En el Mundo

Posted on

clip_image001En el Mundo

Por RC Sproul

Yo siempre he estado fascinado con esos momentos en la vida de Jesús cuando el velo de su carne humana dio paso a una visión de su gloria refulgente como el Hijo de Dios. ¿Cómo habría sido ser uno de Sus discípulos y conocerlo como un hombre, pero luego ver con claridad su deidad en un encuentro de la luz deslumbrante? El más espectacular de estos encuentros fue Su transfiguración, ese momento en que su luminosidad trascendente paralizó a Pedro, Santiago y Juan, con temor (Mateo 17:1-13). Todo lo que querían en ese momento era disfrutar la gloria de Jesús para siempre –y por lo que eso fue lo que se propusieron.

Siempre me ha llamado la atención que Jesús dijo no a esa petición. En cambio, Jesús bajó del Monte de la Transfiguración con Sus discípulos y se fue de vuelta al mundo. El regreso de Jesús al mundo ha servido de modelo para el ministerio de la iglesia hasta el día de hoy. Cuando Cristo llama a la gente a Su reino, Él no lo saca del mundo para siempre. Él les manda volver a salir junto con el evangelio.

Jesús hizo eso con los Apóstoles justo después de Su resurrección. Llegó al aposento alto, donde se escondían por miedo, y les dijo que tenían que esperar a que el Espíritu se derrama. Pero en ese momento, no había más que esperar. Una vez vino el Espíritu, ellos debían salir al mundo (Lucas 24:36-49). Y eso es lo que hicieron. Los Apóstoles entraron en el mercado con la autoridad de Cristo detrás de ellos, y trastornaron el mundo.

Pablo es un modelo de compromiso con el mundo. Estamos familiarizados con su confrontación con los filósofos en el Areópago de Atenas, pero estos filósofos sabían dónde encontrarlo porque estaba “diariamente en la plaza,” razonando con la gente que estaba allí (Hechos 17:16-34). La plaza en Atenas era más que un mero centro comercial. Fue el centro de la vida comunitaria. Era el lugar donde las personas se reunían para jugar, comprar, escuchar las demandas, y asistir a los eventos. Era un lugar decididamente público, el lugar donde se podía interactuar con el mundo. Nadie iba al mercado para ocultarse. Pablo fue allí para encontrar incrédulos y ministrarles.

Durante la Reforma Protestante, Martín Lutero predicó que la iglesia tenía que salir del templo celestial hacia el mundo. Con esto quería decir que Cristo tiene relevancia no sólo para la comunidad de los creyentes, sino para todo el mundo también. Jesús no está unido a los patios interiores de la comunidad cristiana, y si pensamos que Él lo está, entonces estamos siendo desobedientes o, tal vez, no tenemos fe en absoluto. Su evangelio es para todas las naciones, y todos nosotros somos responsables de ayudar a cumplir la Gran Comisión de hacer discípulos de todas las naciones (Mateo 28:18-20).

A lo largo de la historia de la iglesia, muchos han enseñado la idea de lo que podríamos llamar "la salvación por la separación", la creencia de que alcancemos la santidad evitando el contacto con los pecadores. Sin embargo, esta doctrina es anterior al cristianismo, después de haber sido inventada por los fariseos, que estaban escandalizados por el ministerio de Jesús a los recaudadores de impuestos, prostitutas y leprosos. Pero si la santidad de Cristo no requirió retirarse del mundo, entonces tampoco lo es la nuestra. Él vino a buscar y a salvar a los perdidos y los perdidos se reúnen en el mundo –en el mundo de nuestro Padre. Para mantenerse al margen de la esfera pública, lejos de los pecadores, nunca es una opción permanente para el cristiano.

Digo "opción permanente" porque las generaciones de creyentes han visto sabiduría en tener nuevos cristianos retirándose del mundo durante una temporada –no en un aislamiento monástico sino por un momento de crecimiento concentrado con otros creyentes. Al llegar a la madurez espiritual, sin embargo, deben ver el mundo como el teatro de redención de Dios, el lugar donde se encuentra con los pecadores a través del testimonio evangélico de los creyentes y llama a sus elegidos a la fe. Martin Lutero señaló que es el cobarde que huye del mundo real de forma permanente y oculta su miedo con la piedad.

La iglesia no es un gueto o una reserva. Es cierto que el mundo nos quiere poner ahí, para echarnos a la fuerza del mundo en las cuatro paredes del edificio de la iglesia, fuera de la cual nunca hablaremos de pecado o de la salvación que viene solo en Cristo. Sin embargo, nosotros no tenemos que dejar que el mundo haga eso. Me temo que con demasiada frecuencia culpamos al mundo por nuestra incapacidad para participar cuando, en realidad, estamos más cómodos escondiéndonos de la hostilidad del mundo. Nuestra cultura caída hará todo lo posible para ocultar balo un almud. No nos atrevemos a inventar nuestros propios almudes para ayudarles en su objetivo. Cristo nos ha comisionado para ser luz y sal en este mundo (Mateo 5:13-16). No tenemos más remedio que obedecer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s