Comunión y Conversación

Posted on Actualizado enn

clip_image001Comunión y Conversación

Por Mike Riccardi

Cuando el Señor me ha bendecido con la oportunidad de enseñar regularmente en uno de los estudios bíblicos de hogares en la iglesia Grace, pasé algún tiempo pensando y orando acerca de lo que yo había querido enseñar en cuando comencé mi tiempo con este grupo maravilloso. Con el tiempo, mi corazón se inclinaba a enseñar algo sobre la comunión, porque un estudio bíblico en casa es un lugar donde la vida se vive en comunidad, un lugar donde podemos estimularnos al amor y, a las buenas obras (Hebreos 10:24-25 ), y para animarnos unos a otros, siempre y cuando sea llamado "Hoy", para que ninguno se endurezca por el engaño del pecado (Hebreos 3:12).

¿Qué viene a tu mente cuando escuchas la palabra “comunidad”? ¿Amigos? ¿Conversaciones interesantes e inspiradoras? ¿Compartir una comida o un aperitivo con alguien? ¿Qué tal el tiempo de un servicio de la iglesia o estudio bíblico donde la enseñanza ha terminado oficialmente y todo el mundo tiene pasa un buen rato?

Mientras me preparaba para enseñar sobre lo que la Biblia tiene que decir acerca del compañerismo, miré los ejemplos de la palabra koinonia en el Nuevo Testamento. Curiosamente, he encontrado que el uso del Nuevo Testamento parecía tener muy poco que ver con lo que yo pensaba cuando escuché la palabra “comunión” que se utiliza. Hablé acerca de:

  • Las relaciones entre los creyentes (Hechos 2:42, 1 Juan 1:3, 7)
  • Contribuir y compartir recursos (Romanos 15:26, 2 Corintios 8:4, 9:13; Heb 13:16)
  • Comunión con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo (1 Corintios 1:9; 10:16, 1 Juan 1:3, 6; 2 Corintios 13:14, Filipenses 2:1)
  • Participación y Asociación (2 Corintios 6:14, Gálatas 2:09, Filipenses 1:5, 6; 3:10)

Realidad Objetiva

clip_image002Lo que más me impresionó cuando llegué lejos de este estudio es que la comunión cristiana es una realidad objetiva. Como se ha señalado anteriormente, es un estado objetivo de la relación con cada uno de los miembros de la Trinidad. Se trata de una participación en la Buena Nueva del Evangelio (Filipenses 1:5), en la fe en Cristo (Fil 1:6), e incluso en los sufrimientos (Filipenses 3:10). Uno dice tener comunión en algo cuando uno da su dinero y recursos (Rom. 15:24; 8:6 2Cor; 9:13; Hebreos 13:16). E incluso la comunión que tenemos con los demás se habla de una realidad objetiva, basada en la obra de Dios en Cristo, y no sólo en un disfrute subjetivo de unos a otros (1 Jn 1:3, 7).

Y aun cuando la palabra koinonia no se utiliza para describir este concepto basado en la obra objetiva de Cristo, el concepto es evidente en otras partes de las Escrituras. En Romanos 6, Pablo habla de nuestro bautismo en Cristo (es decir, nuestra salvación) en términos de unión o comunión con Él (Romanos 6:3-7). Luego, en 1 Corintios 12, habla de este mismo bautismo en términos de nuestra unión con el cuerpo de Cristo. En tanto estamos unidos a la Cabeza, también estamos unidos a todos los que están unidos a la Cabeza (1 Corintios 12:12-14).

Bíblicamente hablando, entonces, nuestra comunión es una realidad objetiva que se llevó a cabo por la obra expiatoria de Cristo.

Considere lo que James Montgomery Boice dice acerca de los conceptos contemporáneos de la comunión bíblica vs (de su comentario sobre Filipenses , p 31.):

“La palabra comunión ha sido tan diluida en el discurso contemporáneo que transmite sólo una sugerencia débil de lo que era en épocas anteriores. Cuando hoy hablamos de comunión, por lo general significa no más que camaradería, compartir buenos momentos. Pero compañerismo originalmente significaba mucho más que un intercambio de algo, como la comunión de los ladrones de bancos que dividen el botín. Significaba una participación en algo, participar en algo más grande que las personas involucradas y más duradero que la actividad de algún momento dado. Cuando la Biblia usa la palabra, significa estar atrapado en una comunión creada por Dios. […]

“Esta es la forma en que la Biblia se refiere a la comunión, y fue esto por lo que Pablo estaba tan agradecido en el caso de la joven iglesia en Filipos [1:5]. Es posible que hayan tenido cosas en común. Pero Pablo no está hablando de ellos. Él está agradecido por su participación en el evangelio de Dios. Habían sido tomados en una comunión divina. Ellos estaban unidos, no en el plano social, sino por su compromiso con las verdades del evangelio.”

Así que esta idea que tenemos de la comunión como un tiempo en el servicio de adoración o estudio de la Biblia donde todos hablamos y tenemos comida es un malentendido de lo que dice la Biblia sobre comunión. Por supuesto, se trata de nuestra interacción, conversación y disfrute de unos a otros. Pero todo eso —llamémoslo— cosas subjetivas tiene sus raíces en algo objetivo: la comunión que cada uno tiene con el Padre y con los demás en virtud de la obra salvífica de Cristo en la cruz (Romanos 6:3-7; 1 Corintios 12 :12-14).

Y una cosa que puede hacer que nuestra experiencia subjetiva de comunión con los demás parezca torpe, o forzada, es olvidar que nuestra hermandad se basa en esta realidad objetiva. Podemos tender a basar nuestras conversaciones e interacciones con los demás en las cosas más superficiales que en la comunión que tenemos como beneficiarios del Evangelio y como hijos de Dios. Sentimos que tenemos más “comunión” con alguien cuando compartimos intereses comunes, aficiones o experiencias, cuando estamos en una “etapa de la vida” similar a la otra persona. Y si bien puede sentir como que no “encajamos” con algunas personas, puede ser que estemos excluyendo a aquellos que no encajan en ese molde de similitud superficial.

Mejorar Nuestra Comunión Mediante la Mejora de Nuestra Conversación

clip_image003 Entonces, ¿qué podemos hacer para solucionar este problema? ¿Cómo podemos fundamentar nuestra comunión subjetiva en la realidad de nuestra comunión objetiva?

Bueno, la principal forma que creo que fracasa en esto es en nuestra conversación-las cosas de las que hablamos el uno al otro. Y por lo que creo que es el lugar para comenzar a mejorar. El gran punto “para llevar” de toda esta conversación acerca de la comunión subjetiva y objetiva es que debemos tomar medidas para mejorar nuestra conversación día a día, relajada y natural –especialmente nuestra conversación con los demás cristianos. Podemos dedicar tanto tiempo para hablar entre sí acerca de nuestras familias, nuestros trabajos, eventos deportivos, películas que hemos visto, programas de televisión que vemos, las aspiraciones que tenemos y así sucesivamente. Y estas son cosas buenas. Pero las cosas de Cristo, las cosas espirituales, las cosas de las Escrituras son mucho más dignas de nuestra atención y conversación de esas otras cosas. Y comparativamente, muchas veces no ocupan lo suficiente de nuestra interacción con los demás.

En Deuteronomio 6, justo después de que Dios le da a Israel el mayor mandamiento de amarlo con todo su corazón, alma, mente y fuerza, lo siguiente que dice es:

“Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.” (Deuteronomio 6:6-9).

Él les manda a hablar de Su Palabra todo el tiempo. Creo que es importante que este mandamiento viene justo después del mandamiento más importante de toda la Ley (Mt 22:36-38). Lo tomo como que no hay mejor manera de cultivar el amor a Dios con todo tu corazón, alma, mente y fuerza, que estar constantemente meditando, reflexionando sobre y hablar acerca de Su verdad.

Y el segundo más grande mandamiento —amar unos a los otros, la piedra angular de nuestra confraternidad— se basa en el amor a Dios. “El segundo es semejante a él” (Mateo 22:39; Cf 1 Jn 5:2). Y nuestro amor a Dios se ve muy afectado por lo grande que ocupa Su Palabra y Su verdad en nuestros corazones y en nuestras bocas.

Hablar Verdad Cada Cual Con Su Prójimo

Así, después de un sermón en la iglesia o una lección de la Biblia en un estudio a mediados de semana Biblia, no sólo inmediatamente comenzamos a hablar sobre el clima. Hable con los demás acerca del sermón o la lección. Hable sobre el texto principal de la Escritura en el mensaje, acerca de las cosas importantes que se destacaron en su caso. Hable acerca de cómo usted se vio afectado por la Palabra de Dios.

Deje que la experiencia subjetiva de la comunión con los demás tenga sus raíces en la base real y objetiva para esa comunión: la comunión que tenemos los compañeros participantes de la gracia de Cristo.

Por tanto, dejando a un lado la falsedad, HABLAD VERDAD CADA CUAL CON SU PROJIMO, porque somos miembros los unos de los otros.- – Efesios 4:25 –

3 comentarios sobre “Comunión y Conversación

    […] semana pasada, hablé acerca de nuestra necesidad de mejorar nuestra conversación diaria, relajada y natural , especialmente con otros creyentes. Y esto fue en el servicio de conexión basando nuestra […]

    […] hablé sobre la necesidad de que los cristianos a mejoren la calidad de cada uno de nuestras conversaciones diarias, relajadas con otros. La semana pasada, nos fijamos en Romanos 15:14-16 y Hechos 20:17-38, […]

    […] antes de vaya a ellos, usted debe pensar esto, usted ha orado al respecto, usted se ha recordado la realidad objetiva de la comunión que tiene con esta persona, de que es un hijo de Dios. Y usted va a ellos con un […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s