Dejando a Un Lado Su Libertad

Posted on

clip_image002Dejando a Un Lado Su Libertad

1 Corintios 9: 19-23

Por John MacArthur

El ejercicio de nuestra libertad nunca debe venir a costa de ofender a otro hermano o hermana en Cristo. El principio del amor exige que, siempre que sea necesario, estemos dispuestos a sacrificar nuestra libertad en aras de la protección de unos a otros. Ese es el tema de Pablo en 1 Corintios 8.

En el capítulo 9, Pablo ofrece algunos ejemplos de su propio ministerio para conducir ese punto a tomar conciencia. Él comienza explicando la responsabilidad de la iglesia para apoyar financieramente el hombre de Dios, y cómo había reservado ese derecho por su bien. Él no quería que sus necesidades financieras fueran un impedimento para la obra del evangelio, por lo que él se apoyó mientras él les servía.

Todas las Cosas a Todos los Hombres

En el pasaje siguiente, Pablo explica la filosofía de sacrificio propio que estaba en el corazón de su ministerio evangélico.

Porque aunque soy libre de todos, de todos me he hecho esclavo para ganar al mayor número posible. A los judíos me hice como judío, para ganar a los judíos; a los que están bajo la ley, como bajo la ley (aunque yo no estoy bajo la ley) para ganar a los que están bajo la ley; a los que están sin ley, como sin ley (aunque no estoy sin la ley de Dios, sino bajo la ley de Cristo) para ganar a los que están sin ley. A los débiles me hice débil, para ganar a los débiles; a todos me he hecho todo, para que por todos los medios salve a algunos. Y todo lo hago por amor del evangelio, para ser partícipe de él. (1 Corintios 9:19-23)

Tristemente, la iglesia moderna ha torcido ese principio. Los creyentes hoy confunden el concepto de ser todas las cosas a todos los hombres, usándolo como una licencia para imitar el mundo y encarnan las características de la subcultura que quieren alcanzar. Peor aún, las iglesias enteras lo aplican como una estrategia de marketing, tratando de moldearse de acuerdo con las tendencias e intereses del mundo.

La idea de que la iglesia debe ser como el mundo para ganar el mundo es el dogma del día. Prácticamente todas las atracciones mundanas moderna tiene una contrapartida "cristiana". Tenemos bandas cristianas de motocicleta, equipos de fisicoculturismo cristianos, discotecas cristianas, parques de atracciones cristianas e incluso colonias nudistas cristianas.

Auto-Sacrificio, no Compromiso

¿Qué estaba diciendo Pablo realmente en estos versículos? No describió su adopción de prácticas mundanas, sino que estaba dispuesto a sacrificarse para ganar gente para Cristo. Daría cualquier cosa –incluso convertirse en "esclavo de todos" – si eso promovería la difusión del evangelio no adulterado.

Su deseo de ganar almas es el corazón del texto, y lo repite varias veces: “para ganar al mayor número posible” (1 Corintios 9:19); “para ganar a los judíos”; “Para ganar a los que están bajo la ley" (v 20); “para ganar a los que están bajo la ley” (v 21); “para ganar a los débiles;” y “para que por todos los medios salve a algunos” (v. 22). Ganar personas para Cristo era su único objetivo. Con el fin de hacer eso, Pablo estaba dispuesto a renunciar a todos sus derechos y privilegios, su posición, su rango, su medio de vida, su libertad –en última instancia, incluso su vida. Si se fomentara la propagación del evangelio, Pablo no reclamaría ningún derecho, no haría demandas, no insistiría en privilegios.

Y eso es precisamente cómo Pablo vivió y ministró. Se negó a adoptar métodos mundanos (2 Corintios 4:1-3), y se comportó de tal manera que él, personalmente, nunca sería un obstáculo para que alguien escuche y entienda el mensaje de Cristo. Tenía una actitud de sacrificio personal, no de compromiso. Él nunca alteraría el llamado claro y confrontador al arrepentimiento y la fe. Vio a su libertad personal y los derechos humanos como algo que puede ser usado -o no usado – ​​para la gloria de Dios, no su propio gusto. Si pudiera cambiar su libertad por una oportunidad para proclamar el evangelio, con mucho gusto lo haría.

Al ministrar a Judíos, Pablo evitó ofensas innecesarias. No es que él trató de ser un modelo Judío que los fariseos estarían orgullosos, más bien, se abstuvo de cualquier cosa que creara una barrera para escuchar su mensaje. Si era importante para ellos abstenerse de comer carne de cerdo, se abstenía. Si sus sensibilidades exigieron que se observara una cierta fiesta, la observaba. ¿Por qué? No para apaciguar su orgullo o ganar su favor, sino con el fin de abrir una puerta de oportunidad para predicar la verdad sin compromisos, para poder ganarlos para Jesucristo.

De la misma manera, cuando ministraba a los gentiles se hacía "como sin ley" (1 Corintios 9:21). Eso no significaba que él estaba viviendo licenciosamente o que se comportaba injustamente. Él no tendría ninguna simpatía con los antinomianos –personas que creen que toda ley esta abolida para los cristianos. Pablo no está dando a entender que la vivió sólo para que los gentiles lo admiraran. Él no animar a la gente a pensar que podían ser cristianos y aferrarse a un estilo de vida mundano.

“Como sin ley” significa que evitó vivir de tal manera que pudiese transmitir que necesitaban adoptar la ley mosaica. Cuando él ministró a los gentiles, dejó caer todas sus tradiciones judías no morales. Siguió las costumbres gentiles y la cultura en la medida en que no entraba en conflicto con la ley de Cristo. Evitó innecesariamente ofender a los gentiles.

Para que quede claro, Pablo no era un camaleón que se ajustaba a su audiencia. Él era un hombre de integridad que simplemente renunció a cualquier derecho y privilegio y libertad que pudo a fin de obtener una audiencia. Habló en términos para que cada audiencia pudiese entender y vivir de manera que no cause ofensa.

Sumisión de Conciencia, No Mercadotecnia Inteligente

Debería ser obvio que los vendedores de iglesias modernas no pueden mirar a Pablo para la aprobación de su metodología o afirmarlo como el padre de su filosofía. Aunque Pablo ministró a los paganos más viles en todo el mundo romano, nunca adaptó a la iglesia a los gustos de la sociedad. No quiso pensar en alterar el mensaje o la naturaleza de la iglesia. Cada una de las iglesias que fundó tenía su propia personalidad única y un conjunto de problemas, pero la enseñanza de Pablo, su estrategia, y sobre todo, su mensaje se mantuvo igual durante todo su ministerio. Su medio de ministerio siempre fue la proclamación directa de la verdad bíblica.

Por el contrario, la contextualización del evangelio de hoy ha infectado a la Iglesia con el espíritu de la época. Ha abierto las puertas de la iglesia a lo ancho por lo mundano, y en algunos casos un ambiente burdo de fiesta. El mundo ahora establece la agenda para la iglesia.

El objetivo de Pablo en hacerse esclavo de todos era el fin de que pudiesen ser salvos. Él no estaba tratando de ganar un concurso de popularidad. Él no estaba tratando de hacer él mismo o el evangelio atractivo para ellos. Todo su propósito era evangelístico.

Predicando sobre este pasaje, CH Spurgeon dijo:

Me temo que hay algunos que predican con la visión de entretener a los hombres, y en tanto que la gente pueda reunirse en multitudes, y a sus oídos se les hagan cosquillas, y se puedan retirar complacidos con lo que han escuchado, el orador está contento, y se frota las manos y regresa lleno de satisfacción propia. Pero Pablo no se dedicaba a complacer al público o a reunir una multitud. Si no les salvaba sentía que no había ningún provecho en interesarles. A menos que la verdad haya traspasado sus oídos, afectado sus vidas, y les haya hecho hombres nuevos, Pablo se retiraba clamando, “¿Quién ha creído a nuestro anuncio? ¿y sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová?”. . . . .

Observad ahora, hermanos, si yo, o vosotros, o cualquiera de nosotros, o todos nosotros, hemos gastado nuestras vidas nada más en entretener a los hombres, o en educar a los hombres, o moralizando a los hombres, cuando lleguemos a entregar nuestro reporte en el último gran día estaremos en una condición muy penosa, y no tendremos sino un registro muy vergonzoso que entregar; pues, ¿de qué le servirá a un hombre ser educado cuando llega a estar condenado? ¿O de qué le servirá haber sido entretenido con el sonido de las trompetas, y los cielos y la tierra estén siendo sacudidos, y el abismo abra sus fauces de fuego de par en par y se trague el alma de los no salvos? ¿O de qué le servirá a un hombre haber sido moralizado si aún se encuentra a la mano izquierda del juez, ysi aún la terrible frase "Apartaos, maldito," será su porción?"

(Adaptado de Ashamed of the Gospel .)


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B141006
COPYRIGHT © 2014 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s