5 Malentendidos Fatales del Auto-examen Espiritual

Posted on

clip_image002

5 Malentendidos Fatales del Auto-examen Espiritual

Por John Fast

En mi último post , he tratado de explicar el engaño de nuestro propio corazón y lo necesario e indispensable la disciplina espiritual de auto-examen es en la vida de un creyente. Además, prometí en este post describir lo que no es el autoexamen de manera que no nos engañemos a nosotros mismos pensando que hemos participado en ello, cuando en realidad no lo hemos hecho.

1. El autoexamen no es una lista espiritual de tareas pendientes.

No es hacer una lista de todas las actividades religiosas, que pensamos que nos hace más espiritual y marquemos con una ‘palomita’ las casillas al final del día dándonos la sensación de suficiencia y estar satisfechos de que hemos cumplido con nuestras expectativas. Esta es exaltación propia, no auto-examen, y es una receta para la auto-justicia practicada para los que confían en sí mismos que son justos, y ven con desprecio a aquellos que no están a la altura de sus estándares. Orar para sí mismos y dan gracias a Dios y no son como las demás personas (Lucas 18:9-11). Ignoran el punto principal del auto-examen – los pensamientos y las intenciones del corazón.

2. El autoexamen no es compararse con los demás.

Muchos piensan que si mantienen una mayor moralidad y un sentido más estricto de la ética que la cultura en general entonces, son dignos de elogio y alabanza. Ellos piensan que si se cuidan de no hacer mal a nadie, ser amables, de espíritu generoso, honestos en su trato, limpios en su idioma, moralista en su comportamiento, entonces han hecho más que otros para pacificar a Dios.

Si practican actos de bondad al azar a los menos afortunados que ellos, no ven ninguna razón por la que Dios deba estar enojado con ellos, y si Él lo está, sin duda han hecho más que la mayoría en apaciguarle. Muchos piensan que su actividad religiosa es una medida de espiritualidad, y si van en viajes misioneros, reparten folletos evangélicos, están ocupados en la iglesia, son voluntarios en un refugio para desamparados, u otras actividades humanitarias y benevolentes, que son mucho más espirituales que los que no lo hacen. Su camisa se cubre con insignias de méritos espirituales para que todos lo vean, sus buenas obras son un testimonio de su superioridad espiritual, y no ven ninguna razón por la que Dios no deba estar tan complacido con ellos, como lo están consigo mismos.

Pero al hacer su comparación, se engañan a sí mismos porque su comparación es errónea. Se olvidan de que todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, y que toda nuestra justicia es como trapos de inmundicia.Es ilógico que una criatura caída mida su moral, ética, espiritualidad, o bondad contra una criatura igual de caída. Es como una pila de estiércol de jactancia que huele menos que otro montón de estiércol. No hay ninguna virtud en ser un poco mejor que el peor. No hay superioridad moral en ser menos malo que el más malo.

No sólo es auto-engañosa la comparación en su conjunto, sino que hay mucho autoengaño involucrado en hacer la comparación. Nada es más común para la gente hablar de las faltas en los demás cuando tienen las mismas faltas en sí mismos. Las personas orgullosas son muy propensas a acusar a otras de orgullo. Las personas deshonestas a menudo se quejan de ser perjudicada por los demás. Los chismosos resienten cuando son el centro de los chismes de otros. ¿Qué político no acusa a otro de jugar rápido y libremente con la verdad y tergiversar los hechos?

Cuando una persona observa disposiciones y comportamientos odiosos y ofensivas en los demás, no está en los mismos delirios que cuando ve estas mismas disposiciones y conductas en sí mismo. Se puede ver cuan orgullo odioso está en otros como lo es la envidia, el descontento, la malicia, la codicia, la deshonestidad y todo tipo de otras disposiciones y prácticas malvadas. “Tú que dices que no se debe cometer adulterio, ¿adulteras? Tú que abominas los ídolos, ¿saqueas templos? Tú que te jactas de la ley, ¿violando la ley deshonras a Dios?” (Romanos 2:22, 23)?

El puede ver claramente los defectos de los demás, porque no se ve a través de los mismos lentes cuando se mira a sí mismo. Él se apresura a excusar, minimizar y perdonar a sus propios defectos, mientras que al mismo tiempo exagerar los defectos de los demás para hacer que los suyos parezcan menos repugnantes.

3. El autoexamen no es selectivo.

Algunos piensan que ser mejor que la media en un área compensa su carencia en otras. Algunos lisonjean que estar por encima de la media en la pureza moral compensará las decisiones que toman sobre el entretenimiento; que debido a que no se involucran en algunas conductas son libres de participar en otras. Debido a que son estrictos con la lectura de la Biblia y la oración pueden cortar las esquinas cuando se trata de llevar una vida santa.

Ellos esquizofrénicamente compartimentan su vida en ámbito seculares y religiosos penando que uno no influye en el otro, que su devoción en la esfera religiosa compensará la falta de santidad en su ámbito secular, o que el dar generosamente al ministerio compensará su negocio codicioso y prácticas cuestionables. Ellos piensan, que debido a que honran a Dios con su boca esto más que compensa sus compromisos con el pecado cuando se trata de sus acciones.

4. El autoexamen no se basa en las intenciones o emociones.

Algunos se felicitan a sí mismos en que debido a que tienen la intención de hacer ciertas cosas ya las han hecho en realidad. Creen que Dios se complace con la sinceridad de sus intenciones, y cuanto más sincera la intención más se agrada Dios. Tienen la intención de dedicar más tiempo a la lectura y el estudio de las Escrituras. Tienen la intención de levantarse temprano para orar. Tienen la intención de dar más a la obra del Señor. Tienen la intención de reformar su vida. Tienen la intención de seguir a Jesús de todo corazón. Tienen la intención y la intención y la intención, y al hacerlo se lisonjean de que algún día lo harán.

Nunca se detienen en considerar que ninguna de sus intenciones jamás han llegado a buen término. El infierno está lleno de personas con buenas intenciones que nunca demostraron ser buenos practicantes.

5. El autoexamen no racionaliza y justifica el pecado.

  • El autoexamen no sirige la culpa el pecado a las circunstancias o las acciones de otras personas.
  • El autoexamen no excusa el pecado como una peculiaridad de la personalidad. No minimizar el pecado simplemente porque se ha convertido culturalmente aceptable, al igual que el divorcio, la blasfemia, la promiscuidad, la inmoralidad y la falta de modestia.
  • El autoexamen no redefine el pecado como una enfermedad o trastorno, como se ha hecho con la borrachera, la inmoralidad, la desobediencia y la codicia.
  • El autoexamen no hace del pecado una virtud o hace del pecador una víctima de su propio pecado. Nadie va a arrepentirse de un pecado que se ha legitimado, porque una vez que el pecado ha sido legitimado, quienes se dedican a ello nunca más tolerará que sea etiquetado como pecado. “Porque todo el que hace lo malo odia la luz, y no viene a la luz para que sus acciones no sean expuestas.”(Juan 3:20).

La gente a menudo se engaña a sí mismos por una o más de estas formas, haciéndoles creer que se han examinado a sí mismos, cuando en realidad no han hecho. Esto se debe a que ninguna de estas falsificaciones examina la fuente del pecado – el corazón caído y engañoso del hombre. Todos ellos cometen la falla humana fatal de centrarse en lo externo y no en lo interno. Todos ellos están orientados hacia el comportamiento y no a los motivos. Lamentablemente, el mismo pensamiento domina la mayor parte de la iglesia profesante hoy.

Las personas derivan sus ideas del cristianismo no de la Biblia, sino de cómo otros han definido el cristianismo. Como resultado, la palabra "cristiano" ha perdido prácticamente todo su sentido.

En un discurso en la capilla realizado en 1916 a los estudiantes de Princeton Theological Seminary, el gran teólogo de Princeton BB Warfield dijo una vez,

¡Cuántas palabras dignas ya han muerto ante nuestros propios ojos, porque no nos ocupamos de ellas! … Si usted persiste en llamar a las personas que no son caballeros con el nombre de caballero, usted no los hace caballeros al llamarles así sino que termina haciendo de la palabra caballero signifique esa clase de persona … .¿Conlleva la palabra "cristianismo" algún significado definido? Los hombres están debatiendo en todos los lados de nosotros sobre que es en realidad el cristianismo… La personas que llaman a las las cosas no cristianas como cristianas simplemente están eliminando todo significado del nombre.

Si todo lo que se llama cristianismo en estos días es cristianismo, entonces no hay tal cosa como cristianismo. Un nombre que se aplica indiscriminadamente a todo, no designa nada … Pero la muerte de las palabras no es la cosa más triste que vemos aquí. Lo más triste es la extinción de los corazones de los hombres de las cosas por las cuales destacan las palabras. ( The Works of BB Warfield , Baker, 1981, Vol. 2, 395-397)

Reflexiones Finales …

Es un defecto maligno de la naturaleza humana basar consistentemente el valor y la calidad de las cosas en sus apariencias externas. El profeta Samuel miró lo externo cuando fue enviado por Dios para ungir a un nuevo rey sobre Israel (1 Sm 16:7). Para los hombres, los fariseos parecía justo, pero eran en realidad estaban llenos de huesos de muertos (Mt 23:27, 28).

Los corintios menospreciaron y difamaron el ministerio de Pablo porque lo juzgaban por las normas del mundo de éxito y logro. Paul admitió libremente que sus habilidades de oratoria no eran tan pulidas como las de los falsos maestros, y que en comparación con ellos el tenían un bajo valor de entretenimiento (2 Corintios 11: 6). Pero Pablo no llegó a Corinto para entretener. Los corintios "miraba las cosas según la apariencia exterior" (2 Corintios 10: 7). David oró: "Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos; Y ve si hay camino de perversidad en mí.”

La súplica de David se centra enteramente en el corazón, en el carácter interno, no el desempeño externo. El corazón, no el comportamiento, es el objeto del verdadero auto-examen. El comportamiento es importante sólo en que es una indicación de lo que llena el corazón.

Esta es la razón por la que en nuestra cultura superficial que está obsesionada con la apariencia y el éxito, el auto-examen genuino está tan descuidado hoy y por qué es absolutamente necesario. Y es necesario que por al menos cinco razones, razones que vamos a comenzar a explorar en mi próximo post.

Un comentario sobre “5 Malentendidos Fatales del Auto-examen Espiritual

    […] En mi último mensaje tratamos de disipar algunas concepciones falsas sobre el auto-examen, y yo mencioné que hay al menos cinco razones de porque cada cristiano debe preocuparse por cultivar esta disciplina. En este post vamos a ver la primera de estas razones. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s