecismo arriba mencionado. Al ser resucitados con Cristo somos «liberados de todo el poder del diablo» y del poder aplastante del pecado; al resucitar y ascender, Cristo se posiciona para «preservarnos», nos convierte en objetos de su providencia benévola, nos concede la confianza de que (como dice un gran himno) «nos elevaremos donde Cristo nos ha llevado», y nos da energía para estar «dispuestos y preparados desde ahora para vivir para él». Eso predicará, hermanos míos, tan ciertamente como lo hará la maravillosa muerte de Cristo.

Un comentario sobre “La Resurrección: Más Que Un Signo De Exclamación Gigante

    Denis Cobar escribió:
    14 marzo 2022 en 5:57 pm

    El poder de la resurrección de Cristo es lo que me hizo nacer de nuevo (me resucitó a una nueva vida) y es también lo que me capacita para vivir una vida santa y pura, y me da el poder para que mis obras sean agradables a nuestro Dios.
    Gran punto el expuesto aquí por el escritor del artículo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s