El Mandato de Cristo de Ser Compasivos

Posted on

ESJ-015 2016 0808-001

El Mandato de Cristo de Ser Compasivos

Lucas 14: 12-14

Por John MacArthur

La compasión divina tiene implicaciones humanas. Debido a que Dios es compasivo, Él espera que Su pueblo sea así. La misericordia que El ha extendido a pecadores como nosotros nos debe motivar a ser similarmente compasivos con los demás. De hecho, Cristo nos manda a ser compasivos.

Mostrar misericordia a los débiles y los enfermos es el deber de todos los cristianos. En el Evangelio de Lucas, Jesús nos dio una instrucción directa que se erige como un mandato no sólo para la Iglesia, sino para cada creyente. He said: Él dijo:

12 Y dijo también al que le había convidado: Cuando ofrezcas una comida o una cena, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a tus vecinos ricos, no sea que ellos a su vez también te conviden y tengas ya tu recompensa. 13 Antes bien, cuando ofrezcas un banquete, llama a pobres, mancos, cojos, ciegos, 14 y serás bienaventurado, ya que ellos no tienen para recompensarte; pues tú serás recompensado en la resurrección de los justos. (Lucas 14:12-14)

¿Podría ser esto más claro? No veo cómo.

Jesús está diciendo que si usted es anfitrión de una celebración o una fiesta, usted debe no sólo debe invitar a los que pueden retribuirle dándole una invitación recíproca. Invite a personas que no tienen capacidad de retribuirle de ninguna manera. Si desea manifestar el amor y la compasión de Dios, esa es la manera de hacerlo. La verdadera generosidad de Cristo significa mostrar la bondad que nunca puede ser reembolsada.

Cuando usted es generoso en dar a alguien que usted sabe será generosa a cambio, eso no es la generosidad de Dios; ese es el altruismo típica y superficial de su propio interés humano. Sólo cuando es generoso con aquellos que son incapaces de corresponderle está realmente mostrando la generosidad de Dios. Y si realmente quiere entrar en el gozo de Dios, no hay mejor manera.

Ese es un solemne mandato de Cristo. Es un mandato práctico que debe caracterizar nuestras relaciones con los demás en un nivel personal, en el contexto de nuestras familias, y especialmente en nuestra comunión con otros creyentes. Que éste sea el espíritu que impregna nuestras relaciones con nuestro prójimo.

Ahora coloque ese mandato junto con todo lo que hemos visto acerca de la misericordia de Dios; el propósito redentor de Dios en mostrar compasión; la generosidad profusa que David mostró a Mefiboset; y (sobre todo) a Cristo como la máxima expresión de compasión divina, que literalmente tomó nuestras debilidades y flaquezas como Suyas con el fin de identificarse con nosotros.

Si todas esas cosas ilustran el tipo de compasión se supone que debemos mostrar a los débiles y los discapacitados en nuestras comunidades, parece sorprendentemente e incómodamente evidente que nosotros, como creyentes en Cristo, tanto colectiva como individualmente –necesitemos de hacer más de lo que somos actualmente haciendo llegar y atender a las personas en nuestra cultura que están incapacitadas, débiles, ciegas, pobres, y que viven en la angustia. A menudo son pasados ​​por alto por el resto de la sociedad. Ellos no deben ser descuidados por la iglesia.

La iglesia no fue establecida como un club de campo o una casa de fraternidad para personas perfectas, modernas, y elegantes. Es una comunidad de aquellos que reconocen su propia condición caída y desamparo, que han echado mano de Cristo para la salvación, y cuya actividad principal en la tierra es mostrar otros pecadores necesitados del camino de la salvación. Si hacemos lo necesario para llegar especialmente a aquellos que son ciegos, enfermos, o de otra manera discapacitados, entonces, simplemente, no estamos siendo fieles evangelizadores de la tierna misericordia de Cristo.

(Algo del material anterior se incluirá en un libro programado para ser lanzado por los Ministerios Ligonier a finales de 2016)


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B160803
COPYRIGHT © 2016 Gracia a Vosotros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s